Archivo de la etiqueta: CORRIDAS DE TOROS

Sergio Flores se impone en el mano a mano con Enrique Ponce 

Ponce se presentó por primera vez en Lerdo.

De S y S.

El tlaxcalteca Sergio Flores cortó dos orejas y se convirtió en el triunfador del mano a mano con Enrique Ponce, en una emotiva corrida de toros que se celebró ante un lleno toral en la plaza de toros Alberto Balderas de Ciudad Lerdo.

Ponce no tuvo suerte su primero Barralva, pero dejo ver su maestría ante el segundo astado de su lote al que le corto una oreja. Mientras que con su primero escucho palmas.


La Plaza de Toros Alberto Balderas de Lerdo albergará otro festejo el próximo 31 de marzo, será una corrida mixta entre Pablo Hermoso de Mendoza y Michel Lagravere con toros todavia por designar.

Sergio Flores por su parte fue silenciado en el primero de su lote, pero se sacaría la espina con el que cerró el festejo.

El astado se llamo “Manolito” con 520 kilos, al que recibió de rodillas ejecutando unos faroles que levantaron al público. Con la muleta arrancó de rodillas, pero el de Barralva tenia un gran recorrido y nobleza, así que Flores se puso a torear a placer aunque no lo hiciera siempre con limpieza, sin embargo cada tanda le salía del corazón y transmitió con fuerza al tendido.

Posteriormente mato de una estocada contraria, pero que sería suficiente. El juez sin pensarselo le concedió dos apéndices y la puerta grande. 

El encierro: Se lidiaron astados de la ganadería de Barralva, todos bien presentados, que dieron un buen juego en líneas generales.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Feria de Sevilla 2017 – Corridas de Toros 

De SOL y SOMBRA.

La empresa Pagés ha ideado una larga e imaginativa feria con Morante de la Puebla como eje central (entre abril y mayo, actuará en cuatro tardes) con casi todas las figuras, excepto José Tomás 

José María Manzanares estará tres tardes en la feria y otra más durante la feria de San Miguel en septiembre.

El Juli estará en dos tardes, la segunda tarde con los Rivera Ordóñez, Francisco que se despide y Cayetano.

Por los diestros mexicanos solo se anuncia la actuación de José Adame.

A falta de que la empresa los haga oficiales, estos podrían ser los carteles, según lo que han publicado algunos medios importantes de España:

Domingo 16 de abril (Resurrección). Toros de Núñez del Cuvillo para Morante, Manzanares y Roca Rey.

Domingo 23 de abril. Corrida de Fuente Ymbro para Diego Urdiales, El Cid y José Adame.

Miércoles 26. Toros de Torrestrella para José Garrido, Ginés Marín y Álvaro Lorenzo.

Jueves 27. Toros de Garcigrande para Morante de la Puebla, El Juli y Talavante.

Viernes 28. Toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, Manzanares y Lopez Simón.

bado 29. Toros de Victorino Martín para Antonio Ferrera, Paco Ureña y Manuel Escribano.

Domingo 30. Toros de Fermín Bohórquez para Diego Ventura, Lea Vicens y otro.

Lunes 1 de mayo. Toros de Daniel Ruiz para Francisco Rivera Ordóñez, El Juli y Cayetano.

Martes 2. Toros de García Jiménez para Morante, Miguel Ángel Perera y Javier Jiménez [o Roca Rey].

Miércoles 3. Toros de Jandilla, para Juan José Padilla, Manuel Escribano y otro.

Jueves 4. Toros de Núñez del Cuvillo para Morante de la Puebla, David Mora y Talavante.

Viernes 5. Toros de Victoriano del Río para Sebastián Castella, Manzanares y Roca Rey.

Sábado 6. Toros de El Pilar para Juan José Padilla, El Fandi y López Simón.

Domingo 7. Toros de Miura para Rafaelillo, Javier Castaño y Pepe Moral.

En San Miguel habrá dos alternativas de toreros sevillanos.

