Archivo de la etiqueta: Opinion Taurina

Morante reaparece en La México el próximo 12 de diciembre: ¿Con televisión o sin televisión?

De SOL y SOMBRA.

Morante reaparece el próximo 12 diciembre en la Plaza México en la corrida Guadalupana y la pregunta que mucha gente de provincia y de otros países se hace es: ¿con televisión o sin televisión?

Sin duda es una pregunta interesante ya que en la presente temporada española de José Antonio Morante, no ha habido televisión en en ninguno de los paseíllos en que se anunció y según confirmó el propio matador a la revista Aplausos, no se iba a dejar televisar durante todo el 2018.

El propio Morante ha llegado a declarar que sin “sin televisión se crea más misterio” y “como decía Rafael de Paula, «el Espíritu Santo no sale en la televisión». Y otra cosa que no me gusta es la forma en que las narran. Continuamente se está interfiriendo en la obra que está haciendo el torero con los comentarios. Los comentaristas deberían mantener más el silencio. Es la única actividad artística en la que se está criticando en el momento de realizarla. En el flamenco o en la pintura se hace después. Hoy en día se quiere explicar todo y el toreo no tiene explicación, es un sentimiento. Los sentimientos no tienen explicación. Me gustaría enviar un mensaje a los empresarios para que no se televisasen los seriales completos” declaró el pasado mes el de la Puebla del Río a un medio español.

Ante estas opiniones vertidas y con lo crítico de la televisión que ha sido recientemente Morante al igual que José Tomás, es casi un hecho que el festejo Guadalupano del próximo 12 de diciembre no será televisado, como sucedió hace casi un año cuando alternó José Tomás.

Habrá que esperar la confirmación oficial.

El cartel del 12 de diciembre está compuesto por Morante, Roca Rey, Joselito Adame y Sergio Flores con toros aún por designar.

El resto de los carteles de la Temporada Grande los puede ver en este enlace: Carteles 2018-19

Twitter @Twittaurino

Anuncios

CARTELES – Plaza México 2018 – 2019: Una Temporada Grande en Diminutivo.

Plaza México: Carteles Temporada Grande 2018-2019.

Una carpa instalada sobre el ruedo de La Plaza México ha sido el escenario escogido por la empresa comandada por Mario Zulaica y Javier Sordo para dar a conocer las combinaciones definitivas de la Temporada Grande 2018 – 2019.

Por Luis Cuesta – De SOL y SOMBRA.

La Temporada Grande de la Plaza México, la de mayor trascendencia en América, comenzará el próximo 11 de noviembre bajo un ambiente de gran expectación como todos los años, pero también con graves defectos organizativos, que incluyen la desatención al público y la abundancia de carteles mediocres, así como la ausencia, no suficientemente justificada, de algunos toreros.

Igualmente, destaca, dentro de la desigualdad de la Temporada, la inclusión guardada con o sin intención de Andrés Roca Rey para el 12 de Diciembre.

La primera parte de la temporada inicia el 11 de noviembre y termina el domingo 13 de enero y constará de un total de 11 festejos, algunos de ellos mixtos.

A dos tardes irán El Payo y Sergio Flores, mientras que el resto del elenco lo harán una sola tarde.

Destacan entre todos los carteles del serial el cartel que inaugura la Temporada y la corrida Guadalupana.

En el apartado ganadero, las principales novedades respecto al año pasado serán los hierros de Arturo Gilio, que debuta, el regreso de Villa Carmela y la extraña decisión de dejar la Corrida Guadalupana con toros por designar.

La baja más significativa de la Temporada será la de los toros de Teófilo Gomez… hasta el momento.

Análisis de la Temporada Grande.

Hay que empezar diciendo que la no inclusión de Roca Rey a la Temporada, habría sido sangrante para muchos que le vieron torear durante el 2018. Pero afortunadamente han conseguido acartelarlo para el 12 de diciembre. Corrige a tiempo la empresa un golpe que habría sido muy lamentable.

La empresa de la Plaza México, cuyo gerente operativo es Mario Zulaica, ha montado una primera parte de la temporada que no satisface los gustos generales de la Afición, con unos carteles en su mayoría mediocres, pocos bien rematados en su conjunto, lo cual no impide que el precio de las localidades sea el mismo para todas las corridas, toreen supuestas figuras o presuntos modestos.

