Cuesta Josefina, Ilusión Temprana. Primera de Temporada Grande. Plaza Mexico.

 Larga cambiada de rodillas de “El Payo” a su primero.

Nuestra preocupación previa se confirma. Falla la corrida en lo más esencial, el trapío. Deja que desear dentro de un marco incomparable: La México, casi llena. Espectáculo fabuloso que pone a la empresa ante la oportunidad única de captar público. Festejo desordenado que consigue ebullición dentro de una nevera.

Por: “Puntillero”.

Soberbia y majestuosa la Plaza México inaugura su Temporada Grande con la ilusión a tope, con un paseíllo sensacional, mucho ambiente y gente guapa en el tendido. Entrega incomparable del público al saludar Ponce y “Zotoluco” con entrega de trofeo y herradura incluidos, respectivamente.

Como se disfruta el primer toro en La México. Con ese frío que trae la Temporada taurina y al que acompaña el silencio bueno que hace pensar que aún queda afición taurina. Tanto que se corea con medida el recibo de “Zotoluco” a “Guadalupano” que abre temporada y, ante su flojedad y mansedumbre, la Afición se incomoda con su ya característico y discreto murmullo.

“Zotoluco” lo ve claro por el lado derecho. Corre la mano con verticalidad e incluso temple. Pero entre el viento y el gazapeo del toro, el de Azcapotzalco ya no encuentra terreno ni distancia por pitón izquierdo. Nuevos derechazos con cambios de mano de broche preceden nuevo intentó con la de cobrar sin mayor éxito. Pierde los papeles con feo espadazo caído. Primer toro y, fiel al color de su capa, su lidia es gris clara. Mal síntoma.

Las turquesas del terno de Enrique Ponce alumbran al orfeón de fieles congregados a montones en su Plaza. Pero de nuevo el cárdeno misterio del gordo segundo, a pesar de sus 468 kilos, nubla el camino. Poderoso y genuflexo inicia faena ayudando al toro hacia arriba aflorando casi todos los defectos posibles: mansedumbre, sosería, flojedad, carencia de emoción trágica.

Tres tandas derechistas, una al natural, plenas de trazo pero ayunas de continuidad asoman el pomo de la espada sobre la barrera. Parece el fin. Hay que echar mano de redondeces. Ni hablar. Las figuras del toreo deben imponerse a todo, como Ponce al pegar la dosantina genuflexa o poncina y luego el derechazo también con la rodilla flexionada pero rematado con lasernista y ligado a tres más que cambian la división por frenéticas ovaciones. Combina psicodelia y clasicismo, embelesa a la afición y encela al burel. El circurret a la manera de Ponce descubre posibilidades ocultas del toro e inunda de emoción estética los atiborrados tendidos.

Sobran los adornos a pesar de su belleza y realización pues encadenan como consecuencia lógica el pinchazo a toro parado. La entera rinconera diluye la petición de oreja. Enrique desespera terriblemente hasta ofender gráficamente a la autoridad. En otros tiempos…

Y comienza así el sainete ganadero que ya se intuye. La falta del trapío del tercero fue notada por el aficionado que mantiene los papeles ante el llenazo. Un toro anovillado de cabeza horrible, manso declarado, con el cual “El Payo” nunca lo ve claro. Menos tras el péndulo inicial tan abierto en los medios que permite al manso hacer lo que le viene en gana. Su matador nunca le sujeta.

El cuarto, bonito de tipo, tiene la pésima fortuna de estrellar contra el burladero de sol al comenzar la faena. El encierro se gafó. Más con el quinto, berrendo cariavacado cuya espectacular pinta no tapó su juventud. Peor el sobrero. Bajo, mal hecho, badanudo en exceso, de nula cabeza. Indigno de Ponce e injusto para el entradón. Por eso al anunciar “Zotoluco” el regalo, el público reacciona coreando el apellido del primer espada en síntoma primero de relajo general.

El primer “tiempo extra” nos deja ver un toro bravo de Jorge María de cara seria, cárdeno claro y pronto en los cites. “Zotoluco” da los adentros en el recibo y las rayas en la muleta. Hace unos años le habría roto en los medios y con largueza. Pero ayer castiga demasiado al comienzo, con toque brusco y machetero. Muchos pases, muchas carreras y descargas eléctricas.

El toro, con edad y corraleado, desarrolla sentido, claro. Dobla contrario pero tiene emoción y prontitud. Me gusta su juego. El torero se ahoga en los medios y prefiere la raya. Un espadazo le pone la oreja. A mi gusto el toro mereció arrastre lento y era para dos. Por lo menos “Zotoluco” en la vuelta al ruedo pudo respirar. Habrá que asegundar pero con temple.

El acobardado y espantoso sexto lleva a “El Payo” a regalar al más chico del encierro. Con eso está dicho todo. El xalpeño “Ilución” (sic) es pronto a los cites aunque con guasa al tercer pase. Con el cambiado inicial omite de nuevo sujetar y hacerse de sus embestidas. Quizá por ello en plenos naturales le pega voltereta terrible con la concebida preocupación en medio del relajo. Regresa a la arena pero las fuerzas y el aire le faltan. Cuaja una tanda de esforzados naturales a un toro interesante que pedía un torero entero. Tras consejo de apoderados vienen molinetes. No podía más. Mete la espada y la euforia le dio dos orejas.

Taurinamente, más que fiesta, al final llega la pachanga. “El Payo” deja media faena dentro del toro y aún así le otorgan dos, signo de que el público está ávido no solo de divertirse sino de emocionarse aunque sea con la vista del “nevado invertido” que es la Plaza al hondear pañuelos.

Sin embargo, pronostico que para lograr la emoción taurina real habremos de escalar la cuesta ganadera en la que ayer nos sume San José. Sí, porque a la maravillosa entrada de ayer le debemos un encierro a esa misma altura. Espero ello ocurra el próximo domingo.

Twitter: @CaballoNegroII

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Regia Inauguración. Noviembre 7 de 2010. Primera de Derecho de Apartado. Casi lleno en tarde fría con cielo despejado y viento desde la lidia del primero. Mucho ambiente y gente guapa en los tendidos.

8 Toros, 6 de San José (Divisa Rey y oro) El quinto bis sustituyo al titular devuelto por chico. Salvo el cuarto, el resto disparejo chico y flojo. Ninguno demostró bravura. 1 de Jorge María (Divisa Obispo y Rojo) Serio de nombre “Insurgente” injustamente no se homenajeó con el arrastre lento. 1 Santa María de Xalpa. (Divisa Roja, verde y amarilla) Chico y pronto a los cites, tuvo emoción en la embestida.

Eulalio López “Zotoluco” (Azul noche y oro) Saludos, división tras aviso y oreja. Enrique Ponce (Turquesa y oro) Saludos y división tras aviso. Octavio García “El Payo” (Marino y oro) Silencio, Silencio y Dos Orejas con leves protestas.

Destaca en banderillas Fernando García Araujo (Añil y azabache) Se guardó un minuto de aplausos finalizado el paseíllo por el reciente fallecimiento del matador de toros y ganadero Víctor Huerta.

4 respuestas a “Cuesta Josefina, Ilusión Temprana. Primera de Temporada Grande. Plaza Mexico.”

  1. Espere con mucha ilusion el inicio de esta Temporada, y espero que no sea una temporada que tengamos que llegar a las seis de la tarde-noche para ver en los toros de regalo lo mejor de cada corrida. Un saludo desde Texcoco a la afición que respondio con esta primera entrada de lujo. Muy por arriba de la Corrida.