Archivo de la etiqueta: Andres Roca Rey

CORRIDAS GENERALES DE BILBAO: Roca Rey remonta el vuelo sobre la categoría de ‘Impresor’

Embrocado y acinturado derechazo de Andrés Roca Rey al extraordinario sexto toro de la corrida de Jandilla. RAMÍREZ

Por ZABALA DE LA SERNA – Bilbao.
El peruano cae de pie en su presentación en Bilbao con un gran toro de Jandilla y corta una oreja a cada uno de su lote.
La expectación alcanzó la entrada más notable de las Corridas Generales hasta la fecha. Juli es mucho Juli en Bilbao; Roca Rey se presentaba -aunque el debut fue en el festival de junio-; y Miguel Ángel Perera sustituía en justicia al retirado Morante. El azul de las localidades vacías rebajó considerablemente su desagradable presencia. Como reflejo, la intensidad de ese otro azul de la divisa de Jandilla. ¿O es idéntica la tonalidad

La movilidad mal entendida caracterizó al castaño jandilla desde que acometió el capote de El Juli: la cara suelta, los derrotes, el genio. Sus bajas hechuras, sus estrechas sienes y su armonía prometían otra historia. No corrigió ninguno de sus defectos en la muleta. Es más: los incrementó por el pitón izquierdo con afilado peligro. Las astifinas puntas por encima del palillo como dagas voladoras.

Juli quiso darle ritmo y matar el muletazo por abajo para evitar los tornillazos. Ni una cosa ni la otra en series que concluían meritoriamente limpias. Llamó el torero la atención al callejón cuando el toro se distrajo con las inquietudes del burladero. Volvió a suceder al atacar el volapié. La estocada quedó a medias, perpendicular y caída de la cruz. 

Como hermano gemelo del primero parecía el segundo. También tocado arriba de pitones. Otro comportamiento pero la misma falta de humillación. De otro modo por la ausencia de poder. Menos aristas cortantes en su obediencia a la vez. Miguel Ángel Perera entró en un puesto que merecía. La remontada del año y los últimos triunfos apuntalaban la sustitución. Perera conjugó la distancia con las pausas entre series. Y en ellas, las alturas. Sin apretar nunca en los derechazos. Primaba el temple en el largo trazo. A pesar de todas las ayudas, el jandilla no respondió al natural. Sonó la hora de la ofensiva definitiva: la quietud pererista a ultranza en los circulares invertidos, en las trenzas y los ochos. Un arrimón de ley. El pinchazo quebrantó la convicción; la estocada rinconera ató el reconocimiento de la ovación como premio de consolación. 

Un espadazo de órdago catapultó el debut de Roca Rey en Bilbao. De la rotundidad de la suerte, rodó el enfibrado jabonero. El volapié en sí mismo valió la oreja. Como la vieja norma dictaba. El jandilla había humillado como ninguno de los anteriores. A los vuelos pero sin salirse de ellos. 

Roca Rey arrancó por cambiados y por alto y tiró de la noble embestida luego para prolongar hasta donde no daba. Para sacarle el punto más a la repetición que se quedaba encima. El entonado nivel, no más, estalló en la empuñadura de su acero. Que ya está escrito.

Juli le puso todo, o casi, al negro, altón, hondo y feote cuarto de trémulos apoyos. Fernando Pérez escapó de milagro cuando a la salida de su par cayó a merced. 

De la ciencia julista nacieron el tacto, el trato y la paciencia. Pulso y sitio para afianzar al jandilla, que se lo agradeció. Lo cosió a la muleta y le extrajo el fondo boyante que escondía. Metiendo en coordinada sintonía al toro y a la plaza en la faena. Por una y otra mano la espera. 

Afinada la izquierda, serena la derecha. La suavidad como clave para romper aquello hacia delante. Vista Alegre se entregó a tanta entrega como una sola voz. Un extenso invento del Juli. El aviso como reglamentario recordatorio. Cuando se presentía la gloria, la espada renegó como Pedro. Tres veces. La ovación bajó por los tendidos como una rotunda catarata de exaltación.

El galope del quinto en banderillas atisbaba la casta añorada. Javier Ambel majó dos pares vistosísimos. Miguel Ángel Perera y Roca Rey ya habían rivalizado en quites. Por chicuelinas y caleserinas, respectivamente. El ritmo trepidante lo sostuvo el jandilla sólo en el principio de faena. Sin terminar de descolgar. De los explosivos péndulos pasó MAP a su poderosa mano diestra. La raza prometida del toro desapareció en tres series. Si no antes. El diapasón se encogió como la anatomía del bruto. Que además a izquierdas descolgó aún menos. La firmeza de Perera derivó en tesón estéril. Un recado presidencial. De nuevo pinchó con escasa fe. Una sola vez no impidió que Bilbao le empujase al tercio.

