Archivo de la etiqueta: Luis Cuesta

En busca de un acuerdo nacional para rescatar la Fiesta Brava en México / Se vale soñar


Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

El sistema taurino en México ha dejado de ser desde hace unos años un generador de competencia que produzca nuevos toreros, con los que se aumentaría el numero de festejos realizados por todo el país y se fortalecería la variedad y el numero de aficionados que podrían acudir a las plazas de toros.

Algunos empresarios se han tardado en entender que estamos en un punto donde el aficionado cambió. Actualmente es un actor que está muy atento a lo que se hace adentro y afuera del ruedo. Las redes sociales potenciaron de alguna manera una nueva afición más empoderada ante el oscurantismo con el que operaban algunas empresas en el pasado.

Ante las exigencias de este nuevo aficionado exigente y crítico -que ha generado ruido hasta en las empresas tradicionales- estás han optado por fortalecer su oferta y la calidad del espectáculo qué ofrecen.

Y si bien ambas partes -afición y algunas nuevas empresas con jóvenes a la cabeza- tienen una versión mejorada sobre cómo producir el resurgimiento de la fiesta brava en México, es importante fomentar y apostar por el surgimiento de nuevos toreros.

Recientemente vimos cómo la empresa que maneja la Plaza Mexico fracasó en un serial en donde buscaban nuevos valores -reciclando toreros jóvenes y veteranos- a pesar de una fuerte campaña de promoción en las redes, en donde se comprobó que ni las redes ni las buenas intenciones son determinantes para hacer resurgir la ilusión en los aficionados, porque para que esto suceda hay que trabajar con un rumbo claro, es decir una ideología firme con la que el aficionado se identifique, además de mucho talento, afición y experiencia empresarial en las cabezas de la empresa y algo de suerte.

Uno de los mas graves problemas que actualmente podemos observar y palpar – ante el actual monopolio que maneja la fiesta- es ver como la libre competencia es historia, ya que cuando una sola empresa controla mas  del 50% de las plazas de primera categoría, esta termina por ofrecer una menor variedad de festejos que perjudica al sistema y al aficionado.

Las cifras registradas en la presente década son preocupantes en cuanto al número de festejos celebrados, ya que a pesar de ser uno de los principales espectáculos de masas, los números año con año bajan en comparación con el anterior.

El aficionado no puede influir en la gestión de las plazas, al menos que apueste su dinero y decida incursionar en la organización de algunos festejos como esta por suceder en “La Florecita”, pero tiene el máximo poder al decidir asistir o alejarse de las plazas cuando el espectáculo no es digno, ni acorde a lo que se paga en la taquilla.

Y aunque el futuro es incierto, algunas de las soluciones e ideas se pueden conseguir en un plazo mediano por medio de un plan de mercadotecnia entre sectores públicos y privados, en el que se fusionen el sector taurino, turístico, educativo y de aficionados para apostar por el futuro de la fiesta como un valor agregado en las nuevas generaciones.

Tampoco sería mala idea que la empresa que actualmente tiene monopolizado el sistema taurino, arrendará algunas de sus plazas para que otros empresarios pudieran gestionarlas y realizar festejos menores y mayores, cuando la empresa titular no célebre espectáculos en ellas.

Es de verdad urgente que los principales actores de la fiesta se unan en un mismo frente que defienda la fiesta, pero que también busquen soluciones para rescatar un bien cultural de México, que aunque se niega a morir, ha perdido la grandeza y la importancia que alguna vez representó para la sociedad mexicana.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Anuncios

Es lo que digo yo: El Payo, la pureza del artista

El Payo en Puebla. Foto Tauroagencia.

El arte del toreo siempre estará acompañado de un halo de misterio y atractivo que muy pocos pueden conseguir levantar. Con hechuras de torero antiguo y reminiscencias de los clásicos, Octavio García “El Payo” es uno de los últimos exponentes de ese toreo de Gaona, de Calesero, de Procuna, del Callao y de Armillita Chico en tiempos recientes por citar algunos ejemplos.

Se dice que las faenas taurinas son efímeras -yo diría que muy breves- porque desaparecen y lo que queda de ellas es su eco, la fábula, la literatura.

Tras su paso por la Feria de Aguascalientes y Puebla, El Payo ha dejado para el recuerdo el eco del buen toreo que lo viene acompañando en cada una de sus actuaciones de la presente temporada, y que dan paso a las siguientes líneas…

Por Luis Cuesta para De SOL y SOMBRA.

Para muchos aficionados El Payo es la imagen del torero clásico: reservado, lleno de cicatrices, bien plantado, al que se le intuye una infancia inexistente dedicada al toro.