Por añadidura, a pesar de que las 11 corridas de toros del derecho de apartado generan más de 20 puestos, nos hubiera gustado que repitieran en otra tarde toreros que interesan igual que algunos que están colgados, simplemente porque les apodera el propio empresario o por razón de los intercambios interesados que se hacen los exclusivistas.

Se vuelve a mencionar a carteles cerrados, imposible la repetición.

Entre los diestros extranjeros excluidos de los carteles en esta primera parte se encuentran Manzanares, Miguel Ángel Perera y Emilio de Justo, así como el mexicano José Mauricio, entre otros.

Habrá algunos ausentes, como José Tomás que no querían participar en la Temporada Grande, pero algunos de los antes mencionados seguramente lo deseaban fervientemente y los empresarios de la Plaza México no han sido capaz de contratarlos y anunciarlos, por esta razón es dudoso que se trate de los mejores empresarios taurinos de la actualidad, como algunos proclaman.

En cuanto a los toreros mexicanos hay que recordar que la sede del toreo sigue vacante, y la torería mexicana ha de pelear esta temporada para ocuparla por derecho propio.

Hay ilusión por ver nuevamente al Payo y a Sergio Flores, principalmente, por las excelentes campañas que ambos han realizado. Aunque quizás sea El Payo, por esa línea del toreo puro y por las importantes muestras de su calidad artística, quien mayores expectativas despierta.

A Joselito Adame no se le agota la ilusión y sin duda ha madurado en su técnica y en su toreo, sin embargo la afición de la Plaza México aún no termina por entregársele y seguramente cada vez le apretarán más, ya que es el único torero de todo el escalafón que se ha proclamado como figura del toreo.

Luis David Adame habrá de consolidar las altas expectativas que despertó o las zonas tibias del escalafón pueden ser su próximo destino en España y México. Diego Silveti consolida una personalidad hiperbólica, con destellos de buen toreo y por momentos tremendista, pero que tiene su público. Juan Pablo Sánchez tiene reconocida su calidad y aún no ha llegado al límite de sus posibilidades. Fermín Espinosa “Armillita” tiene la onza del arte al igual que sus antepasados y en cualquier momento puede darnos una sorpresa, ya que se le ve más maduro y responsabilizado que en otras temporadas. De último momento se incluyó a Diego Sánchez en la temporada, un torero muy joven en el que muchos tienen puestas sus esperanzas.

Y luego hay un buen número de toreros que perdieron ritmo y compás, dispuestos para la repesca: ahí está el caso por ejemplo de Arturo Saldivar; el de un torero veterano como Arturo Macías, visceral, y que, según sea la corriente, va para arriba, torerísimo, o para abajo; Fermín Rivera a quien llevaron al Olimpo en su mejor momento y no le cogió el gusto, pero al que esperamos volverle a ver triunfar; ahí también esta Jeronimo, que torea de dulce y aunque se le clasifique de “modesto”, tiene en su toreo mas torería y expresión que muchos otros.

No importa, sin embargo, ver combinaciones repetidas como La Estancia para Castella y Silveti o la increíble repetición de la combinación ecuestre de Cartagena y su chabacanería con Macías y sin mérito alguno, Leo Valadez.

Las despedidas de tres toreros triunfadores en su momento de esta plaza como lo fueron El CondeIgnacio Garibay, Federico Pizarro, también tendrán su dosis de interés, aunque su mejor momento no sea quizás el presente.

“No hay toreros”, dice el tópico mexicano.

Pero si los hay.

Ahí están los mencionados así como el resto del elenco de toreros y rejoneadores mexicanos.

Los diestros extranjeros

Nuevamente Enrique Ponce ahí está, un año más -hasta que se canse-, y con él es preciso contar cuando se trata de organizar una corrida de relumbrón. El “Pirata” Padilla dirá adiós a los ruedos en la presente temporada con Boquilla del Carmen y la presentación de Antonio Ferrera seguramente despertará mucho interés por la calidad con la que ha reverdecido su toreo en las últimas temporadas europeas. También se ha programado al renacido Diego Urdiales, que menos mal ha venido, de último momento, a realzar los carteles ya que sin él y Roca Rey habrían sido mucho menores.

