Novillada, Nuevo Progreso: Las traían con alfileres… Y no se los quitaron…

20130930-114934 a.m..jpg

Por Francisco Baruqui.

En el argot se dice, y se dice bien, que hay encierros que nacen con estrella y… Y hay otros que nacen estrellados…

Pues de estos últimos fue el de Santa Fe del Campo con una novillada de auténtico lujo por crianza, por hechuras, cortas las pezuñas y finos cuanto largos los rabos, cómoda por la estrechez de sienes de los astados, con romana y unas condiciones de lidia para haber sido desorejados cuatro por lo menos de los seis.

Ejemplares que acudieron a las puyas cumpliendo, para con los de a pie desbordar movilidad, claridad en las embestidas abriéndose mucho a los toques de los engaños para emplearse con son, recorrido, fijeza y temple, siendo éste lo que le faltó a los toreros que dejaron ir una oportunidad extraordinaria de triunfo.

Los moritos seguían las telas con nobleza y rebozo desplazándose y dando sitio sobrado para la colocación de los de la terna. Pedían que se les toreara con suavidad, con gusto, rebozándose y aplicando la templanza que en su acometer merecían pero…

Pero no, no encontraron la respuesta en una tarde de pases… Muchos pases; de mantazos… Muchos mantazos; de muletas chicoteras, que no de seda que eran las que requerían los “santitos” de la Fe con un toreo acariciante más que sometedor.

Un sonoro triunfo para el ganadero que al final del festejo fue sacado por el público de su palco acompañado de su infante a recibir la más que merecida ovación en el más justo de los reconocimientos cuando sus pupilos trajeron las orejas fijadas con alfileres y… Y ninguno de la tercia se los pudo quitar.

Mi enhorabuena criador…

De los toreros…

El más enterado indudablemente es Juan Pablo Llaguno toda vez que es el que mayor y mejor concepto mostró. Se le mira con mucho campo, muy vaqueado, manejando los trastos con desenvoltura y sabiendo de qué va esto. Mandiles, navarras y un intento de manguerazo de Villalta presentó con la capa en un medio nivel, subiendo mucho con la zarga con el sitio y la técnica que le dan un firme pisar y desenvolvimiento mejor. Se coloca y encela luciendo en toreo por abajo con la diestra y al natural que se le coreó rematando con oportunidad y cierto gusto, que a gusto se mira en la cara de los novillos y sabe pensar —cualidad importante que le beneficiará— cuando consiga armar la estructura de sus faenas y, fundamental, desarrollarlas con nivel, que ayer fue de más a menos.

No proyecta efectividad con los aceros quedándose en el embroque sin pasarse lo que le deriva en pinchar luego de exprimir a sus bureles en muy prolongados trasteos. Pinchazo y tres cuartos con descabello en su primero para aviso, saliendo a saludar, precipitándose al no igualar al quinto para silencio.

De Cristian Verdín vale a no dudar su voluntad sobre sus condiciones. Con el capacho “Avispado”, nombre de infaustos recuerdos de un toro de Sayalero y Bandrés que mató a Paquirri, resultó éste novillo para triunfar en grande. Inició con toreros doblones para pases, pases y más pases en una labor que al paso se fue diluyendo estando el santo ejemplar muy por encima del torero, quien al andar perdido con la espada, recibió los tres avisos de rigor que acreditan la devolución del estupendo bombón que dobló antes de salir el cabestraje del coso. Se le fue….

Al cuarto lo recibió a porta gayola a un lance para luego en un maratón de quites entre los tres —entusiasta el montaje pero falto de oportunidad intentando apasionar al cónclave— para un desfile de tafalleras, mandiles, chicuelinas y gaoneras que se agradecieron, para con la flámula estar con deseos pero sin planificar la faena con un sin fin de pases por los dos lados y con ambas manos con varios que se le jalearon para, como le sucedió con el primero, andar perdido con el estoque yéndose de la suerte desde que se perfila, y saliéndose al pasarse resultándole las estocadas desviadas saliendo la punta por un costado del también nobilísimo ejemplar, para tan solo saludar.

Con la suerte que tuvo en el sorteo le recomendaría a Cristian que se compre lotería que…

De Antonio Mendoza poco, muy poco puedo decir. Maneja con violencia los engaños con un capote trallero y una muleta latiguera que con falta de mando y de temple terminaba en desarmes continuos que deslucieron su actuación. Palmas escuchó en toreo por alto por manoletinas y sanjuaneras para pasar la negra con la tizona siendo avisado en su primero para silencio como…

Como para otro silencio con el que cerró plaza luego de una actuación deslavazada y carente de proyección.

Entrada cabalgante en las quijadas de la miseria cuando la plaza registró un octavo de aforo en un domingo futbolero exhibidor de la mediocridad de la fauna regional con chivitas guadalajareñas y zorritos tapatíos para que, al fin, por fin y en fin, la lluvia respetara embraguetando a ángeles y querubines que nos dejaron en paz…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s