Crónica Plaza México: El Desfiladero de la Medianía – Condena la Mansedumbre a La México.

20131103-115327 p.m..jpg
Morante embarca en la Verónica. Solo ha sido un instante. Foto: Tadeo Alcina.

Y el pronóstico se hace bueno. El hierro de Julián Hamdan se carga una tarde envuelta por la ilusión de miles de aficionados. Ni la técnica de “Zotoluco”, ni torería de Morante, ni el arrojo de Silveti han podido mostrarse con la debida propiedad pues lo ofrecido por el encierro deja en entredicho el peso específico de lo acontecido ayer en la Monumental.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Siguiendo su costumbre, Julián Hamdan bautiza los toros con nombres compuestos, extraños en su concepción taurina. El cuarto es “Guardián de Ilusiones” llama la atención pues en los toros vivimos de ilusión en ilusión hasta perder todas una a una.

Esta se rompe al salir el cuarto que durante la primera mitad de corrida el encierro da sensación de pobreza, es decir, los toros requieren cuidados: no derrumbar, aliviar, desahogar… y lo que procede si los toros no provocan sensación expresa de miedo. Dos se devuelven, no por mansos, no por inválidos… por carecer de trapío.

Salvaguardar la ilusión taurina, en este caso, corresponde al Ganadero. No ha sido así.

En el día de San Martín, Noviembre 3, el encierro no revalida blasones familiares, sino lo contrario. Empieza con un estrecho y alto, negro toro. Flojedad total, al grado de que “Zotoluco” guarda capote y solo luce en templada media verónica de recibo.

Su faena, en el toreo natural con ambas manos, es un catálogo de cómo no dejar caer al débil astado, alterna de inicio y derrumba por la derecha en la primer tanda. Rectifica y al natural, sin estorbar, sin atropellar, desplaza breve por el lado izquierdo, le corean, remata los cambios de mano tras el giro pronto del martinete.

Pero aparecen las redondeces.

A fin de calentar a la concurrencia llegan los cites circulares cerrado bajo La Porra. Siempre por fuera, extiende el débil tranco, que a algunos hace alegrarse por su nobleza, a partir del cite invertido y los pasitos. Señores, no se confundan. “Zotoluco” está a su aire, en todo momento con el alivio que la embestida resiente con el toque hacia el pitón contrario… y esto le permite seguir rodeando el sufrido paso del toro.

Sin emoción trágica, mediana emoción estética y sin mayor problema. No olvidemos, vieja táctica de guerra, “Sicilia no consiente medianía en el que gobierna”. Mata de entera, tendida, algo trasera. Viene la oreja y llega la medianía. Que el toreo natural queda justo al filo, sin terminar de llegar ante la necesidad de la redondez.

A su aire, “Zotoluco” impera. Pero cuando el publico pide algo más, el toro, ese cuarto, “Guardián de Ilusiones” rompe la de la Afición. Luego “Zotoluco”, obligado a dar los adentros al recibo, implora su cambio. Y el sobrero se lo cobra.

De Celia Barbabosa, feo el tipo y mansa la condición. Deja al torero al borde de sus actuales posibilidades al machacar de inicio, perdiendo demasiados pasos entre pase y pase, aguantando poco en el centro de la suerte, lejos de su mejor entendimiento. Termina lo antes posible y de cualquier modo.

Medianía en su actuación. Desigual alcance artístico.

El lote de Morante resume la corrida. Estrechez y brevedad en el trapío, dudoso para la Plaza México. Condición mansa, floja, descastada y desfondada al llegar a la muleta. Las verónicas al segundo han hecho florecer un halo de esperanza, lo mismo los lances al paso para dejar en suerte ante el montado.

Pero para el quite chicuelinero, las esperanzas se van de bruces como el toro en la arena. Al rematar el quite se rompe la escasa bravura y, si tampoco hay raza, no impacta el toque de Morante ayudando la embestida o la media altura de comienzo.

No. Visto así, Morante es la raíz cuadrada del exponente del arte, operación contraria.

Con el tercero Silveti carga penosamente la cantada improcedencia del que hace las veces tercero. Impresentable, no más. La Autoridad de Plaza, reducida a la posición de Juez, reverte su propia determinación y ordena cambio por un feo toro. Y el primer sobrero de Celia Barbabosa es cárdeno y con mucha guasa en la embestida.

Pero Silveti confía en su cuadrilla, con Juan Ramón Saldaña a la brega y Diego Bricio, que saluda tras sesgar a favor de la querencia, y en su muleta. Elimina la vuelta contraria en dos tremendos trincherazos. Solo que el tranco del astado no contiene la mínima raza ni el fondo requerido para la ocasión.

Reseñado el cuarto. Decepciona el siguiente, otro toro sin mayor remate y me imagino que Antonio Barrera tiene varias cosas que reflexionar… Estrella a Morante con dos corridas del mismo encaste dos días seguidos. Ambas de dudoso trapío.

Traga con el recibo a la verónica, toque a la salida de los lances hacen cambiar la protesta e incluso obliga al quinto a recorrer el tramo que no quiere. Pero Morante de la Puebla se enfrenta a un astado tan manso como tardo y, tras banderillas, inicia alternado hasta llegar a los medios y hacer pasar con la derecha al burel.

La mano derecha está en el sitio, la faena tiene tandas iniciadas con adornos en los medios. Obliga, está quieto, al principio le enganchan con la cara alta pero técnicamente resuelve. Solo que, hay que decirlo, deja las cosas a medias, al toro no le alcanza la raza para seguir la muleta si ésta puesta queda, cuando no tiene excusa para no embestir.

