Manzanares incansable e imparable en Dax (Francia)

De SOL y SOMBRA

El día de hoy José María Manzanares lo recordara como el día que alcanzo el cielo en Dax, sin embargo lo justo seria decir que más que alcanzarlo lo rozo por lo excesivo y aparatoso del resultado final. Todo aconteció durante la lidia del segundo de la tarde que es cierto fue un toro de lío gordo de nombre ‘Pregonito, jabonero y así lo armó Manzanares, que se enfrentó a un animal bravo y noble que el alicantino aguantó perfectamente sin romper en ningún momento su faena pero sin el reposo y el sello que tienen las grandes faenas de este torero. El burel mostró su calidad durante toda la lidia y por ambos pitones pero la faena no era de dos orejas y rabo. Manzanares lo mató recibiendo con una estocada perfecta y de efecto instantáneo. Fue el astado premiado con la vuelta al ruedo y el ganadero de Núñez del Cuvillo acompañó al diestro también en la vuelta rodeado del escepticismo absoluto de la mayoría de los buenos aficionados que presenciaron el festejo y la alegría de los demás. Por favor señores…

Es duro ver como el público de Dax quiere ‘quemar’ en la plaza pública el que hasta hace poco fue un ídolo. Lo cierto es que Ponce no es el Ponce de algunas temporadas pero también lo es que no le ha embestido por derecho ningún toro y en la medida de sus posibilidades lo ha intentado todo. Perera poco pudo hacer en su primero que se echó en medio de la faena y con el que tuvo que abreviar, y faena oculta en el sexto a un toro que consiguió meter en su poderosa muleta para como es habitual, dominarlo hasta llegar a invadir su jurisdicción, pero la gente no estaba por la labor y no le reconoció el esfuerzo.

Ficha:

Plaza de toros de Dax (Francia). Lleno en tarde calurosa. Toros de Núñez del Cuvillo, el segundo premiado con la vuelta al ruedo. El resto, mansos, sosos y escasos de fuerzas que no aguantaron hasta el final de las faenas y cayeron solos.

Enrique Ponce: silencio y silencio.

José María Manzanares: dos orejas y rabo y oreja.

Miguel Ángel Perera: silencio y silencio.

Foto: Roger Martin para http://www.burladero.com