Rayando la Agonía – Desigualdades en La México.

Hilda a pies juntos. Lo bordó con el capote. Foto: @ColorJay

La culpa, anticipo al oficialismo, de seguro es del encierro. Cabe mencionar que dentro de una Temporada más que interesante el cartel de las toreras resultó un tanto más incómodo de lo esperado. Como aquí no compramos tópicos, necesario es juzgar en igualdad de circunstancias, no de género, sino de torería, tal cual como aquí comenzamos.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Foto: Jorge Prado.

Sale precioso el quinto de la tarde, de salinera capa.

Es recibido por Hilda Tenorio que le cita de rodillas cerrada en tablas para trazar emocionante larga. Lleva por nombre, en alusión a los tiempos actuales, “Chepino” y camina con buen tranco hacía el engaño de la michoacana que repite la suerte.

La euforia se rompe en el ascendente y descendente espiral de la zapopina, suerte restaurada esta Temporada. Tan hermosa sucesión de amarillos y solferinos, se acompaña por la claridad que, incluso a contra querencia, tiene el toro en su embestida. Hilda se luce, de verticalidad revestido el lance de temple y emoción.

El toro crece con el gran puyazo, en dos tiempos, de Carlos Domínguez Márquez y sale templado. Por ello Hilda luce en el quite chicuelinero y pese a que la cuadrilla padece en banderillas, la emoción prosigue en el inicio de faena, ante la claridad y la nobleza de un toro que no sobrado de raza o poder toma sin problemas el cambiado por la espada que Tenorio une a un puñado de muletazos donde La México le responde.

Y esto ocurre, además de los bien rematados muletazos, porque en medio de toda la tarde la Monumental ha tenido muy pocas cosas por las cuales pueda emocionarse, al grado que la tarde, que resiente ya la llegada de los vapores y el sol de Marzo, comienza desde la muerte del primero a torcerse hasta llevar a muchos a no aguantar el calor y desesperar.

Y esto porque al primero le falta todo, de pitón a rabo, esto por fuera, por dentro deja estar a Mary Paz Vega, a quien notamos distraída demasiado preocupada por las tobilleras intenciones del toro, al que hace acudir dos veces al caballo. Se ve sorprendida, tanto por el buen quite de Hilda Tenorio, como por el toro en las mismas navarras que pega apresuradamente.

Cierto que cuando la malagueña lleva largo, por momentos mejora el astado. Pero a veces el de negro le gana la intención sobre todo en el primer muletazo. Mary Paz trata de lucir en los cambios de mano, pero todo se vuelve más denso, tanto con los apresurados pasos, como con los pinchazos.

Al cuarto, el más toro de la corrida, la torera española le brinda los adentros de salida, es decir, da su espalda a las tablas para llevar al toro por su propio terreno y que tenga lejos las tablas. Aprieta el precioso castaño, es cierto, pero a eso salen los

Natural de Mary Paz al primero de la tarde.

toros. Da la impresión que Mary Paz busca lo antes posible que salgan los montados.

Lo mismo que en su primero, varios puyazos condicionan la fuerza y el tranco del toro que gracias a Sergio González, en templada y efectiva brega del poblano que pasa un gran momento, se templa y muestra largueza en su embestida. Igual en banderillas donde el mencionado subalterno le hace a partir del temple bueno romper a más.

Mary Paz Vega, hay que decirlo, aplica la medicina correcta, la media altura no solo al mandar sino comenzar desde el cite a aliviar. Liga tanda buena de tal manera.

Para el sitio de Mary Paz, la necesidad de aliviar igualmente por el lado izquierdo y no lograrlo, es la primera sorpresa pues en lugar de templar le derrumba y tal situación diluye una faena que deviene en simple trasteo que incluye un abaniqueo poderoso, sí, pero que remata con un desplante más cercano a la chabacanería que a la seriedad.

Ayer el sopor parece perdonar todo, incluso que la malagueña, en desconcertante escena, salga a saludar por su cuenta en una tarde toda desigual para la que considero aun es la torera más importante. Por ello insto a que el ausente principal de ayer, causa de su palmarés regrese, el sitio y lo hará con un toro más exigente, que justo delante de él es cuando surge Mary Paz Vega.