El resto del elenco extranjero está compuesto por Sebastián Castella y los rejoneadores Diego Ventura, Andy Cartagena y el colombiano Andrés Rozo. Hay que señalar que Diego Ventura regresa a la Plaza México después de una ausencia de seis años y en su mejor momento.

Los grandes protagonistas

La temporada tiene también otros protagonistas. Los otros grandes protagonistas serán los toros, siempre y cuando estos tengan trapío, casta y pujanza. Saltarán a la arena los Saltillos en sus mil ramas y algunos otros del encaste Domecq y Atanasios camuflajeados en los hierros de un puñado de ganaderías con solera. Ojalá que todos embistan.

Lo que no tenemos que olvidar es que el espectáculo taurino aunque posee valores sustantivos, es también competencia, y cada tarde tendría que operar la selección de los mejores en cuanto al ganado que se debería de lidiar en la temporada. Sin embargo esto no pasa con la regularidad que todos esperaríamos para la Plaza México.

“No hay toros, el toro ha perdido casta”, es otro tópico.

Pero sí los hay, y algunos todavía conservan la casta. Se ve en cuanto los respetan adentro y fuera del ruedo. Y más se vería si los taurinos dieran paso a la docena de divisas que para ellos “no venden un pitón”, pero cuyos ganaderos realizan un fuerte esfuerzo para seleccionar y criar el tipo de toro con el temperamento que quiere la afición actual y que desgraciadamente no podemos ver en la Plaza México con la regularidad que quisiéramos, ya que las actuales figuras extranjeras y nuestros toreros optan generalmente por la comodidad.

El trapío de los encierros

En la Plaza México con el trapío de los encierros sucede una cosa; hay un toro que describe el reglamento y parte de la afición, exige, y otro el que pretenden imponer los taurinos profesionales.

Para el reglamento y el aficionado, el toro ha de tener los cuatro años cumplildos, trapío, defensas intactas, estado sanitario perfecto. Pero para los taurinos profesionales, debe ser un dije, según su jerga; es decir, escasamente fiero de aspecto, joven, terciado, y si es chico, mejor; brocho, flojo, suave de temperamento y codicioso, pero no tanto que llegue a molestar. Es por eso que vemos nuevamente anunciadas ganaderías que a pesar de fracasan un año si y el otro también, continúan apareciendo en el derecho de apartado de la temporada.

El afeitado

El afeitado es un tema tabú entre taurinos y autoridades, sin embargo las sospechas de la afición capitalina con cada nueva temporada están justificadas al no existir exámenes post-mortem en La Plaza México.

Este tema es una vieja cuestión que no se armoniza, ni en el terreno teórico ni en el práctico. El reglamento señala las características esenciales que ha de tener el toro, y los aficionados no admiten a discusión que se altere la integridad del mismo, pues a todos nos repugna que se le desnaturalice y más en una plaza de primera categoría.

Porque así como los toros tienen que cumplir con ciertas características, los toreros también tienen que cumplir con características esenciales: es decir que tengan el valor para enfrentarse a toros en óptimas condiciones físicas, sin manipulación de sus astas; y que conozcan a fondo su oficio, para resolver, sin accidentes, los problemas de la lidia.

Pero como no se trata de estafar a nadie, habría que anunciar las corridas tal como sospechamos que saldrán en algunos casos: “seis toros despuntados”, “justos de fuerza”, “terciados”, y “descastados”.

Con estos antecedentes y basándolos en lo que hemos visto en las últimas tres temporadas, sería también razonable suprimir un tercio de la lidia: ¿Pues para qué se necesitan picadores con toros así?

Primera plaza de México

La expectación que ha despertado el ciclo que hoy se ha anunciado es real, pero los interesados (en este caso la empresa) no deberían atribuirse todo el mérito, pues esta obedece a la gran expectación que siempre despiertan las corridas de toros en la capital desde el siglo pasado, y si es verdad que en la época otoñal e invernal se acrecienta, conviene recordar que la Temporada Grande con este formato de dar los carteles por adelantado, no es un invento de la actual empresa y que es además un formato muy criticado por lo cuadrado y cerrado que resulta para la mayoría de los aficionados.

