Bilbao cierra su feria con 60.000 entradas vendidas.

Tras tres años sin toros, Vista Alegre ha cerrado su feria con 60.000 entradas vendidas, según confirmó ayer a Manuel Martínez Azcárate, gestor de la plaza. Sin embargo el número de espectadores ha sido inferior al registrado en 2019 y ha quedado muy lejos de los 105.000 espectadores que abarrotaron los tendidos en 2007.

Solo en dos tardes -la del jueves, marcada por la heroica actuación de Roca Rey, y el viernes, saldada con el triunfo de Paco Ureña, que cortó dos orejas- se han superado los tres cuartos de entrada. BMF, la empresa adjudicataria, salvó también los muebles en la corrida en la que Alejandro Talavante salió por la puerta grande, aunque las taquillas tampoco fueron para tirar cohetes, con menos de la mitad del aforo cubierto. Los tendidos han presentado el resto de días un aspecto desolador. Si los astados de Dolores Aguirre atrajeron a 3.500 aficionados, la novillada solo llevó a 2.500 espectadores. En los nueve días se ha cubierto una media entre un 35% y un 38% del coso, con capacidad para 14.729 personas.

Pese a estas cifras, Martínez Azcárate hace un balance «positivo», si bien reconoce la necesidad de realizar «un análisis profundo» para mejorar estos números. «Hemos sido capaces de llenar varias tardes como no se había hecho en los últimos cinco años. Y llevar el resto de días a entre 4.000 y 5.000 personas quizás no está mal para un espectáculo privado que no recibe ninguna subvención», detalla. «El balance no es tan negativo. Al final hemos hecho tres días buenos», coincide Jon Bilbao, edil del PSE y administrador general de la plaza. «No es lo mismo trabajar con una como la nuestra que con otras, como las de Santander o Burgos, con capacidad para 6.000 espectadores»,

En medio de una Aste Nagusia multitudinaria, la impresión es que los toros han sido incapaces de atraer el interés de la riada de turistas nacionales y extranjeros. Juan Manuel Delgado, presidente del Club Taurino, opina que, tras dos años de pandemia, a la gente «le ha costado volver a los toros». No obstante, cree que «quizás» haya que replantear «el sistema» de corridas y arrancar con «dos o tres duras» para elevar la atención y confeccionar después «carteles muy rematados y completos para atraer al público».

Sabino Gutiérrez, presidente del Club Cocherito, dijo que tampoco vería con malos ojos el recorte de los festejos. «Se podría hacer una especie de miniferia en junio, al estilo de las que hay en Francia, y dejar menos días para agosto», subraya Gutiérrez, que tampoco pasa por alto la situación económica. El ganadero Andoni Rekagorri recuerda la baja afluencia «desde que muchas empresas dejaron de comprar abonos», pero se muestra tranquilo por el futuro de Bilbao: «Afición hay. Se trata de variar la fórmula y que las 12.000 personas que fueron el jueves y viernes acudan más días».

Con información de El CORREO.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s