Tendido 7: ¡Uffff! Avasallador padecimiento endémico

Por Xavier Toscano G. de Quevedo

Invariablemente en las reuniones, o cuando tengo pláticas con mis amigos —y ciertamente, ¡qué pocos son en la vida!— es obligado (¿por qué será?) que me pregunten: “¿cuál es el animal que más me agrada?” A lo que siempre y sin titubear respondo, “El Toro Bravo”, sin olvidarme jamás de los “Majestuosos Caballos”, pero sin lugar a dudas su “Majestad El Toro Bravo” sobre todos los demás animales de la creación, que cada uno de ellos son ya de por sí, una obra extraordinaria de la omnipotencia de Dios.

El Toro Bravo —hoy, por el “caprichito” de las figuras casi extinto o fulminado— aunque para muchas personas es algo desconocido, ostenta una serie de características muy propias y particulares que lo separan diametralmente de los demás bóvidos existentes. Los estudiosos de la zoología han calificado a su antecesor como el “Bos Taurus Primigenius”, que era un animal corpulento, provisto de largas y puntiagudas astas, cuya característica etológica era su comportamiento agresivo y acometividad, que pobló un extenso territorio de la Europa Central.

A través de los siglos fue paulatinamente desapareciendo —al igual que otros animales— de los montes y valles europeos hasta ver reducido su hábitat a una franja boscosa de Navarra y Aragón, en donde por casualidad fueron encontrados los primeros ejemplares, y así, gracias a su hallazgo nació y es el origen de este mágico y profundo espectáculo, que sin Él, Su “Majestad El Toro Bravo” —nunca me cansaré de decirlo— jamás se hubiera dado. Es por él, por su casta, su bravura y su raza, que se denomina “La Fiesta Brava”, “Fiesta de los Toros”, y los recintos donde se llevan a cabo las corridas, se les denomina “Plaza de Toros”.

Continuamos inexplicablemente con la ambigüedad de una situación en nuestro México que lleva ya bastantes décadas de terrible problemática, ya que aquí se le ha venido dando más preferencia a los “caprichitos” de los toreros, y particularmente a los de ultramar, para que sean ellos los que decidan la procedencia de los animales —ojo, que no escribí toros bravos— para sus actuaciones, buscando invariablemente a las ganaderías que viven afanosamente en la búsqueda de producir “el torito para comodidad y beneplácito de los toreros”, que tal vez sería más exacto decirlo, crear a un animal totalmente desprovisto de bravura y raza.

Este escenario que es inexplicable, incongruente y nefasto, es el común denominador en todas nuestras plazas, razón por la cual el aficionado se desespera y fastidia, el público se aburre y por lógica consecuencia busca alguna alternativa para distraerse, quizás con la música, con gritos, o simplemente platicando sin hacer caso de lo que en el ruedo sucede.

A esta mortificante y delicadísima realidad que estamos padeciendo, da la impresión que el nuevo público que asiste eventualmente a las plazas le da poca importancia, tal vez por falta de una mejor información, o quizás porque no volverán en un buen tiempo a presenciar otro festejo, entonces “lo mismo le da”.

¡Señores, la bravura se está extinguiendo! Nuestro Espectáculo Taurino precisa y obliga de un salvamento urgente. Han sido varias décadas de los infaustos y perjudiciales “caprichitos” de las empresas, “figuritas” y demás protagonistas, por ello: ¡ya basta! La verdad de nuestra fiesta debe llegar inmediatamente a las plazas, y ésta se obtendrá justamente, cuando aparezca de nuevo en los ruedos: su Majestad “El Toro Bravo”.

Publicado en El Informador.

Opinión: Carteles

No deja de sorprender ese desdén tan sevillano que desprecia lo cosmopolita por ajeno.

