Archivo de la etiqueta: toreros

Temporada Grande: ¿Será esto suficiente? Por Bardo de la Taurina

Hoy la Plaza de la Noche Buena en una chorcha de incondicionales y de cuates, en ese orden, en el cual obviamente no encaja este medio. En ‘petit comité’ estarán enterando aunque no lo digan, el que en este país las leyes del proteccionismo que se usan ‘a conveniencia’ prohíben montar un espectáculo taurino acorde con una ciudad emblemática turísticamente, que merecería un serial de toros y toreros de auténtico tronío, el cual tal vez pa’ como están los elementos de seda luminosa debería de oscilar entre carteles de tres extranjeros y de dos, como en la F-1, más la realidad es que la cosa no es así, además se puede poner complicada si a la hora de armar las combinaciones las revoluciones de las neuronas de quienes van a montar el tinglado no andan afinadas.

España con Enrique Ponce como solido pilar y con Diego Ventura en lo atractivo aportaran el soporte de dos de los pilotes, los otros los serán Julián López Él Juli’ y José Antonio ‘Morante de la Puebla’, Diego Urdiales con la mención del momento sentimental que correrá a cargo de Juan José Padilla, Antonio Ferrera, Andy Cartagena, y por supuesto el infaltable D’ Mendoza senior con su Jr., la temporada en esta ocasión amerita ser tratada estruendosamente, por el ruido que se necesita pa’ contrarrestar la alzada en armas de los políticos y los anti taurinos, así que esto solo se lograra en la medida de que los periódicos y las páginas computarizadas serias y de peso, que no es lo mismo, le den difusión a lo que vaya aconteciendo, por lo que urgen que los triunfos sean eso, verdaderos triunfos, entendiéndose por ello que el corte de una orejilla ya no será suficiente pa’ jalar tinta o espacios, hoy la ración va de dos peludas en adelante, lo que curiosamente hace que el de atrás sea el del éxito, tal vez sea por ello que la apuesta sea por la seguridad del todopoderoso Enrique Ponce, el que si logra el repiquetear del triunfo, estará jalando en automático la saciedad de hambre del ‘perro de casa’ que lo es ‘El Juli’.

De ‘Morante de la Puebla’ se podría esperar también una sinfonía mayor, la cual vendría muy bien si sucediera en las primeras fechas por la necesidad de correlacionar el izamiento de las peludas con las otras peludas que andan de mitoteras en los cabildos, otro cartel que podía hacer eco es el de la despedida del ‘Pirata’ Padilla, el cual me late que no necesariamente será dentro del marco natural de una marquesina de rehileteros esto porque pienso que el legendario torero español ya no está pa’ los trotes de un duelo a palazos, y la pregunta: ¿será esto suficiente?

Anuncios

Solo para villamelones: Las mentiras de la diputada

Por Manuel Naredo.

La señora se llama Leticia Varela y es diputada por Morena en el Congreso de la Ciudad de México. Se trata de una política con ya varias horas de vuelo, que, entre otras cosas, aspiró, y no estuvo tan lejos de lograr, la titularidad de la delegación Benito Juárez en la capital del país hace seis años. Hoy se desempeña como diputada gracias a que ganó en las urnas esa responsabilidad.

La semana pasada, la señora Varela subió a la tribuna para presentar una propuesta de modificaciones a las leyes vigentes. Ahí se dijo animalista, cosa que merece el respeto general; argumentó que la obligación de respetar la vida de los animales es su obligación, función que nadie le escatima; y aseguró que la tutela de los animales es una responsabilidad común, opinión por demás igualmente respetable.

En esos argumentos basó su iniciativa que, de aprobarse por ese ente legislativo, desembocaría en la prohibición de las corridas de toros en la Ciudad de México. Incluso esto último, por más taurinos que podamos ser, hay que respetarlo, pues se trata de una opinión y una lucha de muchos mexicanos que, independientemente de ser minoría o no, tienen derecho a ser escuchados.

Pero la señora Varela, más allá de externar una postura y propiciar unas reformas acordes a su sentir, aprovechó la palestra de la sala legislativa para, abonando a su intención, mentir con el mayor de los descaros. Así, mintiendo como si estuviera en la sala de su casa, si es que ahí miente, y no en un espacio que debería ser serio y respetable, sustentó sus intenciones de modificación.

Entre otras lindezas, la legisladora aseguró que a los toros de lidia se les hacían las siguientes cosas:

Se les llenaban los oídos con periódicos mojados para que no escucharan durante su lidia en el ruedo.

Se les untaba vaselina en los ojos para que se les nublara la vista y no tuvieran una visión clara.

Les metían algodón en la nariz para que les costara trabajo respirar.

Les metían una aguja entre los genitales para que sintieran un dolor permanente.

Les frotaban una substancia corrosiva entre las piernas (creo que dijo piernas y no patas, por cierto) para evitar que se echaran al piso.

