Archivo de la etiqueta: toreros

Tarde de toros y toreros

Granada tiene una historia irrenunciable en el mundo de los toros, con claras aportaciones de las que hacen afición.

Por TITO ORTIZ.

La tarde del 23 de junio de 1973, cuando salía de la plaza de toros de Granada, mi padre me paró bajo el arco de la puerta grande, y me dijo: «Juani, ya has visto toros para toda tu vida». Y no se equivocó, porque después de aquello que habíamos presenciado los dos en el tendido, no he logrado superar el entusiasmo, por muchos toros y toreros que he visto a lo largo de mi vida. Aquel Corpus mágico comenzó con la caída del cartel de Paco Camino, que anunciaba retirada de los ruedos, y a don Luis Miranda no se le ocurrió otra cosa que sustituirlo con su paisano y rival en los ruedos, Curro Romero. Pero es que el cartel lo encabezaba, nada más y nada menos, que Luis Miguel Dominguín, que llevaba más de una docena de años sin torear en Granada, y venía con tal fuerza, que recibió a su primero de Juan Pedro Domecq con dos largas cambiadas de rodillas en el tercio, como si de un novillero debutante se tratara. Vestía un terno, verde manzana y blanco, con los bordados diseñados por Picasso, y calzaba medias blancas. Solo verlo vestido para torear de aquella manera ya valía la pena haber pagado la entrada.

Curro Romero en su primero recibió una de sus acostumbradas broncas, y se le arrojaron algunos rollos de papel higiénico, como era costumbre, pero en el segundo puso literalmente la plaza bocabajo, con el delirio en los tendidos que yo no he vuelto a vivir nunca, lo mismo que no he vuelto a ver a los tres espadas dar la vuelta al ruedo juntos y a la vez, con la plaza puesta en pie, las palmas echando humo y las gargantas rotas del clamor. Y remató la tarde nuestro José Julio Granada, que en su primero destapó todos los tarros de las esencias, cuya fragancia viaja aún por los aires de Granada. No hay tarde como aquella tarde.

La escuela del club taurino

Granada no ha vuelto a vivir una rivalidad taurina como la que protagonizaron los novilleros Rafael Mariscal y Miguel Montenegro. ‘Mariscalistas’ y ‘Montenegristas’ llegaron incluso a las manos, por defender al torero de su afición. La escuela taurina del Club Taurino se encargó de formarlos y lanzarlos a la gloria del toreo, para regocijo de una Granada taurina, que los vio triunfar, no solo en su tierra, sino en todas las plazas importantes de España y América.

Aquellos dos niños granadinos pusieron Vista Alegre en pie la noche de su mano a mano, y Madrid se les rindió. Pronto surgieron sus peñas taurinas y la intención de contar con ellos para todo, en la ciudad que los vio nacer y crecer.

Hasta la albaicinera Virgen de La Aurora llevó los bordados de sus vestidos de torear en el palio. Granada hervía con las dos aficiones encontradas, y el club taurino era entonces un centro de actividad frenética, hasta el punto de que un toro muerto mató a un socio. Sí, he dicho bien, un toro muerto mató a un socio.

Costumbre era que los taurinos se reunieran en el salón de la chimenea a leer el periódico, y un día ocurrió lo imposible. Una de las cabezas de toro que colgaba de la pared, con su placa en la que se leía la ganadería, el nombre del bicho y los caballos que había matado en la plaza del Triunfo, se descolgó al fallarle la alcayata, con tan mala fortuna que un socio que bajo ella leía el IDEAL resultó muerto en el acto.

De los toros no puede uno fiarse, aunque estén muertos y disecados.

