Archivo de la categoría: Opinion

Opiniones muy nuestras

Opinión: Libertad y tauromaquia

Por Rafael Cué.

El próximo sábado 21  enero, a las 17:30 horas en la bella ciudad de San Miguel de Allende, Guanajuato, se llevará a cabo la segunda edición de la Corrida de la Insurgencia en la Plaza de Toros Oriente.

Este festejo taurino no es sólo una corrida de toros más en el calendario taurino mexicano, es desde hace un año -cuando se celebró por primera vez- una cita imperdible para los aficionados y profesionales del toro.

Esta magnífica puesta en escena va mucho más allá de un festejo taurino que de por sí es rico en cultura, colorido y arte. El hecho de que para la Corrida de la Insurgencia se cuiden absolutamente todos los detalles hace del evento un festejo aún más rico visualmente, con un vínculo histórico hacia nuestras raíces, que ayuda a comprender quiénes somos y de dónde venimos como país. La ciudad de San Miguel de Allende es una joya del bajío; en 2016 fue premiada como la mejor ciudad de Latinoamérica y la tercera mejor ciudad del mundo por la revista de viajes neoyorquina Travel + Leisure.

Silveti.

A tan sólo dos horas y media de la CDMX, una hora de Querétaro, dos horas y media de San Luis Potosí, y a dos horas de León, San Miguel de Allende es una experiencia estimulante a la cultura, a la belleza de un México que estamos dejando de ver y de ser.

El cartel es estupendo, el maestro Zotoluco (en su despedida), Diego Silveti y Luis David Adame ante tres toros de Marrón y tres de San Isidro. Todo lo recaudado en este festejo será donado para alguna causa que decidirán tanto los actuantes como los organizadores. El viernes previo a la corrida se entregará un aula construida con la utilidad del festejo del año pasado, dando ejemplo el mundo del toro de altruismo real y palpable, haciendo gala de uno de los valores principales de la tauromaquia: la generosidad, cualidad que expresan el toro y el torero al ofrendar su vida en la creación del arte, donde la verdad existe reforzada con la presencia de la muerte como símbolo de vida, ahí la autenticidad de la tauromaquia, nada es ficticio, todo es real, con la manera de hacernos soñar.

Esta libertad que el General Ignacio Allende junto con otros valientes mexicanos empezó hace más de 200 años, hoy la seguimos peleando, pero con distintas armas. Las batallas se van ganando en lo jurídico con la defensa de la tauromaquia en nuestro país, hecho que la semana pasada me hizo sentir orgulloso, pues pensé que nunca escribiría estas líneas: los señores diputados constituyentes de la Ciudad de México dieron ejemplo de respeto al desechar con apabullante votación la intención de prohibir la tauromaquia en la capital del país.

La mejor forma de celebrar el acontecimiento es asistiendo a las plazas de toros, oferta hay mucha y muy buena. Este fin de semana, el viernes por la noche en la ciudad de León se inaugura la feria con Zotoluco, Perera y Luis David Adame con toros de Begoña; ese mismo día en la Plaza Santa María, de Querétaro, habrá un interesante mano a mano entre Joselito Adame y el peruano Andrés Roca Rey ante astados de Barralva; el sábado la Corrida de la Insurgencia en San Miguel de Allende; y el domingo se reinicia la Temporada Grande en la Plaza México a las 16:30 horas con Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti ante toros de Montecristo.

La mejor manera de defender nuestra libertad es ejerciendo el derecho a vivir bajo los valores de la tauromaquia: verdad, honradez y generosidad, virtudes palpables en cada tarde, en cada pase y en cada segundo que se convierte en eterno al lograr torero y astado la incomparable emoción del arte del toreo.

La Corrida de la Insurgencia en su segunda edición se convierte en un eslabón más de la lucha valiente que comenzara hace más de 200 años, en la que los mexicanos nos erigimos como un pueblo con cultura, tradiciones y personalidad propia. No dejemos que oportunistas poco orgullosos de su origen den al traste con tantos años de libertad.

Esta magnífica puesta en escena va mucho más allá de un festejo taurino que de por sí es rico en cultura, colorido y arte. El hecho de que para la Corrida de la Insurgencia se cuiden absolutamente todos los detalles, hace del evento un festejo aún más rico visualmente, con un vínculo histórico hacia nuestras raíces que ayuda a comprender quiénes somos y de dónde venimos como país.