Para cerrar el último capítulo, Jandilla reservaba el toro de la corrida. Impresor respondió con categoría. Por abajo todo, la hondura, la calidad, la bravura de verdad. Roca Rey volvió a volar alto en una faena de creciente acople e intensidad. Los estatuarios como punto de partida. La derecha embrocada como fundamento que tardó alguna ronda que otra en aflorar; la figura aplomada, acinturada, rota y a más. Impresor sellaba hasta el final el toreo del peruano, que vuelve a ser él. El pulso también regresará a la izquierda. Tiempo al tiempo. Si no agarra hueso, caen las dos orejas. Una de enorme peso le relanza.

JANDILLA | El Juli, Perera y Roca Rey


Plaza de Vista Alegre
. Martes, 22 de agosto de 2017. Cuarta de feria. Tres cuartos de entrada.

Toros de Jandilla, serios en sus diferentes hechuras; extraordinario el 6º; humillador el noble 3º sin irse; desabrido de violento derrote el 1º; boyancón y a más el 4º; obediente sin descolgar el 2º; a menos el 5º de trepidante inicio.

El Juli
, de gris perla y oro. Media estocada perpendicular y desprendida (silencio). En el cuarto, tres pinchazos, estocada rinconera y descabello. Aviso (saludos).

Miguel Ángel Perera, de gris plomo y oro. Pinchazo y estocada desprendida (saludos). En el quinto, pinchazo y estocada trasera. Aviso (saludos).

Roca Rey,
de pizarra y oro. Gran estocada (oreja). En el sexto, pinchazo y estocada (oreja).
Publicado en El Mundo 

Anuncios

Albacete, un cartel y una plaza de toros con 100 años de historia

El cartel que anuncia la feria taurina de Albacete 2017 es una reproducción del cartel de 1917, año en el cual se inauguraba la plaza de toros de la ciudad manchega.

Por @alberocope

Para conmemorar su centenario, el próximo día 9 de septiembre y dentro de la Feria de Albacete, el festejo de este día tendrá carácter goyesco. 

En esta corrida del centenario se anuncia a los diestros El Fandi, José María Manzanares y Andrés Roca Rey ante astados de Garcigrande-Domingo Hernández.

A parte de los carteles que se dieron a conocer en los pasados días, se ha programado una novillada sin picadores a las 23 horas el mismo día que el coso manchego cumple su centenario. Se lidiaran seis erales de Daniel Ramos para los alumnos de la escuela taurina de Albacete, José Manuel Ruiz, Antonio Palacios, Adrián Villalba, David Roldán, José Fernando Molina y Jesús Moreno.

Como viene siendo habitual anualmente, habrá la tradicional suelta de vaquillas populares desde el 8 de Septiembre al 17 del mismo mes, siendo la entrada gratuita.

Twitter @Twittaurino 

¿La Fiesta en Paz? Sustituir a los inconformes y ya

Roca Rey. Foto 📸 Diario de Navarra.
  • Roca Rey, ¿sin callejón o sin criterio?
  • Madrid y Pamplona, mexicanizados.
  • Por Leonardo Páez.

    Es interesante observar las increíbles similitudes entre un sistema político y un sistema taurino, esas semejanzas entre las intenciones de uno y otro, tan aparentemente distintos, aunque al final ambos arrojen parecidos resultados bastante opuestos a lo que preten- dían: unos, el socorrido bien común; otros, el engrandecimiento de la fiesta de los toros.

    Políticos y taurinos parecen entonces ponerse de acuerdo a la hora de intentar ser congruentes entre lo que pretenden y lo que logran, desde luego a años luz de lo que deseaban o decían desear, trátese de partidos o de empresas. Y a la incondicionalidad o alcahuetería del grueso de los medios de comunicación ante sus pobres resultados hay que añadir su acentuada sordera, por lo menos desde los tiempos del gurucito sexenal que ni veía ni oía a quienes osaran criticarlo.

