Archivo de la etiqueta: Torero

Recuerdo a un grande, lágrimas a un amigo: “Va por tí Ivan Fandiño”

La plaza de toros de Las Ventas, en Madrid, acoge este lunes un funeral por Iván Fandiño, que murió el pasado 17 de junio en la plaza de toros francesa de Aire Sur L’Adour, según ha informado el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid en un comunicado. La Federación Taurina de la Comunidad de Madrid, la Unión de Toreros, la Unión Nacional de Picadores y Banderilleros de España y distintas asociaciones de aficionados y abonados de la plaza de toros de Las Ventas, con la colaboración del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, han organizado la ceremonia, que tendrá lugar un mes después de la muerte del torero. En la ceremonia también serán recordados otros dos toreros fallecidos recientemente: Sebastián Palomo Linares y Gregorio Sánchez.

Lo que daría yo por empezar de nuevo…
Por volver a esas capeas en las que me ilusionó el toreo, y no un toreo cualquiera sino “TU TOREO”. Ese que tenía tanta verdad y pureza que erizaba la piel y que consiguió que te admirase desde el primer día que te ví en aquella plaza de pueblo.

Lo que daría yo…por volver a ver tu lucha, esfuerzo y sacrificio, que era el espejo donde mirarme para salir adelante día a día, porque si tú podías con todo, yo también tenía que intentarlo. Ser “Fandiñista” no era sólo seguirte como torero, era y es mucho más, es una forma de vida guiada por la honestidad y la fidelidad a unos principios y valores. Forma de vida que tú nos enseñaste y que a partir de ahora será tu legado… “Con el corazón seguro”.

Lo que daría yo… por volver, a disfrutar de tus triunfos, y ver esa carita de felicidad, orgullo y satisfacción por el trabajo bien hecho. Momentos en los que todos querían estar a tu lado, ensalzarte y adularte, pero tú sólo querías tomarte un simple “McFlurry” con los tuyos, los de siempre; sin más.

Lo que daría yo… por volver a acompañarte en tus batallas perdidas, cuando las legiones que te izaban en volandas al principio, se diluían cual nube de humo, al verte caído. E incluso cambiaban de bando para ahondar en la herida. Pero al final te levantabas…SIEMPRE te levantabas.

Lo que daría yo… por volver a verte con él, con Néstor: tu mentor, tu apoderado, tu amigo, tu hermano. Codo con codo, con esos gestos de complicidad que sólo vosotros entendíais y qué bien entendíais….Ese tándem indisoluble , que era y será la envidia de muchos, que no encontraran algo parecido ni en los mejores de sus sueños.

Lo que daría yo… por verte de nuevo…, como esa última tarde de gran toreo en Plasencia, una semana antes de la tragedia, en la que el destino me regaló el honor de poder despedirme de tí, sin saberlo, quedándome en el recuerdo SIEMPRE, esa sonrisa y ese abrazo sincero que me diste al verme.

Lo que daría yo… por empezar de nuevo Iván…, porque esa tarde del 17 de Junio se borrara de nuestras vidas, esas que dejaste vacías para siempre, y fuera sólo un sueño…un mal sueño.

Lo que daría yo… porque vieras cómo te llora hoy todo el toreo. Pasaste a formar parte de la historia de la Tauromaquia como querías, sin ser uno más. Incluso esos que ayer te cuestionaban y vilipendiaban, ahora….también te lloran y homenajean. Quizás tarde, quizás por compromiso, quizás por protagonismo,… pero te lloran y te homenajean. Hasta eso has sido capaz de conseguir, maestro.

Te fuiste pronto león, muy pronto, cuando aún tenías muchas cosas que dar y que recibir. Allá donde estés no dejes de proteger a tu familia, a tu mujer, a tu pequeña, a tus amigos,… no dejes de protegernos a todos, y en especial a él…tu otra mitad, tu “APO”…la vida también se le fue contigo.