A menos que manso sea.

Morante, sin necesidad, absurdo, cita dos veces a recibir, pincha otras tantas y a la quinta termina… otra vez, en medio de un vacío artístico en el que la Afición y sus seguidores quedan abandonados. Como él mismo.

Recuerdo a Francisco Navarro Ledesma, compañero de Ortega y Gasset, al referirse a un personaje de El Quijote, Sansón Carrasco: “Sansón es la medianía, la socarronería amiga de divertirse y pasar el rato sin cavilaciones hondas… desde que, muertos los héroes del tiempo de Don Juan de Austria, a la sombra de los insignificantes vivían y triunfaban los medianos.”

Parece que Don Francisco ayer ha ido a La México.

Diego Silveti no ha querido tal cosa. Manos atadas con el tercero, abre el compás con el que cierra plaza. Áspero de inicio abre el compás en la gaonera pero el astado protesta y apura el remate. El toro lastima a Juan Ramón Saldaña, capote cañón, en banderillas. Silveti comienza con trazo largo y con la zurda comienza a pulir.

Por ello, noticia buena, Diego corre la mano justo cuando llueve.

Y logra por el izquierdo incipiente ligazón. Si tan solo el Tío Apoderado le dejara pensar un poco más por él mismo en la embestida y menos en la concurrencia, el joven Silveti habría podido serenar algo más el “ataque” en lo corto a la embestida, forzando la pelea hasta invadir la línea del toro y hacerle andar. Cuando su toque sea menos agresivo y más suave, aun en ese terreno los toros le romperán mejor.

A este lo trinca, le gana la partida, lo mete en el trapo al grado de la doble capetillina y el muletazo circular, todo en lo corto pero bien logrado, incluso cuando parece Diego atrabancarse en el toreo por alto para arriesgarse al pinchazo en la suerte contraria. Mata bien al segundo viaje pero no hay más.

Muchos mandan la medianía al desfiladero. Seis turnos, seis arrastres pitados.

Los toreros la han echado muchas veces dando el paso adelante, enfrentado encierros de talante mejor.

¿Lo harán hoy cuando más importa?

O, quizá, tomarán no las de Villadiego, sino las de Sansón Carrasco.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2013-2014. Domingo, Noviembre 3 de 2013. Segunda de Derecho de Apartado. Media plaza en tarde fresca con nubes iniciales, lluvia a partir del sexto e intermitente viento durante el quinto.

8 Toros, 6 de Julián Hamdan (Divisa Azul y morado) Terriblemente mal presentada por falta de trapío: escandaloso el tercero y estrecho el cuarto, ambos devueltos por la propia Autoridad que les reseñó. El resto sin remate o proporción entre su cuerpo y sus pitones. Falta de bravura y flojedad manifiesta en todos. El primero ha tenido recorrido y se ha mantenido en pie por la lidia otorgada. Desfondados y sin casta, a menos en todas las etapas de la lidia; y 2 de Celia Barbabosa (Divisa Roja, Azul, Amarillo y Blanco) lidiados como sobreros por la devolución de los mencionados. El tercero hizo cosas de reparado de la vista y/o corraleado, de cepas gruesas y fea construcción. El cuarto, alto y feo, desarrolló sentido. Ambos mansearon al caballo.

Eulalio López “El Zotoluco” (Berenjena y oro) Oreja y Pitos. Morante de la Puebla (Nazareno y Oro) División y Palmas tras aviso. Diego Silveti (Esmeralda y oro) Silencio, y Palmas.

Saludaron Diego Bricio y Christian Sánchez tras banderillear a tercero y cuarto, respectivamente. Juan Ramón Saldaña, destacó a la brega, no obstante hubo de irse a la Enfermería tras el segundo tercio con el cierraplaza.

2 Comentarios »

  1. Caballo Negro que razón al recordar a Francisco Navarro Ledesma. Si me permite solo añadiría a su crónica lo siguiente: Los chiflidos del público despertaron de su sueño a un juez que resolvió regresar a 2 animales pero por qué hasta cuando que salen a la plaza. Que poca responsabilidad del juez si él recibe a los toros y los aprueba cuando se desembarcan, además aceptar toros sin trapío, FEOS, y desiguales. Que falta de responsabilidad.
    Ganadero, que falta de pundonor. Le recuerdo que un toro debe de tener 3 cualidades para salir a una plaza; años, peso y TRAPÍO.
    Buscar toros que solo embista, con el tiempo es perder bravura.
    Vi ayer animales mansos que si no es porque le cierra la salida el picador, no toman ni un piquete en el tercio de varas, la prueba máxima a un toro para saber si es bravo. Al sentir la puya, salían huyendo y brincando como chiva loca.
    El cartel anunciando el peso y nombre de los toros al verlos en la plaza no dábamos crédito a los kilos indicados, los pobres toros quizá los engordan en corral, porque dan un paso y se paran, con solo media embestida, lo que obliga al toro a calamochear poniendo en alto riego al torero.
    Así solo así sí se terminarán las corridas de toros, los protectores de animales estarán felices y yo lloró al recordar lo que he visto en estas 2 primeras corridas.
    Ahora una pregunta porque nunca lo había visto me podrían explicar por qué en el 2do toro de Morante un solo banderillero cubrió el tercio.
    El próximo domingo ahí estaré.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s