“En los artistas el dolor es casi necesario”, escribió Jesús Soto en De negro y azabache, un libro sobre De Paula. Pero ¿El Payo torea con dolor?

Al menos dolor físico si, en los últimos años ha conseguido superar pasajes dolorosos de cornadas y lesiones que han ido moldeando su carácter y su personalidad en las últimas temporadas.

Quizás fue ese dolor físico el que toco algunas fibras sensibles que hicieron que su toreo evolucionará hacia terrenos más  comprometidos, en busca de un concepto clásico y puro, que en la pasada feria de Aguascalientes y el pasado 5 de mayo en Puebla brotó en sendas faenas que fueron un comprendió de temple, valor, quietud y arte.

El Payo en la pasada feria de San Marcos. Foto NTR Toros Twitter.

En todas sus faenas hubo hondura y pasajes de pureza, de ese toreo de arte que en México estaba huérfano -quizás desde el retiro de Armillita Chico– hasta que El Payo por una necesidad artística y de vida decidió implementarlo como filosofía de su toreo.

En Aguascalientes surgió el milagro del toreo bien hecho a la verónica acompasado con el pecho y con la cintura. Hombros, antebrazos, brazos, muñecas y manos, porque se torea con todo el cuerpo no solo con el espíritu. Después, ya con la muleta, consiguió muletazos llenos de hondura y plasticidad pellizcado por las musas del arte, arrebatando los olés más sinceros de toda la feria de San Marcos.

Pero más allá de indultos, orejas y rabos -que no corto en abundancia por sus fallas con la espada- el toreo del Payo dejo con su sello una huella honda en el buen aficionado hidrocálido y feriante.

Lo mismo sucedió en Puebla en donde los presentes recordarán seguramente por mucho tiempo su mano izquierda, su pase de pecho y la pureza con la que ejecutó todas las suertes.

El Payo en la pasada feria de San Marcos. Foto NTR Toros Twitter.

Es ilusionante para todos aquellos que nos decantamos por el toreo clásicoel de siempre dicen algunos- que en la actualidad podamos disfrutar de un exponente como El Payo, ya que su toreo nos resulta un bálsamo de frescura entre tanta frialdad y exponentes insulsos que abundan en el escalafón.

Hay toreros que sienten el toreo y otros que lo practican; pues bien, El Payo lo siente.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_




Es lo que digo yo: Bipolaridad Texcocana

“El periodista, no debe erigirse en publicista del sistema, ni en agradador de toreros, empresarios y ganaderos. El periodista debe buscar la verdad y contarla. Sin más.” Alfonso Navalón.

Por Luis Cuesta – para De SOL y SOMBRA.

La fiesta de los toros en México sigue demostrando una extraña bipolaridad que a muchos nos parece incomprensible, aunque parece mentira algunos empresarios continúan comportándose como aficionados y no como profesionales del toro.

Este comentario viene en relación a algunos hechos que se han producido en el ultimo fin de semana en nuestro país.

Si analizamos lo sucedido en Querétaro y Texcoco podríamos pensar que las corridas de toros son un sopor por la conformación de los carteles y el ganado que se está lidiando, y, en consecuencia, el público esta abandonando las plazas como sucedió el pasado viernes en la Santa María de Queretaro.

La feria de Texcoco por su parte hasta el momento y pese a los esfuerzos de la nueva empresa su gestión no termina por convencer; todo esto en presencia de las figuras más reconocidas y con los toros más comerciales, pero las entradas han sido en términos generales regulares.

La verdadera noticia actualmente en México es una plaza llena.

Está comprobado que algunas figuras ya no interesan en provincia, pero continúan en los carteles porque no hay un relevo a la vista. También fracasan las empresas en alguna ciudad dejando la fiesta en crisis, pero continúan en otra, mientras la emoción en el ruedo esta extraviada y los públicos abandonan las plazas ante los altos precios del boletaje y una cartelera que generalmente no despierta el interés en el aficionado.

Pero la culpa no toda la llevan las figuras, en este caso Enrique Ponce, la culpa es de un sistema empresarial que apuesta en teoría a lo seguro o hacia lo fácil y en su apuesta llevan la penitencia, al tener que aceptar toda clase de exigencias y peticiones que terminan por afectar al espectáculo.

Incluir a Enrique Ponce y Sebastian Castella en la feria de Texcoco parecía una apuesta segura en el papel, sobretodo si tomábamos en cuenta sus pasadas actuaciones en la Temporada Grande donde rozaron la gloria con algunas faenas magistrales.

