“Pepe Tommy” Vuelve el Astro.

 

Regresa José Tomás ¿A qué?

La vuelta de José Tomás en Valencia crea confusión, pasión y polémica. Más allá de cosas y taurinerías queda aquí la personal visión de nuestro columnista.

Por: “El Bardo de la Taurina”

Ya el mundillo del tauro – melodrama- está de plácemes y todo se debe a que la cuenta retroactiva ya arranco para que el “Pepe Tommy” a quien en España se conoce como José Tomás, vuelva a pisar la alfombra roja lo que supuestamente sucederá el 23 de Julio en Valencia y uso la palabra “supuestamente” porque con este híper berrinchudo y sensiblero pero sobretodo Príncipe de la mercadotecnia y la publicidad cualquier cosa puede suceder.

O más bien, dejar de suceder en aras de incrementar el morbo que es el oxigeno de este torero quien vive dentro del capelo del misterio que se convierte en miel sobre hojuelas para sus aduladores y fanáticos incluso de los medios que se suben a su tren en aras de esponjar notitas lisonjeras. Yo creo que ya es tiempo y además necesario de que se trate a este matador como lo que realmente es un ¡Torero! y no un ‘Dios Mitológico’ aunque así nos lo quieran vender cuando la realidad es que el mito tomasino ha sido el sostén de un torero súper lucrativo generador de 1,687 millones de pesos por temporada aproximadamente (Según).

Este torero se vende apoyado en un valor de buen rango, una técnica medianona y un torear por el estilo ¡Nada más! Pero claro como para los light en el toreo rifa el esnobismo garapiñado del que “Pepe Tommy” es apóstol, pues a darle que es mole de olla. Ahora más ante la orgásmica efervescencia del regreso de José Tomás es oportuno vaticinar que no va a llevar todas consigo y veamos el porque primero para cuando reaparezca habrá transcurrido algo más de un año y en ese lapso la fiesta ha cambiado de manera dramática de abril de 2010 a la fecha.

Analicemos cambios. Primero, la entronización de Julián López ‘El Juli’ quien ahora esta convertido en el torero más poderoso del mundo, imbatible e insuperable que no da cuartel a nadie. Luego Enrique Ponce, montado en la serenidad total donde ya solo levita y esto lo tiene elevado al universo de lo excelso, un paso más allá. Morante de la Puebla convertido en ese concertista que cuando sale de vena borda la sinfonía ante la que el tendido se derrite y, atención, José María Manzanares hoy es el torero que predica una religión que se llama naturalidad excelsa y que ha sumado adeptos por legiones. Adicionalmente, Sebastián Castellá es una realidad de alto nivel que en cuanto se le da la gana acelera y aflora poder y belleza eso en los de primerísima línea

Pero veamos, ahí vienen atrás Miguel Ángel Perera que en cualquier momento le mete una zancadilla al más pintado, incluso en la línea del valor y, obviamente, Alejandro Talavante quien desde en antes perturbaba a “Pepe Tommy” por aquello que se decía era el discípulo más cercano al ‘Mito’. Pues hoy Talavante pisa terrenos que el galapageño ni sueña y no nada más ‘para’ sino que esta toreando largo y con preciosura o sea que nos resulto corregido y aumentado porque la diferencia es que Talavante templa y, en este escenario, obvio es que el margen de maniobra de José Tomás se ha estrechado por lo que no andará nada cómodo.

A menos que su deseo sea no ver en el patio de cuadrillas a ninguno de los nombrados.

Twitter: @BardoTaurina; @Twittaurino

3 respuestas a ““Pepe Tommy” Vuelve el Astro.”

  1. Tócate las narices manolín, y seguirás escribiendo creyendo lo que dices; y encima lo contarás. Cómo se puede ser tan burro. Creo que de toros, pocos has visto; de la barrera tampoco. Yo no es que sea “tomista” a ciegas, pero más cosas que a otros habrá que reconocerle (cuando torea)

  2. Bardo de los Toros, poeta de lo inconcluso, semáforo en blanco que diriges en la dirección de quien mejor te paga. Dime sino, el mejor torero es una ilusión que se mueve entre el capote del Juli, las banderillas del Fandy, la muleta de José Tomás y la espada de Monolete, dime, Bardo Taurino, que ese torero sólo está en la inmensidad de un LLano en LLamas”, o en los siguientes versos de vuestro grandioso poeta de antes de los tiempos de los toros:
    Yo Nezahualcóyotl lo pregunto:
    ¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra?
    Nada es para siempre en la tierra:
    Sólo un poco aquí.