¡CÓMO SALÍAN ANTES LOS TOREROS EN MADRID!

20130530-013428.jpg

Por ZABALA de la SERNA
zabaladelaserna.com

Comí la pasada semana en la clásica “Casa Sierra”. Una vieja foto de la pared del pasillo de la cocina me llamó poderosamente la atención. Databa de una tarde veraniega de los años 80 en Madrid: Emilio Oliva en el platillo le cambiaba por la espalda el viaje al toro. ¡Ostras, Pedrín! Todos con las manos en la cabeza de pura admiración. Oliva convirtió el instante en publicidad.

Tres décadas después vemos los péndulos con las manos en los bolsillos.

A Castella y a Perera incluso se los reprochamos. Tomando el pase como referencia, me extiendo: nuestra capacidad admirativa y apasionada ha bajado a niveles increibles. Nada tiene importancia.

El más reciente suceso que se ha enterrado ha sido la épica de Miguel Ángel Delgado en el ojo de un huracán. Vendaval climatológico y vendaval de oleadas de un manso que se dejaron sin picar. Ese chico flaco en los medios con la izquierda. La muleta odeando como un trapillo. Y la quietud por bandera una, dos, tres tandas sin renuncia. Tantas veces que se dice “¡cómo salían antes los toreros en Madrid!”. O trasladada la exclamación a interrogación: “¿Comó salían antes los toreros en Madrid?”

Como Arturo Saldívar y Miguel Ángel Delgado. Frente al prudente pasotismo de la mayoría, a quien firma le asombraron. Y los quisieron ningunear. Otros mil años de Tejela y compañía os merecéis.

3 Comentarios »

  1. Estoy completamente de acuerdo con usted Sr. Zabala de la Serna, lo mismo pienso y siento, y pensar que a dos colegas suyos: CUESTA Y LORCA se les hizo poca cosa la actuación de SALDIVAR, tengo 45 años de edad y nunca había visto que se toreara tan cerca, con tanto arte y lo mas importante, con tanta verdad como se hace en la ultima década, y para pocos afortunadamente eso no vale, quisiera saber por morbo, como se desarrollan todas esas personas a las que ya nada taurinamente sorprende y aquilatan, en sus respectivos oficios y trabajos, que tan exigentes son para auto evaluarse en su trabajo cotidiano.
    Un respetuoso saludo y gracias
    ALBERTO ESPINOZA

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s