Ocho con Ocho – Romero por Luis Ramón Carazo.

20131211-100635 p.m..jpg

En Camas, Andalucía, España, nació el 1 de diciembre de 1933, uno de los toreros evaluados por un jurado compuesto por cronistas y aficionados dentro de la lista de los 10 toreros más importantes del siglo XX en 2001. Curro Romero toreó por primera vez con caballos en Utrera el 8 de septiembre de 1954, con Juan Gálvez y Francisco Corpas, con novillos de Ruperto de los Reyes.

Debutó en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid el 18 de julio de 1957, con toros de Alipio Pérez-Tabernero, acompañando a Adolfo Aparicio y Vázquez II. Le dio la alternativa Gregorio Sánchez, en la plaza de toros de Valencia, el 18 de marzo de 1959 teniendo como testigo a Jaime Ostos y con el toro: «Vito» del Conde de la Corte. Ese día no tuvo ningún éxito, e incluso recibió un aviso lo que presagió lo que sería su carrera completa o el recuerdo imperecedero o el abucheo.

Salió por la Puerta del Príncipe de la Maestranza de Sevilla en cuatro ocasiones: 19 de mayo de 1966; 13 de junio de 1968; 29 de mayo de 1972 y 19 de abril de 1980. Una de sus tardes más destacadas tuvo lugar en Sevilla el 19 de mayo de 1966, cuando cortó ocho orejas a seis toros, siendo el torero que más orejas ha cortado en una tarde en la Maestranza. Alguna vez la Duquesa de Alba le reclamó que no le hubiera brindado un toro de triunfo a ella y si a la madre del Rey de España, Mercedes, ya desaparecida y él contestó ”si me espera cinco añitos lo corregimos”

En Las Ventas salió siete veces por la Puerta Grande: 24 de mayo de 1973 (cortó dos orejas pero renunció a salir en hombros); 24 de mayo de 1965 (1 oreja); 28 de mayo de 1967 (2 orejas); 22 de septiembre de 1959 (1 oreja); 4 de julio de 1963 (2 orejas); 7 de julio de 1966 (2 orejas) y 28 de mayo de 1966 (2 orejas).

Con alrededor de 900 corridas toreadas en su carrera, se despidió de los ruedos en un festival realizado en La Algaba (Sevilla), el 22 de octubre de 2000, donde cortó dos orejas. Sin embargo, la última vez que se vistió con traje de luces fue en Murcia, el 10 de septiembre de 2000, corrida en la que alternó junto a Julián López El Juli y Pepín Jiménez, y donde se torearon toros de la ganadería de Luis Algarra.

Máximo exponente de la escuela sevillana en la segunda mitad del XX, fue fiel a un estilo que suscitó tanto romeristas como detractores. Todo lo que rodea a Curro Romero es misterio y leyenda. Y quizá algo tenga que ver en ello lo bien que el torero se ha hecho acompañar siempre.

Por ejemplo, de Camarón de la Isla, que un día le cantó aquello de: “Curro Romero, Curro Romero, eres la esencia de los toreros”. Y desde entonces ya no hubo quien discutiera tal dogma de fe.

Como ahora le sucede a Morante de la Puebla, los números nunca fueron su mejor credencial. Porque si bien estuvo en activo 46 temporadas (1954-1999), lo cierto es que nunca pasó de las 40 actuaciones en un año (1973). Tampoco se puede decir que su toreo se caracterizara por la facilidad para conseguir trofeos. Lo de Curro era diferente y sus aficionados, mejor dicho, incondicionales, lo sabían. Ser currista significaba aguardar con paciencia infinita –a veces toda una temporada– a que tuviera una tarde cumbre para verle unos lances o unos muletazos algunos decían que para verle había que andar como cuadrilla.

Pero entonces, cuando el capote del Faraón provocaba el éxtasis en los tendidos, sus leales le arrojaban ramitas de romero, distintivo con el que los curristas -entre las que se encontraban personas como la madre del Rey y la Duquesa de Alba– se presentaban orgullosos en la plaza.

A México vino pocas veces en nuestra monumental actuó una sola tarde la de la confirmación el 24 de febrero de 1963 teniendo como padrino a Humberto Moro y de testigo a Joselito Huerta, recuerdo en los ochenta sus actuaciones en la plaza Vicente Segura de Pachuca al lado de Antoñete, Jesús Solórzano y Armillita.

A Querétaro vino a otorgar la alternativa el 5 de diciembre de 1992 a Rodrigo Galguera con toros de Lebrija y de testigo de cartel a otro de la cuerda artística Miguel Espinosa Armillita, de ahí resaltan unas verónicas inolvidables. Así pensando en el toreo de arte de Romero llegué a La México dónde con un encierro deslucido de Valparaíso y uno de regalo de Xajay, Fermín Spínola y Daniel Luque recibieron una oreja por espuerta producto de dos estocadas efectivas y la benevolencia del juez de plaza Gilberto Ruiz Torres.

Los tres espadas El Zapata, Spínola y Luque pusieron de su parte que se estrelló con astados bien presentados pero que se desinflaron en el tercio final salvó el tercero en el que lució el toreo del andaluz. Así las cosas ¡Feliz cumpleaños Curro Romero y que vivas muchos más con la gracia que Dios te otorgó, para lidiar la vida!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s