    Hace unos días un joven torero mexicano, Ricardo Frausto, tuvo el valor civil de anunciar públicamente su retiro de la profesión, por falta de juego limpio de las empresas hacia toreros con méritos, pero los promotores tampoco vieron ni oyeron y, en vez de manifestar propósitos de enmienda, buscaron sustitutos para los inconformes. Quizá por eso la empresa mexicana Casa Toreros, que desde el año pasado ofrece la feria anual en la plaza de Acho, de Lima, en lugar de constituirse en pivote de una integración taurina latinoamericana, como regla, no como excepción, continúa con los criterios colonizados de siempre. En seis tardes –cinco corridas y una novillada–, nueve toreros españoles, uno francés, tres peruanos, dos mexicanos y un venezolano.

    En el argot taurino se dice que un torero tiene callejón si cuenta con un apoderado, mozo de espadas o asesor con conocimientos, influencia y asesoría oportuna desde el callejón. En el caso del pundonoroso diestro peruano Andrés Roca Rey (Lima, 21 de octubre de 1996), puede aventurarse que carece de callejón o que le falta criterio torero, dada la frecuencia con que cae herido.

    Cabeza, corazón, cojones y un gusto casi infantil por estar en la cara del toro, le sobran; discernimiento en el ruedo, no, por lo menos hasta ahora. Una cosa es andar cerca de la lumbre y otra, muy diferente, quemarse cada vez que se pretende hornear. Cocido a cornadas en apenas año 10 meses de alternativa, el hombre o ya le perdió el respeto a los toros con edad, lo cual es antitauromaquia, o su afán de triunfo le impide exponerse con más criterio, confundiendo aguante con quietismo e improvisando imprudencias, como citar en los medios para una arrucina ¡de rodillas! Roca Rey, figura en cierne, y su apoderado, el matador José Antonio Campuzano, tienen mucho que hablar y bastante que corregir.

    España sigue mexicanizándose en lo taurino, fomentando la trivialización del espectáculo, el abaratamiento de los premios y lo antojadizo de los públicos, que en años recientes acusan una deformación preocupante, en tanto que los diestros que figuran sacan el mayor partido posible y la crítica especializada, con alguna excepción, se somete. Primero Madrid, con la salida en hombros más pueblerina que se recuerde, a cargo de Enrique Ponce, y ahora Pamplona, que se caracterizaba por una presidencia rigorista, soltando orejas a tutiplén, salvo la enésima gesta de Rafael Rubio Rafaelillo –38 años y 20 de matador–, que le tumbó sendas orejas a demonios de Miura en la última corrida del serial.

    Publicado en La Jornada

    @Taurinisimos 119 – Cierre Pamplona, San Fermín 2017. Entrevista @LamaDeGongora. Recuerdo Joselito Huerta.

    Miuras por Telefónica. Foto El Diario de Navarra.

    Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 14 de Julio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

    Actualidad Taurina. Cerrojazo, Encierros, San Fermín, Pamplona 2017.

    Cierre de Feria, análisis semanal. Faenas de Sebastián Castella, López Simón, Roca Rey, Cayetano, Ginés Marín, Antonio Ferrera, Paco Ureña, Pepe Moral, Rafaelillo, entre otros.

    Encierro Puerto de San Lorenzo, toro “Huracán” corrido el 9 de Julio.

    Entrevista al Matador sevillano Francisco Lama de Góngora previo a su presentación en Jesús María, Aguascalientes. Faenas del torero en 2016 en Jesús María y San Juan Solís, Hidalgo.

    Recuerdo de Joselito Huerta. Faena al toro “Soldado” de Valparaiso en el Toreo de Cuatro Caminos en 1960, orejas. y rabo.

    Producción Miguel Ramos – Staff RadioTV.

    La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 21 de Julio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

    #EsperamosSuOpinión.

    Twitter: @Taurinisimos.

    Mail: taurinisimos@gmail.com

    FB/Taurinísimo

    Él presidente del Perú utilizó su Twitter para desearle pronta recuperación a Roca Rey 


    El presidente del Perú utilizó su cuenta personal de Twitter para desearle una pronta recuperación al destacado torero peruano, quien agradeció el gesto.

    De SOL y SOMBRA.

    Andrés Roca Rey sufrió una terrible cornada hace poco durante una faena en la plaza de toros de Pamplona, España. El destacado torero peruano preocupó a varios, entre los que destaca Pedro Pablo Kuczynski, presidente del Perú.

    PPK’ utilizó su cuenta personal de Twitterpara mostrar su evidente preocupación por la salud de Roca Rey y le deseo una pronta recuperación.

    El torero agradeció el gesto del mandatario nacional y le mandó un afectuoso saludo.

    Cabe resaltar que Roca Rey es el torero peruano que más está sobresaliendo por su  torería y valor en el mundo Taurino. No por algo le nombran “El torero de América”.

