Pamplona, San Fermin 2012: 48 toros 48, guia de todas las ganaderias.

Dos astados de Cebada Gago, que se lidian el lunes 9, descansan en los corrales: a la izquierda, el número 7, de nombre 'Juguetón', y a la derecha, el número 98, que atiende por 'Juguetero'. (Javier Bergasa)
Dos astados de Cebada Gago, que se lidian el lunes 9, descansan en los corrales: a la izquierda, el número 7, de nombre ‘Juguetón’, y a la derecha, el número 98, que atiende por ‘Juguetero’. (Javier Bergasa)

Dolores Aguirre, Miura, Cebada Gago, El Pilar, Fuente Ymbro, Victoriano del Río, Juan Pedro Domecq y el debut de Torrehandilla – Torreherberos son, por ese orden, las ganaderías de la Feria del Toro 2012. 

Por Carlos Polite

Día 7: Dolores Aguirre Ybarra

Por circunstancias ajenas a su voluntad la ganadera de Constantina abre la Feria torista. Ella opina que lidiar el día del Patrón es una tremenda responsabilidad. Pero comprende que el fin de semana sanferminero comparte con Miura los encierros más multitudinarios de las fiestas. Todo sea por acatar las costumbres. El año próximo lidiarán para finalizar la Feria.

No soplan vientos propicios para la cabaña de bravo ni para la lírica del toreo. Los graníticos morlacos de la Sra. de Bilbao no son una excepción. La pasada temporada sus armónicos bóvidos fracasaron con estrépito en La Maestranza sevillana, y en su plaza fetiche, que es la de Pamplona, tampoco mostraron su coriáceo temperamento. Para más inri, los toreros fueron incapaces de domeñar su fiereza. Creo que algunos toros se quedaron en la finca para invernar y presumo que algún cinqueño galopará por la Estafeta, entre otras rúas. Si estos astados causan canguelo cuando son cuatreños, figúrense con cinco años cumplidos con holgura.

Todos conocemos la morfología de los condesos-atanasios de la Sra. viuda de Lipperheide. Además de un trapío pavoroso, su casta a veces desmadrada, provoca actitudes agresivas propias de los bóvidos que venderán cara su vida hasta que los arrastren al desolladero. Se les acusa de cierta mansedumbre. Y con razón. Pero es una mansedumbre encastada que necesitan lidias rigurosas y muletas poderosas capaces de humillar sus hocicos y observar cómo se entregan delante del bípedo supuestamente sápiens.

Para nuestra desgracia de aficionados esta última actitud brilla por su ausencia.

La buena noticia para el día 7 es que vamos a contar en la terna con torero joven y felizmente recuperado para la Fiesta y el arte del toreo. Atiende por Eduardo Gallo y fue una firme promesa en su periplo novilleril. Su carácter se envaneció y en su segundo año de alternativa, junto con su colega, el hijo de Capea, se perdió entre festejos muy alejados de los cosos de calado. Terminó sumido en el ostracismo y llegamos a pensar que había desaparecido del planeta de los toros.

El joven matador se ha sacudido el marasmo y debo informar que en el pasado San Isidro desparramó destellos de torería de altos vuelos.

Cuando se observan de frente los toros de Constantina, asombra su poderío del tronco delantero, hermoso y aleonado. Recuerdan a la perfección su origen del Conde de la Corte y de rebote a lo de Atanasio Fernández, que a fin de cuentas es lo mismo. Una forma de diferenciar ambos orígenes es la capa salpicada y a veces burraca de lo originario del campo charro. Las capas condesas son todas prácticamente zaínas, y sus pezuñas traseras parecen zapaticos.

Esperemos una gran corrida de toros para iniciar la Feria.

Día 8: Miura

En la pasada temporada no se tiraron cohetes ni las bandas municipales hicieron sonar insignes pasodobles para glorificar a los astados de Lora del Río. Yo lo lamenté más que nadie, porque es conocida mi admiración sin límites por la casa solariega de Zahariche, así como por los blasones templarios del Conde de la Corte.

