Hay que poner luz a la contradictoria situación del crispado mundo taurino.

20131228-125820 a.m..jpg

Por José Antonio del Moral.

Acaba de presentarse oficialmente el llamado Pentauro, primer Plan Estratégico Nacional de Fomento y Protección de la Tauromaquia.

Mientras un grupo de figuras acaba de encastillarse en una amenaza contra los empresarios de la plaza de Sevilla que, a quien más perjudicará es a ellos; mientras los empresarios hacen piña con sus colegas afectados y piden moderada árnica a los provocadores que, tras el dislate, permanecen callados en vez de dar la cara de inmediato aunque me cuentan que el tenido por jefe de la banda está echando la culpa a otro de los amotinados; mientras los subalternos anuncian la huelga de todos los años para, como casi siempre, claudicar a última hora; mientras los ganaderos tiemblan ante el desolador panorama que, para ellos, resulta desesperante y parece no tener fin; y mientras los aficionados contemplan incrédulos el panorama…. acaba de presentarse oficialmente nada menos que en el marco de la Biblioteca Nacional el llamado Pentauro, primer Plan Estratégico Nacional de Fomento y Protección de la Tauromaquia, elaborado no hace mucho tiempo por la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos bajo la batuta del siempre gran aficionado y respetado político, Juan Antonio Gómez Angulo.

Se compuso con representantes de la Administración central, de las autonomías, de los sectores profesionales y de los aficionados oficialmente agrupados.

El acto, calificado por los asistentes y participantes de histórico y no era para menos, fue presentado y presidido por el Ministro de Cultura, José Ignacio Wert, por el gran maestro del toreo por antonomasia, Enrique Ponce, y por el representante de la Mesa del Toro y Presidente de la Unión de Criadores de Reses Bravas, Carlos Núñez.

Selecta representación por parte de los profesionales del toreo y de los ganaderos aunque se echó de menos a algún importante empresario de plazas de toros.

Este acto tuvo repercusión en la mayoría de los medios por su importancia y ya veremos si por su trascendencia en la práctica porque, para llevarlo a cabo, será absolutamente imprescindible el acuerdo de todos los componentes del mundo taurino. El ministro Wert reconoció, precisamente, que aunque el Plan se elaboró en un clima de concordia y de colaboración entre las administraciones y todos los sectores profesionales, sería necesario que a la hora de la verdad todos se pongan fácticamente de común acuerdo. Algo que, en el crispado momento que atravesamos, parece muy difícil de conseguir.

El patio está más revuelto que nunca lo habíamos vivido y, además, en plena crisis económica que, en el toreo, se está notando tanto o más que en cualquier otra faceta.

Pienso que los toreros más importantes serían los principales encargados de lograrlo. Complicada cuestión en este momento al ser una parte muy determinante de ellos los que más problemas están provocando por la sencilla razón de estar mostrando una inconveniente intransigencia a la hora de defender sus emolumentos. Y que no vengan aduciendo estar ofendidos por la grosera e ineducada manera con que los ha tratado uno de los empresarios de la plaza de La Real Maestranza de Sevilla. Los cinco de la fama lo venían rumiando hasta que las inadecuadas palabras de Eduardo Canorea en un almuerzo con la prensa taurina sevillana fueron utilizadas como pretexto para lanzarse a la piscina.

Una piscina medio vacía en la que será muy difícil que puedan nadar porque, reconózcanlo o no, se han pasado más de mil pueblos sin dejar apenas posibilidad alguna de arreglar el entuerto.

La utópica exigencia que plantearon a la Real Maestranza – la destitución del tan mencionado Canorea como empresario de la plaza – es inviable. Porque, ¿si los maestrantes accedieran, qué ocurriría después, que El Juli y compañía creerían que son los reyes del mambo y seguirían exigiendo lo mismo o algo parecido en otras plazas de propiedad pública?.

