Ocho con Ocho: El Juli gran faena de indulto a Caramelo.

Por Luis Ramón Carazo.

Uno de los toreros que más impactaron en la parte final del siglo pasado y el principio del que vivimos fue David Silveti, quién en conjunto con Jorge Gutiérrez, representan la última pareja de toreros mexicanos, con capacidad de convocatoria multitudinaria en todas las plazas del País y principalmente en La México.

El 12 de noviembre, se cumplieron 19 años de la partida a la Gloria de David y su recuerdo está presente en su hijo Diego, mismo que lo rememoró en la plaza de Irapuato a 45 años de su alternativa, el 20 de noviembre, su padrino fue en 1977, Curro Rivera y testigo Manolo Arruza con el toro, Catrín de Mariano Ramírez, van cuatro generaciones de grandes toreros con el mismo apellido.

El mismo día que David, aunque media hora después, Guillermo Capetillo se convirtió en matador de toros en San Luis Potosí, con el padrino Manolo Martínez y el testigo José María Manzanares, con un toro De Santiago.
En su momento David de su tauromaquia comentó; que utilizaba tres conceptos que la sustentaron; la ética, conjunto de principios y normas que nos rigen; la estética que nos impulsa a lo bello; y la patética que tiene relación con lo conmovedor.

Cuando se presentó de novillero en La México, el 29 de junio de 1975, lo hizo con El Brillante que, se fue en hombros y Carlos Serrano El Voluntario, con novillos de Jesús Cabrera; cuando confirmó su alternativa en La México, teniendo por padrino a Manolo y de testigo a Eloy, empezó el calvario de lesiones en sus rodillas, el 7 de enero de 1979.

Confirmó en Madrid en 1987 y posteriormente, habiendo pasado ya su concepto de tauromaquia académica a dramática, reapareció en La México, el 28 de mayo de 1989, para enloquecer a la afición capitalina, al ser testigos de la transformación taurómaca de quién sería uno de sus máximos ídolos.

Su tauromaquia en la línea de Manolete, fue uno de los motivos de inspiración para el toreo de José Tomás, quién a su vez parece tener continuación entre otros, con el ídolo peruano Roca Rey.

Después de varios años de tratamiento médico y retirado de los toros, reapareció el 27 de julio de 2002, para hacer una memorable campaña en la que poco a poco hilvanó faenas históricas como, la de Mar de Nubes de Fernando de la Mora, el 12 de enero de 2003, o la de Solitario de Julio Delgado, el 2 de febrero de del mismo año, última vez que actuó en La México.

El toreo es un instante efímero de belleza y en la memoria nos dejó muchas escenas inolvidables el bautizado por el público, como Rey David. En lugar de arpa como el legendario monarca judío, usó el capitalino capote y muleta, para crear belleza.

La monumental plaza de toros Vicente Segura, en Pachuca, cumplió el 11 de noviembre 44 años de inaugurada. A finales de los 70, en medio del gobierno de Javier Rojo Lugo, fue cuando se decidió dejar de lado al Lienzo Charro Nicolás Romero y en su erección el inolvidable Chucho Arroyo, mucho tuvo que ver en su prestigio, como la apoyó el ganadero y gobernador -ahora en la Gloria- Adolfo Lugo Verduzco.

Los toros de Garfias fueron la materia prima en la primera corrida que, celebró el coso nombrado en honor de un torero, revolucionario y filántropo como lo es Segura, Manolo Martínez, Curro Rivera y Jorge Gutiérrez, conformaron el cartel inaugural.

Como apertura del festejo el 19 de noviembre de 2022, hubo gran reconocimiento a tres figuras en Hidalgo; los matadores Jaime Rangel y Jorge Gutiérrez y con Pepe Arroyo, se reconoció a su padre Jesús, empresario de lujo de la plaza que, en su historia tiene mucha miga, el empresario ahora lo fue, el matador de toros en retiro, Rafael Ortega.

En tarde nublada, los triunfadores fueron El Conde y El Juli tres y dos trofeos respectivamente, de buenos bureles de Villa Carmela, Joselito Adame bien, pero falló en la suerte suprema, el público por lo que me relatan salió contento después de una tarde de toros emotiva.

En Tlaxcala en la misma fecha, Arturo Gilio estrenó su alternativa y con un trofeo en cada uno de su lote de Reyes Huerta, salió en hombros, Sergio Flores uno e Isaac Fonseca, una vuelta.

El Juli tuvo un intenso fin de semana en México, inició en Monterrey el viernes 18 de noviembre, palmas y un trofeo fueron su recompensa, mientras Diego Silveti y El Payo, el primero con dos trofeos, uno en un toro de regalo de Fernando de la Mora, como el resto del encierro, los mexicanos salieron en hombros del coso regiomontano, en noche fría y lluviosa en el clima, caliente en el ruedo.

El sábado 19 como relaté, triunfó El Juli en Pachuca y en el mano a mano en Irapuato, el 20 de noviembre, domingo, faena de indulto a Caramelo de San Miguel de Mimiahuápam, mientras que Diego Silveti logró uno y dos trofeos, los dos ante un lleno en los tendidos, salieron en hombros con la sonrisa amplia del triunfo rotundo.

El 19 en San Juan del Río, novillos de Bernaldo de Quirós y un quinto de regalo de Espíritu Santo, José Miguel Arellano, doble trofeo, Cristian Antar, ovación y trofeo en el regalo, José María Mendoza, ovación y Emiliano Osornio, un trofeo.

El 20 en La Florecita, el triunfador fue Emiliano Pacheco, con un trofeo con novillos de Caparica, Boquilla del Carmen, Chinampas y Santa Fe del Campo, en su segundo turno la suerte suprema no fue su fuerte y el novillo regresó a los corrales, tras tres avisos, César Pacheco vuelta y en su segunda cornada, que aparentemente afecta al paladar, Emiliano culminó el trasteo.

Nos acercamos a diciembre y la duda sigue en el aire, sobre la reanudación de los festejos taurinos en La México, esperemos noticias positivas en los siguientes días que sumen a la continuidad que, por ahora está viviendo el toreo en nuestro País. Deseamos así sea. Y un abrazo a los familiares y muchos amigos del gran fotógrafo taurino zacatecano, Felipe Pescador se nos adelantó en el paseíllo a la Gloria, lo vamos a extrañar.