Radar Taurino – Adelantando Suertes.

Fermín Rivera en un derechazo. Repite en La México.

En los toros más que tener cuesta de Enero, tenemos cuesta de navidades. Así es, las plazas de toros tienen momentos y el de La México es, como ha sido siempre, ese mes de enero con su clímax consecuente en el Aniversario. Solo que últimamente la distracción de los “taurinos” causa y puede provocar estragos innecesarios de cara a los acontecimientos verdaderamente importantes.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Sin necesidad alguna se adelanta la suerte. A veces, por falta de sitio, otras por falta de valor, incluso en ocasiones por falta de claridad.

Esto puede ocurrir con los toreros, con los ganaderos muy seguido y, por supuesto, c0n los empresarios. La pena es hoy que está ocurriendo, con mucha frecuencia con los aficionados, cercanos al consumismo y menos próximos a la reflexión. Será por como están guiados u orientados que las páginas taurinas hablan de todo: chismes, avances, rumores, taurinería… pero poco de toreo.

Por tal razón, mientras más se acerca este domingo los aficionados, como no tienen otra cosa mejor taurinamente en que ocupar el tiempo, viven o dando bola a las personas que no les gusta la Fiesta o haciendo rompecabezas mentales respecto de las corridas venideras, a las que por supuesto no faltarán, toda vez que da la impresión que son taurinos de ocasión.

Nada más equivocado.

Primer lugar. Siguen buscando la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio. Promoción gratuita a quien no se lo merece. Por enésima vez la única defensa que puede hacerse del toreo, si acaso llega el momento procesal, se hace a pleno derecho y en un tribunal federal.

Hago pues de su conocimiento, que el derecho fundamental que tienen todos los seres humanos en estos casos no se llama “defensa” sino garantía de audiencia.

Lo demás es elegir mal el terreno mostrar las armas antes de tiempo, quemar innecesariamente argumentos, y para ponerlo “en cristiano”, nuestros términos taurinos, adelantar la suerte.

Pero no seremos nosotros los que coartaremos el derecho a manifestarse, pacífica y respetuosamente, solo que hoy en día pocos reflexionan en lo que es o no conveniente pues olvidan que en el toreo, como dice un clásico, se engaña con la mayor verdad posible.

Por eso en la lidia se utilizan armas y engaños, pero parece que tal cosa se les olvida a los taurinos. Tanta coba y tantos compromisos –algunos gratuitos- les corroe la listeza que da andar en el mundo del toro.

Ya se que hay a quienes, por más años que tengan en esto, el toreo no les entra, pero haced un esfuerzo por mejorar y ver en buena medida que el arranque de año debe traernos algo más que el engorroso trámite de “tener que ir” a la Plaza.

Cabe recordar hoy hace 5 años se llevó a cabo la famosa tarde en la que “El Pana” fue “Rey, Mago y Conquistador” y hace cuatro años acudimos al encuentro del tlaxcalteca con Morante de la Puebla en una fecha para la historia.

Rápido –es decir, contrario al toreo- se olvida el pasado. La historia no parece tal cuando pasa delante de nuestros ojos y por eso hay cierto desdén hacia el cartel del domingo en La México, justo cuando ese primer domingo de Enero podría tener más carrete.

Cierto es que “El Capea” forma parte de esos nombres que se advierten como carga administrativa, de esos que entran forzados a la Temporada por alguna buena recomendación. Ya se verá si acaso el propio torero puede remontar la cuesta que desde el día de su confirmación su propia administración se encargó de colgarle. Por lo demás, lo hemos señalado antes, los brazos de Pedro parecen a veces amarrados, demasiado engarrotado

Pero fuimos testigos en la Feria de Pachuca, tras su encuentro con “Bohemio” de Valparaíso, que puede que al fin Capea deje de ser invitado incómodo. El toro lo dirá. Pero hay que decir que en la “República de las S´s” tienen en la banca a dos de las “F´s”, pues, exponiendo digo, que habría sido este mejor cartel con Spínola o con Barba. Prosigamos.

Precisamente dice poco a muchos la corrida de La Estancia, una ganadería de antecedentes que tienden más a la flojedad y nobleza, un estilo que le puede venir bien al tercer espada del cartel, José Mauricio, a quien esperamos encontrar en plena rehabilitación taurina. Igualmente pocos recuerdan su gran faena, y quizá es poco, a “Azucarero” de Barralva, cuando parecía su mente tener la claridad suficiente para tomar un tren definitivo.

Pero el toreo tiene imponderables, desde la muerte de su entonces apoderado José López Hurtado, hasta su desencuentro con su pasada administración, por cierto entretenida hoy en hacer guerra en programas televisivos. Hoy, de la mano de Roberto Fernández, puede haber ese entendimiento entre toreros que a los que se visten de luces alimenta altamente más tras encontrar el lado oscuro del Toreo.

Esas complicaciones tampoco son ajenas para el segundo espada. Fermín Rivera vuelve a La México a poner su capital taurino en prenda. Al igual que varias veces la década pasada alternará con José Mauricio en remembranza de esa Temporada Novilleril de 2005 que para ambos remataría en la alternativa en el magno coso.

Tal como comentó el torero potosino para De SOL Y SOMBRA hace unos días, de poco servirá la oreja del pasado Diciembre si este enero, en medio del cierzo invernal, su toreo no reverdece. Viene para Fermín lo difícil, asegundar. Ese es motivo sobrado, suficiente y, taurinamente, bastante para acudir el domingo, pues si acaso Rivera llega a pegar, como ya lo hizo primero, dos o tres veces, ahora sí podremos soñar en algo más antes no. Sería adelantar la suerte.

Y para José Mauricio y Fermín Rivera, adelantar es una palabra que desde Noviembre de 2005 no está en su vocabulario. La suerte está echada no adelantada.

Parece que muchos, que están más pendientes del futuro que del presente, se frotaban las manos por publicar la “esperada” noticia de que Manzanares no vendría, al menos para el 18 de enero a La México. Lógico, cuando poco se tiene para hablar de toros se rebuscan los chismes y estos pronósticos como si se jugara rayuela.

Menos mal forma parte del oficio de los revisteros y periodiqueros. Pena es que mucho de espacio se vaya en esto que forma parte del “outlet” de la información taurina que ojalá y se puliera porque el resultado está claro, poca gente lee de toros, pocos nuevos aficionados se forman y cuando tal cosa pasa apenas comprenden, por ejemplo, que ocurre en el ruedo.

Ya ya no digamos del relajo del cinco de febrero, el día nacional del pronóstico taurino. Señores, disfruten el procedimiento, no se salgan a morir por una corrida. Planeen, para ser sorprendidos. Que lo último que se pierde en el toreo es la ilusión.

Así las cosas, mientras esperamos que los cárdenos de La Estancia eleven el comienzo real del año taurino en La México, digo esto, para no citar adelantadamente para seguir permitiendo que el toreo, con su brisa nueva, nos siga sorprendiendo.

Solo el toro tiene siempre la última palabra por la que nosotros nos deshacemos.

Twitter: @CaballoNegroII.

2 Comentarios »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s