Pero el aficionado en la actualidad que es más meticuloso y más despierto que en otros tiempos, además de su hartazgo ante tantos abusos, intuyó que en Texcoco el nivel de importancia y del toro no sería el mismo y decidió no acudir a  la plaza.

Por eso ante los lamentables hechos ocurridos el pasado domingo en Texcoco, uno pensaría que los taurinos son un grupo sin escrúpulos, que actúa al margen de sus clientes, a los que engaña y decepciona tarde tras tarde y que por eso, la gente no va a las plazas, porque está cansada de tanta mentira y aburrimiento.

Pero no es así, algunos empresarios mexicanos simplemente no tienen el talento empresarial, ese que no lo da ni el dinero ni las relaciones públicas y en realidad es algo que muy pocos taurinos tienen en este país.

Por eso tantas empresas fracasan y lo peor es que ahí siguen.

Nadie puede quitarle el mérito y las ganas que intenta poner la empresa Pasión Ganadera en Texcoco, pero cuando el fondo taurino y el afán de protagonismo impera hasta en las redes sociales, uno se pregunta si están ahí mas por la foto y él abrazo, que por el dinero y lo taurino.

Porque mérito tiene todo aquel que invierte parte de su dinero en la fiesta brava, pero no por eso vamos a tapar el sol con un dedo y vamos a dejar de señalar aquello que nos parece equivocado.

Como equivocado nos pareció que para el festejo del próximo sábado de Gloria en Texcoco, la sustitución del torero español Julio Benitez fuera a caer en Javier Conde, otro torero extranjero. Y ojo me queda claro que el toreo no es de nacionalidades, pero si es de sentido común.

Desconozco que intereses personales o de amistad pueda tener la familia Uribe, pero me parece increíble de entrada que se haya incluido en la feria a Julio Benitez, que mas allá de ser hijo del quinto Califa no tenía muchos méritos ni despertaba interés su inclusión en el serial, pero resulta mas increíble que haya sido sustituido por un torero como Javier Conde y no por un torero mexicano como por ejemplo Fabian Barba o Juan Luis Silis quienes recientemente triunfaron en la Plaza México.

¿Además donde están las agrupaciones taurinas que deberían en estos casos de recomendar o hasta exigirle a la empresa que la sustitución de Julio Benitez fuera para un torero mexicano? ¿Se habrán ido de vacaciones a Sevilla?

Ante estas acciones, el mensaje que nos manda el sector taurino es que no conoce la competencia en el sentido comercial. Ni tampoco existe una regulación del mercado que promueva la ‘competencia justa’ entre los toreros y obligue a las empresas a que hagan un esfuerzo para defender los intereses generales de la fiesta y de esta manera conseguir un espectáculo mas profesional y equilibrado.

Si seguimos así, es decir anteponiendo primero la foto en Facebook o en Twitter antes que lo taurino, muchos, algún día lamentaremos su desaparición.

Menos twitter y más fondo taurino.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Seda y Torería – En la Muerte de Jesús Solórzano Pesado.

Por Luis Cuesta –  De SOL y SOMBRA.

El torero Jesús Solórzano Pesado falleció a la edad de 74 años, víctima de un colapso intestinal del cual ya no tuvo oportunidad de salir adelante.

Jesús Solórzano Pesadoheredero legítimo de la clase y el temple de su padre Jesús Solórzano Dávalos, fue autor de faenas tan memorables como las de Fedayín o Pirulí, con toros del hierro de Torrecilla con los que logró escribir una página importante del toreo en México.

Solórzano inicio en la profesión, como el mismo lo decía; echando una moneda al destino en busca de su propia suerte.

Fue gracias a los amigos de su padre, como los maestros Carlos Arruza Fermín Espinosa Armillita, cuando emprendió un camino que lo llevó a enfrentar vicisitudes, pero también el sabor del triunfo en algunas tardes de gloria.

Solórzano vivió al máximo su profesión, en donde gozó del privilegio de tener una estrecha amistad con muchas importantes personalidades del toreo como  Luis Miguel Dominguín, o con el propio Manuel Benítez El Cordobés, ambos en sus palabras con “la misma técnica, la tecnica es casi siempre la misma, lo que diferencia a cada torero es el temple, la forma de interpretar el toreo” afirmaba Jesús.

Los cronistas de antaño lo definieron como un torero que “revestía con auténtico señorío su estilo, por la naturalidad y sello que imprimía a su toreo”.

