Radar Taurino – Entre Leones y Tigres. Sobre León y La México.

Castella en León rodilla en tierra. (Foto: @MonseChavez)

Llega el 20 de enero, una fecha que tendría que tener el máximo lujo, la mayor importancia taurina e incluso más allá. Pero tal como el año pasado, la Feria de León es un buen ensayo y una corta expectativa en medio de un ambiente poco a poco mayormente favorable para el desarrollo taurino.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se disfruta el día de San Sebastián como en ningún otro lado si Usted toma la carretera, antiguamente sería el ferrocarril y llega temprano a León, Guanajuato.

Es cierto que desde el año pasado criticamos en nuestro Radar Taurino leonés lo que taurinamente ocurre en la urbe esmeralda. Y tal situación en poco ha mejorado. La Plaza sigue estando en el estado de siempre, con su polvo y su descuido. Como eso no cambiará, queda la oportunidad de que taurinamente cambie todo a algo mejor pero la respuesta también es negativa.

A modo de no hacer leña del árbol caído, que empaña la visión de algunos que confunden nuestra crítica con un improcedente “anti-leonismo” –si supieran nuestro cariño a la Capital del calzado- solo diremos que es difícil exigir un futuro mejor como empresarios taurinos cuando en una Feria de la importancia de León no se anuncia una sola novillada, en una Plaza de la importancia de La Luz. Pena porque esto sí que es ignorar la elemental necesidad taurina.

Igualmente, como hace un año justamente, León interrumpe un fin de semana, por alguna extraña razón no habrá festejo el último fin de semana de enero. La razón, sabrá Dios porque -cualquiera que sea no tiene lógica, en absoluto- deja sin la posibilidad de propiciar el concurso de algunos de los toreros que no alcanzamos a ver en la programación inicial. Lo grave es que León, al dejar esta laguna amplia e ilógica, no hace más que mostrar debilidad.

Lo señalamos. Cuando los encargados de la gestión de la Plaza La Luz, mandatarios también de la gestión de La Revolución de Irapuato, han utilizado los recintos inclusive como salón para fiestas, poco nos puede extrañar que su planeación no incluya un fin de semana tan clave en el calendario taurino mexicano como el último de enero. Grave es que “la unión de la fiesta” solo se exponga a tamborazos –los que van a llenar la plaza- y a golpes de micrófono –los que desorientan a la asistencia- sin procurar la mejora de la afición, esa que permite al asistente, poco a poco, volverse taurino.

Por ello tenemos un San Sebastián que echa mano –e incluso, repite- por enésima vez de Sebastián Castella quien se estrella hoy de nuevo con los pinchazos. En el fin de semana de su santo, el francés se juega una doble, si no es que triple partida, tres encuentros de doble punto cada uno en medio de un año, el pasado, poco convincente que incluyó un decepcionante cierre en Plaza México.

La preocupación con Sebastián, lógicamente vuelve a ser la presencia, sobre todo en Mixcoac, de sus enemigos, su espada y por su puesto su estado anímico, toda vez que el francés cada día que pasa es mas de contentillo y menos de contenido mayor. Ojalá que León, su plaza talismán, le traiga la luz que ilumine su encuentro con La México, donde, quizá por su falta de sello, tras un Temporada magnífica, la anterior, no acaba por perpetuar su legado.

Prueba de lo anterior, esperemos por bien de todos, será, por principio, la entrada. Mientras quedan los trazos sobre la arena y la materialización del aura del pinchazo en la Plaza de León. Mañana tiene su revancha.

En tierras de El Tigre no basta ser un gallo de pelea, hay que tener ese espíritu casi felino que traen a la Feria leonesa Arturo Saldívar y Diego Silveti, un león y un tigre en pleno pique que quizá desemboque –aún no es seguro- en la Plaza México. Y si no hay pique, como estoy seguro que las administraciones están dilatando, es momento que este surja. Nada le viene mejor a la Fiesta que la polémica y el jaleo que derivan de la eterna llama taurina de la pasión.

De entrada, el león ha salido a hombros hoy tras tremenda faena al Begoña que cierra plaza y ha puesto nombre y apellido al San Sebastián de este año. El triunfo es de Saldívar porque parece ser que el ritmo, a diferencia, de Pachuca y Mérida, está regresando. La actividad es fundamental y ahí, el de la Tierra Colorada no puede estar sin devorar y arrebatar. Asignatura resuelta, listo para otra prueba ya.

Veremos como responde en una de las que comienzan a ser como sus plazas, y hemos visto ya como responde, con creces, Juan Pablo Sánchez. Una oreja corta al quinto de la tarde con una estocada impresionante por su temple en la suerte contraria.

Capacidad a flor del hidrocálido se juega la luz de su toreo de cara a su vuelta, aparentemente el 29 próximo en La México. De nuevo Sánchez marca su buen paso e ilusiona, tanto es así que a muchos de sus paisanos poco importa que el viernes sea laboral y se desplazan al día grande leonés. Cuando eso pasa, ahí está, entiéndase, el “peligro oculto”. Otro rugido de otro joven león.

Queda el menor del linaje de El Tigre en uno de los que será su feudo. Lo hizo en el terruño, Irapuato, donde hizo el milagro de reventar en filial referencia la dormida Plaza y las embestidas de sus toros. Lo hará mañana en León, esperando sea con toros. Porque la raza casi felina solo puede medirse con oponentes que estén en igualdad de circunstancias.

La línea de las “S” ha hecho su aparición y con creces, por ello es un absurdo no dar corridas el próximo fin de semana, tonta e improcedente decisión. Así está el toreo, dejan en la banca a la afición. Maquilan, no crean, dejando fuera toreros y aficionados. Allá ellos.

El mensaje es claro, lo sabrán “Zapata”, Castella, “Payo”, “Zotoluco”, Rafael Ortega, Arturo Macías y por supuesto los que están detrás de ellos, no hay espacios, las dentelladas son tan rotundas que, no es que dejen fuera, sino que relegan a quien no arrebata a la posición de telonero o comparsa. Por eso León se ha quedado corto en sus carteles, porque evitan los encontronazos.

El camino aun es largo y se están mostrando los caminos para que leones y tigres se encuentren más tarde que temprano. Lo preocupante es que estamos viendo mucho al lado del torero y menos al del toro, fundamental e infranqueable.

El próximo domingo se lidia una corrida de San Isidro que lidiará su cuarto encierro en Plaza grande y en fecha grande en un solo año, Guadalajara y tres en La México. ¿Será que puede hacer el milagro de pasar el ojo y el radar del buen aficionado que parece más exigente que la autoridad? ¿Será que cantidad y calidad, en probabilidad, pueden hacer el milagro de conjuntarse?

Desde hoy, día de San Sebastián y hasta el 19 de Febrero, al menos parece ser, se librarán tremendas batallas en ruedos y arenas mexicanas. Solo esperamos que fuera el toro el protagonista principal y no como San Sebastián, el mártir que se consume en la hoguera de la mansedumbre.

Suerte para todos y ya lo platicaremos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Lleno absoluto hoy en León, en la escena Arturo Saldivar.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s