Ocho con ocho – Los Victorinos por Luis Ramón Carazo

El once de junio de 2012 se celebra el cumpleaños desde que el Marqués de Albaserrada le compró a su hermano el Conde de Santa Coloma una punta de vacas y algunos sementales con ascendencia el marqués del Saltillo. Posteriormente la compró el Manuel Bueno en los años veinte y cuando fallece, los sobrinos de su viuda (Antonio, Florentina y Josefa) gestionaron los destinos de las reses del  hierro de la A coronada hasta principios de los 60, anunciándose en los carteles como Herederos de Juliana Calvo y también como Escudero Calvo hermanos. Fueron años de los treinta a los sesenta, en los que la ganadería perdió su lugar de privilegio dentro del mundo taurino.

 El 18 de Agosto 1960 Victorino Martín Andrés, compra el primer lote a Florentina. En el 62 compra el segundo lote (el de Josefa) y el 23 de Diciembre de 1965 compra el último y su parte de finca a Antonio.Ya en el 66 lidió como Victorino Martín, marcando un hito en la cabaña del ganado de lidia y una historia de tesón para engrandecer a una marca que provoca gran expectativa cada vez que lidia.

Las Ventas es una de la plazas emblemáticas de Victorino Martín, ahora a cargo de su hijo del mismo nombre y apellido paterno, el de García, es por parte de su madre. Victorino Martín García, sigue con la obra de su padre, que puso muy alto el listón con la movilidad, recorrido, ritmo, codicia, fijeza y en ocasiones la fiereza para dar sello propio a su ganado. Toros extraordinarios con las características positivas o negativas (llamadas alimañas) cuando se comportan dando dolores de cabeza a quienes les toca lidiarlas.

Por eso cuando se apuntan a las corridas las figuras con los victorinos, se enfatiza “es una gesta”.  Así lo hizo en 1988 Pedro Gutiérrez Moya, El Capea en Las Ventas, los aficionados madrileños recuerdan con admiración la faena de Pedro al codicioso Cumbrerillo de Victorino Martín la tarde de su encerrona en la tradicional Corrida de la Prensa en Las Ventas, el 28 de junio de 1988. Pedro siempre habla de qué el temple lo perfeccionó en México  y lo mostró en particular con Cumbrerillo en Madrid de la cuales entre otros momentos,  los naturales son inolvidables por la perfección estética.

El 1 de  junio de 1982, el ruedo de Las Ventas se empapó de codicia, acometividad, fijeza  y fiereza para un momento excepcional: la Corrida del Siglo. En el cartel: Francisco Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar, con toros de Victorino Martín. Recuerdo que cuando platiqué con amigos míos de aquella época como Jorge Farías y en paz descanse Manuel Soberón del Fondo de Cultura Económica, quienes en viaje de trabajo a España vieron el suceso por la televisión. Ellos  me comentaron  a su regreso en México, las varias ocasiones que la repitió la corrida televisión española, una de estas, a petición de los seleccionados españoles que estaban concentrados para la Copa del Mundo de la FIFA.

Pobretón, Playero, Mosquetero, Director, Gastoso y Carcelero eran los nombres de los seis ejemplares que el ganadero de Galapagar lidió en la Monumental. Una cauda de nobleza y codicia combinadas, con un trapío ejemplar de los astados. Los tres espadas -que se repartieron seis orejas-, acompañados del ganadero y su mayoral, cruzaron la Puerta Grande gloria.

Aquella apoteosis hizo que la Fiesta acaparase suma atención en un año en que la celebración en España del Campeonato Mundial de Fútbol dominaba el interés. Posteriormente, en la corrida del 19 de julio del 82, se lidió Belador y es el único toro indultado en las Ventas, al que toreó Ortega Cano. El Paleto llamado así el fundador por ser nacido en Galapagar, un pueblo, es el único ganadero que se ufana de tener el homenaje del indulto para un toro en Las Ventas.

Es necesario  leer un libro como el de ” Victorino por Victorino “ escrito por Victorino hijo en Espasa Calpe, para comprender un poco mejor, la extraordinaria historia de quienes tienen muy presente que el éxito, solamente en el diccionario, está antes que el trabajo diario y constante. El conocimiento del padre más práctico, el del hijo más científico se combinan para mantener el prestigio por lo alto.

El 8 de Junio de 2012, volvieron a lidiar a Las Ventas y de acuerdo a lo que vimos en las imágenes y lo que hemos leído en las crónicas escritas, después de tres años de ausencia la corrida mantuvo el interés en lo alto, llevándose el gato al agua Alberto Aguilar, diestro pequeño de estatura pero capaza de someter a un victorino que le exigió para conseguir el premio de una oreja otorgado a su valor, técnica y pundonor. Han regresado los ganaderos a su plaza por la puerta grande.

En el mundo ganadero tienen muchas amistades los victorinos, Chafic Hamdan me relató lo mucho que le ayudó la familia Victorino para lograr la realidad San Martín en España, del extinto Marcelino Miaja y Chafic.

Hace poco en la Temporada Grande de la México en febrero de 2012 saludé a Victorino Martín García cuando lidió en nuestro coso de Insurgentes Arroyo Zarco de Fernando Pérez Salazar y como siempre, derrochó amabilidad y disposición para charlar sobre ganadería de lidia. Recuerdo también sus comentarios de afecto ante la muerte de Juan Pedro Domecq, el año pasado para los micrófonos de la radio.

Le mando un saludo hasta España a la familia de una casa ganadera muy respetada por todo el mundo taurino y que sigan a futuro luchando por mantener la llama de la acometividad, codicia, fiereza, alegría, trapío balanceadas con nobleza, en sus dehesas. Es justo y necesario.

lr_carazo@yahoo.com.mx

Deja un comentario