Años más tarde, Granada iba a recobrar su afición y su ilusión taurina, con la irrupción de un torero diferente. Ricardo Puga, ‘El Cateto’, logró hacerse un hueco en la Granada taurina con su verdad taurómaca y originalidad, porque se hacía anunciar en unos enormes carteles, vestido de pana y albarcas, con un haz de leña al hombro. Algunos decían ver en él la reencarnación de otro mítico torero granadino, Miguel Gálvez, ‘El Lechero’, que en 1737 tuvo bastante renombre. Ricardo Puga Cifuentes, ‘El Cateto’, nacido en Juviles, tomó la alternativa en Motril de manos de Curro Girón, y actuó como testigo el torerazo de nuestra tierra José Julio Granada.

‘El Cateto’, en su corta trayectoria, revolucionó a la afición, y hoy su estirpe sigue siendo famosa, porque su sobrino es el Mago Migue, tan querido por todos nosotros, y su hermano y padre del mago internacional, Francisco Puga, nos arrancó durante mucho tiempo una sonrisa al ver sus chistes en la prensa local firmados como ‘Frapuci’.

Fuente: Ideal

Anuncios

@Taurinisimos 123: Arturo Saldívar en Teziutlán – PREVIO Piedras Negras en Huamantla. José Julián en SLP.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 11 de Agosto de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Ferias en México: San Luis Potosí, Teziutlán y Huamantla 2017.

Entrevista con José Miguel Llaguno, ganadero zacatecano desde San Luis Potosí, previo a la corrida de la FENAPO 2017, Toros de José Julián Llaguno para Ignacio Garibay, Fabián Barba y Arturo Macías.

Entrevista con Hilda Tenorio tras triunfo en Perú.

Análisis Corridas de Zacatepec y Piedras Negras en la Feria del Toro, Teziutlán 2017. Enlace con Alex González desde Teziutlán.

Faenas de Fabián Barba y Arturo Saldívar.

Resumen Huamantla, corrida de Coyotepec y Triunfo de Jerónimo.

PREVIO: Encierro de Piedras Negras, Corrida de las Luces para “El Zapata”, Angelino y Sergio Flores.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 5 de Febrero de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Arritmia, la causa del abandono de Jesulín en su última corrida

Por Ane Olabarrieta.

Jesulín de Ubrique (43 años) tuvo que salir por la puerta de atrás de la plaza de toros de Lanzahita el pasado sábado. El torero mostró signos de mareo e intentó recuperarse a base de beber líquidos y de que sus compañeros le echaran agua helada por la espalda. Finalmente el diestro se vio incapacitado para salir ante el toro y decidió acudir a enfermería de donde saldría en ambulancia minutos después.
Varios medios apuntaron en ese momento que el abandono del torero se debía a un golpe de calor propiciado por los más de 42 grados que había en la localidad abulense esa tarde. Sin embargo, la causa de la ‘repentina huida’ de Jesulín era mucho más grave. Y es que según señala el diario La Razón el diestro sufrió una arritmia.

El corazón del marido de María José Campanario (39) latía a gran velocidad y este punto fue el que preocupó a los médicos porque, además, no conseguían estabilizarlo. 

Así lo han confirmado fuentes cercanas al diestro al citado periódico, que añaden que Jesulín optó por volver inmediatamente a Arcos de la Frontera, donde tiene su residencia, para consultar a sus médicos de cabecera.

Fuente El Español

¿La Fiesta en Paz? En Tecozautla, Hidalgo, afloró la grandeza de una fiesta que los malos taurinos se empeñan en suprimir

  Una corrida con edad, trapío y bravura de la ganadería de Huichapan permitió que en Tecozautla surgiera, impetuosa, la magia negra de la lidia con Gerardo Adame y Luis Conrado. Foto Carlos González.
Una corrida con edad, trapío y bravura de la ganadería de Huichapan permitió que en Tecozautla surgiera, impetuosa, la magia negra de la lidia con Gerardo Adame y Luis Conrado. Foto Carlos González.

Por Leonardo Páez.

Aún quedan ganaderías y toreros que no se andan por las ramas y que a la hora de la verdad tienen palabra de honor, sin importar la plaza donde se presenten. 