    Publicado en Peru21

    Feria de San Isidro: Roca Rey quiere el poder, pero no tanto

    Roca Rey, en un quite al primer toro de su lote. KIKE PARA.

    Por Antonio Lorca

    Es muy joven, tan solo veinte años, y ya quiere el poder. Como debe ser, en el toreo, al menos. Muchas figuras empezaron a afeitarse cuando ya estaban en la cima. Y ese parece que es el objetivo de Roca Rey.

    Ese fue su mensaje claro ante el tercero de la tarde, un toro manso de libro, que buscó desesperadamente una salida desde que pisó el ruedo; salió suelto de cada capotazo, costó un mundo que acudiera a los caballos, un picotazo en cada uno, difícil empeño el de los banderilleros, y le costó al torero dios y ayuda hacerle un quite porque el animal solo ansiaba el abrigo de las tablas.

    Brindó Roca al rey Juan Carlos y recibió por alto al toro cobardón, que volvió a poner pies en polvorosa, como quien huye del diablo. Le robó materialmente dos redondos y uno de pecho, pero ahí parecía que se acababa la pelea.

    Consiguió llevarlo a los medios, con la esperanza de que el animal perdiera la querencia, que era lo que no quería perder por nada del mundo, y al segundo muletazo ya corrió hacia chiqueros con la vana esperanza de que la dehesa estuviera al otro lado de la tabla rojiza.

    Allí, con el toro entregado ya a su destino, Roca Rey se plantó firme en la arena, le mostró el engaño y el animal sacó a relucir una nobleza desconocida, de tal modo que brotó una tanda de hermosos naturales, humillado el toro y fijo en el engaño, largo y hondo el muletazo, que caló en los tendidos. Otra tanda más, valeroso y decidido el torero, en el mismo lugar, y uno de los naturales desbordó grandeza. Otros naturales de frente y una demostración de valor, de técnica y poderío de un chaval que empezó ayer en esto, como quien dice. Una estocada en buen sitio le permitió pasear una oreja de peso.

    Fue esa faena una expresión de valor, de toreo de verdad, de suficiencia y ansia de poder. Fue la transmisión de un espíritu joven, entregado e ilusionado con el triunfo.

    Era evidente que Roca Rey quiere el poder.

    Pero quedaba el sexto, en el que había que confirmar lo anterior y abrir de par en par la puerta grande. Brindó al público, y toda la plaza esperaba esa reacción de figura que sabe que esa es la tarde en la que debe jugarse la vida para atrapar el poder con las manos. Con esa intención comenzó su faena a un toro manso, que brindó al respetable, y con el que no había lucido con el capote. Firmeza en los primeros compases, pero las asperezas del toro deslucen la ilusión inicial, y el torero deslumbrante se muestra comedido, reservado y se retira de la primera línea de batalla. El animal se viene abajo y él también. Y la puerta grande se cierra y el poder se esfuma. Quizá sea el contagio de las figuras actuales: que el poder no está reñido con la comodidad, que queda mucha temporada por delante.

    Otra oreja cortó Perera a un toro bondadoso y de humillada y muy dulce embestida, al que hizo una faena bonita, templada, pero no conmovedora. Algunos redondos fueron grandes de verdad, y uno de pecho, largo, largo y duradero. Pero fue una labor inconclusa, sin colofón ni arrebato. Y no fue buena la impresión que dejó en su primero, complicado, con el que ofreció una preocupante sensación de vacío.

    El toro bravo de la tarde fue el quinto, Cojito de nombre, con el que se lució el picador Tito Sandoval, que saludó, tras aguantar con maestría las tres acometidas del animal. Acudió alegre y pronto en banderillas y llegó a la muleta con movilidad y codicia. De rodillas lo recibió entonces López Simón, y aceptables fueron las dos primeras tandas en las que brilló más la casta del toro que el temple del torero. Seguidamente, los pases se acortaron, la labor se vino a menos y el madrileño dio la impresión de estar desbordado. Insistió el torero hasta que el animal se cansó, agotado, y le volvió la cara. Tampoco encontró el camino ante el noble segundo, y todo quedó en unos cuentos redondos desmayados que supieron a poco.

    DEL RÍO / PERERA, LÓPEZ SIMÓN, ROCA REY

    Toros de Victoriano del Río, bien presentados, astifinos, mansos —especialmente el tercero—, blandos y nobles. Destacó el quinto por su brava pelea en el caballo, y movilidad y codicia en los otros dos tercios.

