ENRIQUE PONCE, EL VILLAMELONAJE Y EL CACHONDEO HACEN VIBRAR LA PLAZA MEXICO.

Tuvo que venir Enrique Ponce para alegrarnos la temporada y es que la verdad José Tomas es muy serio y se sufre mucho con el comentaba un feliz villamelon después del festejo. Pero con Ponce el toreo se convierte en algo mas, se convierte en aerobics. Olvide usted eso de la técnica y la capacidad de comprensión que tiene ante los toros el señor Enrique. Desde hoy los maestros de aerobics de México van a instituir la “Poncina” bautizada asi por sus fans, en el nuevo ejercicio de moda en gimnasios y clubes deportivos de México. Un pase inmortal que se invento y estreno en México porque claro el publico Mexicano ya se merecía un poco de alegría. Mire que tener que aguantar estos últimos tres años a los aburridos de Morante de la Puebla, José Tomas y el Castella ese. Todo ese tiempo fue como ir a la opera o a un concierto del rojo ese drogadicto de apellido Sabina. Pero la actuación de Ponce ayer fue como un concierto de Madonna o de Luis Miguel, vamos que si nos ponen música hasta bailábamos y nos aventábamos unas poncinas en el tendido con la vecina de a lado. Ya nos podemos imaginar en su próxima gira a Miguel Bose echándose unas poncinas de su cuatachon.

¿Y el rabo? Bueno el rabo es lo que menos importa en estos momentos, lo que importo fue que la gente se desbordaba de felicidad. Ahi estaba toda la generación “HOLA” que sentía el rabo como propio y es que la verdad Ponce es el toreo de la Plaza México asi como otro artista grande como Ponce, digamos Luis Miguel, es el rey del auditorio.

¿Se merecía el rabo? Mire usted si no se lo merecía no se amargue y véalo como un regalo del pueblo mexicano por tantas alegrías que nos a dado el maestro y por las futuras portadas de revistas del corazón que nos regalara. Mas de una señora bien suspiraba mientras daba la vuelta al ruedo el maestro pensando que bonito seria tenerlo en su casa cenando con su esposa. Asi penso el presidente y hasta los pinos se lo llevo, que para eso es el presidente y ahi en los pinos si manda.

Por cierto también torearon los mexicanos Arturo Macias y Joselito Adame que estuvieron a la altura del concierto de Ponce. Macias saco el celo profesional que lo esta llevando a la cumbre y estuvo en figura con el segundo de su lote. Fue una pena que el juez de plaza arruinara su triunfo regalándole un rabo inmerecido. Y Joselito Adame demostró que va a ser un torero muy importante para el futuro de la fiesta de nuestro país.

Si los empresarios saben aprovechar y combinar esta nueva baraja de toreros podría la fiesta tomar un nuevo aire que lleva pidiendo por los últimos diez años.

Deja un comentario