Archivo de la etiqueta: MADRID

@Taurinisimos 129 – Gloria Victorino Martín Andrés (1929-2017) Homenaje @VictorinoToros.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 6 de Octubre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Homenaje, Recuerdo de Victorino Martín Andrés (1929-2017)
Memoria de grandes toros de Victorino de 1982 a 2017.

Imágenes de Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar, “El Capea” y Luis Miguel Encabo en Madrid.

Faena de “El Tato” en Sevilla 1997, “El Cid” en Bilbao y recuerdo de “Zotoluco” en Valencia.

Faena e indulto de “Cobradiezmos” en Sevilla, 2007.

Faena e indulto de “Belador” en Madrid, 1982.

Juan Bautista en Logroño en 2017.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 13 de Octubre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com.

FB/Taurinísimo

Anuncios

Al alimón: Recuerdos de la “corrida del siglo”


Por El Molinero.

Dentro de los tesoros de la historia que hay guardados en internet está la tarde más memorable de toros del siglo XX, al menos en España. Fue el día en el que la suerte se acompasó con la maestría y con ello se dio una muestra excepcional de técnica torera.
El primer día de junio de 1982 se realizó la vigésima corrida de la temporada de San Isidro, en Madrid, con un cartel compuesto por Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar.

Los toros no podían ser otros que los de Victorino Martín, que llevó a “Pobretón”, “Playero”, “Gastoso”, “Director”, “Carcelero” y “Mosquetero”. Y es que sobre el último, todavía parece que la tarde hubiera sido narrada por el mismo Alejandro Dumas.

Casta, nobleza y trapío, todo lo que se sueña en un toro que corre por el redondel, estuvieron allí. De hecho, muchos pensaron que se trataba del futuro de la torería, pero otros, muy acertados, aseguraron que era la tauromaquia en su manera original.
De expectativas

Ruiz Miguel, en su primero del lote asignado, logró una oreja, pero dio dos vueltas al ruedo por aclamaciones de “¡torero, torero!”. En su segundo, nuevamente dio la vuelta al ruedo con otra oreja para su palmarés.

Luis Francisco Esplá fue ovacionado, pero no logró oreja en su primero. Tuvo después su momento de desquite con una media estocada que le consiguió dos orejas, luego de un éxtasis de banderillas.

A su turno, José Luis Palomar logró dos orejas en aquella tarde. De nuevo las aclamaciones y las ovaciones llegaron desde los tendidos, con una oreja que se tradujo por segunda vez en una doble vuelta al ruedo. Concluyó su tarde con otro apéndice.

Tal sería la dicha de aquella tarde y noche que portales y aficionados, como Sol y Moscas, reseñan que “el ganadero, el mayoral y los tres espadas dieron la vuelta al ruedo […] y al acabar la corrida salieron a hombros por la puerta grande”.

Banderillas de color

El quinto toro de la jornada le entregó las llaves a Luis Francisco Esplá para que se luciera como los filósofos de la tauromaquia lo habían pensado siglos atrás.

¿Cómo se puede jugar la vida de una forma tan señorial (ver video en 1:46:50) y luego deleitarse con la suerte del trapecista? La imagen vale más que mil palabras en este caso.

Solo queda la invitación para disfrutar con la historia que se hizo hace ya prácticamente 35 años.

Véala

Usted puede ver la corrida del siglo aquí:


Publicado en La Patria

FERIA DE OTOÑO: Toros de bella estampa y alma vacía

Decepcionante corrida de Adolfo Martín, que impidió el triunfo de Bautista y Ureña. Foto Plaza 1.

Por ANTONIO LORCA.
Fallaron los toros; esta vez, sí. Pero no por su estampa, sino por el comportamiento. Toros guapos, de esos que provocan la admiración del respetable cuando salen a la arena, pero animales sin alma, sin sangre brava, muy descastados, sosos y de mirada incierta.

Espectacular el trapío del cuarto, de nombre ‘Aviadoro’ y 515 kilos. Negro, musculado, largo, armonioso, con una cabeza coronada con dos pitones largos y astifinos como agujas, y actitud desafiante. Un tipo impresionante. Bien vestido, andares marchosos, guapo de verdad para un pase de modelos, pero no para tenerlo delante. Desde el tendido, infundía miedo. Habría que preguntarle qué sensación le produjo a Ureña, que fue el torero al que le tocó en suerte.