Lo que daría yo mi león, por empezar de nuevo….GRACIAS por tanto amigo.

Hasta siempre TORERO, AGUR Iván!!! #OrgulloFandiñista Eterno.

Yolanda Lario López.

Anuncios

¿La Fiesta en Paz? El yo acuso de Ricardo Frausto al sistema mexicano

 

  • El yo acuso de Ricardo Frausto al sistema mexicano
  • Antonio Mendoza, más paciencia y fe en sí mismo

Por Leonardo Páez.


El espectáculo taurino se promueve de una manera tan torpe y descoordinada –¿desde siempre, hace décadas?– que los jóvenes metidos a toreros, además de afición, valor, inteligencia, personalidad y otras características, deben poseer toneladas de paciencia y de espera, aunque las oportunidades se nieguen, no obstante las reiteradas aptitudes que algunos de ellos demuestran frente al toro.

El empresariado taurino, algo menos en España, opera por capricho, amiguismo, mangoneos e intereses extrataurinos más que por rigor de resultados, nivel de desempeño, imán de taquilla y oferta de espectáculo, trátese de figuras o de modestos. Rabia y resentimiento ocupan entonces el lugar que correspondería a la competencia equitativa y a un trato elementalmente justo acorde con las cualidades mostradas. A los públicos no les queda más opción que dejar de ir a las plazas, mientras gremios, crítica y autoridades se someten al poderoso en turno.
Lo he meditado desde hace algunos meses; ha sido difícil, pero he tomado la decisión: me voy del toreo, no por falta de afición, de valor o de facultades; me voy porque las grandes empresas no me dejan entrar, señaló en un comunicado insólito el matador de Aguascalientes Ricardo Frausto, con 26 años de edad y tres años siete meses de alternativa.

“…las principales empresas taurinas del país –agregó Frausto–, a pesar de mis constantes triunfos como novillero y después como matador, no han querido tomarme en cuenta: desconozco la razón. Lo que sí veo es que en prácticamente todas las ferias del país se repiten los mismos carteles, con los mismos toreros, y lo único que me dice eso es que si no le caigo bien al que decide, me tapan en las demás empresas. Incluso, estando anunciado el año pasado para confirmar alternativa en la México, después me bajaron, ya con contrato de actuación firmado.”

Haber actuado los últimos 20 meses en 13 corridas, cortado 12 orejas, obtenido cinco puertas grandes, una vuelta al ruedo y siete salidas al tercio alternando con figuras no fueron argumentos suficientes para que las empresas dieran más juego a Frausto, cuyo error no han sido sus cualidades toreras, sino ¡su falta de paciencia! Pero, ah, cómo le hacen daño a la fiesta los antitaurinos, mientras los taurinos, con sus caprichosos criterios, se encargan de hundirla.

Platiqué con el matador capitalino Antonio Mendoza –24 años de edad y 20 meses de alternativa–, quien en la corrida 18 de la temporada pasada dejó vivos a sus dos toros al tiempo que reiteraba su expresión y cabeza con capote y muleta ante un complicado encierro de Rancho Seco, y me decía: Pasé unos días muy difíciles pensando en torno a mi carrera, después de que he matado muy bien muchos toros. Al final me sirvió para reafirmar mis ánimos como torero. Esta falta de oportunidades ha contribuido a motivarme. De tanto no torear te vuelves más expresivo frente al toro. En la vida, las contrariedades sirven para animarnos o desanimarnos. Después de esa corrida en la México parece como si no trajera una destacada trayectoria previa.

“Es muy desgastante –añadió Mendoza– estar esperando y esperando, así como intentar romper un círculo muy cerrado. Pero no pierdo la fe en mí mismo. Sé que siento y hago sentir al tendido. Antes de llegar a la México toreé una sola tarde en 2016, por lo que fue un doble gran reto: por un lado la falta de rodaje, y por el otro, esconderla y echar pa’lante”. Por cierto, Mendoza, como Silis y Pepe Murillo, que tan bien estuvieron en la México, no han vuelto a ver un pitón.