Todo eso dijo, así, sin más, con la cara dura, sin importarle el lugar donde estaba y el mínimo respeto que debería tener una investidura como la suya.

En las redes sociales, esos espacios donde cualquiera puede decir lo que sea sin que se haga responsable de ello, se dicen muchas cosas todos los días; se miente, se insulta y se injuria, sin el menor castigo, y al parecer, sin la mínima prudencia y sin un ápice de arrepentimiento. Está mal, pero tenemos que apoquinar con ello todos los días, en tanto no exista una legislación mucho más firme sobre el tema. ¿Pero en el mismísimo Congreso de la Ciudad de México?

No me indigna que la señora Varela sea animalista, ni que pretenda abolir las corridas de toros en la capital del país; es más, ni siquiera me molesta la posibilidad de que sea lo suficientemente cándida (es la palabra más suave que encontré) para creer lo que dijo; lo que me indigna es la estulticia con la que desempeña el que debería ser el noble oficio de legislar.

Publicado en El Diario de Querétaro

Juriquilla – El “Pollo” anuncia a un gallo para el 3 de noviembre: Andrés Roca Rey.

De SOL y SOMBRA.

El próximo 3 de noviembre “será la mejor corrida del año en la Plaza de Toros de Provincia Juriquilla” afirmó el empresario Juan Arturo “Pollo” Torres Landa, al confirmar la presencia de Andrés Roca Rey, alternando con Sergio Flores y los rejoneadores Andy Cartagena y Jorge Hernández.

Destacó también el “Pollo” en su anuncio el encierro de Campo Hermoso que se lidiará de encaste Domeq, es decir serán toros ‘españoles’, tal como lo pidió Roca Rey, “porque quiere que la afición queretana vea la misma calidad de ejemplares que se ven en las transmisiones de televisión de las corridas en España”.

También anunció la presencia del Pabellón Gastronómico, antes y después de la corrida, con los cuatro mejores restaurantes de la ciudad, “porque otro de los objetivos es seguir impulsando el turismo en esta ciudad con hoteles llenos, y un amplio apoyo al sector de servicios”.

Dijo el empresario que en la que ha sido una gran temporada, Roca Rey ha conseguido 88 orejas y más de medio millón de espectadores han sido testigos en el año de su consagración, y señaló que para él “es un gran orgullo y una gran emoción tener a este gran torero en Juriquilla, porque aquí lo conocimos desde que era becerrista, luego novillero y ahora una gran figura”.

Finalmente anunció el “Pollo” Torres Landa que los boletos ya se encuentran a la venta desde 300 pesos en sol general, 900 pesos en primera fila de barrera de sol, y mil 750 en primera fila de barrera de sombra.

En la rueda de prensa, el “Pollo” Torres Landa estuvo acompañado de Juan Andrés Torres Landa, Juan Almaraz, Ricardo Vielma y Diana Ledezma.

Twitter @Twittaurino

LA MAESTRANZA | ANÁLISIS DE LA TEMPORADA 2018 EN LA PLAZA DE TOROS DE SEVILLA

Andrés Roca Rey.
Andrés Roca Rey.

El Juli hizo historia en primavera, el madrileño cuajó una actuación memorable, cortando cuatro orejas –dos de ellas simbólicas al toro ‘Orgullito’, de Garcigrande, que fue indultado– y ganó su quinta Puerta del Príncipe.

Por Luis Nieto.

El matador de toros madrileño Julián López El Juli arrasó en la Feria de Abril con una actuación para los anales de La Maestranza en la que el lunes 16 de abril cortó cuatro orejas –dos de ellas simbólicas al toro Orgullito, número 35, negro listón, de 528 kilos, de Garcigrande, indultado– y saliendo a hombros por la Puerta del Príncipe por quinta vez en su carrera. Fue un triunfo total, un éxito por encima de cualquier otro en una temporada con 28 festejos (15 corridas de toros, una de rejones, 7 novilladas picadas, 4 de promoción y un festival).

Julián López El Juli, único que ha alcanzado este año la emblemática puerta, hizo de verdad historia en primavera, entre tanto Manzanares estuvo a punto de alcanzarla en San Miguel –feria en la que se retiró Juan José Padilla de la plaza sevillana y tomó la alternativa Alfonso Cadaval– y cuyo peso recaía en Morante de la Puebla, ausente en Abril y quien, anunciado en las dos corridas del ciclo otoñal, no pasó de algunos destellos ante dos lotes malos.

El Juli con unas dotes lidiadoras fuera de lo común en su mejor actuación global en La Maestranza deleitó con Orgullito, extraordinariamente bravo en la muleta –otra cosa fue el tercio de varas: pelea sin exigencias para plaza de primera–. El torero de San Blas exhibió su tauromaquia en una faena con dominio, poder y ligazón, brillando al natural y con la diestra, con pases en los que barrió literalmente el albero… el delirio y el indulto al toro y las dos orejas simbólicas. Al otro astado lo desorejó por una labor marcada por el dominio y el ajuste. En su segunda tarde dio una vuelta al ruedo tras petición de oreja.

