Archivo de la etiqueta: tauromaquia

Opinión: Mi Refugio 

Por Rafael Cué.

En tiempos revueltos como los que vivimos, donde los valores como la honestidad, la verdad y el bien común parecen estar caducos, por lo general buscamos refugios espirituales para replantear el camino, para no dejarnos llevar por esta ola de barbaridades, saqueos y manifestaciones de enojo y malestar, que para colmo son entendibles —mas nunca justificables— por el mal gobierno que vivimos. Si gobernadores como los Duarte, los Moreira y otros tantos roban con descaro, con odio a México y están libres como muestra de la terrible impunidad que se vive en este país, ¿qué esperar de compatriotas que sin ética ni valores hacen lo mismo, pero a menor escala?


El cambio está en las manos de cada uno de nosotros, no esperemos que alguien más lo haga, así no funcionan las cosas. Nuestro compromiso con México debe empezar en casa. Me dan ganas de abrazar a mis hijos y decirles que el mundo puede cambiar, que está en nosotros mismos que nos duela más un niño sin comida o escuela, que un fuetazo a un caballo.

Mi refugio es la tauromaquia, sus valores, su arte y su verdad; refugiarme en ella no significa evadir la dura realidad de este complejo y solitario siglo XXI, donde la gente es “alguien” en el mundo virtual de las redes sociales, donde las personas ya no conversan, ahora chatean, donde 140 caracteres limitan las ideas y donde mirar a los ojos es casi un atrevimiento.

Yo me refugio en la ilusión durante la semana, de pensar en quién torea el domingo, si asistirá la gente a la plaza, si embestirán los toros, si están bien presentados, y si podremos soñar con la magia única e irrepetible de la faena idealizada. En conectar mi sentir y forma de entender la vida con las maneras y la expresión de un torero ante un toro, esa mágica unión del intérprete y el receptor de las emociones. En admirar al toro, estudiar su bravura, valorar la absoluta entrega a la convicción de embestir como principal instinto, disfrutar cuando un toro mete los riñones antes de comenzar una poderosa acometida con el morro abajo, con los belfos entre sus patas y la mirada enganchada en la templada muleta del torero que le reduce la velocidad, uniéndose cintura y barbilla en pecho al ritmo de la embestida, formando esa escultura efímera de dolorosa belleza que cala en el vientre y se desahoga en la garganta con un “olé” no pensado, sí sentido.

Me refugio en los valores del respeto a las jerarquías del toreo, donde el matador de mayor antigüedad entra primero al burladero, donde el orden tiene un porqué y las reglas no escritas prevalecen a través de cientos de años, donde un apretón de manos significa un acuerdo cabal, donde un matador va a la cabeza del caballo para resguardar al picador, donde al toro se le ama, se le respeta y venera.

Me refugio en admirar al hombre que vestido de seda y oro es capaz de ponerse frente al animal más bello y poderoso del mundo, para unir sus vidas durante unos minutos y luego separarlas ante la muerte de alguno de ellos con el objetivo de crear arte, de hacernos sentir vivos por las emociones que el cuerpo padece durante una faena soñada.

Cada toro tatúa en el corazón del torero un sentimiento, muchas veces incomprendido, o lo que es peor, ignorado por el público, como el sentimiento de poder expresar su alma a través del toreo, o la impotencia de no poder comprender y descifrar en fracciones de segundo las intenciones del toro, su forma de embestir y la frustración de saber que no se fue capaz. La dureza absoluta del toreo es muchas veces como la vida misma.

La vida y el toreo son muy parecidos; el trabajo, el sacrificio y la pasión por lo que se hace a través de una vocación, tarde o temprano traen frutos y satisfacciones.

2017 parece que será un toro complicado, hagámosle una faena con arte, con valor y con verdad. Si queremos un México mejor, seamos mejores mexicanos, y la vida (como el toreo) nos recompensará.

Twitter: @rafaelcue

El cambio está en las manos de cada uno de nosotros, no esperemos que alguien más lo haga, así no funcionan las cosas. Nuestro compromiso con México debe empezar en casa. Me dan ganas de abrazar a mis hijos y decirles que el mundo puede cambiar, que está en nosotros mismos que nos duela más un niño sin comida o escuela, que un fuetazo a un caballo.

Mi refugio es la tauromaquia, sus valores, su arte y su verdad; refugiarme en ella no significa evadir la dura realidad de este complejo y solitario siglo XXI, donde la gente es “alguien” en el mundo virtual de las redes sociales, donde las personas ya no conversan, ahora chatean, donde 140 caracteres limitan las ideas y donde mirar a los ojos es casi un atrevimiento.

