“Lo voy a dar todo por esta oportunidad y por mi tierra”: Rubén Nuñez.

Rubén Núñez ganó el certamen “Camino hacia Las Ventas” en 2021.

El novillero tapatío Rubén Núñez tiene la verdad por bandera tanto dentro como fuera del ruedo. Sabe que lo que se finge no transmite al público y este domingo en la Plaza de Toros Nuevo Progreso buscará demostrarlo.

«Van a ver un torero entregado, no puedo decir que cuajado, ni el más artista, pero lo que tengo es lo que he estado cargando en mi mochila durante todo este tiempo con esas enseñanzas en España y lo que he ido acomulando. Lo voy a dar todo por esta oportunidad y por mi tierra, quiero que Guadalajara algún día pueda ser mi casa», contó Rubén Núñez al diario Cancha.

En los últimos años, Rubén Núñez ha sido triunfador del certamen ‘Guadalajara (España) busca torero’, finalista en el ‘Camino hacia Las Ventas’ en Madrid, y del certamen José Tomás, en Granada, además de torear en Salamanca, Almeria, Badajoz, entre otras plazas.

Su felicidad y plenitud es el motor para jugarse la vida cada que se viste de torero. Y el maestro José Miguel Arroyo ‘Joselito’ es su máximo referente por su pureza y forma de ver el toreo.

«Hay demasiadas figuras a las que hay que aprenderles y trato de ver en esas fuentes lo que me puede venir bien, y después demostrar quién es Rubén Núñez, porque si trato de estar fingiendo eso es una mentira y no llega al público. Si me busco a mí, voy a encontrar mi verdadera identidad».

«A veces lo pasamos por alto, pero se juega la vida y son muchos esfuerzos de parte de todos para sacar adelante una Novillada o una corrida. El toreo es lo más pulcro, lo más bonito y lo más de verdad que puede existir. El hecho de que yo pueda transmitirle a las personas lo que estoy sintiendo sin decir una sola palabra, es lo más bonito del mundo», expresa Núñez.

A sus 21 años, el joven novillero tiene un alma bohemia que entiende a la perfección su profesión.

«El triunfo y el fracaso son sabios maestros, más el fracaso porque es cuando más fuerte pega la vida, hay que saber disfrutar los triunfos y aprender de los errores, pero sobre todo, disfrutar del proceso, si uno está esperanzado en disfrutar hasta el final, se acaba la vida o nunca llega. Lo importante es disfrutar este momento, que soy novillero y que estaré en esta plaza». «Yo paso mucho miedo, pero es meterse en uno mismo y saber que es algo único y que lo hacemos con gusto. Se nos olvida que nos jugamos la vida o por lo menos el pellejo, puede ser de las profesiones más injustas, pero a la vez de las más gratificantes», reconoció.

Por Citlali Medina – Publicado en Cancha

Deja un comentario