El otro triunfador de la temporada fue el alicantino José María Manzanares, quien también cortó un total de cuatro orejas en su paso por las ferias de Abril y San Miguel. Pasó de puntillas con el peor lote el Domingo de Resurrección. En su segunda cita se alzó por derecho propio como triunfador en un festejo en el que cortó dos merecidas orejas al gran Encendido, de Cuvillo, para el que parte del público pidió la vuelta al ruedo en el arrastre. La estocada en la suerte de recibir fue una rúbrica perfecta para coronar una gran obra. En su última tarde abrileña cortó una oreja por una faena desigual. En San Miguel retornó a lo grande con Retornero, un toro de máxima calidad de Juan Pedro Domecq. Tras cortar una oreja en su primero, tenía entreabierta la Puerta del Príncipe. Su faena, suprema, auguraba la salida a hombros…pero tres pinchazos, los dos primeros en la suerte de recibir, y un descabello rebajaron el premio mayor a una vuelta al ruedo clamorosa.

Tras El Juli y Manzanares, han destacado dos toreros sevillanos: Pepe Moral y Pablo Aguado. Moral continúa creciendo y cortó tres apéndices en dos tardes; dos de ellos nada menos que a miuras, saliendo a hombros por la puerta principal. En la de Miura, con el manejable segundo, concretó una buena faena coronada con una estocada en lo alto para cobrar una oreja. Y con el buen cuarto, faena inteligente, medida y con ligazón, por la que cortó una oreja con petición de otra.

Pablo Aguado ha sido una de las agradables sorpresas de la temporada que se destapó precisamente en la Feria de Abril. En su segunda corrida como matador fue la revelación del ciclo, cuajando una gran actuación en un cartel de toreros sevillanos, cortando una oreja al sexto tras una faena variada y brilló al natural en el tercero.

En el conjunto de la temporada hubo otras actuaciones importantes. Andrés Roca Rey hizo triplete en primavera y resultó triunfador el Domingo de Resurrección, añadiendo a su estoicismo, clase, improvisación y algunos naturales exquisitos al ralentí ante un toro noble. Ganó un trofeo de mucho valor. En las otras dos se fue de vacío. Y en septiembre cortó una oreja a un sobrero manso y anovillado de la casa Matilla.

Talavante, que hizo triplete, cortó una oreja sin entidad para una plaza de primera categoría. Pasó inadvertido en su segundo compromiso y en el tercero consiguió un trofeo tras una faena desigual, con entrega, tesón y gusto que remató con una gran estocada.

El Fandi cortó una merecida oreja bajo la lluvia en la corrida de Fuente Ymbro. Padilla, en abril, dio una vuelta al ruedo y el presidente no le otorgó un apéndice solicitado mayoritariamente;entre tanto en San Miguel fue premiado en su adiós con un trofeo.Ponce cortó una oreja en la de Garcigrande por una faena desigual. Garrido, por encima de su lote de El Pilar, cortó otra y dio una vuelta al ruedo. Y Bolívar se miró en Rincón para conseguir un trofeo.

De los diestros que no consiguieron trofeos, Antonio Ferrera, a tres tardes, dejó buenas sensaciones el Domingo de Resurrección. Manuel Escribano brilló en la victorinada, dio una vuelta al ruedo tras petición y escuchó la música en el capote. Se estrelló con un mal lote en la miurada. Curro Díaz plasmó varios muletazos que fueron auténticos carteles de toros. El único espada herido, Román, que venía a una sóla tarde, dejó patente su arrojo.

En rejones, Andrés Romero cortó dos orejas y Galán, quien aportó los pasajes de mayor altura, y Vicens cortaron una.

En ganaderías, en la Feria de Abril, La Palmosilla, que debutaba, sorprendió gratamente con una corrida bien presentada y tres toros de buena nota. Tras ella, Garcigrande, Cuvillo, El Pilar y Fuente Ymbro soltaron algunos ejemplares con buen nivel y destacó la de Bohórquez en rejones. Dentro de los fracasos destacan los de Victorino Martín y Jandilla. En San Miguel, Juan Pedro Domecq lidió un encierro en conjunto bien presentado y de juego desigual y la casa Matilla un saldo ganadero.

Entre las dos grandes ferias, los novilleros Ángel Jiménez, Emilio Silvera, David Salvador, García Navarrete y Kevin de Luis cortaron una oreja cada uno. El ciclo de promoción lo ganó Juan José Villa Villita. quien cortó un total de dos orejas.

Una temporada con buena afluencia de público, criterio presidencial dispar, aficionados en minoría con una rebaja en la exigencia y un tercio de varas en demasiadas ocasiones testimonial.

