Descubrimos a Paloma, hija del torero Juan José Padilla.

Por Lola Delgado. Fotos Dario Aranyo.

Acaba de celebrar la mayoría de edad y, en los últimos meses, su vida ha dado un giro de ciento ochenta grados al dejar su hogar familiar, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), donde vivía junto a sus padres y su hermano, para trasladarse a Sevilla, donde ha empezado a estudiar la carrera de Derecho. Paloma Padilla, la hija del maestro Juan José Padilla y de su mujer, Lidia Cabello, se ha hecho mayor y se ha convertido en una espectacular belleza andaluza de ojos negros.

Familiar, generosa, con una dulzura que rebosa felicidad, Paloma posa para ¡HOLA! con las tendencias de moda de otoño-invierno y no puede ser otro el lugar que en la Real Maestranza de Sevilla, un lugar mágico para ella, donde las emociones se le ponen a flor de piel cada vez que la visita y, por supuesto, la plaza de toros donde tantas veces ha triunfado su padre.

—Paloma, ¿cómo ha sido la experiencia de posar en este reportaje de moda?

—Ha sido la primera vez y, lo primero de todo, quiero agradecer esta oportunidad tan bonita. Ha sido una experiencia fabulosa que siempre recordaré con mucho cariño. ¡He lucido unos looks increíbles!

—Para los que no te conocen, ¿cómo te definirías?

—Me considero una persona simpática, responsable, muy abierta, social y me encanta ayudar a los demás.

—¿Te gusta la moda?

—Sí, todo lo relacionado con la moda me enloquece. Me encanta ver las nuevas tendencias y aprender de cada temporada. Es algo que me gusta desde pequeña, recuerdo que cuando era una niña me encantaba quitarle la ropa a mi madre y usar todos sus maquillajes.

—¿Echas de menos a tu familia?

—Sí, es lo que peor llevo de estar fuera de casa. Soy una persona muy familiar, mis padres, mi hermano y yo siempre hemos hecho muchos planes juntos, desde viajes hasta ir a comer a restaurantes, y siempre me ha gustado estar con ellos. Extraño mucho el no poder sentirlos cerca de mí.

—¿Cómo llevas el ser hija de una figura del toreo como tu padre?

—He nacido siendo la hija de una figura del toreo y lo llevo con mucha naturalidad. Mi padre me ha enseñado muchas cosas, pero una de las más importantes es que todos somos iguales.

—¿Qué supone para ti el mundo del toro?

—Siempre tendré que agradecer haber conocido este mundo. De él he aprendido valores de gran importancia, como el respeto, la educación, la bondad, la paciencia, la humildad… Para mí reúne todo lo que significa amor. He vivido experiencias increíbles junto a todos los compañeros de mi padre. Este es mi mundo, desde pequeña he ido a sorteos, a corridas de toros en fiestas como San Fermín y a varios pueblos de España y Francia. He vivido tardes bonitas en las que, por ejemplo, he visto salir a mi padre por la famosa Puerta del Príncipe —en la Maestranza—, y otras no tanto, donde hemos acabado en la enfermería, pero siempre con una sonrisa y juntos de la mano.

—En este reportaje posas en la Real Maestranza de Sevilla, ¿qué signi­fica este lugar para ti?

—La Real Maestranza es un lugar mágico que me ha hecho vivir emociones inexplicables. Para no irnos muy lejos, el Día de la Hispanidad, asistí junto a unos amigos a un festival en el que no pude dejar de llorar del sentimiento tan bonito que me provocó el novillero Marcos Pérez, nunca le había visto torear y cautivó a Sevilla por completo, cortó dos orejas y rabo, por lo que abrió la Puerta del Príncipe, llenándonos de felicidad.

Si quieres leer más de esta entrevista entra a ¡Hola!

Una respuesta a “Descubrimos a Paloma, hija del torero Juan José Padilla.”