La Hora de los San Fermines

Mapa del Recorrido

Sol y Sombra

Pamplona se convierte en el eje taurino mundial desde el próximo martes hasta el jueves 14 de julio. La popularidad de los Sanfermines se hizo universal gracias a Ernest Hemingway (1889-1961), quien medio siglo después de su muerte, arrastra a miles y miles de personas de países donde se desconoce la tauromaquia a unos encierros que prueban el valor de los mozos. El escritor estadounidense reflejó en varias de sus obras estos encierros, a los que acudió hasta en ocho ocasiones entre 1923 y 1959.

En el ruedo, el pilar de la Feria del toro 2011 es Julián López El Juli, único espada que hará doblete -lidia Victoriano del Río y Núñez del Cuvillo– y debutarán el mexicano Arturo Saldívar, el sevillano Esaú Fernández y el rejoneador Roberto Armendáriz.

Sin duda, el alma de estas fiestas son los mozos, encuadrados en peñas. La primera, El Trueno, nació en 1852. Y el atuendo totalmente blanco -camisa y pantalón-, con pañuelo rojo y faja de color rojo, se atribuye a que la peña Veleta lo puso en boga a comienzos del siglo XX, tomándolo del mono de trabajo de uno de los mozos, que era pintor.

El chupinazo, cohete anunciador de las fiestas, se celebra desde hace siglos, cuando autoridades, músicos y pueblo iban a la iglesia de San Fermín. Desde 1901 se tira desde la plaza del Castillo. Este año lo lanzará, el día 6 de julio, a las doce de la mañana, el nuevo alcalde de Pamplona, Enrique Maya. Es el pistoletazo oficial para el comienzo de las fiestas que cerrará el Pobre de mí, con una ciudad enloquecida durante la escalera, por la coincidencia del 7 de julio, día de San Fermín, con el número de mes. Por eso se canta aquello de “1 de enero, 2 de febrero, 3 de marzo…7 de julio San Fermín, a Pamplona hemos de ir…”.

2 respuestas a “La Hora de los San Fermines”