Los críticos más feroces de Miura proceden de la Villa y Corte. Parecen ponerse de acuerdo para vilipendiar sin decoro alguno a la casa ganadera que tantas tardes de gloria ha ofrecido a lo largo de la historia de la Tauromaquia y a los Sanfermines en particular. Sin embargo, con otros criadores tienen tragaderas como gargantúa. Encabezando la lista está el tándem Vitorino e hijo, junto con lo de alcurrucén de los Lozano Brothers. Pero pasemos página.

De nuevo los cuatreños de Miura se lidiarán en la tarde del domingo sanferminero para tres valientes, que por el hecho de vestirse de luces para pelear o lidiar los morlacos de Zahariche, merecen como el viejo Piyayo, un respeto imponente.

La temporada 2012 ha deparado a la vacada de Miura una corrida mediocre en la Feria de Abril y un éxito histórico en el hermoso coliseo de Nimes. La feria de Pentecostés fue exaltada por un corridón de Zahariche que pasará a los anales de las vetustas fiestas nimeñas. Cuesta creer que se cortaran cinco apéndices de los bureles miureños. El detallazo fue que un modesto matador de la tierra charra que atiende por Javier Castaño le birlara las orejas a uno de sus enemigos. Porque, queridos aficionados, un toro de Miura siempre será un enemigo, jamás un amiguete para jugar al mus.

Que nadie se lleve a engaño con la afición gala. De acuerdo que son descartianos por definición y conocen todos los avatares de la lidia. Lo que más les caracteriza es su desprecio inmisericorde con las chapuzas con el estoque. He sido testigo de faenas de escándalo malogradas por un miserable pinchazo o bajonazo al uso.

El éxito de Castaño se basó en una faena rotunda a un toro que había derribado, que galopó en el segundo tercio y al que fulminó de un estoconazo en la cruz. El cónclave no dudó.

Me aseguró un testigo presencial que salvo un bóvido que cantó la gallina, el resto se comportó como un quinteto afinado a conciencia, que al final con la coda, humillaron su cabezota cuando Castaño y el murciano Rafaelillo les presentaron la pañosa.

Antonio Miura me ha comentado que dispone de un lote de diez toros hasta el día del embarque. Nunca se sabe , porque los pupilos de «Zahariche» tienen mala leche proverbial y se arrean candela por la mínima simpleza. A partir de utreros, ya ni se saludan.

Confiemos en la terna, para el disfrute de una gran miurada.

Amén.

Día 9: Cebada Gago

La primavera de Medina Sidonia nos envió un recuerdo macabro comunicándonos el fallecimiento del que fue en vida uno de los ganaderos más aclamados en nuestra ciudad. Salvador García Cebada fallecía en Jerez de la Frontera a la longeva edad de 94 años, tranquilito y sin sufrir, con la satisfacción del deber cumplido.

El pasado invierno de 2011, disfruté de lo lindo echando el ratito con el criador, que me recibió embutido en un magnífico gabán cuasi decimonónico, mostrándome su sonrisa socarrona y sus deseos de comunicarse. Para este servidor de ustedes era cuestión baladí, ya que mi relación con Salvador se remonta al 6 de julio de 1984, cuando debutó en los Sanfermines con una soberbia novillada.

El criador era un desconocido para el gran público, pero los aficionados y La Meca lo teníamos en mente desde el 11 de julio de 1982. Aquella tarde se lidió un toro de Salvador que completó la corrida de Pablo Romero anunciada. Uno de los toros de La Herrería, en Sanlúcar la Mayor, sufrió un percance en el encierro y el burel de La Zorrera se lidió y su comportamiento provocó el pasmo en los tendidos. A tanto llegó, que en las deliberaciones del Jurado de la Feria, en el que el que suscribe debutaba, incluimos una mención especial al bravísimo bóvido. No obtuvo el Carriquiri porque el reglamento no contempla a un toro de una ganadería no anunciada en los carteles. Una pena.

A partir de la novillada, el futuro estaba asegurado. Los cebaditas, de romana justa y trapío irreprochable, han sido unos burelicos imprescindibles en la Feria del Toro, y de rebote en cosos de gran calado. Durante una década, y a pesar de sus feroces pitones astifinos, muchos toreros de tronío acudieron a los Sanfermines a ver qué tal. Desde Manzaneres, el malogrado Julio Robles, que fue el matador que mejor los entendió, Emilio Muñoz, Juan Mora, El Capea, etcétera, etcétera, toda la cohorte demandaba los toros de Salvador. Eran buenos tiempos.