Yo me refugio en la ilusión durante la semana, de pensar en quién torea el domingo, si asistirá la gente a la plaza, si embestirán los toros, si están bien presentados, y si podremos soñar con la magia única e irrepetible de la faena idealizada. En conectar mi sentir y forma de entender la vida con las maneras y la expresión de un torero ante un toro, esa mágica unión del intérprete y el receptor de las emociones. En admirar al toro, estudiar su bravura, valorar la absoluta entrega a la convicción de embestir como principal instinto, disfrutar cuando un toro mete los riñones antes de comenzar una poderosa acometida con el morro abajo, con los belfos entre sus patas y la mirada enganchada en la templada muleta del torero que le reduce la velocidad, uniéndose cintura y barbilla en pecho al ritmo de la embestida, formando esa escultura efímera de dolorosa belleza que cala en el vientre y se desahoga en la garganta con un “olé” no pensado, sí sentido.

Me refugio en los valores del respeto a las jerarquías del toreo, donde el matador de mayor antigüedad entra primero al burladero, donde el orden tiene un porqué y las reglas no escritas prevalecen a través de cientos de años, donde un apretón de manos significa un acuerdo cabal, donde un matador va a la cabeza del caballo para resguardar al picador, donde al toro se le ama, se le respeta y venera.

Me refugio en admirar al hombre que vestido de seda y oro es capaz de ponerse frente al animal más bello y poderoso del mundo, para unir sus vidas durante unos minutos y luego separarlas ante la muerte de alguno de ellos con el objetivo de crear arte, de hacernos sentir vivos por las emociones que el cuerpo padece durante una faena soñada.

Cada toro tatúa en el corazón del torero un sentimiento, muchas veces incomprendido, o lo que es peor, ignorado por el público, como el sentimiento de poder expresar su alma a través del toreo, o la impotencia de no poder comprender y descifrar en fracciones de segundo las intenciones del toro, su forma de embestir y la frustración de saber que no se fue capaz. La dureza absoluta del toreo es muchas veces como la vida misma.

La vida y el toreo son muy parecidos; el trabajo, el sacrificio y la pasión por lo que se hace a través de una vocación, tarde o temprano traen frutos y satisfacciones.

2017 parece que será un toro complicado, hagámosle una faena con arte, con valor y con verdad. Si queremos un México mejor, seamos mejores mexicanos, y la vida (como el toreo) nos recompensará.

Twitter: @rafaelcue
Publicado en El Financiero.

MODERNIZACIÓN DE LA TAUROMAQUIA: Eliminar sangre del toro es la antesala de la desaparición de la tauromaquia

Paco Ureña torea al natural en la pasada feria de Málaga CARLOS DÍAZ EFE

Por Antonio Lorca.

El debate que pretende abrir la Junta de Andalucía entre todos los sectores taurinos para eliminar ‘la sangre innecesaria’ de los festejos es ‘inoportuno en el tiempo e inadecuado en su planteamiento’.

Es posible plantear cambios en los reglamentos taurinos que ‘aligeren’ el desarrollo de la corrida, pero sería preferible, primero, cumplir con la normativa vigente y afrontar en su conjunto los graves problemas de la fiesta de los toros.

Eliminar sangre del toro es la antesala de la desaparición de la tauromaquia, o, al menos, de su desnaturalización. Por el contrario, hay que apostar por la integridad del espectáculo, que solo es consecuencia del toro encastado y poderoso. En otras palabras, el problema no es la visión de la sangre, sino la emoción del toro.

“El toro padece conflictos más serios que habría que abordar con seriedad” (Victorino Martín)

Estas son solo algunas de las conclusiones de un grupo de ocho representantes de los distintos estamentos taurinos a los que se les ha pedido su parecer sobre la pretendida propuesta del Gobierno andaluz.

Las opiniones son diversas, pero todos coinciden en que ‘debatir sobre la sangre innecesaria’ “solo servirá para satisfacer la corriente animalista o acallar a los políticos que abogan por suprimir la fiesta”, según el criterio de Diego Martínez, presidente de la Asociación Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla (UTAA). “Este no pretende ser más que el principio de un camino que desemboque en que, en poco tiempo, se celebren en España corridas a la portuguesa”, añade.