Publicado en El Diario de Sevilla.

La Estela del Brillo – La México: Triunfo y Firmeza de José María Hermosillo.

Así de rotundo, firme y rota la cintura, José María Hermosillo manda sobre la embestida de “Campeador”, a la casta del novillo de San Antonio de Padua se opone el mando del torero. FOTO: Toca.

Tarde entretenida y de realidades en diversos aspectos en la Plaza México. Se parcha el encierro y, pese a la desigualdad de trapío encuentra varios episodios de mucho interés en una novillada donde incluso el clima embiste a favor del aficionado taurino. En esas, Roberto Román encuentra el camino inevitable a su realidad taurina mientras Héctor Gutiérrez se ve rebasado en concepto y realización por la gran posibilidad más que promesa, de José María Hermosillo que, salvo con el estoque, libra uno por uno los obstáculos que la novillada le coloca hasta romper en otra importante faena que lo coloca al frente de la novillería mexicana y a la espera dentro de quince días de finalizar por todo lo alto esta campaña novilleril, esperemos sea el comienzo de una gran carrera taurina.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México. Foto: Edmundo Toca Olguín.

Se cumple el centenario de la muerte de Saturnino Herrán, el genio entre genios de la pintura mexicana, esperanza joven, frustrada, para variar, y a destiempo. De Aguascalientes. Y en Aguascalientes se encuentra viva mucha de su brevísima obra. Incluso, sabemos, se guardan celosamente sus apuntes taurinos enclavados en la primera época de la Plaza San Marcos.

Hoy, seguramente sin intención alguna, La México programa tres hidrocálidos.

Pero lo hace ante un encierro parchado sin necesidad alguna.

Con todo el tiempo del mundo para haber reseñado una novillada entera, seria y bien hecha, que se eleve a la ocasión, la Monumental cae en retraso y parcha el encierro de Maravillas, por suerte, el remiendo de San Antonio de Padua trae consigo los episodios más interesantes de la Temporada.

El cartel bueno queda en mano a mano por la natural realidad de Roberto Román todo deseo pero nulo en idea y concepto, enganchado y sin sometimiento con el capote, tiene la pésima suerte de encontrarse con un alto y muy serio novillo de origen Rancho Seco -esa capa cárdena, ese cuello y esos pitones no mienten- al que deja hacer lo que se le viene en gana, en vez de someterme de salida.

El toreo empieza cuando el toro para. El cárdeno en vez de deternerle, arrolla.

Nadie es capaz de ordenar, de aconsejar, en última instancia, mandar en el más que bisoño novillero quien desatinadamente se da a tirar de la cordobina de recibo, queda desarmado y hace que el novillo empiece a alargar la gaita desde muy temprano. Crudo tras el brevísimo y flojo puyazo -cuando las cuadrillas deben pegar no lo hacen- llega a un intento de quite donde gana terreno y, al tratar Román de rematar, apunta el pitón derecho a la ingle. La Virgen vuelve a cuidarle en los aires pero, ya en el piso, el novillo lo tiene a merced y no le perdona.

Ahí la tarde cambia pues hace que sobre los dos valores más adelantados de la novillería mexicana caiga el pesado fardo de la responsabilidad: Hermosillo y Gutiérrez.

Pero hay con qué responder.

Ese cárdeno tlaxcalteca se encuentra a José María Hermosillo lleno de sitio e inteligencia. Antes, en el que abre plaza, sobrepasa la prueba de un serio y bello ejemplar de Maravillas uno de esos novillos cuyo juego es regular, pues rasca y tardea en muleta tras mediocre tercio de (una) vara. Hermosillo, emociona en los lances, gusta en el quite por tafalleras al grado de pegar una en redondo y rematar hasta el exceso a una mano. Luego, se da a correr la mano a un novillo que duda pues le falta la casta para crecerse ante el exigente mando. Corre la mano por ambos lados con entendedera, la muleta en el sitio desde el inicio alternado abajo hace al novillo templarse y acudir.

Emociona pero mata mal.

Jorge Ramos, milagro, niega correctamente la oreja. Ojalá hayan tomado nota Jesús Morales y su secretario Juan Vázquez, pareja para el olvido. Bien Usía de forma, al no haber mayoría visible y de fondo, al no premiar una estocada defectuosa por atravesada.

Pero poco importan los trofeos cuando se tiene arte y cabeza.

Por ello, el cárdeno tercero y su juego, pese a no ser su toro, pese a lo crudo que queda y el sentido que desarrolla gracias a la falta de sometimiento inicial y al relajito que le forman las cuadrillas encabezadas por Christian Sánchez que recorta el viaje tras pasar en falso como si el novillo no hubiera aprendido lo suficiente, no hace mella en Hermosillo que se lo quita de encima con perfecto toreo de castigo de inicio por bajo, rematando con solvencia y suficiencia. Es más, prácticamente, lo hace pasar con la derecha con un mérito tremendo y al novillo, al fin sometido, lo único que le queda es morir de cara al sol tras la estocada.