Pero hubo un punto de inflexión. En el período de tres años, tanto Capea, como Manzanares sénior y Miguelito Litri sufrieron tarascadas por parte de los astifinos pitones de los guapos bureles. La cornada a Litri fue gravísima. A partir de entonces, la ganadería fue satanizada y solo un puñado de valientes, apechuga.

Día 10: El Pilar

Moisés Fraile puede sentirse orgulloso de sus toros. En su preciosa finca del Puerto de la Calderilla, ha trabajado lo suyo para vertebrar una vacada que es el orgullo del pueblo charro y zonas lejanas.

El año pasado, sin ir más lejos, colocó sus bóvidos en todos los cosos de más alto calado, léase el Grand Slam taurómaco. Son por orden de lidia, Sevilla, Madrid, Pamplona y Bilbao. Esto no se consigue por generación espontánea, sino con dosis elevadas de trabajo, sabiduría y muchísima imaginación. Moisés ha conseguido asimilar como un viejo alquimista medieval, trapío, bravura y nobleza en dosis equilibradas.

Para estos Sanfermines, ni una sola de las figuras aparece en el cartel. Por algo será, digo yo. Veamos.

El pasado 13 de julio se anunció el otrora magnífico torero y pésimo estoqueador, Manuel Jesús El Cid, oriundo de Salteras, municipio de El Aljarafe (qué bonito suena) sevillano. Era el baranda del evento y comenzó dando un pésimo ejemplo a sus colegas trapaceando a su primer enemigo. El despropósito surtió efecto y la lidia se trastocó en un cúmulo de desventuras, claro está, para los bureles y público santo.

Lo que nos endilgó en vena el de Salteras con el cuarto de la tarde, fue para devolver la platita y no retornar a nuestra ciudad. Despilfarró la sangre brava de un toro de bandera y eso es un crimen de lesa tauromaquia. Siempre ha opinado que la sangre brava es carísima, debido a su escasez.

El bueno de Moisés no lo sufrió en vivo porque tenía un compromiso ineludible por la boda de su hijo. Me han comentado que espera embarcar otro corridón digno de nuestra Feria del Toro. Como su camada es amplia, el ganadero posee materia prima suficiente para cumplimentar compromisos en plazas primordiales.

Respecto a las pautas de comportamiento de estos nobles bureles en las tres ocasiones en que han participado, diremos que en el año 2010 completaron el 5º encierro más rápido desde que la modernidad comenzó a cronometrar el recorrido. Terminaron en 2 minutos y 14 segundos. Recuerdo que fue visto y no visto.

Las dos cornadas que han atizado han sido una en el callejón en 1997 y otra en 2010 en la Estafeta. Esperamos del trío de modestos que cumplan con el compromiso.

Día 11: Fuente Ymbro

La encastada vacada del Sr. Gallardo, ubicada en un entorno soberbio de la Baja Andalucía, tampoco está cachondeos y zarandajas, pero en el caso que nos ocupa opinamos que el problema es meramente coyuntural. Para otros criadores el tema es estructural.

Ya ha lidiado en esta temporada una discreta corrida en las Fallas valencianas y un fiasco de utreros en Las Ventas y por San Isidro. El equipo veterinario maltrató la novillada y después de dimes y diretes, el cabreo monumental del ganadero y su presión en defensa de sus utreros, el desbarajuste con los sustitutos, que parecían mastodontes junto a sus armónicos novillos, etcétera, etcétera. A los postres, los utreros no dieron la talla y cantaron un pelín por cantiñas de Cádiz.

Tal actitud debe preocupar a Ricardo Gallardo, porque si los utreros fallan, habrá que apretarse los machos.

Pero no hay que comerse el coco. La vacada dispone de la mejor casta de su nodriza Jandilla, cuando la regentaba en exclusiva Borja Domecq Solís. Dispone de reatas suficientes para afinar la vacada y seguir volando por la estratosfera. Así seguirá dando caña y demostrando que es el ganadero más preclaro de la última década. En su corta historia, Fuente Ymbro ha acaparado más premios que muchas ganaderías en toda su larga historia.

