El apunte tapatío – Santa Fe del Campo se lleva la tarde en Guadalajara.

20130930-125943 p.m..jpg

Por Luis E. Carvajal para de SOL y SOMBRA.

Lo que parecía una tarde para disfrutar de la ilusión de una tercia de jóvenes en los cuales se tienen muchas esperanzas, se convirtió en el disfrute del lado horizontal y más importante de la fiesta brava: El Toro.

El ganadero Juan Diego Gutiérrez envió un encierro de excelente presentación que deslumbro a la Nuevo Progreso por su bravura en el primer tercio y la clase en su embestida, sin embargo los jóvenes encargados de su lidia se vieron por debajo de los novillos de Santa Fe del Campo.

Abrió plaza Cristian Verdín que tuvo un amargo reencuentro con la afición de su tierra que aún tenía dudas si el indulto de hace solo una semanas había sido una bonita casualidad o en verdad el joven tapatío podía dejar patente su sello y sus avances.

El primero de la tarde fue uno de los mejores del encierro y Cristian estuvo insistente con el capote logrando conectar un par de verónicas rematadas con una revolera un tanto atrabancada. Avispado fue codicioso en el caballo, en la muleta fue fijo y con clase asistiendo una y otra vez a los muletazos de Verdín, que tuvo buenos pasajes por el lado derecho y una aseada tanta al natural. Sin embargo la administración de la lidia fue errónea y el toro empezó a quedarse corto y a exigirle sitio a Cristian que poco a poco fue poniéndose a la afición en contra.

Señalo una estocada calada que no logro tener ningún efecto en el burel, la cuadrilla tarda una eternidad en retirar la espada y el joven se fue entre pitos después de escuchar los tres avisos dejando la sensación de que el novillo era para más.

El segundo de su lote fue recibido por un farol de rodillas al centro del ruedo, en el caballo empujó de inicio pero salió escupido, salió al quite Llaguno que picó el orgullo a Verdín mostrando un sinfín de chicuelinas, mandiles y gaoneras con mayor voluntad que lucimiento de ambos.

Con la muleta Verdín lució perdido y desconfiado aunque logro conectar buenos derechazos, terminó por aburrir a Arrojado que a final de faena intento rematar con unos molinetes de rodillas con la intención de agradar, sin embargo nuevamente se puso pesado con el acero dejando una errónea estocada y yéndose silenciado.

Juan Pablo Llaguno es un novillero que tiene un concepto interesante y se nota que tiene muchos novillos en la cabeza. Se presentó ante la afición por verónicas y un bonito remate de media, el novillo fue de forma excelente al caballo metiendo los riñones y siempre empujando.

Empezó su faena con doblones por derecha, con la diestra se mostró muy asentado y al natural logró que se corearan sus dos tandas con temple haciendo lucir la clase de su novillo. Se tira a matar y pincho en el primer intento, deja una estocada atravesada y tuvo que recurrir al descabello tras escuchar un aviso. Se fueron novillo y novillero entre aplausos.

Con su segundo que fue también excelente al caballo, se vivió un episodio bochornoso en el que Antonio Mendoza entró al quite sin invitación alguna seguido de Verdín que no tenía absolutamente nada que hacer, sin embargo ya lo hemos comentado que grande le queda el traje a la autoridades de la Nuevo Progreso.

Con la muleta poco pudo hacer con un novillo que se quedaba corto y exigía asentamiento desluciendo la labor del joven Llaguno. Termina con una entera delantera y nuevamente se fueron ambos protagonistas entre aplausos.

Finalmente el tercer espada Antonio Mendoza mostró disposición desde el inicio sin lograr estar a gusto con el capote, su novillo fue bravo en varas. Comienzo la faena por doblones firmándolos con un bonito trincherazo.

Nunca encontró la distancia del primero de su lote y se vio desarmado en más de 4 ocasiones, aguanto un par de naturales embraguetado que le fueron coreados, para terminar su faena con manoletinas y sanjuaneras, con el acero se puso pesado yéndose silenciado después de escuchar un aviso.

Con su segundo novillo se notó muy desconfiado pegando pases sin encontrar la distancia y sin mostrarle al burel quién mandaba, terminó su actuación con una estocada caída y se fue entre pitos.

Sin duda le hace falta campo a este joven que sabemos tiene cualidades, tiempo al tiempo y toros para la gente que de verdad funciona.

Algo también inusual y fuera de todo contexto fue ver a Mendoza invitar a Llaguno a pegarle un quite a su novillo deteniendo a su cuadrilla de picadores al intentar salir al redondel ¿dónde queda el protocolo señores? El periodo de quites, o tercio de quites, tiene lugar entre el tercio de varas y el de banderillas, un poco de respeto de parte de la autoridad y apoderados ante una afición entendida no caería mal, como todo el mundo del toro, también los quites tienen su protocolo.

Al final del festejo la afición sacó al tercio al ganadero que nos regaló una buena tarde de muchas enseñanzas que demostró casta y una crianza que ilusiona a los que disfrutamos del toro codicioso y no el toro que “gatea”, ojalá se tome más en cuenta a esta ganadería que está haciendo las cosas bien por la afición y la cabaña brava.

Twitter @luiscarvajal0

Foto Cortesía: Memo Sierra.

2 Comentarios »

  1. Tuve la oportunidad de asistir a esta novillada y concuerdo en todo con el señor Carvajal. No recuerdo haber visto una novillada tan bien presentada en muchos años. Menos aún, con seis excelentes novillos, varios de los cuales, en manos mas capaces, pudieran haber sido desorejados. Lo más insólito de todo es que el gran triunfador de la tarde fue el ganadero. Al concluir la novillada se le hizo salir al tercio y, si no se hubiera retirado tan pronto a su palco, hasta lo hubieran hecho dar la vuelta al ruedo, algo que se empezaba a pedir insistentemente. Los tres novilleros salieron en eso, en plan de novilleros, cometiendo errores, pero eso sí, con “ansias de novillero”. Claro, el que apunta para figura es el joven Llaguno que está siendo muy bien administrado y el cual cuenta con un gran repertorio de quites en su haber. Vuelvo a tener esperanzas.

    Me gusta

  2. Buen comentario Sr. Carvajal, de las pocas crónicas que apuntaron la ineptitud de unas mediocres autoridades, al permitir un sainete en el ruedo. Si esta fiesta pierde el respeto a la liturgia, no tiene esencia.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s