Tras responder Hermosillo, queda la pena de que no haya mayor imaginación y pesen más sabrá Dios qué compromisos para hacer que el muchacho Héctor Gutiérrez repita tres domingos seguidos en la Plaza México y para este tercero muestre cierto cansancio mental. Aun así, lo intenta con el cárdeno claro segundo, chico pero con cara seria. Gutiérrez luce con el capote pero se muestra algo repetitivo y sin frescura con la muleta. Se trata de un novillero que esta vez sacrifica el fondo en pos de una forma que no le abona, equivoca el inicio con el cambiado por la espalda y el novillo, que necesita empaparse de muleta, pone el freno de mano para el último tercio.

Torear no es componer la figura. Torear no es lo mismo que dejar pasar.

Por ello tras la muerte del tercero, Gutiérrez se ve contrariado con el flaco, esmirriado, cariavacado e impresentable cuarto. Para sorpresa del personal el negro astado de Maravillas, hay que reconocerlo, embiste. Y no para. Gutiérrez trata pero no consigue nada en firme. Se confía, hace concha y el novillo no le perdona esa fijación que tiene por componer la figura, pendiente de las posturas a la mitad de la suerte y los desmayados remates. No es suficiente, aburre y se queda por debajo de la circunstancia.

Ese contraste se marca aun más al correr turno, con el quinto, el segundo novillo de San Antonio de Padua que deja en alto el color de la divisa por su hechura, apenas el trapío exacto para un cartel de este nivel y para esta Plaza y por la lidia que le otorga José María Hermosillo. Bien hecho de arboladura fino de corte es bien recibido por el novillero con la capa donde remata a una mano de salida. En cambio es muy maltratado por Efrén hijo en la cabalgadura. Cómo sería el golpe que el aparato motor del novillo resiente el efecto del feo puyazo contrario y sus patas traseras se doblan.

Ante todo eso el temple queda, alivia.

Y queda la casta, que rescata.

En la caleserina al propio ritmo del novillo y pese a que dobla las manos, Hermosillo aviva la esperanza y, aun adelantando la suerte, único señalamiento que hacemos al diestro, el astado da la pelea y el torero luce en la larga de remate. Lo mismo en banderillas donde agarra el astado aire al grado de derribar a Gilberto Aragón Zamora, como siempre sufriendo.. Hay casta pero falta fuerza. José María, entonces, aplica la medicina, quietud y alivio por alto, en el inicio pegado a tablas que repara el tranco del novillo quien le dicta al torero no hacer tonterías como ese intento de cambiado por la espalda o querer ligar derechazos en el mismo inicio que solo derrumban.

Diría José Chafik, al novillo mexicano hay que esperarlo pues éste enseña a torear. Hermosillo lo hace consiente inicialmente.

Y comienza entonces, en plenos medios, el concierto.

Hermosillo abandona el intento inicial de llevar muy por bajo y ajusta a la media altura para, además de mantener el pie, encelar, lograr que el novillo rompa adelante y, pese a tener el hocico floreado, crecerse al acariciar la embestida en derechazos largos y en un pase de pecho con la derecha completamente en redondo. Perfecto al natural pese a lo despatarrado, Hermosillo rompe su muñeca pese a trompicarse en algun momento por la colocación esencial de su muleta y el despliegue de su trazo. No duda cuando las miradas se cruzan en el cite y se apodera de la embestida, en definitiva, tras tardear el astado previo a un magnífico pase de la ranchera donde el cambio de mano hace reventar a la Afición junto al de pecho ligado.

Luego la tanda grande con la derecha, abierta con amplio pase de pecho donde prende Hermosillo los muletazos adelante y en los que se rompen plenamente su cintura y su muñeca, donde se va detrás del muletazo en redondo y ahí donde le pelea el novillo apretar y responde abrochado la tanda en pleno clamor con magnífico remate arriba y ayudado por bajo.

De cartel.

En otra época, no tan lejana, prendas y dianas habrían caído y tocado desde las alturas

Ya en la postrimería, con la faena hecha, las dosantinas y nueva ranchera ya cerca de tablas, pese a coquetear con pasarse de faena e intentar la arrucina, deja la mesa servida para la estocada algo caída. Esto y la casta del novillo retardan la hora final al grado de, en medio de un silencio total, requerir el descabello tras el aviso, perfecta decisión por parte de la Autoridad que preside y que hoy ha estado en el sitio.

Y una escena magnífica es la que sobreviene entonces.