La semana pasada quedaron presentados los dos carteles más relevantes de la ciudad, el de las fiestas de primavera que promueve el Ayuntamiento, obra de la pintora Nuria Barrera, y el de la temporada taurina que cada año patrocina la Real Maestranza, en esta ocasión encargado al pintor madrileño Carlos Franco. Y como cada año, con la resonancia que proporcionan las redes sociales, han recaído sobre los mismos muchas críticas, como era de esperar mayormente elogiosas con el primero, y ácidas (en su acepción más sevillana) con el segundo. Más que la parte técnica del debate, sobre el que mi opinión no tiene más peso que cualquier otra, me interesa su parte sociológica.

Yo creo que Nuria Barrera ha pintado el cartel que muchísimos sevillanos querrían pintar, y se sienten plenamente identificados con él. La idea del armario abierto de par en par con sus túnicas, su traje de flamenca, su sombrero para el Rocío, la almohadilla para los toros y demás elementos característicos de nuestras fiestas más populares (desde luego, su dueño o dueña no se pierde una…) casa bien con la imagen de la ciudad más costumbrista, la que se identifica sobre todo con la tradición y sus fiestas de primavera. Una versión alegre y colorista de “la vida es una semana”, que decía el poeta. Un buen cartel pintado jugando en casa, a favor de corriente, que a buen seguro decorará las paredes de numerosos bares y tertulias.

La buena acogida de aquel es inversamente proporcional a la que se le ha dado al cartel taurino, nuevamente atacado sin piedad desde las trincheras del sevillanismo más folclórico, poco menos que un mamarracho incomprensible y carísimo que mejor estaría en cualquier galería de arte moderno de esas a las que nadie va. No deja de sorprender ese desdén tan sevillano (¿qué sabrá éste de lo nuestro?) que desprecia lo cosmopolita por ajeno, aunque su autor sea un artista de primera fila que expone en las principales citas del mundo.

A mí, si me preguntan, diré que me ha gustado mucho el cartel de los toros, pero más me gusta el giro que ya hace unos años dio en este tema la Real Maestranza, trayendo a Sevilla lo mejor de las artes, de la pintura y también de la escritura. En tiempos tan oscuros para la fiesta, es un lujo y agradezco que el pregón taurino lo haya dado gente como Vargas Llosa o Gómez Pin, aunque tenga ya en el armario esperando mi túnica para el miércoles santo.

Fuente: Diario de Sevilla

Ocho con Ocho: Interesante Por Luis Ramón Carazo

Sergio Flores y la seriedad del astado de Barralva. Foto La Mexico Twitter.

Con relación a la corrida de Los Encinos,  lidiada el 29 de enero de 2017 en La México, recibí un mail de un estimado amigo ganadero quién me puso como al perico y todo por mi análisis del festejo del cual resultó triunfador arrollador el torero francés Sebastián Castella y sin matizar, les doy a conocer parte medular de lo que me escribió al día siguiente de mi escrito, en el siguiente párrafo:

“De verdad me decepciona la percepción de la corrida de Los Encinos. La catalogas de BRAVA en los varios matices de la bravura. Soy amigo de Eduardo y no por eso dejo de ver la realidad. Como yo me supongo que él tampoco. Fue un compendio abrumador de mansedumbre en sus múltiples matices y expresiones. Confundes a la gente con tus comentarios” Si acaso le agrego unos acentos que mi amigo no utiliza,  pero como es claro no estuvimos de acuerdo,  no pasa nada, esa es la pasión del toreo.

Voy a saber muy pronto cuando escribo que la corrida de Barralva que se lidió el 12 de febrero de 2017 en La México, me pareció a pesar de sus claros defectos una corrida interesante, cual es la opinión de mi amigo.

Los seis toros; tres de procedencia San Mateo y también de San Martín; tres de procedencia Atanasio Fernández; fueron musculados y ofensivos, muy igualada a pesar de tener ascendencias distintas, a tal catadura le correspondió un juego desigual y sólo rescataría por su nobleza y recorrido al primero del festejo,  que le correspondió al buen torero murciano Paco Ureña, que por sus fallas con la suerte suprema no pudo saborear las mieles del triunfo.