Nuevamente a Tauroplaza le correspondía la parte mayor de la responsabilidad de aquellos que tienen el estamento empresarial, es decir la responsabilidad de combinar sabiamente todo el potencial con los mejores toros y toreros para que la fiesta entrará en ebullición y la temporada 2018 – 2019 no fuera una más. Pero se han quedado cortos, por lo menos en esta primera parte de la Temporada Grande.

¿Que calificativos merece la primera parte de la temporada grande?

En general y en el papel, carente de interés, insípida, con algunos carteles soporíferos, sin muestras de innovación.

Nuevamente han cubierto el expediente, pero no parece que su oferta pueda ilusionar a los aficionados por repetitiva ya que la Temporada 2018-19 en el papel es un clon de la de años anteriores.

Ante esto la pregunta es: ¿Acaso no es posible otra formato de temporada, señores empresarios? Porque si no lo es, ustedes no son tan buenos o no mandan lo suficiente.

Porque no se trata solo de arriesgar su dinero, hay que inventar e innovar para ilusionar y cómo muestra tenemos el ejemplo de Las Ventas de Madrid en su feria de otoño.

Conclusiones

Después de conocer los primeros carteles podemos concluir diciendo que la temporada es un clon del año pasado y del antepasado.

Entonces ¿para qué se ha cambiado de empresa? Esa es la gran pregunta.

Los carteles:

Noviembre 11, Toros para rejones de Villa Carmela y para lidia a pie de Barralva para Diego Ventura a caballo, Enrique Ponce, El Payo y Luis David.

Noviembre 18, Toros de La Estancia para Ignacio Garibay, que se despide, Sebastián Castella y Diego Silveti.

Noviembre 25, Toros de Arturo Gilio para Andy Cartagena a caballo Arturo Macías y Leo Valadez.

Diciembre 2, Toros de Santa Bárbara para Jerónimo, Antonio Ferrera y Juan Pablo Sánchez.

Diciembre 9, Toros de Xajay para Diego Urdiales, El Payo y Sergio Flores.

Diciembre 12, Corrida Guadalupana: Toros por Designar para Morante de la PueblaJoselito AdameSergio Flores y Andrés Roca Rey.

Diciembre 16, Toros de Boquilla del Carmen para Juan José Padilla, que se despide, Arturo Saldívar y Fermín Espinosa “Armillita”.

Diciembre 23, Toros de Barralva para El Conde, que se despide, El Zapata y José Luis Angelino.

Diciembre 30, Rejones. Toros de Enrique Fraga  para Hernández GárateEmiliano Gamero y Andrés Rozo.

Enero 6, Toros de Rancho Seco para Fabián BarbaEl Calita y Diego Sánchez.

Enero 13, Toros de San Mateo para Federico Pizarro, que se despide, Fermín Rivera y Gerardo Adame.

Como todos los años esperamos los comentarios de la Afición tanto aquí como en los análisis posteriores de la temporada que prepararemos, como ya es una costumbre en De SOL Y SOMBRA.

Twitter: @LuisCuesta_ 

Emilio de Justo por Paco Ureña en Lima… ¿y La México?

La empresa de la plaza de toros de Lima (Perú) ha anunciado que Emilio de Justo cubrirá la baja de Paco Ureña en la próxima Feria del Señor de los Milagros.

De esta forma, el torero de Torrejoncillo confirmará su alternativa en el bicentenario coso de Acho, donde actuará el próximo domingo 11 de noviembre junto a Alfonso de Lima y Álvaro Lorenzo lidiando astados del hierro peruano de El Olivar. De Justo, tras convertirse en la gran revelación de la temporada en España, suma de esta forma su primera fecha en la campaña americana y probablemente nuestro país no esté muy alejado de sus planes.

Con información de Aplausos.

Enrique Ponce: «Me niego a llamarlos animalistas. Y si lo son, no lo son más que ninguno de nosotros.»

Por Rosario Pérez / ABC.

«La Tauromaquia del siglo XXI». Bajo este título se inauguró este jueves el II Congreso Internacional Taurino, organizado por el Ministerio de Cultura y la Región de Murcia. El torero Enrique Ponce fue el encargado de descorchar el acto con un brillantísimo discurso, en el cada frase era una sentencia, una verdad como la del toro y el toreo.