Publicado en La Jornada

@Taurinisimos 118 – Encierros San Fermín, Pamplona 2017. @ElPayo_ en Pamplona.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 7 de Julio de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII)

Actualidad Taurina. Feria del Toro, San Fermín, Pamplona 2017.

Encierros, resumen novillada y primera corrida. Triunfos de Jesús Enrique Colombo, novillero venezolano y Román.

Recuerdo de “El Payo” triunfador en Pamplona 2008, novillada.

Faenas de Jesús Enrique Colombo en Cinco Villas, novillo de La Guadalupana, faena de Ricardo Frausto en la Plaza México, novillo de Barralva.

Producción: Miguel Ramos.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 14 de julio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

@Taurinisimos 116 – Madrid, Mejores Faenas. Fandiño en Mont de Marsan. Adiós Gregorio Sánchez.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 23 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Resumen, Mejores Faenas, Madrid 2017.

Gines Marín, Enrique Ponce, Alejandro Talavante, Juan del Álamo y Sebastián Castella. Ganaderías Alcurrucén, Victoriano Del Río, Conde de Mayalde y Jandilla.

Recuerdo de Gregorio Sánchez, fallecido esta semana.

Iván Fandiño en Mont de Marsan en 2014, corrida de La Quinta.

Recuerdo infancia de Iván Fandiño (EITB).

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 30 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Especial Lunes de @Taurinisimos 115 – Gloria @IvanFandino (1980-2017) ¡Adiós, Torero!

Programa Especial @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 19 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Legado de Iván Fandiño, Matador de Toros.

Repaso por su carrera, filosofía y legado. Paso de Iván Fandiño por México.

Faenas en Madrid, Pachuca, tentadero en Piedras Negras.

Entrevista con Marco Antonio González, ganadero de Piedras Negras hablando sobre Iván Fandiño.

Pasodoble “Iván Fandiño” por Gema Castaño y recuerdo fotográfico, brindis a “El Pana” en la Plaza de Toros, Jorge “Ranchero” Aguilar.

Producción: Miguel Ramos.
Operación: Abraham Romero.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 23 de Junio de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Figuras ¡No hay! Por Bardo de la Taurina


En estos tiempos en que el cotarro esta tan confundido en la forma de evaluar a los toreros, valdría la pena reflexionar sobre si el toreo que bordaban matadores del ayer reciente como lo fue ‘El Pana’ fue tan excelso como para siempre recordarlos por ello, o si su recuerdo en gran parte esta apalancado en algo que no se compra ni con los brujos del mercado Sonora ni en la farmacia de Dios y que lo es la personalidad y el sentimiento ante eso cabría preguntarse ¿Es por eso que la torería mexicana está desde hace tiempo en un bache?, y si no contestémonos ¿cuántos toreros hoy en día gozan de personalidad y sentimiento?, y más aún ¿cuántos tienen ese toreo de arrebato que poseía el citado ‘Pana’? 

Y aquí tomo el tema de las escuelas pa’ preguntar ¿qué están haciendo las academias más allá de enseñarles a los niños y jóvenes el A B C de la técnica pa’ extraerles y pulirles esa personalidad a quienes la poseen?, dijo el ‘Pana’ que él se hubiera sentido más a su aire en los tiempos de los maestros Lorenzo Garza y Luis Castro ‘El Soldado’ sin duda porque su hebra era la personalidad, ¿o será que hoy se puede ser torero sin personalidad y sentimiento?, si esto es como parece, de lo que no queda duda es que estamos atravesando por una era donde salvo los aficionados de hueso colorado, la tolerancia y el conformismo, es lo único que está acarreando aficionados a la plaza ¿y el nuevo público al que se está tratando de atraer con eso de que hagamos afición? no nos engañemos ellos solo se acercan cuando un atractivo los jala, ¿Qué hacer?  