El arrastre lento concedido por usía como también se le dice al juez de plaza,  Chucho Morales,  fue merecido para No que no, por cierto mismo nombre de un toro de José Julián Llaguno que se lidió la tarde del 4 de febrero de 1967 y que sirvió para inaugurar el Nuevo Progreso de Guadalajara, que recién cumplió medio centenario de inaugurado, el primer matador de toros lo fue el inolvidable León de Tetela de Ocampo, Puebla, Joselito Huerta.

Regresando al presente, vimos la gran categoría  con la que lidió Sergio Flores, pero perdió un trofeo arrancado literalmente al sexto, un toro manso y huidizo,  al que supo lidiar para extraer lo bueno, sólo la suerte suprema evitó que la oreja premiara su gran técnica y arrojo, pero no el reconocimiento público de un público que lo aplaudió en su salida de la plaza y antes al finiquitar al astado.

Arturo Saldívar quiso,  pero no hubo de piña, le tocó un lote muy complicado,  tal vez le falto el intentar hacer faenas de aliño para tratar de obtener el lucimiento que era imposible, él trato de torear con temple a toros con embestidas cortas y descompuestas y el público ni lo entendió y le reprochó sus actuaciones, a mi manera de entender con bastante injusticia.

Finalizando, a mí me pareció una corrida interesante, para toreros decididos como principalmente lo fueron Ureña y Flores, que no se arredraron ante las condiciones de los astados y que supieron extraer momentos de lucimiento en el vendaval de embestidas descompuestas aunque reitero que el primero del lote de Ureña, fue diferente, noble y con claridad en la embestida.

Ya veremos qué opina mi amigo que como se puede deducir no tiene pelos en la lengua a la hora de externar sus opiniones y así lo aprecio, que caramba.

Sebastián Castella: “¿En qué mundo los animales están por delante de los humanos?”

Botero y Castella.

De S  y S.

Sebastián Castella, torero frances, ha hecho en Colombia unas declaraciones acerca de los derechos de los animales. Para él, “los toros no tienen derechos, porque no tienen deberes”.

En diálogo con el periodista Alejandro Marín, el taurino pidió que se respetaran a aquellos que gustan de las corridas taurinas y aman este tipo de cultura.

“La doble moral está en todo este debate. Si no fuera así, por ejemplo, todos los animalistas y los antitaurinos serían vegetarianos, no comerían carne, o no tendrían una mascota castrada y encerrada en un apartamento de 40 metros cuadrados”, dijo Castella.

“Usted cree que es normal que una mujer diga que, si ve a un niño y a un perrito abandonados en la calle, prefiere recoger el perro y dejar el niño? ¿En qué mundo los animales están por delante de los humanos?“, dijo el torero, ahondando aún más en el debate y la lucha que hacen los taurinos y los antis.

Castella ha conquistando plazas míticas y exigentes como Madrid, Sevilla, Nimes y México. En Medellín es ídolo y ha ganado en tres ocasiones el Trofeo Página de Plata de EL COLOMBIANO que lo acreditó como triunfador de las ferias de 2010, 2013 y 2014.

En lo que va de 2017, Castella ha toreado cuatro corridas, en las cuales cortó nueve orejas e indulto un toro en Manizales. 

El próximo 12 de febrero, en la Plaza de Toros La Santamaría, Castella se estará presentando junto a Luis Castrillón.

Twitter @Twittaurino 

Fiesta brava: fuente de inspiración artística

Por Miguel Romo Medina *

La fiesta de los toros ha producido en sus diferentes expresiones, un gran acervo cultural que se ha consolidado y nutrido de manera popular a través de los siglos. Por sí misma, la fiesta brava tiene un contenido lingüístico, un orden, un ceremonial y una jerarquización formal que difícilmente se puede comparar, es por ello que en España es reconocida como la Fiesta Nacional y en muchos otros lugares alrededor del mundo, cómo lo es el caso de varios estados de la República mexicana, donde se le ha reconocido mediante decretos como Patrimonio Cultural Inmaterial.