Estos encastados bóvidos debutaron en Pamplona en 2005 y hasta hoy. Todos los años han acaparado algún premio gordo de la Feria del Toro, excepto en 2.009, que se fue de vacío. Impresionante, oigan.

Por eso ruego a los aficionados que, si por algún mal augurio, los bóvidos zaínos de San José del Valle no lograran arrasar como de costumbre, no se destrocen las camisas como es tradición entre los jitos en alguna de sus celebraciones.

Puesto al habla con el ganadero, cuenta los días para acudir a Pamplona. Le he rogado que viaje con su esposa, ya que esta emana buenos efluvios. Dentro del lote reservado desde marzo para la Feria, comparte con sus colegas zaínos, un hermoso burel de capa castaña con albarda (capa salto atrás hasta los tiempos de Eduardo Ybarra-Fernando Parladé), que sería la nota exótica del encierro.

El que suscribe sigue confiando ciegamente en la casta y bravura de estos auténticos bóvidos furibundos, término que acuñó en su día mi admirado y recordado forense Luis del Campo Jesús.

Día 12: Victoriano del Río

Tanto los cuatreños de Victoriano como los de su hijo, herrados con el hierro de Cortés, son especímenes demandados desde hace unos años, por los mandones de la Fiesta, debido sobre todo a su nobleza y boyantía en las embestidas. El peligro de que los caciques te exijan conlleva que con el paso de escasos años te fundan la vacada y sea irrecuperable para la lidia. Recuerdo a los aficionados en qué cosos se presentan los otrora afamados bureles del clan Núñez y en plan moderno. ¿Qué vida llevan los toros de Sepúlveda? No es bueno que a uno le chuleen. También aclaro que la espada de Damocles está lista en cuanto no tragues con ciertas exigencias. Te puedes comer los toros con papas, versión estofado.

El año pasado disfruté como un chaval de los toros rodeados de una hermosa nevada y las encinas protegiendo a los bureles. Admiré una camada variopinta. Me refiero a que dentro del conjunto convivían toros prácticamente rematados y otros con aspecto más modesto, porque de todo hay en la viña…

El mayoral Andrés Tirado nos presentó a los futuros inquilinos de los corrales de la Rochapea. Ustedes fueron testigos en el reportaje de toros rematados ya y listos para la lidia.

Cuando las cambretas desparramaron los toros, algo nos mosqueó. Algunos de los morlacos no estaban reseñados en el invierno y un torazo que admiramos en su hábitat no se presentó. Sospechamos y con razón que el mánager de un matador poderoso metió el morro y ya se sabe. Julián López no necesita de cierto tipo de favores para triunfar en todos los cosos.

El resultado final del desaguisado fue una corrida falta de armonía y de resultado deleznable. El sexteto pasó entre hilvanes y se especuló con la posibilidad de que en la programación de 2012 los preciosos toros de la serranía de Madrid su presencia brillara por su ausencia.

Parece que las aguas volvieron al cauce y El Juli lidiará y matará con salero a estoque en uno de los carteles estrella del ciclo. Dejará a sus enemigos cruditos, porque le va la marcha. Podría dejar crudos a los Aguirre Ybarra, por ejemplo.

Las noticias que dispongo desde El Palomar nos informan de que los morlacos lucen una fachenda preciosa. De su interior, no se disponen de datos.

La pasada temporada no agradó al criador. Espera remontar el vuelo, por la cuenta que le trae.

Día 13: Juan Pedro Domecq

El primogénito del extraordinario ganadero Juan Pedro Domecq Díez y de Matilde Solís falleció el año pasado en fatal accidente. Le devoró la carretera y el colectivo de ganaderos perdió a uno de sus más insignes componentes.

Juan Pedro se oficionalizó como criador de reses de lidia cuando el consejo familiar Domecq Solís, después de la muerte del patriarca y con el tío Perico como icono del hierro de Jandilla, deciden por unanimidad ceder el 10% de la vacada al hermano mayor, además del legendario hierro de Veragua, que otrora adquiriera el abuelo con todos los derechos. Todo esto aconteció en el año 1978, quedando al frente del hierro de la Laguna de la Janda, Fernando Domeca Solís, que años más tarde se desgajaría del clan familiar para vertebrar la vacada con el mítico hierro navarro de Zalduendo. Desde entonces, Borja Domecq Solís es el mandamás de la ganadería.