Twitter:@rafaelcue

Publicando en El Financiero 

Málaga: Las empresas, a la caza de las cartas de compromiso de los toreros

La alianza empresarial está jugando un papel determinante en el concurso para la adjudicación de la plaza de toros de La Malagueta, que está apurando sus plazos ya que el periodo para la presentación de ofertas concluirá mañana miércoles 18 de enero.

Por Daniel Herera.

El bloque BMF (la unión del mexicano Bailleres con la Casa Chopera) se ha encontrado con la incómoda presencia de la unión que conforman los actuales y antiguos empresarios de Madrid (Simón Casas y Martínez Erice como socios principales), con el gerente de la Maestranza sevillana Ramón Valencia y el poderoso apoderado Toño Matilla.

Con otras empresas en juego, como la de José María Garzón con el respaldo de Federico Beltrán, la de Martín Lorca, Carlos Zúñiga o la que encabezan Agustín Trapero y Ramón Calderón, todos apuran sus opciones. Alguna podría caerse a última hora, aunque la sorpresa pudiera llegar con que nombre del hasta ahora empresario, José Cutiño, no aparezca reflejado en ninguno de los sobres que antes de las 14 horas se depositen en el registro general de la Diputación Provincial de Málaga.

Las cartas de compromiso, tal y como ha llegado a afirmar el diputado de Cultura Víctor González, pueden resultar claves para desplazar la balanza. Y aunque todas las empresas están dispuesta a contar a con las principales figuras (y éstas a torear en La Malagueta), se están ejerciendo presiones para que estos documentos se presenten de forma exclusiva en determinadas ofertas.

Quien más y mejores compromisos presente gana. Esa parece ser la consigna, y por eso andan las empresas asegurándose de que la firma los matadores a los que representan no la tenga nadie. Para hacernos una idea, el bloque Bailleres-Chopera tendría como principales baluartes a Morante de la Puebla y Pablo Hermoso de Mendoza; mientras que la alianza empresarial que pretende frenarles cuenta con una nómina más abultada, con nombres como Diego Ventura, Alejandro Talavante, José María Manzanares, Sebastián Castella o Roca Rey, además de otros como Juan José Padilla, Antonio Ferrera, David Mora, El Fandi o la rejoneadora Lea Vicent, entre otros

Territorio neutral

También los hay quien se mantiene en territorio neutral en esta batalla, una especie rara en los tiempos actuales en los que el toreo parece estar más globalizado empresarialmente que nunca. La vía de la independencia es la elegida por diestros como Enrique Ponce o el malagueño Fortes, quienes no han mostrado preferencia por ninguno de los aspirantes. La carta de compromiso más ansiada y la única que realmente podría resultar determinante, la de José Tomás, no la va a lograr ninguno.

Lo mismo sucede en el caso de las ganaderías, aunque por los compromisos que sus propietarios tienen con los diferentes empresarios resulta más complicado que los hierros más demandados presenten en exclusividad su compromiso a unos y excluyendo de este modo a otros.

El desenlace ya está más cerca, ya que es voluntad de la Diputación el que se reúna la mesa de contratación antes de la conclusión del presente mes y de este modo que los nuevos inquilinos de La Malagueta dispongan de tiempo suficiente para organizar su primer festejo en Semana Santa.

Publicado en La Opinión de Malaga

Opinión: El torero sustituto

Roca Rey no se presento en una población del estado de Aguascalientes (México) por una supuesta lesión, sin embargo los rumores apuntan a que la empresa no cumplió con la parte económica, este rumor no es infundado ya que dos días después Roca Rey reapareció recuperado al 100% en Moroleón (México).

Por Agustín Lascazas.

En la vida ocurren los accidentes, los imprevistos. No es cosa rara que, por ejemplo, el encargado de cualquier cosa se enferme –se le muera la tía, le vengan los dolores de parto, se le arruine el coche- y tenga que llamarse a un sustituto. Esto pasa: en la fábrica, en el taller, en la oficina, e incluso en la Cámara de Diputados.

Las corridas de toros, siendo una forma de trabajo –una forma extraña, pero al fin una forma-, no iban a ser la excepción.

En septiembre del año 2000, y miren cómo pasa el tiempo, estaba yo en Barcelona. Todavía se daban toros en la Monumental y para el día de San Miguel estaban anunciados, creo recordar, Ponce, “El Juli” y alguno más. Para ese mismo día, en Sevilla, se anunciaba un cartel casi escandaloso: Curro Romero, Manzanares padre y Morante de la Puebla.

