La Escuela Sevillana.

20130729-070527 p.m..jpg

De SOL y SOMBRA.

No se puede ser un auténtico torero de Sevilla sin ser clásico. Algunos críticos han tratado de rebajar a la escuela sevillana cotejándola con otras de otras Andalucías y de otras Españas, presentándola como simplemente florida, engañosa y, por decirlo con la palabra de un crítico inolvidable, plateresca.

Pero justamente no se puede ser plateresco sin aplicar la platería, la orfebrería a una fábrica subyacente y arquitectónica de puro clasicismo.

Lo plateresco no hace sino enjaezar lo clásico y dar rienda suelta a la fantasía decorativa –pero justa y elegantísima de línea, nunca churrigueresca-, y divertirse y divertir, después de haber expuesto el corazón de frente.

LA VERDAD DE SEVILLA, 1967 / GERARDO DIEGO
LAS TAURINAS DE ABC
EDICIONES LUCA DE TENA, 2006

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s