A muchos nos gustaría saber si los cinco estarían dispuestos a convertirse en empresarios de esas plazas. Seguro que no. De ninguna manera. Eso solamente ocurrió una vez cuando Manuel Benitéz El Cordobés se plantó y junto a Palomo Linares llevaron a cabo durante una temporada la llamada “Guerrilla” que, a la postre, no sirvió para nada.

¿Cuánto dinero, qué cantidad exigiría cada uno de los cinco a su propia empresa en caso de ser constituida? ¿Quien la presidiría? Tal cuestión ahora mismo es imposible. Acabarían a garrotazos. Y es que el cada torero tiene su categoría y su fuerza taquillera conforme al momento que atreviese. Contratarse a sí mismos en grupo no sería viable so pena de que los cinco renunciaran a categorizarse.

Algo impensable.

Lo que nadie entiende es por qué han llegado a proponer la barbaridad de su plan. ¿Tenían un plan B? ¿Qué harán si La Maestranza no les hace caso que es lo que va a suceder? Envainársela, hacer el ridículo para empezar y luego volver a torear en la Maestranza. Sobre todo Morante y Manzanares. Nadie entiende que estos dos pilares del toreo en Sevilla hayan querido sumarse al dislate a sabiendas de cómo les mima y adora la afición bética y del tesoro que tienen precisamente en la plaza vetada. De locos.

Hay algunos como Luis Nieto en El Diario de Sevilla que se han mostrado incrédulos sobre los efectos del Plan. Aducen que “no existe actualmente un estamento que aglutine a todos los sectores y que funcionen con una sola voz. También aducen que las competencias taurinas están prácticamente asumidas en todos sus apartados por las comunidades autónomas sin olvidar que una de ellas, Cataluña, ha prohibido el toreo por razones políticas, que no animalistas. En Cataluña continúan celebrándose festejos populares en las calles para no perder su semillero de votantes.

Y es cierto que Pentauro no resuelve el primer escollo: la existencia de un ente superior al de los distintos sectores profesionales. Una especie de Consejo Superior Taurino – todos los intentos de instituirlo resultaron baldíos – que estuviera por encima de las agrupaciones de toreros, ganaderos, empresarios, etcétera, con capacidad decisiva y resolutiva en función de unos objetivos comunes”.

Pero, mira por donde, y sin que se sepa por qué, la exclusiva presencia efectiva de Enrique Ponce en el acto de la presentación del llamado Pentauro y de ninguna otra figura más, resultó casualmente o no tan simbólica como sugerente. Seguro que a Ponce no le llamaron para que se sumara al plante. O si le llamaron, que lo dudo, no quiso meterse en el berenjenal.

Si ahora mismo hay una persona del mundo taurino que, estando todavía en activo aunque en una posición ideal, desde hace años ya muy por encima del bien y del mal, que pueda lograr aunar voluntades y ser la cabeza visible de ese Consejo Superior Taurino es, precisamente, Enrique Ponce.

En los más de cincuenta años que, de una manera u otra, llevo en la crítica, no he conocido a nadie del mundillo taurino y aún menos en el estamento profesional de los toreros que reúna en su sola persona tantas cualidades y características para desempeñar el cargo. Pues a su intrínseca bondad y a sus reconocidas cualidades personales y profesionales, a su incuestionable inteligencia, a su carácter pactista, por nada conflictivo, añade su paciente, tesonera, templada y no por ello resolutiva manera de ser y de estar. Si en alguien se refleja el famoso dicho belmontista “se torea como se es”, en Ponce se ajusta como anillo al dedo.

Con Enrique Ponce al frente del propósito en lid, sucedería lo mismo de lo conseguido a lo largo de su carrera profesional que, hasta el momento, nadie ha logrado por su ininterrumpida permanencia en la cumbre del toreo sin necesidad de haber provocado un solo conflicto. Ponce podría ser la luz al final del túnel de la contradictoria situación que atenaza ahora mismo al crispado mundo taurino. ¿O no?

Vía: http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/cultura/hay-que-poner-luz-contradictoria-situacion-crispado-mundo-taurino-20131227

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s