No me lo pensé dos veces: iría a Sevilla.

Fue complicado: no conseguí más que un billete de primera clase en Iberia para volar de Barcelona a Hispalis; algo había, además de la Feria de San Miguel, que no quedaba una habitación disponible en los hoteles de la ciudad. De alguna manera conseguí una habitación en un hotel, luego diría que babilónico, en San Juan del Aznalfarache, del otro lado del Guadalquivir.

Esa mañana, temprano, fui al Prat, volé sin contratiempos a Sevilla, me alojé en el hotel y bajé –en un camión que hacía viajes cada media hora desde San Juan a Sevilla y de regreso, de las seis a las doce-, y desde el Puente de San Telmo, donde paraba el camión, me dirigí a la Plaza de la Maestranza. No llevaba billete.

Al acercarme, por el Paseo Colón, a la Maestranza comencé a ver el motín. Una multitud vociferante se agolpaba junto a los venerables muros de la plaza maestrante, mientras que los policías, una docena de ellos a caballo, trataban de contener a los amotinados. Parecían la plebe arremolinándose en torno a la Bastilla para tomarla por asalto.

Yo me acerqué como pude a las taquillas de la Maestranza. El billetero me explicó las causas del motín. A Manzanares no le había gustado el encierro y, así de la nada, pilló un cuadro entérico de pronóstico reservado. Enterado el Curro Romero se contagió de los males del de Alicante. Pronto aquello se volvió epidemia, pues Morante también mandó su certificado médico

¿Y la corrida? El boletero me dijo, con esa mala leche sevillana: la corrida se da porque se da, el problema será conseguir a los toreros.

La corrida en Sevilla se dio, como dijo aquel hombre. Como todos los amotinados devolvieron sus entradas, yo pude hacerme de una barrera del tendido 3. La lidiaron Fernando Cepeda, el francés Juan Bautista y creo recordar que Pepe Luis Vargas. La corrida –los tendidos estaban de manera extraña a reventar-, fue una prefiguración del purgatorio.

Siempre me pregunté cómo diablos hacen las empresas para conseguir toreros sustitutos. No es lo mismo decirle a un cajero: anda, que dice el jefe que te vengas, porque Federico se puso malo, que ir a buscar un torero a decirle: anda, que toreas a las seis.

Casi 16 años más tarde, con escepticismo recibí la noticia de que Andrés Roca Rey venía a torear a Rincón de Romos. Alguien cercano a los empresarios me lo afirmó con gran solemnidad: una plaza portátil (entiendo que traída de España pieza por pieza), el peruano y, además de un rejoneador, la comparecencia de Luis David Adame –que es un torero que está causando buenas expectativas.

Yo dije desde el primer día, y tengo hartos testigos (testigos hartos, también), que dudaba mucho que el peruano se presentara. No me imaginaba yo, que ni por asomo hubiera tomado una decisión así y que unos días antes de la corrida mi padre me extendiera dos billetes para ésta: “Toma, me dijo, para ti y para tu hijo mayor”.

Llegado el viernes sobre las nueve de la noche, me confirmaron que Roca Rey estaba súbita e inesperadamente enfermo –de abulia, de indiferencia, de una apoplejía, que da lo mismo- y no se presentaba a la corrida. Pensé, con alivio, que podría entonces quedarme el sábado echado en mi cama, leyendo a Karl Ove.

A las diez del pasado jueves, por las redes comenzó el rumor, luego confirmado, de que “El Payo” torearía en lugar de Roca Rey.


No le falta razón a mi padre cuando me dice que como torero “El Payo” es mejor que Roca Rey -cuyas virtudes son otras; y parece que la integridad no es una de ellas-. Mi sobrino Quique, más tarde, me aseguró que el queretano es el mejor torero mexicano de la actualidad. Puede ser.

Puede ser, pero ir a Rincón en un sábado nublado y a ver toros, me apetecía lo mismo que ir a Alepo a desminar el terreno sembrado de bombas por los islamitas o levantarme a las 4 de la mañana a limpiar establos.

Regresando a mi recuerdo de la Feria de San Miguel, al final no se equivocaron las figuras de la epidemia sevillana: el encierro era peligroso, manso y sin nada que se prestara para el lucimiento. 

