Plaza México Temporada 2012-13: Orgullo a la Mexicana por EL Bardo de la Taurina.

En estas fechas en la que la fracción mercantilista de los criadores de bureles  los que el taurinismo y la dignidad ganadera la tiene sepultada o más bien arrodillada al servicio de las zapatillas mancilladoras de los ‘Goliats’ hispanos y de los ‘Davides’ aztecas quienes cada que se les da la gana se burlan del prestigio  ganadero local, lo que  como resultado da que estemos ante una incógnita sobre que lo que sucederá o se pueda esperar que acontezca en la inmediata temporada de toros invernal que arrancará este próximo domingo en la capital mexicana y es que siendo Enrique Ponce, uno de los principales involucrados en la degradación de la taurómaca nacional pues la incertidumbre permea en cuanto a lo que pueda salir por la puerta de toriles, lo que obviamente se traducirá en  asientos vacios que serán mudos testigos de la inauguración, aun a pesar del pronóstico que vía twitter el domingo pasado vaticino <@lamexico.com> y que textualmente aquí cito (en versión original); ‘A esta hora dentro de una semana se escuchará cielo andaluz y un hermoso hermoso #OLE de cuarenta y cinco mil almas #TemporadaGrande’ que más desearíamos todos los taurinos que este pronóstico se cumpliera, mas como canturreara José José ‘Pero lo dudo’, bueno pero no adelantemos juicios que la verdad pronto tardara en caer por su propio peso.

Mas lo que si debo de resaltar con bombos y platillos, fue lo  aconteció el fin de semana pasado en el festejo de triunfadores de ‘Los Niños Torerazos’ menores de catorce años de la temporada de la Plaza Arroyo ‘angelitos’ que se zumbaron bureles que oscilaron entre los 310 y 350 kilos procedentes de la ganadería de Caparica kilos totalmente creíbles por venir en voz manifiesta de ese señorón en lo taurino,  en lo ético y en lo humano  que lo es Don Julio César Muñoz Cano Cardoso co-propietario junto con Don Manuel G. Muñoz Cano Castro y de Don Roberto Viezcas Mireles, del hierro bravío cuya divisa negra, café y roja   se está elevando cual espuma sobre los alberos serios de nuestro ‘Cuerno de la taurina’ esto sustentado y avalado por esas honrosas palabras pronunciadas por Don Julio Muñoz Cano ‘En Caparica vamos e iremos siempre por los toros plenos de trapío y desde luego buscando que la bravura sea la constante’ ante ello aficionado ya se podrá imaginar usted la forma tan escrupulosa como se esta criando al toro de lidia en las praderas del rancho ‘El Roció de Valentina’ ubicado bajo el cielo mexiquense y el cual trota bajo los cuidados, sapiencia y entrega del taurinísimo Pablo Martínez, hombre que por años ha sido clave en el manejo del área taurina de la familia Arroyo, en cuyo predio precisamente se lidio apenitas bravura de Caparica, que sirvió para que se subieran al pedestal de la torería un póker de chavales que en lo individual y en conjunto traen una etiqueta en donde claramente se lee ‘Próximas figuras del toreo’ y es que lo que cada uno a su manera y dentro de las posibilidades que exigieron ‘Los Caparicos’ dieron muestras excedidas y encendidas, de valor, academia, enjundia, naturalidad, ‘duende’, personalidad, ‘percha’, seriedad, temple, clasicismo y sobretodo ganas de ser letras vivas del libro de la torería mexicana, ante ello pues a grabarnos, a tomarnos la fotos y solicitarles el autógrafo al michoacano Isaac Fonseca, al aguascalentense Héctor Gutiérrez,  al yucateco André Lagravere y al queretano Juan Pedro Llaguno, porque estos nombres son los que en muy pocos años van a colgar los letrerillos de ‘Agotado el boletaje’, pues sin duda estamos ante la reencarnación de aquellos legendarios ‘Tres Mosqueteros y su D’Artagnan’  ¡Ole!, Ole!, ¡Ole! y ¡Ole!

Y vámonos por hoy, retomando esa idea de un gran aficionado de asistir a las plazas con pañuelos blancos y negros que sean ondeados tanto para premiar como para inconformarse cuando lo indigno aparezca por toriles, cuando lo reprobable sea ejecutado en el ruedo o cuando la autoridad altere la ética, y me queda claro, que eso de los pañuelos negros conlleva el riesgo de que las empresas manden sofocar la libre expresión, pero si no alzamos la voz pronto la fiesta puede enmudecer ¿y que además no estamos en un país democrático? donde la represión es rechazada.

1 comentario »

Deja un comentario