La solución la tienen los empresarios y es comprometerse con la fiesta verdadera y no seguir vendiéndonos cachondeos chatarras, con medios toros y toreros, que torean a medias sin sudar el terno, porque no les es necesario, pues saben bien que las empresas los van a volver a anunciar cobijados bajo la misión de hacer cada vez más productivo su negocio ¿Cómo? con toros tiernos y toreros ídem en lo monetario y es aquí donde esta pluma plantea ¿les convendría a los empresarios que hubiese una o dos figuras y un par de ídolos? Que cobraran en serio aún a sabiendas de que meterían muchísima gente a los tendidos, la respuesta sería no ¿Por qué? pues porque en ese momento el mango del sartén lo tendrían los toreros y eso no les convendría a la mayoría de los empresarios y solo por no dejar, recordar que ya hubo un figura en México que haciendo valer su jerarquía exigió que la empresa compartiera con los toreros los ingresos vía televisión…

El punto pudiese parecer desconcertante, ya que a primera vista la lógica nos diría que cualquier empresario soñaría con retacar su plaza hasta la azotea, pero vayamos a la realidad comenzando por preguntarnos ¿cuánto tiempo va a pasar pa’ que se pueda gestar un novillero que apunte al cante fuerte, al de excepción, al de rotundidad, al de escándalo? y sin comparar pero si tomando como punto de referencia a Valente Arellano ¿usted conoce alguno con ese imán de personalidad, de carisma, de percha, con esa hambre de triunfo que tenía el coahuilense, con esa inteligencia que le dio pa’ que se fijara en el apoderado más visionario y con mayor alcance de sagacidad que lo sigue siendo Adolfo Guzmán Zaragoza, por supuesto que hay novilleros entre los cuales saldrán algunos matadores de primera línea y los más, serán de esos que se ven con agrado y debo decir que veo un gallito hecho de oro de hoja que lo es Cristóbal Arenas ‘El Maletilla’, mas también tiene el camino más complicado de todos y lo es que comenzó desde niño y por ello en él está latente la posibilidad que su gusto y afición por la fiesta le pueda cambiar con la misma naturalidad que su voz tierna lo hará, en fin un solo caso fuera de serie entre cientos. 

Ya de matadores ni hablamos, porque no hay uno solo que se brinque los estándares, mas también hay que decir que de los de primera línea la canasta esta cuajadita, hay otro grupo de los asolerados o primeros espadas, que ciertamente es interesante, en los que pueden dar el estirón dos o tres y de los de nueva alternativa, un par y a otra cosa mariposa, con esos ingredientes ¡fuera mascaras! no hay poder de convocatoria y por eso los empresarios en muchas ocasiones no están invirtiendo en el toro de cuatro años y medio pa’ adelante y si a eso le sumamos que también en gran medida se está careciendo de imaginación a la hora de conformar carteles, pues la situación no es nada halagüeña y si en cambio realista pa’ los empresarios que piensan que con lo que hay da pa’ dar una fiesta no brillante pero si redituable, no pa’ hacerse ricos pero si como pa’ seguir en esto sea cual sea su interés u objetito y aunque parezca rarísimo, permítaseme que conozco por ahí a alguno (s) que su misión es ver por la fiesta.

Una mascota en casa del torero Por Bardo de la Taurina

Solo les falto un Pony.