Presumidos también los demás, y aplaudidos todos de salida; y decepcionantes, también, a medida que transcurría la lidia. Acudieron con presteza al caballo, pero ninguno -quizá, algo mejor el sexto- hizo una pelea de bravo; todos aprendieron latín en el tercio de banderillas -algunos, con nota alta-, y en el tercio final mostraron sus muchos defectos, resumidos en falta de codicia, acometividad, fijeza, humillación y clase, y abundantes todos en sosería y dificultad. Quizá, el quinto fue el único que se movió, sin que se atisbaran en él condiciones para el aprobado.

No hubo triunfo. Ni una sola vuelta al ruedo, pero sí tres o cuatro momentos para el recuerdo.

El primero, un quite de Ureña al que abrió plaza, de dos delantales y una larga, templadísima y preñada de torería. Era un toro de escasa fortaleza y derrochadora suavidad, bien aprovechada por el torero.

Otro. En ese mismo primer toro, Juan Bautista se lo llevó al centro del ruedo y allí montó la espada. Preciosa y inhabitual estampa de un toro y un torero, en la suerte final, en la boca de riego. Una imagen torerísima, que duró lo que tardó el torero en cobrar una estocada atravesada y que el toro, acobardado, se refugiara en las tablas.

Tres. Tercio de picar en el segundo toro. Turno de Pedro Iturralde, joven y consagrado varilarguero y caballista. Hace la suerte como mandan los cánones. Mueve con soltura y precisión al caballo. El toro, en los medios, bien colocado. Fija la mirada en el señor del castoreño. Levanta Iturralde el palo y el animal acude veloz a la llamada. La puya clava en su sitio, pero el encuentro es fugaz. No hay pelea. La película se repite con idéntico argumento. La plaza hierve cuando vuelve a la vida una suerte casi perdida. No fue un tercio de toro bravo, pero quedó para el recuerdo.

Un respeto, primero, para los toreros, que tuvieron la vergüenza y la gallardía de anunciarse con esta corrida en plaza de tanto compromiso. Valientes los dos, por encima de la descastada corrida; especialmente, Ureña, muy responsabilizado toda la tarde, valentísimo, se jugó de verdad los muslos, no volvió la cara en ningún momento y dibujó muletazos muy estimables por ambos lados.

Correcto y comprometido Bautista, salió airoso del duro trance, y solo se afligió aparentemente ante el quinto, que más se movió, lo que le costó la reprimenda del público. 

MARTÍN/BAUTISTA Y UREÑA, MANO A MANO

Toros de Adolfo Martín, muy bien presentados, de bella estampa, (espectacular el trapío del cuarto), mansones, blandos, sosos y muy descastados

Juan Bautista: estocada atravesada, cinco descabellos _aviso_ y tres descabellos (silencio); dos pinchazos, media _aviso_ y dos descabellos (silencio); casi entera perpendicular y un descabello (pitos).

Paco Ureña: pinchazo _aviso_ y estocada caída (ovación); pinchazo y casi entera (silencio); estocada _aviso_ (ovación).

Plaza de Las Ventas. Séptimo y último festejo de la Feria de Otoño. 1 de octubre. Casi lleno (20.422 espectadores, según la empresa).

Publicado en El País 

Feria de Otoño: Un gran Miguel Ángel Perera por la puerta grande


Caracorta‘, del Puerto, un toro excepcional para una faena bordada.

Por Carlos Ilián.

Caracorta, asi se llamaba el primer toro del Puerto de San Lorenzo y seguro que Miguel Ángel Perera lo recordará el resto de su vida. Sí, lo recordará porque su infinita clase, su infinita bondad, su embestida humillada haciendo, literalmente, el avión, le sirvieron en bandeja a Perera los resortes para cuajar su más rotunda faena en Madrid desde aquel 6 de junio de 2008 cuando se encumbró con un toro excepcional de Núñez del Cuvillo.

Esta vez Perera se alejó de la trampa de la patita retrasada, la distancia abusiva y el muletazo lineal para embraguetarse de verdad y bordar con el toreo al natural, barriendo la arena con los vuelos del engaño y con el toro cosido a la panza del engaño. Fue un monumento a la suerte fundamental del toreo de muleta. Sobre la derecha templó de verdad aunque hubo algún coqueteo con la facilidad. El final entre muletazos sin solución de continuidad, una borrachera entre los pitones. Mal con la espada operdiendo las dos orejas, pero hubo un trofeo.