La fiesta brava representa un pasado ancestral y se manifiesta mediante diversas perspectivas antropológicas, las cuales resaltan cierta conexión con hábitos y costumbres tradicionales. Tal y como lo relata Pedro Mesía de la Cerda en su texto Discurso de la Caballería del Torear, escrito en el año de 1653, quien explica que el toreo llegó a ser una práctica exclusiva de la nobleza, y no es hasta el siglo XVIII cuando los toreros de “a pie” sustituyen a los nobles en la ejecución de las suertes.

Con el surgimiento del llamado “toreo plebeyo”, surge también la socialización de una práctica que, mediante sus connotaciones sociales, simbólicas y estéticas, ha inspirado la imaginación de propios y extraños para plasmar en diversas creaciones las distintas facetas de la tauromaquia.

Picasso, Botero, Goya, García Lorca son algunos de los nombres de artistas plásticos y poetas quienes han dimensionado a la tauromaquia a través de sus obras. Y es que resulta difícil negar la trascendencia de una fiesta en donde se entrelazan el color, la geometría, el movimiento y la energía.

El esplendor de la fiesta de los toros ha sido fuente de inspiración para la escultura, la música, la pintura, el teatro, la ópera, la danza, el cine, el canto, y ha posibilitado la creatividad en relatos líricos, poesía, novelas, anécdotas y leyendas populares, así como diversas expresiones en el lenguaje, modismos y hasta en la indumentaria de campiña y urbana.

La Tauromaquia es un factor importante en la economía de miles de familias del campo y las rancherías, pero también de aquellas que viven en la ciudad. Esta es su realidad cultural y, como a los libros, quien quiera leer uno, lo hará por propia voluntad, gusto o interés; nadie le puede coartar su libertad de hacerlo o impedirle el placer de la lectura destruyendo bibliotecas; en el caso de la fiesta brava, la pasión e inspiración que de ella emanan tampoco acabarán al intentar cerrar las plazas.

* Senador de la República

Publicado en El Universal 

Valdemorillo. Triunfos y un decomiso de pacharán a cargo del Estado mariano

Valdemorillo 2017.

Por ​José Ramón Márquez.

Ahí estamos otro año más en Valdemorillo, en la Monumental de Valdemorillo, a estrenar la temporada. Por cierto, que mira que es fea la Plaza vista desde afuera. 

Tarde serrana de febrero, de las que sirven para que se armen de razón los amantes de las plazas de toros cubiertas, con su aguanieve y su ventarrón, que son las tardes que más nos hacen añorar los fríos de la portátil, apenas combatidos con unas petacas de coñac y con unas mantas. Cosas de otros tiempos. Ahora, una señora saca en el tendido una botella de pacharán para tomar con sus amigos un chupito y se monta un impecable dispositivo policial con el fin de decomisar la botella e incoar expediente administrativo a la señora, que como bien sabemos no se hubiese organizado para detener a Jordi Pujol o a De Juana Chaos. Es más fácil, desde luego meter la agonía a la señora, que encima pasa un mal rato. Lo del decomiso del pacharán junto a las excursiones de señores de edad y canas a la parte alta del tendido alto para poder dar unas caladas furtivas a un  cigarrillo, cosa que sin duda les llevaría a recordar cuando de adolescentes se ocultaban en el baño para lo mismo, nos hace una vez más añorar la vieja Plaza portátil, con la afición a merced del frío, del viento y de la cellisca, aquella plaza pueblerina ya definitivamente transformada en Plaza socialdemócrata del quiero-y-no-puedo.