En ese camellar por el Centro Histórico, el calor parecía aventar a los transeúntes en busca de un alivianador, pa’ ello nada mejor que abrir el cogote a un curado de capulín o de nanche, la oferta de sitios pa’ los cruzados ya no es muy robusta, mas nunca olvidar que así como Hidalgo es tierra de toros bravos y Tlaxcala de toreros coloridos, el neutle aquí también tiene sus querencias regionales, si usted gusta del tlachicotón hidalguense llegado de Singuilucan, el lugar pa’ caerle pues lo es la ‘Chupamirtos’, en el corazón de la Merced y si usted prefiere el tlaxcalteca pues en la calle de Perú y Allende con sus ya casi 100 años se halla ‘La Antigua Roma’, sobra decir que por los orígenes de los aguamieles uno de los temas recurrentes lo son los toros, dicen que de Hidalgo salió el torero más valiente que ha parido madre alguna; Luis Freg, apodado ‘Don Valor’ y que de Tlaxcala salió el más profundo; Fernando de los Reyes ‘El Callao’, un parroquiano dice que le deberíamos hablar más de las figuras actuales que de los que son puro recuerdo y el ‘compa’ de a lado le contesto -pues preséntame a una figura- aquello prometía, máxime cuando iban surgiendo nombres al tiempo que eran descartados por no reunir los requisitos pa’ ser considerados auténticas figuras.    

Pues el jueves torea en Madrid ‘Joselito’ Adame ¿y usted Bardo que opina de eso? que el hecho de que un torero lo haga en Madrid no necesariamente equivale a ser una figura 4×4,  y si ¿‘Joselito’ triunfa y abre la Puerta Grande?, ¿qué va a pasar?

Lo primero es que estaría conectándole un gancho al hígado a la vanidad de Eloy Cavazos, que fue el último mexicano que abrió la puerta, luego será algo a su favor que le servirá pa’ que le salgan corridas incluyendo una de campanillas ahí mismo el 17 de junio, tras la que tiene que ir como ‘perro de caza’ y eso será lo que al torero le debe de interesar, pues un triunfo al lado de Morante de la Puebla y de Cayetano con toros de Núñez del Cuvillo, serían palabras mayores, José Adame es un toreador que en Madrid podría tocar techo y ¡ojo! no me estoy refiriendo al penthouse, ni a las nubes que tanto marean, ni muchísimo menos a los cuernos de la luna.

 
Y eso de ninguna manera es demeritar al torero aguascalentense, ese que gusta de juguetear junto con sus hermanitos con una becerrita de lidia en el jardín de su casa, con lo que dio pie a los anti taurinos pa’ que digan que los toros, son una especie que puede convivir con el hombre y que el ser humano de ninguna manera tiene que picar, banderillear y menos matar a los bureles en las plazas de toros, el hecho y las imágenes que a este torero le tomaron cachondeándose en un ambiente familiar son muy su gusto, mas que cuando la acción se sube a las redes sociales, se vuelven públicas y es por eso que los verdaderos taurinos le están tundiendo con todo y sobre el mismo tema 

Qué les va a contestar el protagonista a los anti taurinos cuando digan que ya quedo demostrado por una ‘figura’ que la Fiesta Brava no es ninguna tradición,  sino un pasatiempo que la gente rica puede practicar en su hogar y que en lo público se podría practicar sin problema, ya sea en los parques o en las plazas de toros.

 
Y que quede claro, que esta cachondeada nada tiene que ver con las corridas que se escenifican en países como Portugal o los Estados Unidos, pues ahí los toreros, rejoneadores y forcados le salen a toros con casta y trapío, no a mascotas y más allá de lo no compatible, hoy Adame está ante una nueva oportunidad de engarzar una faena, lo que en esta feria no ha logrado, pues no hay que confundir una oreja ganada por la vía del nocaut, con una lidia articulada, dominante, completa, hermosa y convincente. Y bueno si triunfa que bien y si no, también, pues ¿quién va a aguantar a los adamistas? que aunque pocos son muy intensos.

El Viti: «No mandamos ni en la vida ni en la muerte»


Serio y elegante, como era su toreo, el exmatador confiesa que siempre tuvo miedo a no digerir la fama.

Por Cesar Coca.

-En alguna de sus catorce cornadas, cuando lo llevaban en volandas a la enfermería de la plaza, ¿pensó que podía morir?

-Nunca lo pensé. Todos los que nos hemos puesto delante del toro sabemos que vamos a morir, pero no tuve ese temor en ninguna cogida.