Por ejemplo, los toros de Huichapan, de don Adolfo Lugo Verduzco, y los matadores Gerardo Adame y Luis Conrado, que en la corrida del pasado sábado en la emprendedora población hidalguense de Tecozautla lograron remontar la tauromaquia a insospechados niveles de grandeza a partir de la bravura de bestias y de hombres en la corrida de la Feria de la Fruta.

Huichapan envió cinco bellos ejemplares con edad y trapío que promediaron 486 kilos, recargaron en varas y dieron emocionante espectáculo, no diversión, por su encaste –sangre de Saltillo vía Jesús Cabrera y San Martín– y esmerada crianza, saltando a la arena no sólo con alegría, sino con amenazante poder, rematando en los burladeros y poniendo a prueba el nivel anímico y técnico de los alternantes. Haber reducido la bravura comprometedora a mansedumbre voluntariosa para que los que figuran toreen bonito, es lo que ha convertido a la fiesta en mera aproximación al excelso arte de lidiar reses bravas.

Frente a Compadre, un precioso castaño albardado, el hidrocálido Gerardo Adame, otro de los buenos toreros mexicanos desaprovechados no obstante las reiteradas muestras de su calidad, ejecutó templadas verónicas en los medios e inició la faena con suaves doblones a un astado que acusó fijeza y claridad al embestir, no al pasar, lo que Gerardo aprovechó cabalmente en sentidas y cadenciosas tandas por ambos lados, estructurando muy bien su faena. Dejó una estocada en todo lo alto y recibió merecida oreja, mientras un público emocionado por aquella conjunción de castas exigía la segunda.

Cubano, con 525 kilos, hondo y largo, correspondió al capitalino Luis Conrado, todo un caso de vocación torera, a pesar de un sistema cerrado a las personalidades diferentes y a los diestros que se arriman. En cinco años de alternativa y tras haber triunfado en la Plaza México, en Arroyo y otras, el hombre ha toreado la friolera de ocho corridas, más algunos festivales. Tras provocar un tumbo, el toro llegó a la muleta reservón y con sentido, lo que no impidió a Luis torearlo con quietud por el derecho e insistir sin resultados por el izquierdo, hilvanar ayudados por alto mirando al tendido y, cuando parecía que la faena ya no remontaría, ligar cuatro espeluznantes, imposibles manoletinas ¡de rodillas!, rematadas con el de pecho ante un sorprendido toro y un hechizado público que pudo atestiguar la magia negra de la lidia o el encuentro sacrificial en serio. Tras una entera en lo alto la anhelada oreja llegó a sus manos en una mezcla de tensión y algarabía, pues ya casi nadie se juega la vida como si suya no fuera. ¡Qué intensidad torera de Conrado y que cerrazón de las empresas!

Lo dicho: una plaza es importante no por su antigüedad ni su aforo, sino por la seriedad del ganado que ahí se lidie. Si a ello se añade el apoyo decidido del ayuntamiento de Tecozautla, encabezado por Víctor Cruz Soto, y la entusiasta colaboración del secretario de Turismo, Luis Pedroza, de Abelardo Reséndiz y del matador en retiro Antonio Urrutia, sin duda la tradición taurina de esa ciudad volverá por sus fueros en el corto plazo. 

¡Eso es hacer fiesta, no el ridículo!

Publicado en La Jornada 

@Taurinisimos 122 – Entrevista: Alfredo Acosta. Recuerdo Valente Arellano. Museo Taurino Morelia.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 11 de Agosto de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Presentación en Morelia del Libro “Los Toros 500 Años. Prohibición y Defensa” de Marco Antonio Ramírez VIllalón.

Clip: Un Paseo en el Museo, Museo Taurino – Centro de Convenciones Tres Marías, Morelia, Michoacán.

Invitado de Lujo: Alfredo Acosta Chávez, 40 Años de Torero, 40.
Recorrido por la vida taurina del novillero, banderillero y maestro de toreros.