Ponce, que puso al Teatro Romea en pie, comenzó su filosófica conferencia de poético modo. La anáfora como santo y seña de un prólogo de «La tauromaquia como camino…». «La tauromaquia como camino y vínculo que nos une en un destino cultural común. La tauromaquia como camino de vertebración de los pueblo. La tauromaquia como camino de una cultura irrenunciable de los pueblos, como valores humanitas… La tauromaquia como camino de vida de los pueblos».

Un silencio de Maestranza en tarde de Resurrección solo roto por la voz de maestro, que puso los puntos sobre la íes con su difícil facilidad, con su elegancia, con esa manera de ahondar en cada terreno y lanzar mensajes a todo el que lo quisiera oír, partidiarios y detractores de la Fiesta, en definitiva, a partidarios y detractores de la Cultura.

Compartimos algunas de sus perlas para enmarcar, frases que invitaban a la reflexión, “frases llenas de contenido cultural”, como aseguró Román Fernández-Baca, director general de Bellas Artes. ,Antes el presidente de la Región de Murcia, Fernado López Miras, se declaró aficionado a los toros, de Ponce y de Zidane, además de tener un recuerdo para Paco Ureña, gesto que desató una emocionada ovación.

Una hora antes, fue Enrique Ponce quien emocionó a los espectadores y desató una ovación de gala con sentencias como estas:

-Sean generososo con el esfuerzo, no se dejen nada dentro. Que nadie se sienta perdedor aquí.

-Mi compromiso con la Fiesta es total. Jamás haré lo suficiente para de devolverle a la Fiesta todo lo oque la Fiesta me dio, desde que me introduje en ella de la mano de mi abuelo Leandro.

-Es un deber de los toreros estar con nuestra gente y en los medios de comunicación. Es fundamental para conseguir implantar la simbología.

-El toreo no pertenece a nadie ni a nada, no tiene afiliaciones, es un bien cultural.

-Murcia es la coherencia adaptada a los tiempos, que vive bajo el respeto a su cultura.

-Mi máxima: no estamos ante una época de cambio, sino ante un cambio de época, que es distinto.

-Las redes sociales aportan un altavoz a cada humano.

-Se opne en entredicho la essencia de lo humano. Y todo tiene que tenr su espacio: cultura, religión, deporte, música, las relaciones entre las personas, entre padres e hijos…

-Algunos se permiten la osadía de pedir un referéndum. Suplen su ausencia de talento con referéndum. Tratando de cercenar la cultura de un pueblo a quien deciden representar.

-Las culturas nacen y crecen. Si tienen que deaparecer, lo harán por su peso.

-La tauromaquia tiene que buscar su sitio. Comenzamos a rediseñar el futuro de la Fiesta, sin variar su esencia. En los libros de teoría del liderazgo ya aparece que quienes sobreviven son los que mejor se adaptan al nuevo medio. Ya no es tiempo de quejarse.

-Me niego a llamarlos animalistas. Y si lo son, no lo son más que ninguno de nosotros. Genera confusión social. Animalistas somos todos los que criamos y amamos a los animales.

-No debemos menospreciar esos movimientos subvencionados de los que se llaman animalistas. Escucharlos es la mejor manera para hcer frente a sus mentiras. Son personas con desequilibrio empático, que tienden a comportarse mejor con un animal que con un humano; es un desequilibrio emocional. Han inventado la nueva compasión emocional.

-Sus eslóganes de asesino y tortura se están desgastando por los nuevos aires filosósicos del toreo. Gran parte de la sociedad empieza a admitir nuestro discurso como un camino humanista.

-Hay que ganar la batalla ética y moral de la calle.

-No nos debe importar que nos roben nuestro dinero, que no nos den las subvenciones que el toreo aporta a las arcas del Estado. Pero lucharemos por nuestros derechos.

-Si tenemos que elegir, preferimos que nos roben nuestro dinero a nuestra cultura.

-El aficionado no va a los toros a disfrutar, va a emocionarse.

-Los toreros debemos intentar abrir nuevos caminos sin alterar la ortodoxia.

-El toreo es el arte entre las artes.

-Amamos al toro como se ama a todo lo que se necesita. Le entregamos nuestra vida. Solo los toreros entregan su vida por crear una obra de arte.

-Sobre nuestros hombros está despositado todo el peso de esta cultura milenaria.

-Se puede evolucionar sin perder la identidad.

-Seamos leales al toro, en la plaza y en la calle.