    Miguel Ángel Perera: estocada desprendida —aviso— (silencio); estocada trasera (oreja).

    López Simón: estocada —aviso— (ovación); dos pinchazos, media tendida, descabello —aviso— y tres descabellos (pitos).

    Roca Rey: estocada —aviso— (oreja); estocada, dos descabellos —aviso— y el toro se echa (silencio).

    Plaza de Las Ventas. Vigésima primera corrida de feria, 31 de mayo. Lleno de no hay billetes. Asistió Juan Carlos I.

    El vendaval peruano 

    Por Álvaro Acevedo / Foto: Carlos Núñez.

    Soplaba el viento pero se calmó cuando otro vendaval, de casta y de toreo, compareció en la Maestranza bajo el nombre de Andrés Roca Rey. El chaval estuvo enorme, y no sólo fue una cuestión de valor y entrega.  El sobrero con el que protagonizó la gran faena de la tarde huyó a su querencia tras los primeros estatuarios, y el torero fue a buscarlo a su terreno para plantarle batalla. El de Victoriano atacó con fuerza pero descolgado, apuntando un fondo de clase que acabaría descubriendo el torero.

    Y repitió con brío, y Roca le bajó la mano de forma soberbia,  y lo llevó con mando y poderío,  con limpieza a pesar de la brusquedad de su enemigo. Hay que ser muy buen torero para dominar esa embestida de manera tan rotunda, para atemperarla, ralentizarla, someterla. ¿Y el toro?  ¿Fue manso porque huyó hasta el tercio más próximo a chiqueros?  ¿Fue bravo porque embistió al galope, comiéndose los engaños con nervio y entrega sin volver a mirar a toriles en toda la faena? A mí, de pequeño, me enseñaron que a ese tipo de toro se le llamaba manso en bravo.

    El caso es que propició una lidia llena de matices y de sorpresas. Huyó primero, atacó más tarde y se entregó al final.  Y tuvo suerte: cayó en manos de un futuro gran torero.

    ¿Podemos decir lo mismo del cuarto de la tarde?  Yo, particularmente, creo que el toro fue magnífico por su fijeza y obediencia a los cites y a los toques ; por su recorrido y temple; por su nobleza y ritmo.  Creo, además, que fue mucho más fácil de torear que el sobrero al que le formó el taco Roca Rey.

    Y también creo que Sebastián Castella no estuvo a su altura. La faena tuvo absoluta ligazón y muletazos largos, un sinfín de derechazos y poquitos naturales, algo incomprensible pues en los cambios de mano, lo mejor de su aseado trasteo, el toro cantó que por el lado izquierdo era también de lío.  En realidad pasó lo de tantas veces: que el toro con calidad tiene bastante peligro si su lidiador carece de sello, por mucho que este público despistado aplauda ya hasta cuando los toreros piden permiso al presidente. Falló Castella con el descabello y perdió las orejas y también las formas, al no disimular su enfado cuando al animal le dieron la vuelta al ruedo en el arrastre. Por lo visto no la merecía…

    Estos dos ejemplares no nos deben hacer olvidar el mal juego de los otros: bruto el primero de Castella; manso y con genio el sexto; y también manso y violento el lote de Manzanares.

    José Mari les sacó más pases de lo que hubiera imaginado en una tarde en la que la fortuna le volvió la cara. Sin una vuelta al ruedo debió salir de la plaza más satisfecho que el día de las dos orejas a la corrida de Juan Pedro.

    Publicado en Cuadernos del Tauromaquia

    Andrés Roca Rey organizará festival taurino para ayudar a damnificados

    Resultado de imagen para andres roca rey 20'17

    El festival taurino se realizará “a beneficio de los miles de peruanos que que se encuentran actualmente en estado de desastre nacional”, se lee en el comunicado.

    De SOL y SOMBRA.

    El torero peruano Andrés Roca Rey organizará festival taurino para ayudar a damnificados por los huaicos en su país Perú. A través de las redes se pudo conocer que grandes exponentes de la tauromaquia mundial participarán del evento.

    Se indicó también que aún está por definir la fecha, hora y lugar en donde se realizará el evento benéfico que organiza Andrés Roca Rey, en colaboración con Casa Toreros.

    “Los fondos recabados en este festival benéfico irían destinados íntegramente a ayudar a los más necesitados y desfavorecidos por la catástrofe”, se lee en el comunicado

    De esta forma, la familia taurina se une para realizar el evento a favor de los damnificados por los huaicos.