Tedio e Intrascendencia – Séptima Novillada en Guadalajara.

Los dolientes de Don Salvador Hernández en la solemne vuelta al ruedo. (Foto Miguel Salazar)

Una tarde de duelo, tristeza, nostalgia, recuerdo, respeto, fue la que se vivió éste domingo 11 de septiembre en la plaza Nuevo Progreso en Guadalajara, por el sensible fallecimiento del monosabio Salvador Hernández quien recibiera una terrible cornada la novillada anterior, que lo tendría en estado grave, para finalmente expirar el martes 13 de septiembre. De los alternantes poco, muy poco que destacar.

Por: Miguel Salazar. Guadalajara, Jalisco.

Al marcar el reloj de la plaza las 5 de la tarde, con las notas de la “Marcha Toreador” de la ópera “Carmen” de George Bizet, inicia el paseíllo de la séptima novillada de temporada con la repetición de los novilleros Julio de la Isla, Óscar Amador y el ecuatoriano José Antonio Bustamante, para lidiar novillos de las ganaderías de Rodolfo Vázquez y Marrón.

El ambiente no se sentía como una tarde cualquiera, la sensación de la tragedia contagiaba a propios y extraños, durante el paseíllo el Juez de Plaza solicita un minuto de silencio en memoria del sensible fallecimiento del monosabio Salvador Hernández, mismo que fue con tal solemnidad y respeto, que solo si no fuera por algunos sonidos poco perceptibles parecería que la plaza estaba completamente sola.

Al terminar dicho paseíllo los familiares de los deudos de Don Salvador, realizaron una emotiva vuelta al ruedo entre los aplausos y muestras de cariño y solidaridad de los asistentes. Descanse en Paz.   

Se había anunciado una novillada de Rodolfo Vázquez, que finalmente fue el remiendo de otra con ejemplares de la dehesa de Marrón. Tarde calurosa para que se dieran cita unos 2,000 espectadores.

Cabe mencionar, si se me permite la expresión, que “muerto el niño a tapar el pozo”, la “entrada” en el callejón bajó considerablemente, al grado de quedar varios burladeros vacios. Ojalá por seguridad de los presentes, ésta medida continúe y que solamente se encuentren en el callejón las personas estrictamente necesarias.

En señal de respeto y homenaje los nombres de los novillos fueron alusivos al monosabio Salvador Hernández.

Algo que se repite tarde a tarde, es la infracción al artículo 84 del Reglamento Taurino del Municipio de Guadalajara que establece que los vendedores en los tendidos, no pueden ejercer su comercio sino en el lapso que va del apuntillamiento de un toro al toque que ordene la salida del siguiente, pues éstos, venden en todo momento del desarrollo de la lidia ante la permisividad de la autoridad.

JULIO DE LA ISLA (Azul marino y plata). Quiero mencionar que me sorprendieron gratamente los avances que noté en éste novillero: más plantado, relajado, seguro, con una mejor estructura en su faena.

Le correspondió en primer lugar “Monosabio” de la ganadería de Marrón número 806 con 410 kilogramos. Novillo protestado de salida por sus feas hechuras y su poca presencia, va al caballo pero solo se le señala el puyazo. Brinda su faena de muleta mirando al cielo en memoria de Don Salvador, algunos buenos pases muy artísticos sobre todo un redondo. Finaliza con una tanda de manoletinas, pero mal matando. Entera trasera y tendida que no logran hacer doblar al novillo, al grado de escuchar un aviso,  por lo que debe recurrir a dos golpes de descabello para ver silenciada su intervención.

Su segundo novillo fue “Don Chava” también de Marrón número 739 con 425 Kgs, que al ser anunciado su nombre en el cartelillo fue aplaudido por los espectadores, mismo que trato de brincar al callejón para susto de los presentes. El novillo va pronto al caballo pero sin recargar. Invita a cubrir el segundo tercio a su subalterno Diego Bricio, para poner un buen par cada uno para ser ovacionados por los asistentes. Inicia con unos finos doblones, para intentar torear al novillo por ambos lados, sin embargo se raja y se va a tablas, por lo que De la Isla le acorta la distancia y le extrae algunos buenos pases a su enemigo.