Retomemos lo acontecido en el quinto, luego de reseñar lo que taurinamente había sumido a la desesperanza la tarde.

Hilda Tenorio resucitó la esperanza de verle como en el día de su alternativa, dos años hace en esta misma plaza. Lo hizo, sobre todo, con el capote. Lo mismo en los mandiles que en los remates. Pero el noble segundo, que le perdonó todo, el enganchó en demasía, no pudo citarle situándose cerca a pesar del enorme esfuerzo de la michoacana.

El público guardo los papeles a la muerte de su primero y le aguardo par el quinto. Retomamos ese olé de La México durante recibo y el inicio de faena. Aun hay una tanda serena y torera por la derecha justo donde Hilda luce más y mejor, en el pase templado. Pero conforme pasa la faena, la emoción se diluye en tanto la michoacana intenta pendulear y pisar el terreno del toro pero acaso muy lejos.

Al toro quedado, muchas veces, funciona pisarle el terreno pero para eso hay que estar cerca y llevarle largo. Ayer parece que a Hilda Tenorio sus brazos no le ayudaron ni terminaron por construir la largueza de la embestida del toro. Intento de dosantinas, silencio del público y vuelta por cuenta de la matadora mexicana.

El festejo se va pronto porque Lupita López delante del peor lote los despacha a como puede. Desentrenada, sin sitio alguno, la yucateca hace un esfuerzo enorme. Reparte sonrisas, su especialidad, pero nada puede hacer ante el desrazado tercero y el manso sexto. No hagamos leña del árbol caído.

Por ello no haremos relato de las faltas de lesa torería, de los cites a la muerte por fuera del pitón derecho, solo diremos que el criterio -de mazapán- de la afición no puede estar constantemente variando, pues eso sí que es discriminar

Afortunadamente termina la agonía y no son ni las siete.

Como dijo un aficionado de El Rosario, para salvar el tinglado negro mejor es irnos a misa.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2010-2011. Marzo 4. Vigésima y última de Derecho de Apartado. Un cuarto de Plaza en tarde fresca y con viento desde el tercero. Nublado pero sin amenaza de lluvia.

6 Toros, 6 de San Judas Tadeo (Divisa roja) desigual en general. Anovillados primero y sexto. Sospechosos de pitones primero y tercero. Mejor hecho segundo, cuarto especialmente y quinto. Destacaron segundo, cuarto y en especial el quinto, “Chepino” nombrado, salinero y apretado de cuerna.

Mary Paz Vega (Rosa mexicano y oro) Silencio y Saludos por su cuenta. Hilda Tenorio (Salmón y oro) Saludos por su cuenta y vuelta por su cuenta protestada. Lupita López (Blanco y oro) Saludos por su cuenta y Silencio.

Lupita, su mejor activo su sonrisa.

Destacó a la brega del cuarto Sergio González quien ha tenido una tarde muy completa. A caballo espléndido Don Carlos Domínguez Márquez al picar con toda categoría al quinto de la tarde.

2 Comentarios »

  1. ¿La torera mas importante Mari Paz Vega? Esa mujer es de pies a cabeza un manual de mañas. Torea a mil por hora, siempre abusando de la distancia y haciendo todo lo posible por estar lo menos en la cara del toro.

    Esa mujer en España no se come una tortilla dura, pero aqui en el circuito pueblerino donde se mueve anda bien que mal, sobreviviendo.

    • A ver Doctor…

      Con todo y su manual, Qué otra torera podría ocupar ese sitio?? Nadie está valorando su nivel taurino. Hay gente y toreros para todos… No lo olvidemos.

      Tampoco olvidemos que el toreo es una actividad técnica y hay buenos y malos hábitos. La realidad es que su hoja de vida nos la muestra como una mejor torera de lo que vimos el domingo en La México. Para muestra su actuación hace un año.

      Ya el tiempo y el toro dirá si el tiempo de Mary Paz Vega ha quedado o no finiquitado. No Ud ni yo.

      Saludos!

Deja un comentario