Jesús Solorzano fue también un gran erudito de la tauromaquia gracias a su inteligencia y amplia cultura, misma que envolvía con su genialidad y gran personalidad, esa que hoy pocos toreros poseen en nuestro país.

Hasta el último día de su vida sintió el toreo en sus venas, ya que respiraba y suspiraba aromas de torero en donde revivia con generosidad y nostalgia una época que ya se fue, pero que para las nuevas generaciones sigue viva gracias, precisamente, a la grandeza de quienes como él la compartían.

Descanse en Paz Jesús Solórzano Pesado. 

***

Breve Biografía

Jesus Solórzano Pesado (1942 -2017)  hijo del fundador de la dinastía, paso a la historia como autor de memorables faenas, como las que cuajó en la Plaza México al novillo “Bellotero”, de Santo Domingo (oct. 64) y, entre 1969 y 74, a los cuatreños “Pirulí” y “Fedayín”, ambos de Torrecilla

Siempre en busca de mejorar su repertorio, ideó un par por dentro bautizado como la moreliana, en donde giraba en la cara del toro pasando en falso. 

Muleta en mano cuando observaba que un toro le iba claro, alcanzaba la cumbre por su naturalidad y sello.

Tomó la alternativa en Barcelona de manos de Jaime Ostos (25.09.66, con “Rayito”, de Atanasio Fernández) y en México se la confirmó Manuel Capetillo con “Zapatero” de Santo Domingo (19.02.67). Como su padre y su tío Eduardo, triunfó de novillero en Madrid (18.07.66), en lo que fue una carrera fulgurante.

***

Fedayín y Jesús 

Quien crea que “Fedayín” –una de las quince mejores faenas en la historia de La México- es la obra magna que mantiene el prestigio del torero está cometiendo un atentado de lesa torería.

Pero aunque parezca esta no es una lectura histórica, ya lo contaremos en otra ocasión.

Solórzano era el clasicismo absoluto, era la cintura que toreaba y sobre todo, las fabulosas muñecas que se rompían con temple como dueñas del máximo sueño de la seda.

Su prístina expresión es donación absoluta congruente plenamente con aquel brindis que hizo en La México al maestro de la cesta punta, Aquiles Elorduy: “Del arte para el arte, por el arte” con el toro “Fedayín” de Torrecilla, casi nada.

Luis E. Maya Lora.

Testimonio del cronista Carlos León en su sección titulada Cartas Boca Arriba, publicada en el desaparecido diario Novedades de la Ciudad de México – 14 de enero de 1974:

Con Chucho “Superstar” renació el toreo estelar: Dos orejas

Sr. Don Lucas Lizaur

El Borceguí

Bolívar 27

México 1, D.F.

En la Plaza México, el domingo 13 de enero de 1974 Jesús Solórzano II, que inesperadamente entró al cartel como con calzador, parecía que iba a ser El Ceniciento de la tarde; un simple “arrimado”, marginado en un rincón de la cocina mondando patatas, mientras otros se despachaban el caldo gordo con la cuchara grande.

Pero resultó que el “arrimado” salió a arrimarse, que es, si no lo primordial, sí indispensable para pisar fuerte. Pues, como tu bien sabes, esto del oficio del toreo es como un remendón poniendo medias suelas: Unos le dan al clavo y otros se destrozan los dedos… ¿Qué fue lo que hizo Chucho para armar la que armó y colocarse, de golpe y porrazo, en un sitial que nunca había tenido?

Pues muy sencillo: Volver los ojos hacia el toreo de antaño, al toreo clásico, al torear rondeño. En vez de dejarse llevar por el camino herético de la supuesta e iconoclasta “Escuela Mexicana del Toreo”, retornó a la verdad y a la naturalidad, a la pureza de procedimientos, a la estética desahogada.

Y con eso tuvo para abrirle los ojos al público, que en una revelación volvía a ver los viejos moldes que creían haber roto los falsos profetas… Por supuesto que, en esto del toreo, como en el bien calzar, cada quien necesita un ejemplar “a su medida”. Ni chicos que le aprieten, ni otros que le vengan grandes, para que el asunto camine. Ni duros, como los de anca de potro, a los que hay que amansar, pues normalmente, entre la torería moderna, se sienten más a gusto con los que ya vienen amansados… 

Pero Chucho, a la inversa del popular slogan, es un joven con ideas antiguas, con la añeja solera de su padre, el “Rey del Temple”.