La segunda oreja, muy discutible, lo cortó el cuarto, otro toro de enorme fijeza, al que lució de largo con generosidad y luego ligó en un palmo de terreno. Faena exigente que rompió al del Puerto, rajado del todo.

La puerta grande se le abrió, con protestas, pero a Perera le abre a la vez una vía de cotización alta con el refrendo de Madrid.

Juan del Álamo salió noqueado ante un lote, especialmente el quinto, con mucha guasa, al que mareó sin argumento.

López Simón pudo enderezar su tarde en el sexto que metió la carea por el pitón derecho, y el torero de Barajas hasta ligó algún redondo notable, pero no redondeó, quedándose a mitad del camino.

Plaza de Madrid. Sexta corrida. Más de tres cuartos de entrara (19.455 espectadores). Toros del PUERTO DE SAN LORENZO y un sobrero de SANTIAGO DOMECQ (6), de inmensa clase el 1º, con fijeza el 4º , el resto con más movilidad que casta, todos mansearon al final.

MIGUEL ÁNGEL PERERA (7), de caldero y oro. Estocada delantera y dos descabellos. Un aviso (una oreja). Pinchazo y estocada (una oreja).

JUAN DEL ÁLAMO (4), de grana y oro. Dos pinchazos y estocada corta tendida (silencio). Estocada. Un aviso (silencio).

LÓPEZ SIMÓN (5), de marfil y oro. Pinchazo, pinchazo hondo y descabello. Un aviso (silencio: Estocada que atraviesa, pinchazo y estocada (palmas).

Publicado en Marca

Así vio la prensa la actuación de Joselito Adame en la Feria de Otoño de Madrid

DK1FuNRXkAE867y

De SOL y SOMBRA.

Carlos Ilián – Marca: Joselito Adame se relajó sobre la mano derecha en su primer toro con verticalidad, ligando los derechazos, todo muy templado, sin recurrir a las gesticulaciones y espacios de otras veces. Era la mejor versión del mexicano. Pero el bajonazo final lo estropeó. En el quinto, que brindó a Nacho, del Real Madrid hizo un esfuerzo ante un manso rajado al que sin embargo ligó y templó en derechazos en la querencia.

Andrés Amorós – ABC: El segundo flaquea pero es noble. Joselito Adame brinda al cielo. Con facilidad, le coge el aire: liga templados naturales con el de pecho. Una faena estimable, de buen oficio. En el quinto, que mansea y no se entrega, destaca Fernando Sánchez, con los palos.

Brinda a Nacho, el defensa del Real Madrid. Le saca algunos muletazos, aprovechando la querencia a tablas, pero la espada cae baja. Una tarde de veterano profesional, no más.

Paco Aguado –  El Periódico: El mexicano Joselito Adame dio una protestada vuelta al ruedo después que, sin fuerza suficiente, se le pidiera la oreja de su primero, al que hizo una faena habilidosa y de poco temple, en la que brillaron sólo los ayudados rodilla en tierra de remate antes de matarlo de un bajonazo. Ya con el manso quinto, que buscó las tablas desde el primer momento, no pudo desquitarse.

Rincón Taurino: Joselito Adame brindó al cielo el alto y basto que hizo segundo. Le anduvo con la muleta hacia los medios antes de ligar series por el derecho. La faena estuvo bien construida con un principio y un final torero, rodilla en tierra. Entre medias hubo un cambio de mano templado. Mató de estocada caída y la petición fue insuficiente pero dio una vuelta al ruedo. El quinto soltó la cara y se rajó después de la tercera serie. No obstante, después de la huida a tablas pudo dejar muletazos de mano baja. La estocada fue efectiva.

Antonio Lorca – El País: Joselito Adame consiguió dar la vuelta al ruedo en su primero en una actuación que tuvo color y cierta enjundia que no pudo rematar. Dibujó muletazos garbosos aprovechando el viaje de un toro tan noble como desfondado; en el quinto se justificó a pesar de la sosería del animal.