Otra vez muy mal matando: tres cuartos de estocada ligeramente caída y tendida, para recibir nuevamente un aviso y requerir tres golpes con el descabello para salir al tercio en división de opiniones.

ÓSCAR AMADOR (Púrpura con pasamanería en negro). Se enfrentó en primer lugar a “Guarda Puerta” de la ganadería de Rodolfo Vázquez número 97 con 435 kilogramos. Un novillo bien presentado, serio que va al caballo y recarga, un quite por chicuelinas un par de ellas muy ajustadas. Muy mal los banderilleros en el segundo tercio. Nunca se acomoda, ni le encuentra la distancia al novillo para dar pases sin trascendencia siendo cogido el engaño en varias ocasiones. Mata de media estocada y se va al callejón en silencio.

Le correspondió en segundo lugar el número 796 “Portero” con 420 kilos de la ganadería de Marrón. Va al caballo y es muy mal picado, realiza un quite por saltilleras de pobre ejecución. Un novillo que se va a menos, terminando huidizo, rajado y perdiendo las manos, a lo que Amador nunca se siente a gusto. Mata de tres cuartos de estocada delantera y perpendicular que no es suficiente recibe un aviso y termina con un golpe de descabello para retirarse en silencio.

JOSÉ ANTONIO BUSTAMANTE (Blanco marfil con pasamanería en negro). Pechó con el peor lote del encierro, se enfrentó a “Buen Amigo” número 732 con 410 kilogramos de la ganadería de Marrón. Recibe al burel con una larga cambiada, después de la pica realiza un quite por tafalleras sin ajustarse. Su faena de muleta la comienza por unos pases por alto a pies juntos que nos hizo pensar que iba a ser un buen trasteo, sin embargo, “el dios Eolo” lo empieza a molestar y no lo deja estar a gusto. Pases y mas pases sin calar en los tendidos por lo soso y descastado del  novillo. Muy mal matando: dos pinchazos, estocada contraria para recibir un aviso y el silencio del público.

El último novillo de la tarde “Aficionado” número 77 con 465 kilogramos, de la ganadería de Rodolfo Vázquez, sin duda, el mejor de mayor trapío. Lo recibe con una larga cambiada, el novillo va al caballo y recarga para posteriormente realizar un quite por chicuelinas con más pena que gloria.

Nunca se puede acomodar ante un novillo complicado que le exigió el carné, aunado a la falta de temple y mando de Bustamante. Entera caída para recibir leves palmas y dar por terminado un festejo por demás intrascendente.

Twitter: @SalazM.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza de Toros Nuevo Progreso. Guadalajara, Jalisco. 18 de septiembre de 2011. Séptima de temporada de novilladas 2011-2012. Aproximadamente 2,000 asistentes.

6 novillos, 2 de Rodolfo Vázquez y 4 de Marrón desiguales de presencia y de regulares a malos en juego. Julio de la Isla, silencio tras aviso y al tercio entre división de opiniones tras aviso. Óscar Amador, silencio y silencio tras aviso. José Antonio Bustamante, silencio tras aviso y leves palmas.

Incidencias: Se realizó un minuto de silencio en memoria del monosabio Salvador Hernández y posteriormente una vuelta al ruedo de los familiares del finado.

2 respuestas a “Tedio e Intrascendencia – Séptima Novillada en Guadalajara.”

  1. Es desesperante ver como petardos como Julio de la Isla reciben y reciben oportunidades y no pasa nada, el día de la novillada de Boquilla del Carmen se topó con dos novillos de dulce y acabó con una orejita de lástima, ayer se llevó lo menos malo de Marrón y de nuevo nada, un buen muletazo y a cortar la serie, más trapazos y de repente un buen redondo y vuelta a cortar la serie, pero él sintiéndose que hacía el faenón de su vida, este muchacho no va a aprender nunca, es grosero estarle dando novillos que va a desperdiciar. Además esa ridiculéz de banderillar con el subalterno, acaso no es capaz de cubrir el tercio él solo? Lo único que consiguió fue quedar en evidencia de lo mal banderillero que es, que tuvo que recurrir al horripilante “par al violín” para que le aplaudan los bobos. Ya basta de “chalaos” como este.