Fauro Aloi, feliz de estar otra vez en tierra yucateca.

Fauro Aloi considera que está toreando cada vez más reposado y quiere mostrarlo en la corrida de rejones de Año Nuevo este domingo en la Plaza Mérida.

“En estas corridas toreadas en ruedos yucatecos, y en lo que he toreado a manera de preparación, he alcanzado un nivel importante. Me siento en muy buen estado para esta corrida”, dijo Aloi, de 24 años de edad, quien se apresta para su segunda actuación en el coso de Reforma.

El caballista empezará un año 2023 que espera alcance cosas grandes. Apenas en este 2022 se hizo matador de toros, en una corrida celebrada en Provincia Juriquilla, en Querétaro, en una alternativa que además tuvo de padrino a su padre Giovanni Aloi, retirado caballista y también piloto de carreras de automóviles.

“Ha sido un gran año, toreamos varias corridas en Plazas importantes, llegó la alternativa, en una tarde muy bonita, con mi padre, con el maestro Ribeiro Telles. Un calendario muy intenso, así que vamos a abrir el año 2023 con todo, pensando en que sea algo grande”, expresó Fauro.

Newsletter

Además, destacó las oportunidades que ha tenido toreando en Yucatán.

“Esta temporada de tres corridas ya toreadas ha sido de verdad muy importante. Llegar a Xmatkuil donde se hacía un serial serio, en una plaza portátil, pero todo bien hecho, luego las corridas de Temozón y la de Tixpéual, toreando en esta última en una plaza artesanal muy bonita. Además pude mostrar mi toreo suave, pausado. Me sentí muy bien”.

Expresó que la mente está puesta en la Plaza Mérida.

“Es una plaza en la que todos queremos estar, pero más si se trata de torear en Año Nuevo. Es la corrida de rejones de mayor tradición. Y volver a ella como matador de toros, es importante para mí”.— Gaspar Silveira.

Publicado en Diario de Yucatán