Vicente Zabala – El Mundo: La desigual, escalonada y seria corrida de Fuente Ymbro tuvo en este toro tan bien hecho y en el segundo, tan lejano a la belleza, sus más notables representantes. De mejor estilo y mayor fondo el de Joselito Adame. Cuando Adame lo trató convenientemente, el fuenteymbro respondió con amabilidad. Cuando lo violentó, la embestida se descompuso. Así en el prólogo y en el epílogo de la faena, el torero méxicano alcanzó el entendimiento y, probablemente, la línea del toreo que persigue: desmayado, templado, acinturado, caído de hombros. Pero el exceso de toques dinamitó ese camino. La obra perdió la brújula hasta que de nuevo el toreo despacioso y en redondo brotó. Un excelso cambio de mano apuntó el yacimiento no explotado de la embestida a izquierdas. Los doblones desprendieron sabor. Desgraciamente lo que se despredió de la cruz fue una estocada baja que desligitimaba la petición. La vuelta al ruedo valía como consolación por los momentos brillantes. O tampoco. Otro espadazo en los blandos se cargó también lo hecho con un quinto cinqueño, hondo y cuajado. Un mansote sin maldad que Joselito Adame toreó en otra versión más despatarrada.

Barqueito – Torosdos:  Los dos toros de Joselito Adame tuvieron en común la nobleza y, además, una querencia a tablas no del todo incorregible. En tenerlos lejos de querencia y desengañarlos estribó el mérito de las dos faenas de Adame. Y no solo. En saber tenerlos en la mano también. Tuvo una apertura muy graciosa de toreo andado –recurso habitual en el torero de Aguascalientes- y un final por abajo y genuflexo. Censuraron una estocada demasiado desprendida. Se protestó la vuelta al ruedo. Al gordinflón quinto, que se iba a tablas en cuanto encontraba vía, le buscó Adame las vueltas y las cosquillas, y lo acabó pasando como el que torea un mosquito. También la espada se fue dos o tres dedos de la línea que divide a los toros por el lomo en dos mitades.

Twitter @Twittaurino

 

Feria de Otoño 2017: Aquí y Ahora para Luis David, Ahora o Nunca para José Adame.

Pase del desdén de Luis David Adame en Madrid. Vuelve a Las Ventas a confirmar.

Con todos los radares apuntando hacia Luis David ante la oportunidad de su vida, Joselito Adame se juega la última carta cobijado, tal como ha ocurrido todo el año, por la casa de apoderamiento y de sus socios, con la cargada y el oficialismo aun de su lado pero con el enorme riesgo que implica el obligatorio salto cualitativo y no solo el numérico. Tal encrucijada, misteriosamente, no se televisa a México y deja al descubierto que el encubrimiento de la realidad taurina será, de nuevo, develado por las muy certeras redes sociales que, estridentes, muestran más pasión taurina que el oficialismo. Leo Valadez aun puede enderezar su desigual año en sus últimos minutos de novillero. Embestido los toros en los primeros días del Otoño madrileño, ¿Lo harán cuando más importa? Posible entronización de Ferrera justo al umbral de rematar por todo lo alto su gran Temporada.

Seguir leyendo Feria de Otoño 2017: Aquí y Ahora para Luis David, Ahora o Nunca para José Adame.

José Escolar: “El toro tiene que ser el protagonista de la Fiesta”

 

1505985642891

El hierro abulense regresa a la plaza de Las Ventas este domingo en el tercer Desafío Ganadero.

José Escolar recibió nos recibió en su finca de Lanzahita (Ávila) a mediados de septiembre, pocos días antes de volver a su plaza, a Las Ventas. Aprieta su ruda mano antes de coger el coche y llevarnos donde tiene reseñados los toros que vienen al tercer Desafío Ganadero. Conoce a sus toros y los toros le conocen a él. Satisfecho con lo conseguido es un hombre que sabe disfrutar de su familia y se enorgullece de que sus nietos muestren pasión igualmente por el toro. Tienen un buen maestro del que aprender a criar un toro bravo, un toro que se ha hecho un nombre en las principales ferias de España.

¿Cómo son los toros que trae a Madrid?

Pues como se presta la afición de Madrid y la plaza de Madrid. Voy a llevar los tres toros más importantes que tengo en la camada, los más serios, los más fuertes dentro de que son cuatreños también y bueno no puedo escoger mucho por nota, por circunstancias, estamos a finales de temporada y ya se ha lidiado lo de Pamplona, se ha lidiado en Francia… Pero sí que llevo tres toros muy importantes para que estén a la altura de la afición y de la plaza de Madrid.

¿Apuesta por alguno en concreto?

No, apuesto por los tres, si alguno no fuera importante para mí no lo llevaría.

Usted es ganadero en Madrid pero ¿cómo lleva lidiar en Madrid y con este fórmula de duelo?