Recuerdo de Valente Arellano Salum en el 33 Aniversario de su fallecimiento. Faena en Aguascalientes, Videoteca: Alfredo de la Rosa.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 11 de Agosto de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Goya y Picasso, dos geniales publicistas de la Tauromaquia 

El toro, su fiesta, su circunstancia, su mundo y su trasmundo, ha tenido entre otros, dos geniales publicistas a escala mundial, y que todo el mundo conoce, uno Goya; Picasso, el otro.

Goya, notario de su tiempo, nos dejó en su pintura de tema taurino un testimonio, casi un reportaje. Es un ilustrador que narra con la técnica de los impresionistas la vida de los cosos taurinos. Así en su- Tauromaquia-, puede asistirse de la muerte de Pepe Hillo, enganchado por el pitón de un toro, volteado como una marioneta a la que le hubiesen cortado los hilos, ensartado por la boca del estómago, corneado fulminantemente en el vientre y el pecho perforado como por una bala trazadora.

Goya da fe de la tauromaquia de su tiempo y glorifica al toro. No son los que él pinta, toros derrotados, sino victoriosos; no están en reposo, sino en vértigo; no van a morir, sino a matar; están a punto de embestir, la testuz erguida, las patas escarbando en la arena y la cornamenta hincada en el cielo, o se han arrancado ya como un torbellino, o se resisten a morir, tambaleándose, borrachos de su propia sangre.

Goya pinta la noticia: la lucha del toro con el hombre, no la danza del hombre con el toro; el paso que, estilizado, será el tema de la pintura de Picasso. Diríamos que Goya hace periodismo y Picasso arte puro, que luego ha llegado a ser decorativo. Goya pinta el dinamismo de la Fiesta, la Fiesta en movimiento. Picasso, la Fiesta estática, reducida a esquema lineal y a geometría. Goya es barroco; Picasso retorna a los orígenes de Altamira. En las estampas goyescas de los “toros de Burdeos”, el movimiento tiene una aceleración vertiginosa; en algunas abstracciones de Picasso, la quietud cristaliza en fórmulas arcanas de jeroglífico y es como un conjuro. Recuerda a los “tótems” de las culturas rupestres.

El toro de Goya, es un generador de altas tensiones, un corto- circuito entre el destino y la sangre. Goya poetiza manejando las zonas de misterio y de sombra que hay en los lances taurinos, discrimina luces y sombras, valora las sombras con las luces y sitúa al toro en una perspectiva de misterio. En Picasso, el toro se define en una evidencia de formula geométrica y, su tauromaquia es una serie de teoremas plásticos. Goya se apoya en la anécdota para descubrir una realidad profunda; Picasso se sume en el concepto para revelar la trascendencia y el simbolismo de unas líneas que configuran torero y toro. Nos da la sensación de que es el toro mismo el que dibuja los naturales y los pases de pecho; el toro toreando al hombre. En la tauromaquia goyesca se afirma una sensibilidad de naturaleza impresionista; en Picasso se oculta una sensibilidad intelectual para tramar, al socaire de una apostura enigmática, una aventura mediterránea.

En Goya se oye todavía el dejo de una copla de ciego: Este fue Joseph Delgado (alias Hillo), y es fuerza referir cómo su muerte ha sido. (…) ¡¡Oh quien pudiera tener la ciencia de Homero para poder componerla!!(..). En Picasso, la anécdota ha sido trascendida a la categoría universal. Lo que en Goya es noticia, él lo transforma en filosofía y, superando la naturaleza, crea y recrea el mito. Pero en Picasso y en Goya, la misma virtud que les consigna a las obras inmortales: la de la fecundidad. Por los siglos de los siglos, uno y otro recordaran la grandeza de la Fiesta de los toros, y para entender del todo el misterio taurino habrá que acudir a las acotaciones que estos dos geniales artistas han hecho del texto original sobre la pasión española por los toros, que viene de la entraña, de la tradición y perdura viva al filo de la espada, por ciudades, villas, lugares variopintos, que ambos vivieron en unas condiciones, un tanto semejantes, en cuanto a las contiendas, y guerras sufridas, y también ambos han sabido plasmar, con la diferencia de costumbres y avatares, que esta tierra y sus gentes, con tenacidad, esfuerzo heroico y patriotismo, hubieron de sufrir. Aquí también se hizo notar, al igual que ocurrió con la tauromaquia la singular personalidad y genialidad de dos artistas, que no morirán nunca.

