La economía del toro se recupera: 2022 fue el año con más corridas de toros desde 2012.

Por Diego Sánchez de la Cruz.

El efecto Morante animó la temporada y contribuyó a disparar el número de festejos. Las capeas y encierros, también en máximos.

Buenos datos de actividad para el sector taurino. Después de una década muy complicada, marcada por la persecución política y el acoso animalista, y de una dura pandemia, que provocó pérdidas millonarias por la imposibilidad de celebrar las ferias, la temporada de 2022 se saldó con cifras récord de actividad, mejorando en un 14% los números que se venían dando en 2019, antes de la pandemia del coronavirus.

De acuerdo con el análisis que ha realizado La Economía del Toro de los datos publicados por la patronal ANOET, en 2022 se dieron 436 corridas de toros, 278 novilladas con picadores, 159 festejos de rejones, 286 novilladas sin picadores, 202 festivales, 170 espectáculos mixtos, 80 becerradas y 11 eventos de toreo cómico. El número de corridas de toros fue especialmente abultado y, de hecho, supone la mejor cifra desde la temporada 2012.

Aunque los festejos que reciben más publicidad en los medios de comunicación se celebran en las plazas de Primera y Segunda categoría, el grueso de la actividad se da en los cosos de Tercera, que acogieron 1.314 espectáculos en 2022, frente a los 149 festejos que se dieron en el circuito de élite y los 159 eventos que programaron los cosos de nivel secundario.

Por comunidades autónomas, el número de festejos programados ascendió a 390 en Castilla-La Mancha, 358 en Castilla y León, 264 en la Comunidad de Madrid, 264 en Andalucía, 78 en Extremadura, 63 en Aragón, 55 en Valencia, 43 en Navarra, 34 en Murcia, 25 en el País Vasco, 25 en La Rioja, 16 en Cantabria, 2 en Baleares, 2 en Galicia, 2 en Ceuta y Melilla y 1 en Asturias.

Las buenas cifras de actividad de 2022 se explican por diversos motivos: (1) el efecto Morante animó la programación de festejos y contribuyó a elevar el número de comparecencias de los demás toreros de élite en plazas de Tercera categoría, (2) el menor coste de los toros debido al efecto de la pandemia facilitó la organización de los festejos, (3) la falta de actividad en 2020 y 2021 favoreció un clima de mayor entendimiento entre empresarios y toreros, y (4) la cercanía de las elecciones autonómicas y locales de 2023 hizo que muchos municipios diesen facilidades para dar toros, en vez de poner trabas.

Además de los festejos mayores programados en las plazas, también ha ido en aumento el número de celebraciones taurinas populares organizadas en nuestro país. Aún no se disponen de datos finales para toda España, pero sí sabemos que los datos de 2022 para la Comunidad Valenciana arrojan un total de 8.702 festejos, la tercera cifra más alta de la historia, solo por detrás de los números de 2016 y 2017.

Publicado en Libre Comercio