Desde la década de los 90, el ganadero de nuevo cuño aplicó todos los conocimientos adquiridos a lo largo de su vida y se instaló en la cresta de la ola. Todos los nuevos ricos, tan horteras como incompetentes, se dieron de tortas para adquirir purito juampedro. Compraban a precio de oro todos los desechos, por supuesto.

Juan Pedro aplicó las nuevas técnicas informáticas para la selección y crianza de su materia prima y acuñó la falacia del toro artista. Los pelotas del clan aplaudieron con frenesí, pensando que aquello coduciría a la panacea de la tauromaquia. Sin embargo, muchos aficionados y críticos serios, que haberlos…, pensamos que con el devenir aquello conduciría al desastre.

Pues bien, la casta de la vacada está bajo mínimos y como su hijo y sucesor Juan Pedro Domecq Morenés no tome medidas drásticas, tanto la vacada Veragua, como la de Parladé, dormirán el sueño eterno. No lo quieran los dioses.

Vaya en homenaje al difunto Juan Pedro, que era un hombre muy accesible y soportaba las críticas como un estoico. Además presidió la Unión de Criadores desde 1984 a 1994. Ahora preside Eduardo Miura Martínez .

Solo espero que el nuevo ganadero no nos envíe una cuadrilla de zambombos, y que el korrikolari granaíno no nos atiborre de galopadas y deje tranquilos a los toros.

Día 14: Torrehandilla – Torreherberos

Sacado del librico de La Unión. Veamos. Ganadería creada en 2002, al amparo del artículo 7 de los estatutos. Se crea por división de la ganadería de Jandilla, adjudicándose a Domecq Solís Hnos. el 40%, mediante sorteo, de las vacas y sementales de la vacada. En 2007 es adquirida por su actual propietario. Eso es todo, amigos.

A Javier Morales se le conoce como ladrillero excelso de Dos Hermanas (Sevilla) y expresidente y máximo accionista del equipo de fútbol Xerez CD. Anda en conflictos continuos con socios y abonados. Tomen nota.

Su primer contacto con el toro fue la compra de una antigua vacada más sobada que la bollería. Tenía sangre procedente de Jandilla, la bautizó como Torreherberos y la ubicó en la preciosa finca La Marquesa , sita en el término de Vilches (Jaén). Si quieren acceder al pueblo, cuando lleguen a La Carolina, tomen la izquierda y a 24 kilómetros lo encontrarán. Si disponen de tiempo, prosigan el viaje hasta la bellísima ciudad de Úbeda. Merecerá la pena.

El Sr. Morales apetecía mucho más y se enteró de que el clan Domecq Solís y Jandilla estaba en crisis. Les cuento.

Las malas lenguas nos emponzoñan con efluvios de que en 2002 al hacerse la partición Borja se llevó su parte y la herencia de su tío Perico. Se lo llevó todo a Extremadura y dejó a sus hermanos con Rafael a la cabeza y unos restos. Borja arrampló con las más selectas reatas y dejó a sus hermanos sin plumas y aullando a la Luna. Entraron en la Unión por el artículo 7 y pensaron con el nuevo nombre de Monteverde. El asunto no llegó a mayores y los hermanos decidieron vender. Fueron afortunados, porque pasó por allí un ladrillero enriquecido y un analfabestia en temas de crianza del toro de lidia. Solamente deseaba fanfarronear de propietario de casta contrastada por los mejores cosos ibéricos. Cuentan que abonó una fortuna por los desechos de una de las vacadas más prestigiadas de los pagos ibéricos.

Corría el año de gracia de 2007 cuando Torrehandilla apareció como ganadería aspirante y ya ocupa su lugar en la Unión. Todo a velocidad de vértigo, amados aficionados.

Ya que debuta sin introductor de embajadores, le deseo al Sr. Morales mucha mierda, como en el teatro; que viene a ser, suerte.

Con esto se cierra el ciclo 2012.

Via: http://www.noticiasdenavarra.com

Twitter: @Twittaurino

Deja un comentario