Bueno pues bien, estamos acostumbrados no es la primera vez que me ponen en un Desafío Ganadero, no tenemos desafío ninguno con Ana Romero porque precisamente es una ganadería de este encaste, lo conozco bastante bien y no tengo nada en contra ni nada a favor. Veo conveniente que la empresa lo ponga así porque parece que es más atractivo para la afición. Es bonito que nos enfrentemos dos ganaderos para ver cuál es el que puede triunfar.

¿Cómo es el toro perfecto que busca José Escolar?

Busco un toro bravo con toda la extensión de la palabra, un toro muy bien presentado, un toro que morfológicamente esté bien, que sea astifino, que sea serio y luego que se comporte lo mejor posible en todas las suertes de la lidia. Nos gusta mucho que sean encastados en el caballo pero luego también queremos que triunfen los toreros en la muleta y lo estamos consiguiendo.

¿Ha conseguido ese toro perfecto? ¿Dónde ha salido el toro diez de José Escolar?

Bueno pues sí que he tenido alguno. Si nos remontamos al año 87 que se lidió una corrida de toros en Gijón que mató un toro Palomo Linares, se le dio la vuelta al ruedo al toro, él cortó dos orejas. Fue un toro perfecto, de lo mejor que he lidiado. Luego lidié un toro en San Sebastián muy importante también, que estuvo muy bien, se le dio la vuelta al ruedo. Y luego pues algún toro suelto que he tenido, en Ceret varios. Este año ha habido un toro de vuelta al ruedo también muy importante que lo mató Alberto Aguilar que va a matar también uno de los tres que voy a llevar a Madrid, me alegro mucho porque es un buen torero que entiende bien la ganadería.

Hablando de la terna ¿qué le parece para ese día?

La terna no puede ser mejor para mi ganadería. Iván Vicente es un torero que se está consagrando en Madrid, que está haciéndose un paso muy importante dentro del escalafón de matadores, en Madrid es un torero muy reconocido. A mí no me ha toreado ninguna corrida de toros pero no me importa que un torero de esa categoría esté en esta ocasión. Bolívar sí me ha toreado en alguna feria, ha estado bien con ellos, ha toreado toros en Logroño, Nimes y alguna que otra plaza y ha estado bastante bien con ellos. Alberto Aguilar pues es un torero de la casa, ya te digo que toreó en Ceret, el otro día estuvo muy bien, de los tres toros que le tocaron con dos estuvo sensacional. Le cortó una oreja a cada uno y al último le dio la vuelta al ruedo, me gusta la terna.

¿Cómo son los toros de José Escolar? ¿Las características principales morfológicas y de comportamiento?

Bueno pues un toro serio, un toro fuerte, estamos creando un toro para plazas de primera. Lo que intentamos, no lo conseguimos todo porque luego hay que ir a algunas plazas de segunda o incluso a pueblos y alguna que otra novillada que hay que quitar porque falta el trapío suficiente pero vamos que estamos consiguiendo llegar a plazas importantes. Luego en el comportamiento queremos que sea un toro muy bravo, sobretodo encastado, en el momento que lo compré quería el encaste porque lo vivo. Es una ganadería de encaste un poco complicado, un poco no difícil y exigente para el torero, pero además de la exigencia hay alguno que se deja torear.

¿Qué envidia de la ganadería rival de Ana Romero?

De momento nada, tenemos el mismo encaste, más o menos, ella está más en Santa Coloma, yo estoy más en Saltillo, pero bueno más o menos bien. Ella está consiguiendo triunfos y mi ganadería también.

¿De dónde viene José Escolar y a dónde va?

Es un encaste puro Albaserrada, de vacas directamente de Victorino Martín que se adquirieron ya hace cerca de cuarenta años, que por circunstancias Victorino vendió a un amigo mío y que luego yo me hice con este encaste y bueno quiero llegar a lo máximo posible, no se consigue siempre pero que me lo pidan para las ferias importantes y que le consideren un toro encastado y exigente. Eso es lo que más o menos busco como ganadero.

Bueno ya lo ha conseguido ya está en las ferias importantes y como me decía un ganadero la semana pasada, lo que buscan es que necesiten su ganadería en las ferias y ciclos importantes, supongo que será dónde quiere llegar uno.

Sí, yo creo que sí porque lo hemos conseguido. Pamplona me ha repetido por tercera vez por el triunfo del primer toro, que el primer año, me dieron el premio al toro más bravo de la feria y me dieron el premio Carriquiri y luego me repitieron por segunda vez donde estuvo muy bien Paco Ureña. Este año fue Pepe Moral y bueno repetimos por tercera vez en la Casa de la Misericordia donde solo vamos siete ganaderos de los muchos que somos, eso es muy importante para la ganadería y a mí me llena de satisfacción. La misma satisfacción que es que se acuerde Madrid también porque soy un ganadero de Madrid, no cabe duda.