Del mismo modo opina Francisco March, presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña, quien asegura que “esta reflexión ofrece carnaza a los antis, que la utilizarán y manipularán a su antojo, como es su norma”; “abrir ahora la caja de pandora de una menor presencia de la sangre -prosigue- es la antesala de la desaparición de las corridas como ritual sacrificial y juego de vida y muerte que no esconde la violencia inherente a él, y que es precisamente la que le da sentido”. “Lo que urge es la unificación de los reglamentos taurinos y estudiar medidas que fomenten, protejan y aseguren el futuro de la fiesta”.

El diestro Paco Ureña reconoce su sorpresa y dice que no alcanza a comprender “los motivos que llevan a la Junta de Andalucía a hacer un planteamiento de este tipo. Lo que más me preocupa -continúa- es que en una comunidad tan taurina , el PSOE se esté planteando una modificación de este envergadura. ¿Hacia dónde estamos yendo? Creo que esta corriente animalista olvida, en muchos casos, el ciclo natural de la propia vida”.

“El problema no es la visión de la sangre, sino la emoción” (Asociación El Toro)

“Es evidente que una corrida de toros tiene una parte violenta, pero ¿no la tiene la propia existencia del hombre? Sería más importante fomentar la profesionalidad, procurar que las enfermerías estén bien dotadas, fomentar la libertad de asistir a un festejo y educar en los valores que tenemos la gente del toro”, concluye el torero.

“Soy una persona abierta y dispuestos siempre a escuchar todas las voces, pero creo que el toro sufre problemas más graves que habría que abordar antes que este debate sobre la sangre”.

Así se expresa el ganadero Victorino Martín (la Unión de Criadores de Toros de Lidia ha preferido no opinar), y añade que “si de verdad los políticos se interesan por los toros, que hasta ahora solo los han utilizado tanto los de un color como los de otro, analicemos en profundidad todo lo relacionado con el sector”.

“Hay una palabra muy peligrosa y es humanizar” (Ignacio Lloret)

El presidente de la Asociación el Toro de Madrid, Roberto García Yuste, muestra su estupor ante la propuesta andaluza: “Este no es el camino ni el momento oportunos, porque estamos inmersos en una campaña de ataques antitaurinos”. “Lo que de verdad necesita la fiesta es emoción, -afirma-, y si nos empeñamos en reducir el riesgo, la sangre, el peligro y los momentos dramáticos no conseguiremos más que atentar contra la esencia de la tauromaquia”.

“No creo que la gente deje de ir a los toros por la visión de la sangre, sino porque se aburre”, concluye.

“Hay una palabra que no me gusta y me parece muy peligrosa, que es humanizar”, afirma Ignacio Lloret, gerente de la plaza de Las Ventas. “El gran fraude del animalismo actual, -añade-, es que pretende humanizar a los animales que, a mi juicio, es el mayor maltrato que puede haber”. “Otra cosa es que la tauromaquia evolucione y se puedan cambiar algunos aspectos para que el espectáculo tenga un menor grado de crudeza, pero en ningún caso se puede alterar su integridad”.

“Es evidente que estamos abocados a una fiesta muy diferente” (Juan M. Albendea)

“¿Por qué no se prohíbe a los niños la visión de toda la violencia que hay en la televisión, en las películas o en la videojuegos?”, se pregunta Jean Louis Personne, presidente del Club Taurino de Milán, integrado por aficionados expertos y exigentes. “Parece que la única sangre que impresiona es la del toro…”

“Es evidente que estamos abocados a un fiesta diferente, muy diferente”, reflexiona Juan Manuel Albendea, exdiputado del PP y principal impulsor de la tauromaquia en el Parlamento. Considera que se podrían suprimir las banderillas negras y la puntilla, y acordar un determinado número de descabellos; aboga por un único reglamento taurino para toda España, y estima que el verdadero problema radica en el toro.

En parte, coincide con él el presidente de la Asociación El Toro: “Modernizar, sí; reformar el Reglamento, también, pero la fiesta pierde todo su sentido si desaparecen elementos fundamentales; se deben mantener el peligro y el riesgo, y para ello es fundamental un toro con casta. El animal que crían hoy los ganaderos es muy dócil, noblón y soso, y a todos nos consume la paciencia”.

“Si vamos a hablar de toros, seamos serios”, enfatiza Victorino. “No estoy cerrado a los cambios, podemos aligerar la parte final y buscar soluciones al descabello y la puntilla, pero los verdaderos problemas son otros”.

