LA BODA DE MANZANARES: AMOR, BELLEZA y TOREROS


Por Miguel Angel Mazzantini

Alicante.- Nombres con mayúsculas del mundo del toreo acompañaron a José María Manzanares en el paseíllo al altar el pasado sábado. El matador y su novia, Rocío Escalona, pusieron este fin de semana el broche a once años de noviazgo con el ‘sí quiero’, del que fueron testigos, entre otros, Fran Rivera, ‘El Juli’, Morante de la Puebla y Javier Conde. Pero hubo muchos más, hasta mas de 600 invitados, que desearon buena suerte a la pareja tras la ceremonia, que se celebró en Alicante. Pusieron hasta alfombra roja, que había mucho ilustre ‘camuflado’ entre chaqués y pamelas. Nieves Álvarez, Mariló Montero, Cari Lapique, Cristina Tárrega, Estrella Morente Pepín Liria y su acompañante –que sufrió el infortunio de tropezar-, El Fandi y El Cid, los ganaderos Samuel Flores y Daniel Ruiz y el rejoneador Diego Ventura han acompañado al más joven de los Manzanares en esta particular “faena”. Así mismo, estaban presentes el restaurador Lucio, el empresario Pepe Barroso y la periodista Cristina Tárrega, entre otros.. Llamó la atención que el también torero José María Manzanares, padre del novio, no asistiera a la ceremonia. Algunas fuentes atribuyeron la ausencia a las malas relaciones con su exmujer, Yeyes Abellán, madre y madrina del novio.

José María Manzanares llegó a la iglesia del brazo de su madre y madrina, Yeyes Abellán, antes de que Rocío lo hiciera junto a su padre, el conocido cirujano especialista en estética Jesús Escalona de Blas. Los invitados desfilaron sobre una alfombra roja de 70 metros de longitud, por la que se vieron espectaculares modelos.

Después de la ceremonia religiosa el ya matrimonio y los asistentes al acto se dirigieron al Hotel Asia Garden, en Benidorm, donde almorzaron, brindaron y bailaron para celebrar la unión.

No todo fue Glamour

No todo fue glamour en esta celebración, y aunque, por supuesto, no queremos que te quedes con lo malo de este bonito enlace, te vamos a contar algunos de los contratiempos que allí se dieron. Ya en algunos programas de televisión como ‘Salvame’, dejaron caer algunas de estas disputas.

El torero Javier Conde se lleva la palma

Por ejemplo, el también torero Javier Conde no estuvo del todo cómodo debido a una presencia no grata para él: un antiguo socio con el que había tenido más de un percance. Según algunas fuentes este es el motivo por el que acabó demasiado temprano en la habitación de su hotel. Pero aquí no acaba la cosa.

Al parecer, una vez en el hotel el torero discutió acaloradamente con su mujer, la cantante Estrella Morente. La testigo de lo ocurrido fue la presentadora Cristina Tárrega, también invitada a la boda, que escuchó todo y no tardó en hacer una llamada de alerta a recepción y éstos, a la policía. Parece que Conde acabó la noche en comisaría.

¿Pero qué es lo que realmente ocurrió? El propio matador intervino en el programa en el que se estaban dando estas informaciones aclarando que “me fui de cachondeo, organicé una juerga, pues sí (…) mi mujer se enfadó”. Pero por lo que han afirmado los dos implicados nada que no ocurra entre otras parejas. El cabreo ya se ha disipado entre la cantante y el torero.

También la liaron Carlos Herrera y Francisco Rivera

Y todo por celos. Mariló Montero es mucha Mariló Montero. El hijo de Carmina Ordoñez no dudó en sacar a bailar a la presentadora, esposa de Carlos Herrera, lo que al parecer provocó la ira del locutor de Onda Cero. Puede que a Francisco Rivera a veces se le vaya un poquito la mano al pan, y precisamente a la mujer de Herrera, ¡ni se la toca!. De lo contrario, el escandalo está servido.

Pero este no fue el único contratiempo protagonizado por el torero. Fran la iba liando allí por donde pasaba. Parece ser que se las vio también con otro compañero de profesión: Pepín Liria. Éste tiene una gran amistad con Espartaco, ex marido de Patricia Rato, a quien Fran defiende -nunca mejor dicho-, a capa y espada. Parece que en este caso se aplicó la teoría de ‘los enemigos de mis amigos, también son mis enemigos’.

En fin, que la boda no fue del todo perfecta y según algunos medios, el novio tuvo que dar algún que otro toque de atención. Pero, ¿quién no puede contar anécdotas de este tipo vividas en una boda?