Programa científico

El Congreso continúa este viernes con una jornada intensiva con ponencias dedicadas a la Tauromaquia en la sociedad española actual, la Fiesta como sector productivo, las polémicas jurídicas actuales. Eso, pr la mañana. La tarde se inaugurará con «Cazas, juegos y ritos taurinos, entre lo sagrado y lo profano, una cultura circunstancial de la epopeya humana» y continuará una ponencia sobre la Tauromaquia como diversidad cultural y patrimonio.

El sábado se abrirá con una mesa redonda sobre la afición y los festejos populares. La jornada sigue con Tauromaquia y cultura. Pondrán el broche Andrés Amorós y Juan José Padilla, en un diálogo sobre el torero como héroe popular.

Publicado en ABC

Falsedades Por Heriberto Murrieta

Se habla con ligereza y por ende con irresponsabilidad de lo que se desconoce. Es válido estar en contra de la tauromaquia, pero no mintiendo

Leticia Varela, diputada de Morena, tuvo una intervención plagada de falacias en la Asamblea Legislativa de la CDMX para atacar a la tauromaquia desde el más absoluto desconocimiento. Resulta altamente irresponsable decir tantas falsedades. Es grave y aventurado hablar sin pruebas en una asamblea tan importante del Poder Legislativo.

Aseguró que a los toros se les “prepara” antes de salir al ruedo de la siguiente manera: les llenan los oídos de periódico mojado, les untan vaselina en los ojos “para nublar su vista”, les meten algodón en la nariz (sic) para que les cueste trabajo respirar, les clavan agujas entre los genitales y otras mentiras.

Añadió que a los toros les frotan una sustancia corrosiva en las piernas (sic) para que no pierdan el equilibrio, lo cual tampoco es verdad. Desconoce que si todas esas prácticas se llevaran a cabo, el toro no sería lidiado porque no podría siquiera moverse. Todas estas ocurrencias fueron inventadas algún día, y como no hay reflexión sino compra de mitos a precio barato, se asumen como verdades que se propalan entre los ciudadanos.

¿Cómo es posible hablar de esa manera, sin testimonios, sin sustento, sin lógica, para aprovecharse de sensibilidades vulnerables y victimizar a un animal que no necesita de esa compasión ramplona?

La diputada agregó que el toro sale al ruedo para ser picado “una y mil veces”, exageración que resta objetividad a su exposición.

Quienes no conocen la corrida de toros deben saber que ésta no consiste en maltratar a un animal y que la tauromaquia no es tortura ni hay en ella crueldad, puesto que ni el torero ni el público disfrutan con su supuesto sufrimiento. Una res de engorda vive apenas nueve meses. La vida del toro dura por lo menos 48. Esto quiere decir que la existencia del toro es cinco veces más larga que la de aquella. El toro vive entre cuatro y cinco años en libertad. Por cada uno que muere en la plaza, los ganaderos tienen en promedio otros siete vivos permanentemente.

La congresista deslizó que España le robó la tauromaquia a Grecia para luego traerla a México, lo cual habla de su incultura. Ni siquiera se tomó el tiempo de investigar un poco, antes de subir a la tribuna a decir imprecisiones.

Uno de los tuits a favor de la alocución de Varela Martínez le pide recordar que, a falta de argumentos llegan los insultos, pero no sobra decir que por lo general, el aficionado taurino es un ser pensante, reflexivo y culto, que ama profundamente al toro y a los demás animales y que, a diferencia de muchos de los antis, procura argumentar respetuosamente sin caer en provocaciones ni incurrir en la violencia verbal o física.

Por supuesto que es respetable estar en contra de los toros, pero lo que no inspira respeto es decir tantas mentiras para atacarlos. Ultimadamente, lejos de estas iniciativas liberticidas y por consiguiente antidemocráticas, debe prevalecer el respeto hacia quienes gustamos de la tauromaquia, de la misma manera en que los aficionados respetamos a quienes no gustan de la Fiesta de los toros.

Publicado en El Heraldo de México

“Mi vida es torear y la profesión de ser torero es única”: Octavio García “El Payo”

Por Francisco Vargas.

Que mejor lugar que el salón “Miguel Espinosa ‘Armillita Chico’”, que se ubica en uno de los pasillos de la Plaza Monumental de Aguascalientes, para que el matador de toros queretano Octavio García “El Payo”, conviviera este miercoles con la prensa especializada de esta ciudad capital, previo a su comparecencia que tiene el próximo sábado 20 en dicho coso, donde compartirá cartel con Antonio Ferrera y Joselito Adame.

