EL Valor Indomable de Miguel Angel Perera


Por Luis Cuesta

Madrid.- Miguel Ángel Perera y Daniel Luque a base de valor, oficio y ganas de ser desviaron la atención de la cámara de un triunfo gris, obtenido por un torero gris como lo es “El Cid” que el día de hoy se llevo el mejor lote del encierro del Puerto de San Lorenzo. Encierro que por cierto a punto estuvo de cargarse el festejo, lo cual no pudo ser solo porque enfrente tuvieron a dos toreros, que juntos con algunos (pocos hay que decirlo) serán referencia en lo que nos queda de esta joven década.

El festejo de hoy era de mucha expectación ya que regresaba el ganadero salmantino Lorenzo Fraile con la responsabilidad y la presión de repetir el éxito del año pasado, donde su divisa del Puerto de San Lorenzo fue distinguida por la Comunidad de Madrid como la mejor de la Feria de San Isidro. Premio que este 2011 desafortunadamente no le será otorgado.

Los tres toreros de la terna llegaban bajo diversas circunstancias a su segunda de la feria, bien decía Ortega y Gasset «Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo».

“El Cid” se encontró con el mejor toro de la tarde, el cuarto del Puerto, un toro que se doblo dos veces, una durante el capote y otra en las banderillas. Pero a pesar de las fuertes protestas del público, el presidente acertadamente lo mantuvo en el ruedo. Ya con la muleta el toro mostro una nobleza que con el capote no le había descubierto “El Cid”. Algunos buenos muletazos pego el sevillano con la derecha, pero el clímax (es un decir) vendría con la mano izquierda. Tres tandas limpias, templadas con algún natural de pintura instrumento el sevillano, pero nada para volverse loco o rendirse a los pies del torero. El toro tenía poca fuerza y el torero también, Manuel Jesús estaba roto sabia que este triunfo seria un tanque de oxigeno. La siguiente tanda que intento ya con la plaza entregada, bajo de nivel y el toro dijo no mas, agarro sus cosas y se fue a las tablas. Ahí “el Cid” lo pasaporto con una estocada muy trasera ¡pero el rostro de ese hombre! el rostro vende también y la gente ve que este torero la pasa mal y sufre. Así que emocionados pidieron una oreja ganada a ley, pero que supo a nada porque el del Puerto era de triunfo grande.

Su primero también acuso falta de fuerza, pero le sobraba nobleza, quizás le falto un poquito de trasmisión a ambos. “El Cid” nunca se encontró con él y la gente se desespero con las indecisiones del matador. Dos pinchazos, estocada y división de opiniones.

Miguel Ángel Perera tiene la medida extra large de lo que le falta al “Cid” por estos días: Ser un Campeador de los ruedos (adj. y m. [Guerrero] que, por sus acciones, sobresale en el campo de batalla).

Con su primero se jugó la vida magistralmente y por un momento a punto estuvo de perder la partida. Perera no solo es un torero guerrero, es un torero artista también al que le gusta el toreo largo y templado, pero si el toro no embiste el señor como un niño encaprichado, clava las zapatillas en la arena y no hay quien lo mueva.  Su primero tenía dos puñales como pitones, pero Miguel Ángel lo quiso intentar con él, el toro se defendía en cada pase pero fue hacia el final donde el toro le dijo “aquí te mato” y lo prendió por los aires, fue un momento angustiante porque el del Puerto tuvo al diestro a merced para herirlo de muerte, pero afortunadamente fallo. Miguel Ángel milagrosamente salió ileso. Con la oreja ya ganada pincho y todo quedo en saludos.

La mala suerte que lo acompaña en los sorteos últimamente, continúo con el quinto otro sobrero pero esta vez de Carmen Segovia que desarrollo mucho sentido. Nuevamente el merito de la valentía y el oficio de Miguel salvaron la tarde. Mal con la espada y todo quedo en ovación.

Daniel Luque tampoco tuvo todas la de ganar a su favor, a su primero lo echaron para atrás y salió de toriles un sobrero de Salvador Domecq al que le instrumento tres bellas verónicas y una media de cartel. Con la muleta alguno que otro muletazo suelto le pudo dar al soso y manso de Don Salvador.

Con el sexto del Puerto un toro bajo pero muy serio que fue descastado y bobalicón, lo volvió a intentar todo, solo le falto montarlo. Pero aquella mole no la movía ni un tren bala.

Twitter @LuisCuesta_

FICHA

Las Ventas (Madrid). Décima de San Isidro. Se lidiaron toros de Puerto de San Lorenzo, el 1º, noble; con mala clase el 2º; el 4º, buen toro; y el 6º, descastado y sendos sobreros de Salvador Domecq (3º), descastado; y Carmen Segovia (5º), descastado y mirón. Casi lleno. “El Cid” de azul y oro, dos pinchazos, estocada (división de opiniones); estocada (oreja).  Miguel Ángel Perera, de azul marino y oro, aviso, pinchazo, estocada (saludos); pinchazo, estocada, dos descabellos (ovacion). Daniel Luque, de verde manzana y oro, dos pinchazos (silencio); estocada (silencio).

1 comentario »

Deja un comentario