La cruceta se asoma en el callejón y la gente, que desea el triunfo como el propio diestro, sabe que el descabello puede prevenirlo. Pero el arte del torero es una constante apuesta de la cual José María Hermosillo, no se raja. Al contrario, pese a demorar el uso del verduguillo y el aviso que diluyen la segunda oreja, el diestro se serena, busca encontrar el sitio exacto y el momento preciso en que “Campeador” descubra y, entonces, el rayo plateado de la espada ejerce con toda su fugaz, fulgurante y fulminante belleza con el descabello perfecto que rompe el silencio con el estruendo que no logra la segunda oreja pero que valora y aclama la gran faena. Oreja con todo el peso del triunfo y la responsabilidad, oreja que huele a triunfador.

Discutible el Arrastre Lento por la falta de fuerza, indiscutible por la casta y la bravura. Entonces, en tal caso, in dubio pro bous.

Gutiérrez se ve insípido pese al esfuerzo con el cierra plaza, manso e intrascendente.

Rebasado su forma habrá que esperarle, claro que sí, en la de triunfadores, donde saldrá a no dejarse rebasar. A picarse con lo ocurrido hoy a ver en Hermosillo a un adversario peligroso, sí, pero al que habrá que responderle a la altura.

Lo veremos. Ahí estaremos.

Ya quien se lo quería perder… pretexto no hay.

Falta que la Empresa, después de lo ocurrido, no vaya a convertir la graciosa huida en desapasionada intriga.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada de Novilladas 2018. Domingo, Octubre 7. Noveno festejo de Temporada Chica. Menos de un cuarto de Plaza en tarde espléndida por fresca y prácticamente nula de viento. Nubes blancas durante los primeros dos turnos y,  tras el quinto alumbrado artificial.

6 Novillos, 4 de Maravillas (Divisa Morado y Rosa) Disparejos de presencia, esmirriado y acariavacado el negro quinto, preciosos primero y segundo, bonito aunque chico el sexto. El primero es mejorado en la muleta por el espada en turno, no peleó fuerte en varas y le faltó casta en el último tercio, el segundo calamocheaba no obstante ofreció posibilidades. Bravo el anovillado cuarto que no paró de embestir a la muleta y flojo el sexto; y 2 de San Antonio de Padua (Divisa Caña y Nazareno) Desiguales, muy serio el tercero desarrolló sentido gracias a la pésima lidia otorgada por espada y, especialmente, las cuadrillas. Hermoso aunque chico el quinto, número 109 “Campeador” nombrado de 386 kilogramos, que desarrollo buenas virtudes por ambos pitones pese al puyazo y la falta de fuerza, sacó bravura en la muleta. Fue homenajeado con, discutible, Arrastre Lento.

Se corre el turno por la cornada del tercer espada, lidiándose el quinto en cuarto lugar y viceversa. 

José María Hermosillo (Grana y Oro) Vuelta tras Petición, Ovación y Oreja con petición de la segunda tras Aviso. Héctor Gutiérrez (Grosella y Oro) Ovación, Silencio y Silencio. Roberto Román (Grana y Azabache) Palmas al retirarse a la Enfermería.

Extraordinaria e inusitada actitud, por seria y centrada, de la Autoridad que preside en persona del Juez Jorge Ramos que niega perfectamente la petición tras la muerte del primero y la segunda oreja a la muerte del quinto además de enviar muy atinado y en el sitio el aviso al primer espada previo a la muerte de este astado, no obstante, discutible, el Arrastre Lento a este último pero procedente.

Protestan actuantes, espadas y cuadrillas con vuelta al ruedo contra las iniciativas contrarias a los festejos taurinos aludiendo al Artículo 123 Constitucional pero omitiendo el muy importante 5, referente a la libertad de profesión.

Pésima tarde de las cuadrillas a pie y a caballo. Artero puyazo contrario y carioca de Efrén Acosta hijo ante el quinto al que daña el aparato motor. Fatal a la brega Diego Martínez, no obstante consigue un excelente par de banderillas ante el cuarto y sus correspondientes saludos. Bien Fernando García al banderillear al difícil tercero lo mismo que la valentía de Adolfo Sánchez al tragar y salir comprometido tras banderillear al primero, ambos saludan en su turno. Ventajosos y abusivos los lamentables recortes tocando los lados de Christian Sánchez haciendo desarrollar aun más sentido al referido y peligroso tercero, no obstante, se cuela, para no variar, en el saludo de GarcíaGilberto Aragón sufriendo como cada fin de semana en banderillas es derribado por el quinto. Tarde desigual con el capote de Juan Ramón Saldaña. Mal colocado y desarmado Marco Antonio Dones.

Natural de José María Hermosillo a “Marismeño” el novillo que abrió plaza de Maravillas. FOTO: Toca.

Solo para Villamelones: Emilio de Justo

Por Manuel Naredo.

A veces la vida da la oportunidad, el privilegio, de otorgar el momento largamente esperado de pronto, en el momento realmente justo. Así de justo ha sido el momento de Emilio de Justo.