Tampoco se equivocó el peruano el sábado. Los “toros” de las ganaderías anunciadas, salieron con mucho brío; incluso al rematar contra los burladeros hacían que se estremeciera toda la estructura de esa plaza de portátil (que para ser justos, es una pequeña maravilla, a excepción de su iluminación que recordaba los cuartos del quinto patio de una vecindad), luego todos acabaron sin gas, sin permitir que los toreros soñaran con el toreo antes de despacharlos.

Hastiado como estaba, todo lo que recuerdo mientras escribo esta líneas es ver a los toreros, caída ya la noche, torear o intentar torear, en la penumbra y metidos en medio de una nube de polvo, como si aquello fuera la pesadilla de un tuareg.

Fuente: Aguasdigital

La amante celosa de un torero

img_0001

“Si no pudiéramos experimentar pasiones,
nuestra alma no tendría motivo para querer permanecer junto a nuestro cuerpo.”
R. Descartes.

Por Miriam Nosti.

Pasión, sentimiento capaz de dominar la voluntad y perturbar la razón. Encierra dualidades en cuanto a las emociones que genera; ya sea júbilo o dolor, entusiasmo o melancolía, placer o frustración, toda pasión es una puesta en tensión del deseo y una intensificación de las emociones. A diferencia de la acción, no depende de la voluntad ni de la libre elección, simplemente nos domina.

El que nace torero desarrolla su pasión en la dualidad del placer de gozar de la vida enamorado de la muerte; una misma figura capaz de encerrarlas, desafiarlas y respetarlas en conciencia del acto hasta cierto punto inconsciente que es el toreo; fusionar el temor con la valentía desprendiéndose del resto de los sentimientos. Hay los que pueden sentir placer por torear, eso no es suficiente, los placeres son cosa del cuerpo. La vocación es la ruta a la pasión, que a su vez, es la fusión del deseo del cuerpo con la intensión focalizada del alma que lleva a la entrega total y desinteresada; a la realización en plenitud. Es lo que hace que valgan la pena los malos momentos y los buenos se valoren más.

Sentimientos encontrados que se intensifican, pero lo mantienen dispuesto a realizar los esfuerzos necesarios para llevar a cabo su proyecto de vida.

La tauromaquia es –La amante celosa- del torero, imprevisible, demandante, seductora, quien en el límite de lo somático, lo lleva a un estado de fascinación que lo cautiva para “tomar partido por ella y prepararse para desafiar al mundo. Es el alfa y omega de la experiencia que da significado a su vida” (S. Freud. Sobre “La pasión”).

El aficionado se contagia y la experimenta desde su perspectiva. En el tendido, comparte el sentimiento y se entrega en lo emocional, en la distancia física, le apoya, le exige, lo goza o lo sufre, pero siempre le respeta. Este respeto se lo ha ganado en medida proporcional a su entrega, a la pasión que comparte en cada pase, lo que desea transmitir tanda tras tanda en su propio lenguaje para expresar lo que está sintiendo frente al toro; aquello que se dicen los amante sin emitir palabra alguna.

No es algo que se pueda tocar o medir. Para ella, el tiempo y la distancia no son problema ni limitante, trasciende conceptos y términos, simplemente se siente; es por eso que, el poder expresar de forma estructurada lo que representa es complejo. La pasión lleva a un estado de placer hasta cierto punto insaciable, es una forma de pensar, de vivir. La tauromaquia es dualidad, se goza y se sufre, es vida y muerte; para el torero, incondicional apasionado de ella, es un estado del ser, “Se torea como se es” y QDRS.

Twitter: @Toros_y_Toreros

Los “perros” de Manizales para Morante y El Juli: ¿no les da vergüenza?

El miedo comienza a sentirse entre los aficionados mexicanos y no es para menos, ya que después de haber arrasado con toda clase de novilletes en Sudamérica, El Juli ya tiene la mira puesta en su temporada mexicana, en donde se anuncia el 5 de febrero en La Plaza México con toros de Teófilo Gómez al lado de Morante de la Puebla, socio de faenas del torero de San Blas en América. 

Cuando El Juli era un niño y andaba por México de novillero se oía hablar mucho de él. Los revisteros españoles y los periodistas mexicanos escribían que estabamos ante la reencarnación de Gallito, pero lo que en verdad nos encontramos al día de hoy ha sido otro indeseado golpe de realidad, porque el toreo del Juli evolucionó pero hacia la vulgaridad, la bastedad y el destoreo, tres rasgos que le han acompañado en su largo caminar hasta el día de hoy.