Con la buena coordinación de la empresa Espectáculos Taurinos de México, representada por su gerente operativo, Juan Carlos López de los Reyes, se llevó a cabo este ameno evento, mismo que fue muy concurrido tanto por la presencia de los diferentes representantes y colegas de la fuente, como por aficionados.

Octavio García “El Payo” señaló que estar nuevamente en Aguascalientes le motiva y más por ser parte de esta corrida tan significativa que servirá para festejar el 443 Aniversario de la Fundación de esta ciudad.

Añadió que siempre está agradecido por el trato que la prensa de Aguascalientes le ha dado a su carrera, por lo que se siente ilusionado por regresar a la tierra de la gente buena, destacando que en estos momentos está disfrutando de su toreo.

Sobre los 10 años de alternativa que cumplirá en el presente mes, dijo que ha tenido la suerte de vivir por y para su profesión; además que es para él un
verdadero privilegio ser matador de toros.

Añadió que en esta profesión se pasan momentos bonitos e importantes, como otros muy duros, cornadas y fracasos; todo esto lo motiva para seguir adelante, recalcando que su vida es torear como que la profesión de ser torero es única.

Sobre su concepto y manera de hacer el toreo, dijo que las bases las adquirió en Tauromagia Mexicana, pero conforme fue creciendo y avanzando ha ido definiendo su propio sentimiento como ganando en la profundidad.

Dijo que actualmente su estado físico es bueno, tras superar las secuelas que le dejó la grave cornada que sufrió en la espalda baja en Querétaro,

Puntualizó que como torero nunca quiere engañarse a sí mismo como al público; recalcando que el toreo es
un ejercicio del alma.

Cuando se refirió sobre los planes de ir España, no descartó en volver, pero esto será cuando tenga un buen proyecto y planeación.

Recordó con gran cariño y sentimiento al matador de toros aguascalentense Mario Aguilar, mencionando que le unió una gran amistad, convirtiéndose posteriormente en hermandad, reconociendo que cuando alternaba con él no era nada fácil.

Sobre sus alternantes de este próximo sábado destacó que son toreros muy capaces, Antonio Ferrera que viene de hacer la mejor faena de la pasada Feria de San Marcos y Joselito Adame que es uno de los toreros actuales más importantes de la baraja taurina mexicana, pero el saldrá al ruedo a dar un paso más.

Por último agradeció la presencia de los medios presentes y aficionados, invitando a todo el público para que asistan y lo acompañen a la corrida este próximo sábado.

Publicado en Zócalo

Temporada Grande: ¿Será esto suficiente? Por Bardo de la Taurina

Hoy la Plaza de la Noche Buena en una chorcha de incondicionales y de cuates, en ese orden, en el cual obviamente no encaja este medio. En ‘petit comité’ estarán enterando aunque no lo digan, el que en este país las leyes del proteccionismo que se usan ‘a conveniencia’ prohíben montar un espectáculo taurino acorde con una ciudad emblemática turísticamente, que merecería un serial de toros y toreros de auténtico tronío, el cual tal vez pa’ como están los elementos de seda luminosa debería de oscilar entre carteles de tres extranjeros y de dos, como en la F-1, más la realidad es que la cosa no es así, además se puede poner complicada si a la hora de armar las combinaciones las revoluciones de las neuronas de quienes van a montar el tinglado no andan afinadas.

España con Enrique Ponce como solido pilar y con Diego Ventura en lo atractivo aportaran el soporte de dos de los pilotes, los otros los serán Julián López Él Juli’ y José Antonio ‘Morante de la Puebla’, Diego Urdiales con la mención del momento sentimental que correrá a cargo de Juan José Padilla, Antonio Ferrera, Andy Cartagena, y por supuesto el infaltable D’ Mendoza senior con su Jr., la temporada en esta ocasión amerita ser tratada estruendosamente, por el ruido que se necesita pa’ contrarrestar la alzada en armas de los políticos y los anti taurinos, así que esto solo se lograra en la medida de que los periódicos y las páginas computarizadas serias y de peso, que no es lo mismo, le den difusión a lo que vaya aconteciendo, por lo que urgen que los triunfos sean eso, verdaderos triunfos, entendiéndose por ello que el corte de una orejilla ya no será suficiente pa’ jalar tinta o espacios, hoy la ración va de dos peludas en adelante, lo que curiosamente hace que el de atrás sea el del éxito, tal vez sea por ello que la apuesta sea por la seguridad del todopoderoso Enrique Ponce, el que si logra el repiquetear del triunfo, estará jalando en automático la saciedad de hambre del ‘perro de casa’ que lo es ‘El Juli’.