El ganadero considera que suprimir las retransmisiones de festejos en la televisión pública o no dar cobertura a los acontecimientos más importantes es “una aberración y un ataque a nuestro patrimonio cultural”. Del mismo modo se manifiesta sobre las subvenciones. “Si hay una explotación que cumpla con los principios filosóficos de la Política Agraria Comunitaria (PAC) es la del ganado de lidia”. Abandonemos los complejos”, termina, “y hablemos de todo, y no solo de un brindis al sol para contentar a los antitaurinos del partido que pretende abrir este debate”.

“El problema no consiste en cambiar el Reglamente, sino en aplicar estrictamente los que ya existen”, apunta el representante del Club Taurino de Milán. “Las corridas parecen interminables porque a menudo son aburridas, y lo son porque las escuelas taurinas producen toreros sin personalidad (hay que organizar más novilladas) y el toro moderno se parece a un carretón”.

“Hay que enseñar a respetar y aprender que no se puede hacer política de todo”, termina Paco Ureña.

“La fiesta siempre ha sido triunfo, gloria, drama, vida y muerte, y no existe en el mundo una cultura tan singular como esta”, asevera el presidente de los abonados sevillanos.

“Es verdad que la fiesta de los toros es un espectáculo cruento porque es la representación real de la vida, compendio de la cultura mediterránea. Lo que pasa es que ahora estamos invadidos por las costumbres anglosajonas”, rubrica Victorino.

Publicado en El País 

BUENOS DESEOS, BUENAS INCOGNITAS Por Bardo de la Taurina 

Ahora sí que el tsunami de buenos deseos se juntó con la avalancha de buenas incógnitas y como que entre tantos de ambos lados, uno no sabe por dónde asomar la cabeza ante esa erupción de abrazos y parabienes, que los taurinos reparten más que puros en bautizo de niño rico, de la que en esta columna no tuvimos noticias en estos días es de la jefatura de comunicación, si es que existe, de la Plaza México, lo cual es normal, pues ya se sabe que estas letras o son ignoradas o incomodas o están castigadas pa’ esa división de la vieja plaza a la que este año le inyectaron botox en sus barreras color labial rojo carmesí y se ve ahora como una viejita coquetona ¡Olé! Bueno, dejemos el cachondeo  y retomemos en lo que andábamos que era el ignorar y no poderle informar o comentarle a usted, a que son va a bailar la temporada. Lo que sí se sabe en torno a los aficionados, es que se ha venido sembrando, pa’ que a partir de este año queden instituidas o vuelvan las clásicas tertulias de café, esas donde los aficionados se expresan con más libertad que en un campo nudista, las reuniones hasta donde se sabe serán ¿en dónde? Pues por supuesto en el Centro Histórico, precisamente en la calle de Bolívar  # 45 frente a donde estuvo el legendario ‘Café Tupinamba’, en el también tradicional ‘Café Do Brasil’ cuya historia comienza en el año de 1949 en la época de oro del toreo en México, el grupo se denominará ‘Los amigos de enfrente’ en obvio recuerdo al ‘Tupi’, y en el permeara el deseo de revivir la clásicas tertulias en torno a una, dos, tres… mesas de café, como era realmente la tradición sin protagonismos, más allá del que cada quien se gana por sí mismo, donde desde luego, nada de una mesa principal con paño verde y alfombra roja, nada, na’, jamás habrá un invitado de ‘honor’, ahí asistirán por voluntad propia quienes gusten de convivir, sin que sea pecado o dejen de amar a la fiesta quienes no vengan, como ahora esta tan de moda esa chocantisima cantaleta, respecto al parné o aportación, ahí nada de eso rifara, cada quien pedirá su café al gusto, una banderilla o un pastelillo lo paga y todos tan felices, la faena siempre será charlar de toros una tarde al mes sin hora fija pa’ comenzar y cada quien agarrara camino pa’ donde guste cuando termine de estar, ya nos estaremos enterando del día y ahí nos saludaremos cuando nos encontremos.

