El Juli evoluciona favorablemente.

20130425-120815 p.m..jpg

De SOL y SOMBRA.

SEVILLA, 25 de abril.- El diestro Julián López, “El Juli”, sigue evolucionando favorablemente de la cornada que sufrió en la corrida del Viernes de Farolillos de la Feria de Abril, aunque no se sabe cuándo recibirá el alta en la clínica Quirón-Sagrado Corazón de Sevilla, y la fecha de su vuelta a los ruedos, tentativamente seria en el mes de junio.

El doctor Octavio Mulet, que hace dos días aventuraba que el torero aún estaría ingresado “una semana más”, emitió un nuevo parte en el que precisó que “la evolución clínica en las últimas 48 horas ha continuado presentando mejoría en el estado postquirúrgico de la herida, tanto en la exploración clínica como en la resonancia magnética practicada en el día de ayer”.

El cirujano retiró hoy los drenajes de la herida y reconoció que el matador presentó “picos febriles en últimas 48 horas”, aunque las pruebas posteriores descartaron la presencia de cualquier foco infeccioso.

“El Juli” resultó lastimado por el primer toro de la corrida del pasado 19 de abril, un ejemplar manso y reservón marcado con el hierro de Toros de Cortés, que le propinó un cornada seca en el muslo derecho, la cual le produjo severos destrozos musculares y dañó la vena femoral.

El percance, que fue calificado como “grave”, le impidió cumplir su tercer compromiso en la Feria de Abril, anunciado con la ganadería de Miura.

El torero, que fue operado de urgencia en la enfermería de la plaza de toros, aún tuvo que afrontar una segunda intervención quirúrgica el pasado sábado por la noche para detener un inesperado sangrado de origen muscular que pudo ser controlado.

Twittaurino @twittaurino

1 comentario »

  1. HERIDAS DEL TORERO JULIAN LÓPEZ

    Son riesgos del oficio, pero si se cuida y los médicos lo autorizan luego, que se ayude con complejos B y vitamina C. De este asunto entiendo un poquito, es decir, he “cosechado” lesiones por balas y cuchillos, innumerables heridas por agresiones de animales salvajes, caso de mordeduras de monos con rabia selvática, cortes de venas, más de dos docenas de fracturas, perforaciones de huesos, graves desgarros, etc.; una “pintoresca ” seguidilla a través de décadas donde los protagonistas principales fueron leones, serpientes, osos, lobos, roturas por coletazos de caimanes, lesiones por garras y picos de águilas, más de seis meses con mitad del cuerpo casi paralizado por caída desde un barranco con potro rebelde rescatado en una jineteada, etc. En invierno y días de humedad se sienten más esas cositas y entristecen.

    Actualmente en lenta recuperacion de otra “aventura”: una fea fractura expuesta que no quise operar ni enyesar y en otro lugar abierto como una “sandía”.

    Los toreros son fuertes y resisten, lo importante es cuidar de no sufrir daños en la vena femoral porque eso no da tiempo para auxilio en la mayoría de los casos.

    Saludos al torero y a los editores de esta página web.

    CARLOS ESTRADA
    *escritor, periodista de investigación, profesional en crudas formas de un arte marcial milenario no deportivo, entendido en comportamiento animal, dedicado a actividades ecuestres y desinteresados rescates de fauna salvaje mercado negro internacional.

    Buenos Aires, Argentina, 25 de abril de 2013.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s