Ocho con Ocho – Precisión por Luis Ramón Carazo.

20130701-144712.jpg

José María Sotomayor nace en la ciudad de Toledo en 1941 y es propietario de la Biblioteca y Archivo Taurino Sotomayor-Muro y de una colección de audiovisuales taurinos que cuenta con aproximadamente 7.000 horas de grabaciones. Colabora con la Biblioteca Carriquiri, una de las más prestigiosas del mundo, es miembro de la Unión de Bibliófilos Taurinos de España y de México de esta última es su presidente el licenciado Jorge Espinosa de los Monteros.

José María es uno de los más escrupulosos recopiladores de datos taurinos y desde hace varios años tengo el gusto de conocerle a través de la inmensa amistad que guardamos con el inolvidable Luis Ruiz Quiroz par en su especialidad de la estadística taurina.

José María es autor de varios prólogos y colaborador entre otros de Le Courrier de Ceret, Taurología, Clarín Taurino, Dígame, El Ruedo y La Lidia. De 1984 a 1988 fue Secretario General de la Federación Nacional Taurina de España. En 1992 primer premio José María de Cossío de la editorial Espasa-Calpe, con su obra “Miura, siglo y medio de casta”.

Ha revisado, completado y puesto al día el texto de la obra “Tauromaquia de la A á la Z” aportando además, una parte de su obra inédita “Diccionario del toro de lidia”. Autor en el número 12 de la enciclopedia Los Toros que fundara José María de Cossío: Plazas de toros, Ganaderías, Toros célebres, Revistas taurinas, Inventario de nuevos diestros. Y coautor de la Biografía de Finito de Córdoba y de Manuel Benítez el Cordobés.

Ha participado en Congresos, Mesas Redondas, Coloquios y en Comités de Reforma del Reglamento. Fue discípulo de José María Sotomayor Ramos, unos de los más destacados españoles en pergaminos y escudos de armas del siglo XX, primero con él y luego independientemente, entre una relación de más de cincuenta trabajos como ilustrador se destaca los pergaminos de Juan Pablo II, el Príncipe de España Juan Carlos de Borbón y Juan Carlos I, Rey de España, también el heredero Felipe de Borbón y Grecia, Jefes de Estado y distintas personalidades de la vida política y social de España y otras naciones.

Relato está historia para ofrecer una disculpa a los que mal informé sobre las actuaciones de dos mexicanos en Madrid en una misma corrida de toros, a raíz de la más reciente de Joselito Adame y Juan Pablo Sánchez del 7 de junio de 2013.

Resulta que revisando unos datos de hace años que me envió José María sobre la Plaza de las Ventas, detecté que se me habían pasado dos corridas más con dos matadores mexicanos en los carteles, y prefiero corregir para que la información sea precisa, así como reconocer y recordar a la distancia la gran trayectoria de una persona que dedica la vida entera a darle seguimiento a los festejos, particularmente los de Madrid dónde él radica desde hace años, así como desde luego a los toreros participantes.
Lorenzo Garza y Luis Castro El Soldado fueron los primeros mexicanos en compartir cartel en Las Ventas, además lo hicieron dos veces consecutivas con un mes de diferencia el 26 de mayo de 1935 y el 26 de junio alternando con Chicuelo en la ocasión inicial y con Marcial Lalanda en la segunda: en ambas, fue Garza el máximo triunfador, con dos orejas el primer día y una más al repetir.

Posteriormente, al reanudarse el intercambio hispano-mexicano, en 1944, después del llamado “boicot del miedo” el hecho de incluir dos mexicanos en un mismo cartel se repitió así como una doble confirmación de alternativa el 10 de septiembre de 1944, Carlos Vera “Cañitas” y Arturo Álvarez y el 15 de agosto de 1945 día de la Virgen de la Paloma con Andrés Blando y Manuel Gutiérrez El Espartero.

Los tres, de los cuatro casos restantes, corresponden a los primeros años de 1950, el 17 de julio de 1952 Antonio Velázquez y Juan Silveti Reinoso, que cortaron oreja a toros de Juan Pedro Domecq, así como oreja cortó también Rafael Llorente, el torero de Barajas.

En dos de estos carteles participó el inolvidable tlaxcalteca Jorge “El Ranchero” Aguilar, a quien el regiomontano Luis Briones le confirmó alternativa el 13 de julio de 1952, en esa corrida, Jorge cortó una oreja. Y al año siguiente, el 17 de mayo de 1953 actúo con Antonio Bienvenida y el hidrocálido Rafael Rodríguez, dio una vuelta al ruedo.

La más reciente la del 7 de junio de 2013 hasta sumar ocho ocasiones de dos mexicanos en corridas de toros en Madrid en Las Ventas, fue la del triunfo de una oreja para Joselito Adame y no seis como lo había escrito en una colaboración anterior.

Prefiero dejar mi conciencia tranquila, y que la información sea precisa, en espera de que pronto se repita un cartel de mexicanos en Madrid y en otras plazas de España para tener motivo de escribir y solazarnos de hechos poco frecuentes en la historia de nuestros toreros por aquellos lares.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s