Y estando precisamente en el  Do Brasil sonó el celular y se escuchó la voz siempre amable e interesante de Felipe Olivera personajazo del mundo de la taurómaca, quien pa’ salirle al toro, pa’ escribir y pa’ convocar y atender a los taurinos es sin igual, invitaba a una presentación en un lugar de esos pomadosos donde el almidón raspa, pero bueno, eso era solo la envoltura de lo mero principal que lo va hacer la corrida de ‘La Insurgencia’ 2017 motivo pa’ que los toreadores se vistan a la usanza de ese bragado, astuto e inteligente general que lo fue Ignacio Allende, o sea se trata de un festejo de esos llamados temáticos, como en España se dan las Goyescas y las Picasianas, más lo mero chido será que el evento estará conformado por lo que podría ser hoy en día el cartel más interesante y como no lo va hacer, si ira en una de sus últimas tardes de despedida Eulalio López ‘Zotoluco’, Diego Silveti quien en estos momentos se destaca como el torero más solvente de México, en la Plaza México, así mismo aparecerá Luis David Adame el toreador que esperamos le ponga el cascabel al gato este año, los toros serán de Marrón y de San Isidro, todo ello en la Plaza Oriente de San Miguel de Allende el 21 de enero a partir de las 5.30 bajo el marco musical de la Orquesta Sinfónica de Guanajuato y al terminar todos a recorrer ese pueblo mágico inigualable donde hay hoteles de gran sabor, galerías de arte, se cena, se bebe y se escucha música como en ningún otra lado, al día siguiente unos suculentos chilaquiles o unos churros con chocolate en el lugar de la guapérrima Margarita Gralia. 

Crónica de una crítica anunciada

Winston Churchill.

 Por: Miriam Nosti.

“Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.”

Winston Churchill.

La RAE define la crítica como un adjetivo inclinado a enjuiciar hechos y conductas generalmente de forma desfavorable. En el sentido filosófico, se refiere a la acción de discernir y deriva de la palabra –criterio-. Es la acción dirigida del intelecto expresada como opinión. 

Al emitir una crítica sobre un torero, ganadería o empresa en las redes sociales, ésta tiene una repercusión inmediata, la cual puede ser negativa-destructiva como positiva-constructiva en sus extremos, en su estado ideal, se interpreta como negativa-constructiva. La acción de ejercer una crítica pública, de algo o de alguien es necesaria, pues tiene la finalidad de hacer notar un hecho, lo que conlleva un grado de responsabilidad intrínseca con consciencia de que habrá beneficiados y/o afectados.

Viendo desde fuera y únicamente con base en las críticas que leo sobre la tauromaquia en la CDMX, ésta se encuentra en una situación delicada, podría decir que en un estado terminal. El enfoque en la mayoría de las notas es por mucho negativo. Se habla de plazas vacías, falta de bravura en los astados, precios elevados, carteles que no invitan, desorganización; opiniones que se repiten constantemente, en diferentes tonos y de distintas voces que exponen pero sólo pocas veces proponen. Algunos son los que, en una cruzada optimista, ven el vaso medio lleno, plantean la situación como transitoria, de adaptación y reajuste, unos cuantos, como de transformación y renovación para mejorar. Esta polarización de opiniones llega a confundir y, esa confusión es la que se está reflejando en las redes. Nada bueno para la tauromaquia nacional.

Los juicios lanzados al hiperespacio, serán para muchos, hasta cierto punto, una referencia para generar o reforzar una opinión. La responsabilidad de interpretación queda en manos del lector, quien a partir de su conocimiento y experiencia, podrá emitir un juicio de valor personal como opinión formal, y en ocasiones, analítica. Cuenta además, con el derecho de réplica que ejercerá o no a gusto propio.

La libertad de expresión es un derecho, es la exposición responsable de criterios personales por medio de la palabra.

Expongamos realidades y, cuando se hable de problemas, busquemos acompañar la crítica con propuestas.  Así, cada vez serán más las opiniones que aporten y ayuden a regenerar la imagen y situación por la que pasa la tauromaquia capitalina y QDRS.

Twitter: @Toros_y_Toreros

¡Buenos propósitos, SÍ… pero!

Por Xavier Toscano G. de Quevedo.

Como un breve suspiro se nos ha ido de las manos 2016, un período que ya forma parte de la historia, y que en cada uno de nosotros marcó para siempre un número importante de recuerdo. Algunos de mucha alegría, otros no tan buenos, que el tiempo se encargará de borrar, y finalmente —porque es parte de la vida— los sucesos tristes que nunca podremos olvidar.

Los efímeros, los superficiales o los puramente anecdóticos pronto se irán borrando de nuestra mente, porque nunca lograron tener ningún valor para ser almacenados, razón por la cual no les corresponde la más mínima consideración. Tal sería el caso —una cruel pérdida de tiempo— en tratar de recordar los frívolos e insignificantes acontecimientos ¡”festejitos”! que se programaron en las plazas de nuestro país, incluyendo nuestra muy deteriorada y maltrecha plaza de Guadalajara.