Y es que este torero extremeño, con ya once años de alternativa, vino a toparse con una de esas temporadas de ensueño, que no predecía, en principio, esas características, y que se convirtió, a base de calidad, de valor, de entrega y honradez, en la mejor de su vida. Y sobre todo, el momento de su consagración en la capital del toreo llegó justo, con la técnica pulida y la madurez a tope.

Nada, sin embargo, ha sido producto de la casualidad, sino de una carrera de sacrificios, iniciada desde una infancia pobre en su natal Cáceres, y alimentada en el esfuerzo, y muchas veces, demasiadas, en la incomprensión y el desdén que lo mantuvieron alejado de los carteles grandes, de las corridas preferidas de las figuras y de las ferias importantes. Algo que ha cambiado definitivamente justo este 2018.

El mismo día en que había muerto su padre, el pasado 22 de septiembre, Emilio se vistió de luces en Mont de Marsan, en Francia, donde volvió a dar un golpe de autoridad, pero donde también un toro le pegó una cornada de varias trayectorias en el muslo izquierdo. Tras la corrida y la intervención quirúrgica, como pudo, el torero asistió a los funerales de su padre.

Y luego, apenas unos días después, con el dolor en el alma y los puntos de sutura en el cuerpo, se presentó en Madrid el pasado domingo, pues estaba anunciado en una de las corridas de la Feria de Otoño y no quería perderse esa oportunidad. Lidió con maestría dos toros difíciles del Puerto de San Lorenzo y a ambos los mató de sendas estocadas tras ejecutar de manera perfecta, brillante y aleccionadora, la suerte del volapié. Una oreja tras cada labor, y por ende, el derecho de salir en volandas de la plaza de toros más importante del mundo hasta la madrileña calle de Alcalá.

Dicen quienes lo vieron y son proclives a los detalles, que Emilio de Justo, un torero de ya treinta y cinco años, nada más cruzar la puerta grande madrileña, miró al ya negro cielo, como queriendo compartir el momento con ese padre que le había acompañado a tantas plazas en tiempos mucho menos triunfales.

Dice que desde niño soñó con esa Puerta Grande que el domingo finalmente alcanzó, justo en el momento de su vida que tenìa que ser. Emilio de Justo ha llegado, por su propio pie, a la cúspide del toreo mundial y representa nuevos y venturosos aires, un refresco reconfortante.

Publicado en El Diario de Querétaro

Nuevo Progreso de Guadalajara: Temporada 2018 – 2019 – Corridas de Toros

La empresa del Nuevo Progresó de Guadalajara ha dado a conocer los carteles de sus fiestas de octubre (ahora también de noviembre) que se componen de 4 corridas (una de ellas mixta) y una novillada.

Presentamos el comunicado de la empresa y más adelante haremos un análisis profundo del serial que sin duda será tema de mucha polémica y discusiones entre los aficionados.

De SOL y SOMBRA– Comunicado ETMSA.

Quedaron cerrados los carteles para las corridas del tradicional Serial de octubre y noviembre con la participación de grandes figuras del toreo mundial y la despedida de dos diestros que han dejado huella en esta plaza, en el renglón de las ganaderías se cuenta con hierros que han lidiado importantes toros en las últimas temporadas, conjuntando así toros y toreros que sigan dando brillo a nuestra temporada 2018 que concluye el 18 de noviembre con los triunfadores del serial novilleril Soñadores de Gloria, las corridas y la novillada darán inicio a las 4:30 de la tarde.

El 21 de octubre toros de Villacarmela para Antonio Ferrera,Octavio García El Payo y Luis David Adame.

El 28 de octubre en el marco del XXIII Congreso Internacional de Cirugía Taurina se lidiarán 2 toros de Montecristo para Andy Cartagena y 4 toros de San Isidro para Ignacio Garibay que se despide de esta plaza y Fabián Barba.

El 4 de noviembre toros de Jaral de Peñas Enrique Ponce alternando con Juan Pablo Sánchez y Sergio Flores.

El 11 de noviembre toros de San Miguel de Mimiahuapam para Juan José Padilla, Sebastián Castella y José Adame.

El 18 de noviembre Novillos de Barralva para los Novilleros Triunfadores del 1er Nacional de Novilladas Soñadores de Gloria disputándose el trofeo Manuel Capetillo.

VENTA DE ABONO CON DESCUENTO

Además de mantener los precios de las corridas anteriores, ofrecemos el abono (compra del paquete de las cuatro corridas en forma anticipada) con un descuento del 10%. La venta de abonos para localidades numeradas será del 5 al 12 de octubre, y venta libre de boletos a partir del 12 de octubre en el sistema ticketmaster y en las taquillas de la plaza.

Informes al 36379982 y 36 51 83 78.

Twitter @Twittaurino

TERCER DESAFÍO GANADERO EN LAS VENTAS: ¿Qué pasó con los toros de Palha?