Y ya podrán cantarle odas y sinfonías los críticos, el público y los aficionados; podrán encumbrarle hasta el cielo, darle orejas, rabos y patas, inluso le pueden poner una estatua en Sevilla junto a la de Pepe Luis Vázquez o encima de la de Manolo Martínez en la Plaza México, pero la realidad es que el toreo de Julián López, comparado con los buenos toreros de otras epocas, se ha quedado muy corto para lo que alguna vez apuntaron los grandes críticos. 

Y eso, quien lo probó lo sabe. (De S y S)

Por José Antonio del Moral.

Uno lee lo que se escribe y se publica sobre algunas ferias de América y llega hasta creer las maravillas que se cuentan sobre lo hecho por los toreros.

Pero estamos en un momento sublime de los más modernos y libres medios de comunicación gracias a internet y a las redes sociales y el tinglado se viene abajo cada vez que a alguien se le ocurre publicar las fotografías de los toros que se lidiaron en el “grandioso” acontecimiento.

No hacen falta más palabras…

De Toros en Libertad.

Fermín Rivera, el gran ausente 

Por Luis Cuesta De SOL y SOMBRA.

Una vez conocidos los carteles oficiales para la segunda parte de la Temporada grande de la Plaza México, podemos decir que Fermín Rivera será el gran ausente de la baraja nacional.

Pese a ser su plaza talismán, las discrepancias de fechas y encierros de la empresa con otros toreros, han dejado finalmente fuera a Fermín Rivera de la segunda parte de la temporada del coso capitalino.

Fuentes cercanas al torero nos informan que Fermín se ha sentido “un poco menospreciado por la empresa de La Plaza México”

Lo cierto es que al final han sido varias las razones de su ausencia y se ha ido enredando todo en el último mes. Pero la principal razón que observó es que la empresa no le ha dado el sitio que le tiene que dar. Un sitio además bien ganado, ya que sus últimas actuaciónes en esta plaza y en la presente temporada, habían sido de lo más interesantes y toreras.

Si esto fuera solo por una cuestión numérica, su repetición se tuviera que dar en automático tan solo por el número de orejas cortadas, ya que otros toreros con el mismo número de trofeos (1) como Payo, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti si aparecen acartelados.

Pero esta muy claro todo; la empresa no tenía mucho interés en que estuviera Fermín en esta segunda parte y le han dado prioridad a otros intereses y toreros de la casa, como en el caso de Arturo Saldívar, quien en su única aparición en la presente temporada tuvo una irregular actuación sin el corte de trofeos y nuevamente se encuentra acartelado.

Por otra parte mucho tendrá que reflexionar Fermín Rivera acerca de su futuro y del actual manejo de su carrera, ya que la etiqueta del “gran ausente” que se le ha colgado en los últimos años en algunas ferias, cada vez comienza a pesarle más, porque el tiempo pasa y lamentablemente no perdona.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Amenazas intolerables

Por J.A. del Moral.

Cada vez que se me ocurre escribir algún comentario sobre las habituales cogidas de Andrés Roca Rey – actualmente convaleciente de la última en Manizales y sin haber podido cumplir algunos compromisos en ruedos americanos – surgen infinidad de respuestas entre las que hay de todo tipo, en su mayoría discrepando aunque con buenos modales. También las hay mostrándose de acuerdo conmigo. 

Pero, asimismo, las hay amenazantes en las que me advierten de lo que me ocurriría si persisto en el tema. Amenazas ciertamente preocupantes de gentes capaces de cometer cualquier barbaridad contra mi persona.

Estas agresiones no son propias del toreo ni de su mundo. Nunca lo fueron. En los más de 50 años que llevo ejerciendo como critico de toros, apenas recuerdo no más de tres veces que me ha sucedido algo parecido. Pero ahora, con Roca Rey como motivo, me llegan demasiadas y esto es alarmante. Y no solo para mí. También y sobre todo para el diestro limeño porque a quien más dañan es a él. Mal asunto es tener que verse rodeado de “matones” a los que quizá ni siquiera conozca el más directamente interesado.

En vista de lo cual, no he tenido más remedio que denunciarlo a las Autoridades Competentes de España con posible traslado a las Internacionales.

Advertidos quedan los amenazadores.

“No es cuestión de cebarse en la por ahora última cogida de Andrés Roca Rey. Es lamentar una vez más lo que parece acompañar, tarde tras tarde, a este torero llamado a ser muy grande. Pero tantas cogidas no es cuestión baladí, sino motivo de creciente preocupación porque si continúa arriesgando sin previo control de las embestidas de los toros ni de asegurar su firmeza para no perder el equlibrio, nos tememos lo peor”.

