Crónica de Guadalajara: Macías y Gilio triunfan…Roca Rey llena.

Segunda Corrida de Toros en El Nuevo Progreso de Guadalajara, que celebró la fundación de la Ciudad así como el aniversario de su Plaza de Toros.

Por José I. González – De SOL y SOMBRA. Foto NTR Toros y EMSA.

En tarde soleada y despejada, se lidiaron ocho toros dos de ellos de regalo, siete de Los Encinos y uno de Boquilla del Carmen. Disparejos en presentación, destacando del hierro de Los Encinos los lidados en 1°,4°,6°y 7° así como el del hierro zacatecano de Boquilla del Carmen.

El encierro de Los Encinos había causado expectacion desde el anuncio de los carteles de la Feria de Aniversario, un hierro que ha tenido grandes triunfos en este ruedo, pero los toros que presentó en está ocasión fueron de presentación desigual, aunque algunos con armónicas hechuras que aunaron una gran calidad en sus embestida. El lote de Macías fue sencillamente espectacular, dos toros de triunfo, entipados, serios y de unas embestidas de gran calidad, lo dicho de triunfo gordo..

Hubo otro lote que fue desigual como la corrida y le toco en suerte a Roca Rey, compuesto por un toro más armonioso bien hecho y con un cara agradable, que por tipo garantizaba algo importante y otro toro grande, veleto de cuerna muy serio y rematado de carnes que resultó complicado.

El lote de Gilio fue el menos agraciado en cuanto a hechuras y presentación, un lote cargado hacia abajo, con los dos de menor presencia y trapío. El tercero fue protestado por su falta de remate, era escurrido y zancudo y además tenía el pitón izquierdo astillado. El sexto un toro más bajo cómodo de cornamenta, que fue claro y con calidad en su embestir.

El 7º de regalo de Los Encinos fue un toro que acertadamente se quedó de sobrero, de menor cuajo y veleto de cornamenta, que bajaba mucho en comparación con sus hermanos, pero mostró calidad y clase, pese a su flojedad.

El 8° de regalo de Boquilla del Carmen, para Roca Rey era un toro muy bonito de tipo y con hechura muy en Saltillo, bajo, corto de manos, cárdeno y cornipaso, un dije que salió mostrando una movilidad que ilusionaba, pero al que estrellaron en tablas por un error humano, fracturándose el pitón derecho y aun así embistió con calidad y ritmo a la muleta. La casta lo saco a flote.

El Festejo

La plaza registro tres cuartos de entrada con un ambientazo de día grande, con mucha gente joven y con deseos de vivir una gran tarde. En estos tiempos eso es muy ilusionante, ahora meter gente a la plaza y que regresen será misión de la empresa.

La corrida empezó con honores a nuestra bandera y entonando el himno nacional en voz de todos los asistentes. Se presentía que sería una gran tarde.

Y se abrió la puerta de toriles con el primer toro de la tarde, un toro precioso de hechuras, cárdeno, oscuro, bragado, girón, cornidelantero y apretado de pitones, un cromo que mostro que mostró su calidad en sus embestidas desde el inicio del tercio de capotes correteando por el redondel cómo si quisiera lucirnos sus espectaculares hechuras. Macías lo recibió lanceandoló a la verónica, aprovechando que el toro repetía pronto por los dos pitones. Después lo llevó hacia el caballo citandanlo en los medios de la plaza con una saltillera cambiándole el viaje para continuar con chicuelinas andantes para dejarlo colocado ante la cabalgadura le recetaron un puyazo trasero qué la gente protestó para que el piquero corrigiera en un segundo puyazo.

El Cejas tenía claro que venía a triunfar y después de completar el tercio de banderillas dónde destacó Alejandro Prado, comenzó su labor de muleta, en dónde el toro seguia mostrando su gran condición.

Arturo empezó de manera espectacular con un cambiado por la espalda en los medios para después torear de manera templada por el lado derecho, grandes tandas de muletazos que los aficionados acompañaban con olés. Probó por el piton izquierdo pero no hubo la conjunción deseada, regreso a la derecha, pero a la faena le faltó esa explosión total. Con la espada llego el freno no logro acertar y se perdió en un mar de descabellos. La gente le recrimino con pitos su desigual actuación. El toro fue ovacionado justamente en el arrastre.

