Se fue «Rafaelillo» un Gitano, Clasico y Romantico del Torero

“Nací y moriré torero, me voy porque mis becerros, así les digo a mis hijos me lo han pedido luego de 40 años como matador de toros. Soy a mucho orgullo de la colonia Libertad de Tijuana, abajito de las vías del tren…”

Foto Juan Ramos (OEM)
Hasta siempre Rafael. Foto Juan Ramos (OEM)

De SOL y SOMBRA

Valor, palabra de cinco letras que encierra virtudes, hazañas y osadías. Es también una cualidad y un adjetivo. En el caso de Rafael Gil “Rafaelillo”, esas cinco letras  alcanzan para definirlo de cuerpo entero, pero no detallan del todo su laureado paso por los ruedos que rebasan las mil 500 corridas, alrededor de cien de éstas lidiadas en su ciudad natal Tijuana.

En Tijuana se presento en mayo del 72 y tuvo que matar toda la corrida de Rancho Seco al ser heridos Mario Sevilla y Marcelino, un torero español, corto cinco orejas aquella vez. Tiene 46 cornadas y en seis ocasiones le han dado los Santos Óleos, la más terrible cuando un toro de Matancillas le arrancó la femoral, safena e iliaca en un mano a mano con Curro Rivera, en el verano de 1977 en Mérida, Yucatán, sumándose múltiples cicatrices en la espalda de fuetazos dados por caporales, cuando de “maletilla”, a la luz de la luna, se internaba en las ganaderías tratando de dar pases. El matador participó en varios períodos españoles, llegando a partir plaza 12 veces en Las Ventas, con atinados resultados.

Rafael tomó la alternativa a los 17 años, un 25 de diciembre de 1971 en San Luís Potosí, de manos de Manolo Martínez, atestiguando Francisco Rivera “Paquirri”, con ganado de San Martín. Confirmó el 18 de julio de 1974 en Madrid llevando como padrino a Julio Vega “Marismeño” y de testigo Raúl Sánchez con toros de Camaligera. Confirmó en la Plaza México el 29 de diciembre de 1974, teniendo como padrino a Eloy Cavazos, y Jesús Solórzano como testigo con astados de José Julián Llaguno.

Compadre de «El Pana» y también contemporáneo de otro torero grande en activo como lo es Mariano Ramos, «Rafaelillo» tuvo que ser torero por herencia, ya que su abuelo y su padre también calzaron el terno. De cuna humilde, el denominado autentico gitano se escapó a los 11 años de su casa ubicada en la calle Sexta de la colonia Libertad en Tijuana, poniéndose a trabajar de todo. Vendió chicles, dormía en las calles tapándose con periódicos y por almohada tenía su convicción de convertirse en torero. Ya había probado las mieles con su perrita llamada “Muñeca” la cual embestía con ganas y hasta hacía el “muertito”.  Nació torero, es torero y morirá torero.

Logró irse de aventón a México arribando sin un centavo. Como pudo se relacionó con gente de toros y pasaba días enteros sin comer, recorriendo de raite la geografía en camiones de carga. En 1969, harto de no torear, se le lanzó de espontáneo a Joselito Huerta en la Monumental de Monterrey con tal acierto, que el propio apoderado de Joselito lo fue a sacar de la cárcel y todavía le regaló unos tenis nuevos, porque a los suyos les metía cartones tapándole los hoyos.

Transcurrieron tiempos de penurias y esperas, llegando el día que “Rafaelillo” se vio anunciado en la Plaza México, con novillos de Valparaíso. En el cartel estaban anunciados dos hijos de toreros legendarios: José Antonio Gaona y Luís Procuna hijo. El cortar dos orejas aquella tarde lo llevó a torear nueve fechas  seguidas en el máximo recinto, cortando diez orejas y un rabo.

Mantuvo  los éxitos, no así los caudales. En un año se convirtió en matador y decidió marcharse a España sin conocer a nadie, con un boleto de ida que le regaló “Chabola” y cien dólares en el bolsillo. La primera vez que toreó formalmente tuvo una tarde importante cortando una oreja, lo cual le permitió salirse de una paupérrima pensión donde ya debía varias rentas, cambiándose a un piso de mas categoría. Luego de un año, estrenó un Mercedes y ya alternaba con Palomo Linares, Paco Camino y Ángel Teruel.

Para el recuerdo quedara siempre una gran tarde en la Plaza de Barcelona, el 15 de agosto de 1974, cuando “Rafaelillo” cosechó un rabo, nada menos que de un ejemplar de Juan Mari Pérez Tabernero y, gracias a su arte y solera, tiene en tan significativa plaza dos placas de reconocimiento.

Siempre pensando en el toro se mantuvo la ultima decada. En su larga trayectoria ha otorgado nueve alternativas. Nunca fue un torero cómodo pero alternó con las grandes figuras de su época como los mexicanos Manolo Martínez, Curro Rivera y Eloy Cavazos; con los españoles Jose Mari Manzanares, El Niño de la CapeaPaco Camino asi como lo más granado de la década de los setentas y ochentas.

Eterno innovador, portaba desde 1970 colores inusuales en los ternos, de coleta natural e incluso llevando puesta una arracada; hizo suyas las manoletinas viendo al tendido, marcando profundamente cada lance y pase, viviendo y haciendo vivir intensamente el toreo. Y reiteraba siempre: “El valor hay que echarlo completo, no hay que administrarlo, de lo contrario se defrauda al público”. Rafael Gil “Rafaelillo”, certero estoqueador, de sin igual estilo. Un soltero… casado con la muerte.

El domingo pasado tras más de cuarenta años de alternativa el veterano Rafael Gil ‘Rafaelillo’ se cortó la coleta ante la atenta mirada del público que acudió a la plaza de toros de Texcoco. Fue su debut y despedida en esta plaza, “Rafaelillo” tuvo una despedida emotiva en la que logró cortar una oreja. Hasta siempre gitano…

 Twitter: @Twittaurino

5 Comentarios »

  1. Lo que es la vida rafael me pude dar el gusto de ver tu despedida y con ello constatar un ejemplo de vida toda vez que todo lo que se siembra se cosecha tu por ejemplo trincaste a muchos incautos y mira te quedaste sin despedida en la plaza mexico todo se paga cabron si en verdad fueras como dicen una buena persona tu final hubiera sido glorioso pues tu personaje es de fantasia, de verdad que soy feliz Al ver que chufla de despedida Tuviste sobre todo por aquellos pobres a los que chingaste $$$ cuanto pudiste ole y olé por rafaelPillo

  2. MAESTRO APARTE DE EXELENTE TORERO FIEL AMIGO, EN SU SENCILLES SE ESTRIBA SU GRANDEZA .
    UD TIENE MUCHO QUE DEJAR Y MOSTRAR A LOS AFICIONADOS DE LA FIESTA POR FAVOR ESCRIBA SU VIDA COMO NOS PLATICABA, ANÉCDOTAS VIVIDAS QUE NO QUEDEN EN EL OLVIDO.
    SU ÁNGEL DE LA GUARDA EL PICADOR DE TOROS ISRAEL VAZQUEZ NOS COMENTA MUCHAS DE ELLAS .
    RECIBA UN ABRAZO DE UN SERVIDOR .
    QUIEN SIEMPRE LO A ADMIRADO , SU MOZO DE ESPADAS HUGO GUTIERREZ DE GUADALAJARA.

  3. Como olvidar aquella tarde de octubre de1974 cuando en El Progreso se encontró con «Don Sebas» de Las Huertas, un toro poderoso y bravísimo que se enfrentó a un no menos bravo Rafaelillo…

Deja un comentario