Santiago Martín ‘El Viti’ ha respondido sin un atisbo de duda. Sus palabras resuenan en el bello patio renacentista del Palacio de Figueroa, en Salamanca, sede del casino local. Casi cuarenta años después de su retirada, sigue siendo un ídolo para sus paisanos y los aficionados a los toros de todo el mundo, pero se muestra incómodo con los elogios y esquivo ante apelativos que rechaza aunque sean muestras de admiración. «Si me llaman ‘maestro’, no me vuelvo, porque no lo soy», confiesa. Ha llegado hasta la plaza Mayor, lugar de la cita con los periodistas, atendiendo a los saludos de unos y otros, caminando pausado, como cuando citaba al toro con aquel gesto serio y una sobriedad y un temple que los cronistas de su tiempo destacaban por encima de todo. Próximo a cumplir 79 años, Santiago Martín derrocha sabiduría, recibe las preguntas a pecho descubierto y torea las cuestiones más incómodas con elegancia y sin acusar a nadie. Un caballero en un tiempo de excesos y espectáculo vacuo.

¿Un torero deja de serlo alguna vez?

Seguimos siéndolo y pensando como toreros siempre. La vida profesional de un torero es corta y luego tienes que hacer otras cosas, estar con tu familia, vivir en sociedad, pero eso sigue ahí.

¿Cuáles son esas otras cosas de las que habla? ¿Cómo llena su tiempo?

Nunca me aburro. Siempre hay tareas en el campo, con el ganado o la agricultura, atender a la familia, y además he sido muy deportista. Me gusta caminar y jugar a la pelota. He conocido a pelotaris profesionales. Una vez fui a Durango y mi padre me pidió que saludase a Atano II, que me regaló unas pelotas. Estuve jugando con ellas sin protegerme las manos y eso me costó perder dos o tres corridas. También veo muchas películas, leo sobre todo libros de Historia. Al teatro voy menos y la ópera la disfruto cuando dan alguna en TV.

SUS FRASES

En la plaza

«Yo creo que valiente es el toro; el torero debe ser inteligente»

Vocación

«Si no hubiese sido torero, podría haber sido pelotari»

Proyectos

«Mis sueños se estaban realizando y eso me daba miedo»

¿Cómo era de niño?

Fui un niño normal. En Vitigudino había un grupo de muchachos y jugábamos al fútbol y las canicas, entrábamos a algunas fincas de frutales… subíamos a los tejados a por nidos. Y también jugábamos a toreros, y nos íbamos turnando en el papel de toro.

A su madre no le gustaban los toros. ¿Qué le dijo cuando se enteró de su afición?

Durante muchos años fui como un monje. Toreábamos en los corrales, con nueve o diez años, y yo no decía nada a nadie. Aprovechando la feria semanal que había en el pueblo, a la que llevaban mucho ganado, encerrábamos una vaca y hacíamos alguna perrería. Y luego en las fiestas del pueblo se hacían cuadrillas para torear y formé una con mi hermano y un amigo. Tenía ya 16 años, y contra la costumbre de sortear quién iba a lidiar una vaca embolada, como se hacía entonces, y quiénes eran los subalternos, me adjudiqué el papel de torero.

Fue la primera vez que Santiago Martín dio unos capotazos en público. En su casa, donde vivían de un taller de fabricación y reparación de carros, se llevaron una sorpresa, y su madre y su abuelo materno le preguntaron si sabía que a ellos el toreo no les gustaba. «Pero todo quedó ahí. Nunca dijeron nada en contra y siempre me apoyaron». De su madre, recuerda que jamás fue a verlo a un tentadero. Y de su abuelo asegura que fue la persona que más cosas le ha enseñado en la vida. Así que él conoció desde muy joven los argumentos de los contrarios a los toros. «Los ha habido siempre», destaca. Nunca ha tenido demasiados problemas con los antitaurinos, aunque se detiene en el relato de un viaje en avión en el que una joven fue a increparlo y tuvo que llamar a la azafata.