Por Fermín González para Salamanca Rtv Al día 

@Taurinisimos 121 – PREVIO Feria de Santa Ana: Encierro Tenexac. Paco @UrenaOficial en Valencia.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 28 de Julio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. España y México – Ferias de Julio en Valencia.

Adelanto Carteles, Santa Ana Chiautempan y Huamantla, Tlaxcala, así como Teziutlán, San Luis Potosí y Zacatecas.

Polémica – “Cuotas” en Academia Taurina Municipal en Aguascalientes.

PREVIO – Encierro de Tenexac para Fermín Rivera, Juan Luis Silis y Sergio Flores en Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala. Entrevista con Israel Durán Vázquez, Empresario Taurino.

Clips: Hacienda de Tenexac y Homenaje a Ramón Reveles

Análisis faena Paco Ureña en Feria de Julio, Valencia, corrida de Luis Algarra.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 4 de Agosto de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

De la parada de taxis a la plaza de las Ventas, un torero pluriempleado

Alberto Lamelas.

Por Sergio Peréz.

MADRID (Reuters) – No todo es “glamour” cuando se habla del toreo. En el imaginario colectivo español, el torero va inevitablemente asociado a una vida de lujo y excentricidades, pero entre los matadores también hay proletarios.

“Eso solo es el diez por ciento o menos. Muchos tenemos que sobrevivir”, explica Alberto Lamelas, un apasionado torero de 33 años que financia su afición y vida como taxista en el ruedo urbano de Madrid.

Tomó la alternativa (la ceremonia en la que un novillero se convierte en matador) en 2009 y durante los dos años siguientes tuvo que lidiar con una realidad mucho más brava que el toro. Con apenas cuatro corridas al año no podía siquiera considerar convertir lo que es y siente en oficio.

“Yo lo que soy y lo que me siento es torero… mi objetivo es vivir del toro”, dice Lamelas. Mientras pelea con su sueño, recorre las transitadas calles de la capital varios días a la semana.

Este mes de junio estuvo realmente cerca de lograr su meta. Se vistió de luces para participar por segunda vez en su vida en una corrida de toros en la plaza de Las Ventas, el gran escenario del toreo mundial, durante la Feria de San Isidro, la Champions League de los toros.

En un contexto prolijo en tradiciones, Lamelas tuvo que desembolsar varios cientos de euros para cumplir con los preliminares y enfundarse el traje de faena en una suite del conocido como “hotel de los toreros”, en una de las zonas más exclusivas de Madrid.

Tras el tenso y procedimental ritual de “vestirse de torero” (el traje debe reposar cuidadosamente doblado en una silla con sus distintas prendas en un orden preciso), el matador se reúne con su cuadrilla habitual, se monta en una furgoneta y, al llegar al coso, desfila en la ceremonia de apertura con seguridad aparente hacia el centro del ruedo madrileño en una tarde primaveral que se empeña en demostrar su carácter veraniego.

Lamelas, quizás más conocido o valorado en la vecina Francia que en su país natal, se sintió torero en la meritoria lidia de los dos toros que le tocaron en suerte.

Pero pasados unos días, vuelve a su otra realidad y rememora la tarde en Las Ventas mientras espera pacientemente que avance turno en la parada de taxis de la estación del tren de alta velocidad en Atocha para transportar a un viajero con quién sabe qué sueños.

Publicado en Reuters