Tendrá que replantear su carrera Andrés Roca Rey; aun cuando pueda sonar que es inoportuno expresarlo, su tasa de percances (con ingreso a la clínica) por corrida, podría ser sin duda alguna el más alto de la historia de la Tauromaquia para toreros con un año de alternativa.

De Toros en Libertad.

Primeros avances de tropas…Los engranajes del toreo ya se mueven…

Por Álvaro R. del Moral.
 ​

Ya se habla de carteles, toros, toreros, estrategias, nuevos apoderamientos… Hemos cambiado de año y la pesada maquinaria del toreo vuelve a engrasar sus resortes para trazar las líneas maestras de la temporada que vendrá. Madrid y Sevilla, las dos capitales de este mundillo invertebrado, ya están centrando la atención del aficionado pero, sobre todo, de los plumillas taurinos que tratan de rascar los primeros esbozos de la campaña mientras las grandes figuras siguen cruzando el océano para cumplir sus compromisos americanos. 

Ya se habla del mano a mano que podría enfrentar a Curro Díaz y José Garrido en la Resurrección madrileña reeditando el sorprendente vis a vis del pasado otoño. Será uno de los primeros carteles que monte Simón Casas al frente de Las Ventas pero hay más combinaciones de toros y toreros de las que ya se habla en los corrillos…

Olivenza es el cornetín de la gran temporada

Manolo Molés avanzaba en los micrófonos de la SER las ternas de matadores que vertebraran la feria de Olivenza, auténtico pistoletazo de salida de la gran temporada el primer fin de semana de marzo. El cartel más macizo incluye los nombres de Morante, Manzanares y el paladín peruano Andrés Roca Rey. Pero hay más: El Juli tendrá la réplica de Talavante y otro nombre joven y emergente como Ginés Marín. Se habla de una tercera corrida de toros en la que reaparecerá Antonio Ferrera después de casi dos años alejado de los ruedos por una compleja lesión. Le ampararán Ponce y Miguel Ángel Perera, que también juega en casa. Y hablando de Ponce hay que comentar como merece un hermoso gesto que le honra. 

El maestro valenciano se apuntará a los adolfos en el primer aniversario de la muerte de Víctor Barrio en la plaza de Teruel. No está de más recordar que ciertos manejos le desplazaron de aquel cartel coral que honró la memoria del diestro segoviano en la última feria de Valladolid. El recuerdo del torero caído no merecía esa mezquindad, que retrató a sus autores. 

Pero agua pasada no mueve molino…

Y pongamos que hablo de Sevilla…

Como la cosa va de avances también nos hacemos eco del listado de ganaderías a lidiar en la plaza de la Maestranza que profetiza El Mundo. Se asegura que estarán presentes las vacadas de Victorino Martín, Cuvillo, Miura, Juan Pedro Domecq, Daniel Ruiz, Victoriano del Río, Jandilla, Torrestrella, Garcigrande, El Pilar, Las Ramblas, Fuente Ymbro, Tornay y Matilla además de Cubero y Bohórquez para rejones. En otros medios se había asegurado el doblete de ciertos hierros estrella y hasta las vacadas que Morante habría aceptado estoquear en sus ¿cinco? compromisos con el abono sevillano. 

Las cuentas no nos salen con esos números si el ciclo continuado de festejos comienza el miércoles 26 de abril. Serán diez corridas de toros y dos festejos de rejones pero ahora nos encontramos con dieciséis encierros que se podrían dividir entre los trece festejos que se lidiarán entre el Domingo de Resurrección y los farolillos a los que habría que sumar las tres corridas que, con cierta seguridad, podrían conformar la Feria de San Miguel de 2017. Una de dos: o nos sobran ganaderías o no llegarán esos dobletes que se habían preconizado. Y una tercera: si no hay elenco oficial de ganaderías es porque las negociaciones de la espina dorsal de la Feria de Abril están abiertas en toros y toreros. Ya les comentamos que la empresa Pagés, revirtiendo sus propios usos y costumbres, no ha facilitado aún el elenco ganadero que solía acompañar la felicitación navideña enviada a sus abonados aunque se barrunta que el listado definitivo no debe tardar. Las líneas maestras de la temporada empiezan a trazarse a la vez que se aleja la grupa del camello de Baltasar. 

Pronto comenzará la carrera de primicias y desmentidos.

Publicado en El Correo Web