¿Qué es para usted el torismo? ¿Se considera torista?

Bueno pues no es la palabra, yo creo que siempre el toro tiene que ser el protagonista de la fiesta y últimamente no lo es y es lo que yo echo de menos. Yo creo que el toro debería ser el protagonista porque son corridas de toros no corrida de toreros. Yo crío un toro y quiero que sea el protagonista, el que pida la afición y que la afición vaya a la plaza a ver el toro con un torero que se juega la vida con él y que es tan importante como lo eran antiguamente los toreros, que lo eran de verdad. Eran héroes y que se consideran así pero para eso hace falta un toro encastado y un toro exigente que yo es lo que quisiera conseguir.

¿Va a ganar José Escolar el desafío de Madrid?

Bueno pues lo vamos a intentar, sería muy bonito que dos ganaderos que nos enfrentamos con un encaste más o menos parecido, que sean los tres toros míos o al menos uno el triunfador, eso me llenaría de orgullo y satisfacción.

Publicado en: COPE

Desafío ganadero en Madrid: Un toro de Saltillo y José Carlos Venegas, la casta y el valor

Venegas en Madrid. Foto Plaza 1. 

Por Carlos Ilián.

En la programación del final de la temporada de verano, anterior a la feria de Otoño, la empresa se ha sacado de la manga un desafío ganadero en el que compiten seis hierros de los clasificados como muy de Madrid. 

Y para empezar se enfrentaron los de Saltillo y Juan Luis Fraile, con claro triunfo saltillero, especialmente por el juego del tercer toro, de nombre Gallito, que después de mansear en cuatro puyazos, se entregó en el quinto y cambió como de la noche al día porque en la muleta humilló y embistió con casta y codicia.

En este toro José Carlos Venegas estuvo a tono con las exigencias del de Saltillo. El torero de Jaen templó y ligó, plantado con firmeza en el toreo sobre la mano derecha, sobre la que fundamentó prácticamente toda su labor, aunque en el toreo al natural dejó un par de apuntes. La gente no le tuvo en cuenta el espadazo haciendo guardia con el que culminó la faena y le pidieron con mucha fuerza una oreja, la misma que paseó con el orgullo de cortársela en Madrid a un toro de verdad encastado.

En el sexto, de Juan Luis Fraile, un torazo de bella lámina y muy mal estilo, se defendió con más agallas que técnica ante las violentas tarascadas del animal y su forma de reponer y rebañar. Pero consiguió, por lo menos, salir ileso ante aquel aluvión de gañafones. 

Como ileso salió también Octavio Chacón después de enfrentarse a un lote imposible, tanto su primero, de Saltillo, cogiendo moscas en derrotes de infarto y midiendo cada embestida, como en el cuarto de Fraile, un toro complicadísimo, con la mirada en el bulto y la cara por las nubes. En ambos toros Chacón muleteó con dignidad.

Pérez Mota del que puedo dar fe de que en alguna ocasión le aprecié condiciones de torero fino y de exquisita muleta, ayer estuvo a la deriva ante la casta del quinto, de Saltillo, un toro exigente al que no encontró nunca ni la distancia, ni el temple y menos aún poderle por bajo. La gente se metió con el chaval de Cádiz, aunque me habría gustado ver con este toro a alguno de los de arriba del escalafón. En su primero, de Fraile, un toro de cara arriba y embestida arisca y cortísima hizo un esfuerzo por correr la mano aunque apenas conseguía remedos de muletazos.

Plaza de Madrid. Desafío ganadero, primera corrida. Un cuarto de entrada. 

Toros de Saltillo (6), encastados, de mucha movilidad y de juego bravo el tercero, y de Juan Luis Fraile (3), muy serios y de complicada y mansa condición. 

Octavio Chacón (5), de nazareno y oro. Dos pinchazos, bajonazo y tres descabellos. Un aviso (silencio). Pinchazo y estocada caída (silencio). 

Pérez Mota(4), de grana y oro. Cuatro pinchazos y bajonazo. Un aviso (silencio). Cinco pinchazos y descabello (pitos). José 

Carlos Venegas (7), de turquesa y oro. Estocada que atraviesa (una oreja). Pinchazo hondo, media estocada atravesada y dos descabellos (silencio).

Publicado en MARCA