Sin embargo, mejor pensemos que estamos iniciando un nuevo año, en la inmejorable y agradable compañía de todos ustedes, con el firme deseos y la confianza de que estando juntos, desplegando nuestro máximo esfuerzo y perseverante dedicación, lograremos llegar con bien —si es la voluntad de Dios— hasta el término del presente año. Y como cada flamante año es una prerrogativa de todas las personas crear una cadena de expectativas, buenos deseos y corrección de errores, siendo esta serie de objetivos muy válidos, pero sin olvidarnos de poner en ellos nuestro máximo esfuerzo.

Pero al unísono o paralelamente, surgen los extremos diametralmente opuestos a las perspectivas positivas, creadas por aquellas personas para quienes los buenos propósitos NO existen, y mucho menos harán una pausa en su vida para considerarlos, probablemente es en ellos y su soberbio proceder que nació esta conocida y popular conseja: “Árbol que crece torcido jamás —en lo absoluto, de ningún modo— nunca su tronco endereza”, refrán que se ajusta y encaja perfectamente entre los promotores que han monopolizado nuestra fiesta en México, los protagonistas y los taurinos parásitos.

Así, con los acontecimientos vividos no únicamente en este año recién concluido, ya que es una vez más la continuación de los años anteriores, parecería que es tan sólo un sueño el pensar que las empresas y protagonistas del espectáculo meditarán en buenas intenciones o propósitos de enmendar el camino tan escabroso y de engaños por el que transitan, y mucho menos tomarán en cuenta los reclamos y legítimos deseos de los aficionados, razón por lo cual consideraría muy apropiado enmendar o modificar varias palabras del refrán que anteriormente apunte, formulándolo así; “Árbol que crece torcido… cortarlo desde su raíz”.

Finalmente, deberemos aceptar que nuestro incomparable y hermoso Espectáculo Taurino, únicamente retomará su camino auténtico y de dignidad cuando desaparezca toda la carga de incoherencias, anomalías y atropellos que lo vienen oprimiendo. Es incuestionable y obvio que son estos los legítimos deseos y la voluntad de los verdaderos  aficionados a la “Fiesta del TORO Bravo” en cada año que inicia.

Pero, ¿y cómo podrán lograrse? Es obvio y sin muchos rodeos: solamente acatando la única fórmula infalible, la presencia en todos los ruedos de su Majestad, El Toro Bravo.

Publicado en El Informador

 

PITOS PA’ EL 2016… ¡VENGA 2017! Por El Bardo de la Taurina 

Butacas nuevas, pero vacías en La Plaza México cada domingo.

Aclaro que pa´ esta pluma, siempre ha existido la creencia que en este galimatías llamado Fiesta de Toros y Toreros, si algo no cabe o no existe, es la inocencia, bueno, eso pensaba hasta este año, mas cuando me surgió la duda ¿si los grupos de entusiastas se estaban manifestando en las entrañas de las plazas, lo hacían aprovechando un escaparate que se prestaba pa’ el exhibicionismo?  ¿O si lo estaban haciendo por ingenuidad o inocencia?

Pues solo así se puede pensar, que se les haya ocurrido expresarse en favor de un ‘Si a los Toros’ en un sitio donde no tenían a nadie de que convencer, ¿por qué no haber ido a las Cámaras Legislativas?, ¿a la Secretaria de Cultura?, ¿a Bellas Artes? sitios donde siempre hay periodistas y cámaras de guardia  y el movimiento se hubiese expandido llegando a la vista y oídos de quienes interesa sepan de esta situación, claro nada más que una cosa es gritar adentro de la casa y otra en patio ajeno donde los enemigos se podían presentar en cualquier momento.

Bordando sobre el tema de la inocencia o ingenuidad, la mayor muestra corrió a cargo de la empresa de la Plaza México, la que cayó en esos actos desde el momento que los empresarios Bailleres (s) y Sordo, tomaron las riendas del catafalco monumental, pensando que lo iban a resucitar y sigo pensando que  por mas amor que se le tenga a este negocio, el perder dinero es una inocentada o si no lo están perdiendo… es ingenuo pensar que están invirtiendo a futuro, cuando la CDMX puede prohibir las corridas en cualquier momento y hablando del mañana, la gente se pregunta ¿vendrán pa’ el 2017 toros Mimiahuapam, San Martín, Begoña,  lo más probable es que quien sabe, primero porque esa materia prima la usan pa’ manufacturar dinero en las plazas 100% ETMSA (Balleires), además de que  lidiar una corrida, siempre significa una incógnita, y como que el horno no está para bollos, pues si las reses no funcionan ¿qué necesidad tiene los Bailleres (s) de correr el riesgo de recibir más críticas de las que hasta ahora, han venido recibiendo?