El torero francés Thomas Dufau pasea la oreja que cortó en Las Ventas. JUANJO MARTÍNEFE.

Oreja de poco peso para Thomas Dufau ante toros de Pallarés y Hoyo de la Gitana.

Por Alejandro Martínez.

“¿Qué ha pasado con Palha?”, le preguntaba un aficionado a otro mientras ambos accedían a uno de los tendidos de la plaza de Las Ventas, minutos antes del tercer y último desafío ganadero programado en el coso madrileño. La pregunta hacía referencia a la sustitución de la ganadería portuguesa, anunciada inicialmente junto a la de Pallarés, por la de Hoyo de la Gitana.

Según la empresa, “los toros de Palha no superaron el primer reconocimiento veterinario efectuado en la plaza”. Una explicación que no contenta a todos. Porque, ¿cómo es posible que una ganadería como Palha no tenga tres toros aptos para Madrid? Y, más raro aún, ¿cómo se pueden rechazar los toros de Palha por falta de trapío y aprobar los sustitutos de Hoyo de la Gitana, dos de los cuales resultaron ser impresentables? A esto deberá responder autoridad y veterinarios.

El caso es que, a pesar de su ausencia, los siempre temibles astados de Joâo Folque de Mendoça estuvieron muy presentes. Para empezar, por la falta de variedad que han tenido unos desafíos ganaderos que deberían ser rebautizados como Desafíos del encaste Santa Coloma-Saltillo. ¿Es que no hay más procedencias minoritarias de gran interés en el campo bravo? Los seis hierros que se han lidiado (Saltillo, Valdellán, José Escolar, San Martín, Pallarés y Hoyo de la Gitana) corresponden a un mismo origen.

Pero también se echó de menos a los palha por el decepcionante juego de las reses de Pallarés y, especialmente, de Hoyo de la Gitana. A la falta de presencia de dos de los tres ejemplares de esta divisa, se unió su total falta de casta. Y su mansedumbre. Tres animales de nulo juego frente a los que se estrellaron Sánchez Vara, Javier Cortés y Thomas Dufau.

Sin ser extraordinarios, los de Pallarés al menos salvaron el honor de la sangre Santa Coloma. De impecable presentación, el trío de astados que hizo acto de presencia en el ruedo de Las Ventas tuvo seriedad para dar y tomar y lució unas muy astifinas y ofensivas defensas. El mejor de los tres fue el primero, que apretó en varas con la cara abajo, y que, aunque pecó de soso, tuvo nobleza y cierta calidad en el último tercio. Con él, Sánchez Vara demostró su sobrado oficio, pero apenas ligó los muletazos y anduvo clamorosamente despegado.

Más espectacular que bravo fue el quinto de la tarde, también de Pallarés, y que correspondió a Javier Cortés. Hasta en tres ocasiones -la última con el regatón- se arrancó el toro al caballo. Desde lejos y con alegría acudió, aunque luego, bajo el peto, lanzó cornadas y no empujó como debía. Esa movilidad y transmisión que mostró en los primeros tercios fue un espejismo y en la muleta se quedó corto, blandeó y llevó la cara por las nubes. Encimista, Cortés solventó la papeleta y se salvó de milagro de la cornada al ser prendido por la banda de la taleguilla durante la faena.

No fue el único milagro de la tarde. El otro le salvó la vida a Thomas Dufau que, tras tirarse a matar muy derecho al tercero, fue cogido y zarandeado por el pecho durante unos dramáticos segundos que solo quedaron en un susto. Susto que le vino de perlas al francés para sensibilizar al público y cortar una oreja -sin petición mayoritaria- de escasísimo peso. Sólo una buena tanda al natural, al principio del trasteo, sobresalió en la labor de Dufau. De frente, dejó un puñado de muletazos de buen trazo, que no tuvieron continuidad, en parte, por la falta de emoción de su enemigo.

PALLARÉS Y HOYO DE LA GITANA/ VARA, CORTÉS, DUFAU

Toros de Pallarés (1º, 3º y 5º), bien presentados, muy serios y astifinos, nobles y sosos; y Hoyo de la Gitana (2º, 4º y 6º), mal presentados los dos primeros, mansos, descastados y deslucidos.

Sánchez Vara: media estocada baja y tendida (saludos); dos pinchazos y estocada desprendida (silencio).

Javier Cortés: pinchazo y estocada corta trasera y atravesada (silencio); pinchazo hondo perdiendo la muleta, pinchazo y bajonazo (saludos).

Thomas Dufau: estocada trasera y caída (oreja); mortal pinchazo en los blandos (silencio).

Plaza de toros de Las Ventas. Tercer y último desafío ganadero. Domingo, 23 de septiembre. Más de un cuarto de plaza (8.354 espectadores, según la empresa).

Publicado en El País