Su segundo toro fue uno de los mejores en cuanto a presentación, un toro bajo bien hecho largo con unos astifinos pitones. Y Macías salió a por todas con dos largas cambiadas en las tablas, lanceando a pies juntos de manera templada, hubo dos lances mirando al tendido que le salieron pintados, ahí el toro mostró su mejor virtud que era prontitud y calidad en sus embestidas. Peleó en el caballo y Macías le instrumentó un quite por gaoneras templando sus claras embestidas. El toro tenía una embestida muy rítmica que fue aprovechada por Macías con la muleta. Por el piton izquierdo llegó el toreo de mayor calado, después Arturo acortó distancias metiéndose entre los pitones para seguir encandilando al público. Se fue derecho al morrillo con la espada dejando una estocada casi entera, pero el astado tardo en doblar al 4to toro y después el puntillero enfrió un poco los ánimos, levantando al toro. Al final todo quedó en una salida al tercio.

Macías comenzó a interactuar con el tendido de sol y este le pidió que regalará un toro, séptimo del hierro de Los Encinos negro bragado y girón. Inicio su labor de muleta de rodillas y pasando apuros, pero salió avante de las tablas hacia los tercios provocando la locura en la plaza. Sin embargo el toro era flojo, pero embestía con calidad y esto le permitió hacer una faena donde intercaló un toreo macizo con voluntad. Logro Macías una estocada entera, un poco contraria, pero que hizo que el toro doblará, provocando con esto la petición mayoritaria y que recibiera las dos orejas.

El peruano Roca Rey lleno los tendidos es impresionante como por dónde va arrastra una gran cantidad de aficionados y público joven. Lidió en primer lugar un toro de bonitas hechuras, cornidelantero tocado del pitón izquierdo que mostró unas embestidas un cuánto tardas con el capote. Se le intento cuidar en el tercio de banderillas, en dónde Antonio Chacón. El toro mostró ciertas virtudes en sus embestidas en la muleta, pero también una clara falta de fuerza, pero a base de porfiar consiguió muletazos profundos por el lado izquierdo. La faena no consiguió alcanzar altas cotas, pero demostró que Roca Rey está en un gran momento.

El quinto de la tarde fue el más fuerte de la corrida, un toro con unas hechuras que quizás no eran las mejores, pero serio. El picador español Sergio Molina le recetó un puyazo en la yema pero muy breve. Roca Rey brindo su faena al público en los medios y ahí le plantó cara el toro. Roca Rey fue capaz de quedarse firme y encauzar las embestidas del toro logrando lo mejor al natural, después llegó un desarme que partió la faena. Ahí se rompió la conexión con el público que empezó a meterse con él. Señalo una estocada entera qué basto para hacer doblar al complicado toro y que produjo algunas tibias palmas que acompañaron a Roca Rey hasta las tablas.

Cuando se lidiaba el sexto toro Macías anuncio un toro de regalo y Roca Rey no podía quedarse atrás. Regaló un toro del hierro de Boquilla de Carmen, que era un toro de línea y encaste mexicano. Roca Rey logró lancearlo a la verónica con lucimiento y la plaza se ilusiono.

La brega la realizaron cuidando y encauzando las embestidas del toro de Boquilla del Carmen y así se fue a RR hacia los medios para querer iniciar la faena con un pase cambiado por la espalda, pero un error del subalterno Sánchez sacando el capote por encima de la Barrera hizo que el toro se estrellara brutalmente ante las tablas quedando muy mermado partiendose el piton. A partir de ahí todo fue desilusión pero aún así el toro logro reponerse, Roca le realizó una medida y consiguió dejar una estocada entera, por la cual le fue concedida una oreja qué no quiso pasear.

Arturo Gilio el tercer espada del cartel es un torero en el cual hay sembradas muchas esperanzas. Su primer toro fue protestado por su escasa presencia. Con la muleta las protestas crecieron y ahí quizá se le vio su bisoñez, porque corto por lo sano muy pronto. Algunos se la agradecieron pero creo que había que apostar a remontar el mal ambiente. Durante la lidia del cuarto y quinto toro se ausentó del ruedo no sé los motivos pero salió para lidiar el sexto un toro que tenía unas preciosas hechuras y calidad en sus embestidas. Desde el capote logró encauzar al público y con la circunstancia del anuncio de los toros de regalo, mostrando sello y empaque que ya algún día en la Plaza México nos enseñó en su etapa de novillero. Con el público en el bolsillo se tiró a matar consiguiendo la estocada de la tarde, perfecta de colocación qué hizo rodar sin puntilla, provocando que el público le pidiera con fuerza las dos orejas qué el juez se las concedió de forma inmediata

Las circunstancias de la tarde habían borrado a Arturo Gilio del festejo, pero en el sexto toro remontó y se les fue por delante a las dos figuras logrando el sueño de triunfar en el Nuevo Progreso en un día tan importante.

Deja un comentario