Siguiendo con el futuro se hace necesario que se dé la confirmación los antes posible de Luis David Adame, sea de manos de quien sea y si no lo es de las de su hermano mejor, pues habría que ser muy inocente como para no querer aceptar que el mayor de los Adame anda a la baja y esto lo convierte en un factor de expulsión taquillero y por otro lado la empresa necesita que un torero le funcione fuerte y en Luis David Adame existe esa posibilidad, más también tienen una realidad que debe de aprovechar a la ¡de ya! y es programar pronto al peruano Andrés Roca Rey, que aparte de que servirá pa’ que acudamos a la plaza en calidad de testigos morbosos,  de la manera como el toro le va a aplicar cloroformo por la razón de que él no respeta a los toros y cree que todos son iguales ¿entonces por qué los toros lo deben respetar?  más mientras ande en pie, podrá darle una avivada a la temporada que tanta falta le hace.

Por otro lado se espera que los guisos que vayan a poner en la ‘Cazuela Monumental’ vengan bien  acompañados como pa’ que brinden jalón el cual no faltara con la Paella Valenciana y el Cocido Madrileño que ya están en la canasta ¿y que esperan pa’ meter a ella al chef principesco de la  Feria de la Gastronomía de Galapagar? aunque la última vez que anduvo por acá el turrón se le batió, mas  eso seguro no hizo mella en el ensortijado cocinero dado que a él  lo único que le importa, son los eurodólares y de esos ya sabemos que el Palacio de Hierro tienen una bóveda repleta y por otro lado como este país no tiene memoria,  en el año nuevo le perdonarían a ‘Pepe Tommy’ su desabrida merienda de hace un año y a la empresa sus  tropezones del 2016, que aunque fueron producto de su inocencia llegaron a la ingenuidad…y Santa Claus si existe

¡Venga  2017!

Lo que nos dejó El 2016

Por Jesús Zarate.

Advertencia: el siguiente texto no pretende ser una recopilación histórica y mucho menos un balance de las noticias taurinas del año, tan solo es un breve resumen de lo que marcó al 2016 en materia de fiesta brava.

El año agoniza, pero no logrará llevarse consigo la herencia de algunas de las noticias más relevantes que se presentaron a lo largo de 12 meses. En primer plano hay que colocar las muertes de tres toreros. Sin seguir a ningún, comencemos por el caso del novillero peruano Renato Motta, quien tras una cornada en su país perdió la vida, debido mucho más a la falta de atención médica, que propiamente a la lesión que sufrió.

En nuestros días, un percance como el que sufrió Motta no debe ser sinónimo de sentencia de muerte, en todo caso nos recuerda las lamentables consecuencias en las que muchos toreros salen al ruedo, careciendo del respaldo de un equipo médico o de un sueldo digno.

En ese renglón, el 2016 no es muy diferente al año de 1950.

El mundo se estremeció con la cornada mortal que sufrió el español Víctor Barrio. Un torero de carrera modesta que tuvo el infortunio de que el pitón lo encontrara en una trayectoria mortal. El toreo encontró sin buscarlo a un nuevo mártir, al igual que las redes sociales se nutrieron con los comentarios de odio de los antitaurinos. La muerte de Barrio desnudó la intolerancia de nuestros días.

En México perdimos a Rodoldo Rodríguez El Pana, quien tuvo la mala fortuna de caer de cabeza y sufrir fractura de las cervicales, que lo condenaban a la tetraplejía, pero que al final terminaron con su vida en el Hospital Civil de Guadalajara.

Una vida de triunfos y fracasos. Un personaje irrepetible y que marcó a toreros y aficionados.

El 2016 también nos dejó cambios empresariales importantes. En España, la plaza de Las Ventas será manejada por el francés Simón Casas, mientras que la México se liberó de la funesta administración de Rafael Herrerías, quien diluyó la dignidad y categoría del gran embudo. Mientras tanto, el grupo Bailleres sigue ampliando su poder en plazas de México y España, sin que se tenga claridad de su capacidad gestora.

En el renglón de los matadores el 2016 nos entregó a un Andrés Roca Rey, quien devolvió la emoción al ruedo, pero a consecuencia de ser cliente constante de los hospitales.

“La tauromaquia es un juguete en manos de los políticos”

 

Antonio Bañuelos.