De ‘Morante de la Puebla’ se podría esperar también una sinfonía mayor, la cual vendría muy bien si sucediera en las primeras fechas por la necesidad de correlacionar el izamiento de las peludas con las otras peludas que andan de mitoteras en los cabildos, otro cartel que podía hacer eco es el de la despedida del ‘Pirata’ Padilla, el cual me late que no necesariamente será dentro del marco natural de una marquesina de rehileteros esto porque pienso que el legendario torero español ya no está pa’ los trotes de un duelo a palazos, y la pregunta: ¿será esto suficiente?

Solo para villamelones: Las mentiras de la diputada

Por Manuel Naredo.

La señora se llama Leticia Varela y es diputada por Morena en el Congreso de la Ciudad de México. Se trata de una política con ya varias horas de vuelo, que, entre otras cosas, aspiró, y no estuvo tan lejos de lograr, la titularidad de la delegación Benito Juárez en la capital del país hace seis años. Hoy se desempeña como diputada gracias a que ganó en las urnas esa responsabilidad.

La semana pasada, la señora Varela subió a la tribuna para presentar una propuesta de modificaciones a las leyes vigentes. Ahí se dijo animalista, cosa que merece el respeto general; argumentó que la obligación de respetar la vida de los animales es su obligación, función que nadie le escatima; y aseguró que la tutela de los animales es una responsabilidad común, opinión por demás igualmente respetable.

En esos argumentos basó su iniciativa que, de aprobarse por ese ente legislativo, desembocaría en la prohibición de las corridas de toros en la Ciudad de México. Incluso esto último, por más taurinos que podamos ser, hay que respetarlo, pues se trata de una opinión y una lucha de muchos mexicanos que, independientemente de ser minoría o no, tienen derecho a ser escuchados.

Pero la señora Varela, más allá de externar una postura y propiciar unas reformas acordes a su sentir, aprovechó la palestra de la sala legislativa para, abonando a su intención, mentir con el mayor de los descaros. Así, mintiendo como si estuviera en la sala de su casa, si es que ahí miente, y no en un espacio que debería ser serio y respetable, sustentó sus intenciones de modificación.

Entre otras lindezas, la legisladora aseguró que a los toros de lidia se les hacían las siguientes cosas:

Se les llenaban los oídos con periódicos mojados para que no escucharan durante su lidia en el ruedo.

Se les untaba vaselina en los ojos para que se les nublara la vista y no tuvieran una visión clara.

Les metían algodón en la nariz para que les costara trabajo respirar.

Les metían una aguja entre los genitales para que sintieran un dolor permanente.

Les frotaban una substancia corrosiva entre las piernas (creo que dijo piernas y no patas, por cierto) para evitar que se echaran al piso.

Todo eso dijo, así, sin más, con la cara dura, sin importarle el lugar donde estaba y el mínimo respeto que debería tener una investidura como la suya.

En las redes sociales, esos espacios donde cualquiera puede decir lo que sea sin que se haga responsable de ello, se dicen muchas cosas todos los días; se miente, se insulta y se injuria, sin el menor castigo, y al parecer, sin la mínima prudencia y sin un ápice de arrepentimiento. Está mal, pero tenemos que apoquinar con ello todos los días, en tanto no exista una legislación mucho más firme sobre el tema. ¿Pero en el mismísimo Congreso de la Ciudad de México?

No me indigna que la señora Varela sea animalista, ni que pretenda abolir las corridas de toros en la capital del país; es más, ni siquiera me molesta la posibilidad de que sea lo suficientemente cándida (es la palabra más suave que encontré) para creer lo que dijo; lo que me indigna es la estulticia con la que desempeña el que debería ser el noble oficio de legislar.

Publicado en El Diario de Querétaro