De no haber sido torero, ¿a qué se habría dedicado?

Podría haberme dedicado a la pelota. Era bueno. Un amigo y yo, siendo unos chavales, ganábamos con facilidad a los mayores. Muchos años después, Retegi, Arroyo y otros pelotaris estuvieron en mi casa y jugamos en el frontón. Pero decidí ser torero, y cuando llegó el momento de contarlo a mis padres me apoyé en mi hermano mayor porque no me atrevía a decírselo.

SU TRAYECTORIA

Nació: en Vitigudino (Salamanca), el 18 de julio de 1938.
Carrera en los toros: Se vistió de luces por vez primera en 1956. Tomó la alternativa en la plaza de Las Ventas, en Madrid, el 13 de mayo de 1961. Se retiró en Valladolid, el 16 de septiembre de 1979. En total, toreó en 1.213 corridas y nunca hizo el paseíllo en solitario. Actuó en cuatro continentes. Salió a hombros de la plaza de Las Ventas en 14 ocasiones como torero y dos más como novillero, récord que nadie ha igualado.

Premios: Está en posesión de la Medalla de Oro de las Bellas Artes, el premio de las Artes de Castilla-León y el premio Tauromaquia de esa comunidad.

El balance profesional fue excelente: 1.213 corridas en 19 temporadas, 16 salidas por la puerta grande de Las Ventas, un paseíllo a hombros por todo Madrid…

Cuando era novillero, quería saber muchas cosas sobre la fiesta y preguntaba a los toreros veteranos. Era difícil acercarse a ellos y plantearles algunas cuestiones, pero varias veces lo conseguí. Me interesaba por el público y sus reacciones, por las salidas a hombros…

En una de ellas recorrió media ciudad. ¿La recuerda?

Me llevaron una vez desde la plaza de Vista Alegre a mi hotel, en la plaza de Santa Ana. Era un grupo de unas 200 personas y los guardias iban cortando el tráfico para que pudieran pasar.

¿Qué se piensa cuando se protagoniza una apoteosis así?

No piensas nada, apenas tienes oportunidad de hacerlo. Luego, cuando te quedas solo en el hotel te preguntas qué es eso.

¿Y las cornadas? ¿Tiemblan las piernas al salir al ruedo por primera vez tras una grave cogida?



Las cornadas no ablandan a los toreros. Valle Inclán y Ortega le preguntaron por eso a Belmonte y este les dijo que las de la vida son peores. Las de la vida llegan por muchas causas y hay que estar preparado: un problema económico, una enfermedad, un accidente… Las del toro son como trofeos auténticos y sin rencor.

Cuando nació su primera hija, ¿cambió algo su manera de enfrentarse a los toros?

Hay varias formas de encajar acontecimientos pero quienes nos hemos puesto delante de un toro sabemos que vamos a morir. No mandamos ni en la vida ni en la muerte. Vendrá cuando tenga que venir. Las cosas, las buenas y las malas, solo suceden a quienes están vivos. Si tuviéramos que tomar todas las precauciones por algún motivo, no saldríamos de casa.

Otras personas con profesiones peligrosas admiten que se volvieron más prudentes tras tener un hijo.

Cuando estás ante un toro no existe nada más. Hay quien dice incluso que se te olvidan hasta los dolores que puedas tener. Si no llegas a verlo así no te haces torero. A veces se dice que un torero es un valiente. Yo creo que valiente es el toro; el torero debe ser inteligente.

¿A usted la fe religiosa le ha ayudado a superar riesgos y cornadas?

Sin duda. La fe me dio mucha fuerza. Cuando me pasaron las cosas más gordas, siempre pensaba que tenía que curarme con la ayuda de Dios. Se lo decía a mi madre cuando iba a verme al sanatorio. Una vez le dije que no quería verla allí porque su sitio estaba en casa, cuidando de la familia.