De S y S

Antonio Bañuelos es un hombre de campo y de ciudad. El hombre que hace 22 años decidió poner en marcha, un 31 de diciembre, la primera ganadería de toros de lidia con sello burgalés, celebra ahora el cierre de un año “casi de diez” desde el lugar en el que comenzó este fructífero sueño: la finca “La Cabañuela”, en la localidad burgalesa de Hontomín. El ganadero hace balance de una temporada en la que “los toros del frío” han estado en los carteles de algunas de las plazas más importantes del norte del país y en la que hay una en la que se ha brillado más que nunca: en la plaza madre de los toreros: Hace apenas unas semanas le anunciaron la nominación de su ganadería a los Premios Foro Juventud Taurina en el apartado a mejor ganadería. Algo así como los “Goya”, del mundo del toro.

Antonio Bañuelos es la única ganadería castellano y leonesa nominada a los Premios Foro Juventud Taurina en el apartado a mejor ganadería. ¿Irán a por todas?

-Por su puesto. La nominación es muy importante ya que quien organiza el premio es el movimiento más activo que hay ahora mismo en España de promoción de la fiesta nacional y con gente muy joven. Miles de expertos que hacen un seguimiento del mundo del toro no solo en España sino en Francia y en América. El ser nominados por este foro es un privilegio y más para una ganadería como la nuestra que está nominada al lado de las principales ganaderías. Ya estuvimos nominados en 2014 y este año nos hace especial ilusión.

Comparte esta vez “cartel” con las grandes del mundo del toro como Adolfo Martín, Alcurrucén, Núñez del Cuvillo, Victorino Martín y Victoriano del Río. ¿Espera recoger el premio?

-Sabemos que es difícil por la competencia y por la buena temporada que han hecho todas las ganaderías nominadas. Son ganaderías con treinta corridas al año y que nos sacan mucha ventaja en esto…El hecho de estar en la final ya es un premio porque denota que hay muchas personas que han valorado nuestra regularidad.

Ha habido esta temporada una tarde muy importante en Las Ventas que abrió la Puerta Grande el sevillano Javier Jiménez.
-Una tarde muy importante en la que pudieron haber salido los tres toreros a hombros con toros excepcionales que embistieron con calidad. Tal fue el momento, que la crítica la ha definido como la mejor corrida del año en Las Ventas por lo que ya se nos ha otorgado el premio al Mejor Toro de Las Ventas 2016 la Asociación de Abonados de Madrid. Una tarde importante a la que se unen otras donde hemos estado bien pese a que la repercusión mediática sea menor.

-¿De qué plazas tiene buen recuerdo?

-Este año y pese a la dureza de este oficio que es tan ingrato, de casi todas. 2016 ha sido un año de toros para recordar y hemos estado presentes en plazas con nombre propio como las de Burgos, Talavera de la Reina (Toledo), Guadalajara, Palencia y otras de Valencia, además de en muchas plazas del sur de Francia donde nos llaman desde hace décadas. En Francia hay una afición inmensa y de calidad.

Hace apenas unos días la viuda de Victor Barrio apeló en un homenaje a su marido a que sean los jóvenes los que decidan si quieren ser taurinos o no en libertad. En un momento en el que parece que que a uno le gusten los toros es casi un delito, ¿qué opina de todo esto?

-Creo que es un tema totalmente politizado y que ha existido desde la Edad Media cuando los reyes y los obispos prohibían la fiesta según conveniera. La tauromaquia es un juguete en manos de los políticos y unas veces lo utilizan como un gesto de antiespañolismo o como una falsa protección de los animales. Lo que pasa es que nunca se ha explicado que el toro de lidia es un animal único que se le cuida en unas condiciones únicas en el campo para desarrollar una prueba en una plaza de toros. Un animal que vive en un hábitat en unas condiciones sanitarias únicas y que gracias a él en España hay una dehesa que si no fuera por los toros no existiría. Eso sin hablar de los miles de puestos de trabajo que genera y el hecho de que sea el segundo recaudador de IVA en el país. La gente joven debería conocer lo que hay detrás para que sean ellos quienes decidan si quieren ir o no a los toros.

¿Qué le parece que el equipo de gobierno municipal del Ayuntamiento de Vitoria haya ratificado hace apenas dos días que la ciudad no tenga feria taurina en 2017?

-El Ayuntamiento de Vitoria ha hecho lo imposible para presentar un pliego al que nadie pudiera presentarse. Y eso ya de por sí es grave, aunque más lo es que el ayuntamiento no haya querido recibir a empresarios que se prestaron a hacerse cargo de la plaza. Están actuando de forma irregular porque las condiciones que han puesto son extremas

Fuente: La Opinión de Zamora