Para esta primera en la frente anunciaron a El Cid, nuevo en esta Plaza, Paulita e Iván Fandiño, con una corrida de Monte La Ermita, que es lo que antes fue de Carmen Segovia, que lo tenía en Moralzarzal, ahí al lado, y que hace cuatro años se lo vendió a don José Antonio San Román, que hierra sus toros con una S, de San, y una R, de Román. La procedencia de lo que doña Carmen tenía era Torrestrella, eliminando lo anterior, que se los compró a don Álvaro Domecq y que se vinieron a los madriles desde los Alburejos en 1989. Casi treinta años, desde que aquello partió de Medina Sidonia, veinticuatro años en manos de la señora y luego cuatro, como se dijo antes, en manos de Ese y Erre. ¿Qué quedará tras cinco lustros y pico en otras manos de aquello que fue de Torrestrella? Digo yo que las capas y poco más. Los seis galanes salieron, en cualquier caso, con el hierro enrevesado de doña Carmen, la estrella con la S, cuyos derechos guardó la señora para sí al deshacerse de la vacada, con pitones largos de esos que se crían con las fundas, con los toques blancos en las capas tan de su remoto origen, con variedad de tamaño y volumen, algunos atacados de quilos y otros más chicos, y de comportamientos, desde el blando y ovejuno al que da problemas.

Primera corrida de Manuel Jesús El Cid con su nuevo apoderamiento y con su nueva cuadrilla, de la que ya ha desaparecido Alcalareño, que ha sido sustituido por Lipi. Su primero fue un catálogo de blandura y de franciscana bondad. En su encuentro con los del castoreño cobró mucho más el caballo, con los palos que recibió desde el callejón, que el pobre toro, que echó la misma sangre que si le hubiesen quitado un uñero. El Cid planteó una faena muy a lo estilo Ponce en sus tardes de enfermero, manteniendo al toro en pie, tirando de técnica y de temple para sacarle bastantes muletazos y componiendo una faena larga y sin alma en la que el torero ni se despeinó. Agarró media en buen sitio y el toro, tras remolonear un poco, se echó. El descriptible entusiasmo del público pidió sin fuerza una oreja, justo homenaje a la falta de fuerzas del animal, que el usía, magnánimo, otorgó. Su segundo tenía más que torear, había que corregirle defectos y guardarse de un tornillazo que pegaba el burel al final del pase y que  le hacía enganchar el engaño. En una serie al principio El Cid torea, compone el cite con el medio pecho, la pata adelantada, y liga los redondos con temple y cuajo. Ése es el momento mejor de Manuel Jesús en la tarde, luego prosigue su faena sin ese compromiso, sin apretar el acelerador si vale la expresión, y remata su actuación con un pinchazo y una estocada desprendida.

Paulita se viene a Valdemorillo, su plaza fetiche, como Pedro por su casa. Recibe a su primero con buenos lances y sale trompicado al final de los mismos. El toro digamos que era el clásico toro que sirve para ayudar a toreros de poco vuelo, a cambio de que demuestren sus ganas y su entrega. Ni lo uno ni lo otro demostró Paulita, más preocupado de tomar precauciones que de tirarse por la calle de en medio a por el triunfo pueblerino, público siempre adicto a las demostraciones de valor. El toro, grande e incierto, pudo más que el torero. En su segundo Paulita compuso una faena basada en la mano derecha con algunos pasajes templados que enardeció a los tendidos, claramente partidarios del aragonés. Alguna serie estimable y bonitos adornos, especialmente un molinete de pura inspiración para resolver un trance apurado,  le acabaron de granjear las simpatías del respetable que demandó trofeos a pares tras cobrar una estocada baja echándose fuera. Orejas de gache en un gache, lo que debe ser, que esto es Valdemorillo, no Sevilla.

Iván Fandiño volvió a dar una nueva vuelta de tuerca a su particular vía crucis. Da la impresión de que está hasta las trancas, sin ideas, sin ánimo para solucionar los problemas de la lidia. Su primero tenía bastante que torear y Fandiño no lo hizo, se tira a matar de una forma extraña y alocada siendo prendido feamente, sin consecuencias. En su segundo, más de lo mismo. Muy mala impresión la que deja Fandiño de cara a la temporada que empieza. Repite en este segundo su horrible forma de matar, sin que de su labor quede nada reseñable.

Fuente: Salmonetes ya no nos quedan.