Rituales

Recuerda El Viti los rituales previos a la corrida, la vez que cuando lo estaban vistiendo se rompieron los machos y el mozo de espadas se puso muy nervioso porque era la hora de salir a la plaza. «Mi mujer ocupó su lugar y resolvió el problema», explica con una sonrisa. Luego, como siempre, ella se quedó en el hotel. «Al despedirme, solo me deseaba suerte y nada más. Sabía con quién se había casado». Sus hijos, en cambio, le daban un beso. Pero eso fue cuando se acostumbraron a verlo vestido de luces porque en una ocasión, con motivo de una corrida en Benidorm, se trasladó hasta allí la familia al completo para disfrutar de unos días de vacaciones y su hijo pequeño -las dos mayores son chicas- al verlo salir de la habitación se escondió, asustado, porque no lo reconoció.

¿De qué hablaban en los largos viajes nocturnos de las cuadrillas, de una ciudad a otra?



De todo: del campo, de amigos comunes, de las familias. En mis primeros años viajaba siempre con la cuadrilla y les pedía opinión sobre la corrida. Alguno respondía sin tapujos. La opinión de profesionales con gran experiencia siempre es constructiva. He hablado más con los subalternos que con el apoderado… Luego, en los últimos años, a veces viajaba con mi mujer.

¿Por qué los toreros se retiran y vuelven? Usted también lo hizo.

Lo mío fueron más bien descansos, dos temporadas en las que toreé muy poco, algunas corridas en América. Durante diez años no había tenido ni un mes libre y el descanso me vino muy bien.

Y terminó por cortarse la coleta de manera inesperada, tras una corrida en Valladolid con muy mal resultado.

Sí (sonríe), una corrida con bronca y bronca. Yo he tenido siempre miedo a no digerir la fama, a las cosas que se sustentan alrededor. Después de un gran triunfo no dormía nunca. Estaba angustiado porque mis sueños se estaban realizado y eso me daba miedo. A los dos días de esa corrida de Valladolid llamé a Chopera y le dije que me retiraba, que ya no iba a la feria de Logroño.

¿Lo habría hecho si llega a cortar orejas en esa corrida?

Posiblemente habría sido igual, pero era una cuestión de humildad.

En una ocasión, un brindis en forma de protesta al presidente de Las Ventas, en Madrid, le costó un arresto. ¿Qué pasó?

Sucedió que mi segundo toro me dio una voltereta con el capote que me causó una lesión en una pierna. Pude seguir pero muy mermado de facultades, y el presidente cambió de tercio con solo un puyazo, cuando el reglamento fijaba tres. Eso me dejó el toro en condiciones muy difíciles para mí.

Y se quejó.

Brindé el toro haciendo una referencia al conocimiento del reglamento. Media plaza se puso de mi parte y la otra media me criticó, así que me costó mucho convencer al público pero al final corté dos orejas. Y resulta que el presidente, luego me enteré, era un admirador. No salí a hombros porque tuve que irme directo a la enfermería. Allí fueron a decirme que estaba arrestado. Me llevaron al hotel, donde estuve diez días sin salir de la habitación, con una rotura de fibras, y me pusieron un policía en la puerta de manera permanente. Ya ve, la vez que más ilusión me habría hecho salir a hombros, no pudo ser.

¿Sus hijos tienen alguna relación con el mundo taurino?

Son muy aficionados, y no porque yo les inculcara nada. Pero ahí se queda todo.

¿Cómo querría ser recordado?

Le pregunté a Domingo Ortega cómo llevaba la fama y los compromisos y me dijo: «Debes acostumbrarte». Me gustaría que me recordaran como Santiago, como una persona en la vida cotidiana, con mi familia… Si llego a medio hombre bueno, me conformo. Que me recuerden como alguien bueno. No quiero más. Mire, cuando alguien me saluda por la calle llamándome Santiago o Viti, me vuelvo y atiendo el saludo. Si me dicen ‘maestro’, no lo hago, porque yo no soy un maestro.

Publicado en. Las Provincias