Si bien con el capote anduvo desdibujado – lo estuvieron todos –, en lo demás, hasta en adornarse en banderillas que ya casi nadie las clava, hizo una faena de “las de ayer”, un trasteo de los que quitan años de encima, con muletazos y buenas maneras de otras épocas. Todo lo gris que había estado en su primero, fue luminosidad con este quinto toro, que en mala hora bautizaron “Fedayín”, nombre aborrecible para personas civilizadas.

Para tan bella faena, pocas nos parecieron dos orejas y dos vueltas al ruedo. Pero eso era lo de menos, había resucitado el bien torear y eso nos llenaba de regocijo…

Cinco años después del hito, en el programa de televisión Toros y Toreros (1979) que conducían Julio Téllez, Luis Carbajo y José Luis Carazo Arenero, se proyectó el vídeo de la faena y lo comentó el propio Jesús Solórzano, quien entre otras cuestiones dijo sobre ella lo siguiente:

“Esa tarde era de mucho compromiso, el único vestido que tenía para estrenar era ese y yo me dije: “o me retiro de los toros, o me compro más vestidos…”, me la estaba jugando al todo por el todo… son faenas que te ponen en tu sitio y que te dan aire para caminar… no podía yo fallar con el toro, todo lo que tenía que hacer era muy pensado, ya después te vas gustando, te olvidas de todo y te entregas al placer de torear… había que darle la pausa al toro, dejarle respirar… mi toreo tiene la influencia de la buena tauromaquia… hoy me doy cuenta de lo grande que puede ser la amalgama de las suertes que tiene el toreo… los toreros hemos perdido mucho porque estamos haciendo un toreo estándar, un toreo igual… esta faena recurre al toreo clásico, se inspira por ejemplo en Pepe Luis Vázquez, Manolo Vázquez, Paco Muñoz… lo de ahora es muy bueno, pero con lo de ahora y lo de antes, hay que hacer algo mejor…”

Pero la leyenda de Jesús Solórzano Pesado no se limita solamente a Fedayín. Los capítulos de su historia en la Plaza México llevan también nombres como Bellotero, Pirulí, Sardinero o Billetero y su epílogo que se escribio en La Plaza México el 8 de marzo de 1992 con un toro de nombre Joronguito.

El cronista Leonardo Páez hizo esta reflexión acerca de Jesus Solórzano:

“Estilista, entendido no sólo como el torero de refinado estilo sino, más ampliamente, como el diestro poseedor de un estilo acentuado, interesante, distinto, capaz de provocar en las masas la necesidad de acudir a verlo cada vez que es anunciado…”

Twitter @LuisCuesta_ 

16ª Corrida de la Plaza México: Sergio Flores se impone a la demagogia adamista

La tarde fue de Flores.

Por Luis Cuesta para De SOL y SOMBRA.

Las corridas mixtas con Pablo Hermoso de Mendoza en la capital, suelen ser eventos que atraen una gran cantidad de público poco habitual al tendido, pero muy entusiasta y Sui Géneris.

Entre los pocos habituales al tendido de la plaza, estaban el ingeniero Carlos Slim junto a su hijo Patricio (ganadero de bravo), quienes confirmaron ante los micrófonos de Heriberto Murrieta que no pensaban apoyar a la fiesta de los toros en términos económicos por el momento.

Sin palabras: Ante la pregunta incómoda para los Slim y su respuesta fría.

La plaza registro un entradón gracias al rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, que algo raro no corto orejas, pero consiguió que su público se emocionara durante la lidia de su segundo astado del hierro Los Encinos gracias al dominio y la perfección de este figurón del toreo a caballo. Es tal la ilusión que derrocha, y, sobre todo, conoce tan bien el arte ecuestre que, antes o después, encuentra casi siempre el camino del éxito. 

Solo que ayer no fue el día, aunque estuvo a punto de lograr el triunfo ante un buen lote, pero anduvo mal con los rejones de muerte y se retiró entre una leve división de opiniones.

Mal vestido y sin espíritu así realizo él paseíllo José Adame, en una tarde donde se le vio desubicado, sin hambre y sin ilusiones.

Jose Adame tiene que entender que no puede estar todo el tiempo al dictado de tanta gente en el callejón, por sabios que sean, sino que debe actuar a impulsos de su inspiración.

Pero en la actualidad, Adame es lo más opuesto a un torero inspirado. Se ha convertido en un laborioso fabricante de pases. Izquierda o derecha, da igual en redondo que al natural, ejecuta los muletazos sin alma ni inspiración. Hay verdades que deben decirse aunque sean amargas: hasta ha perdido el estilo.

Con un toro muy noble de nombre Ciervo Rojo de Jaral de Peñas que tuvo mucho poder en sus embestidas y un pitón derecho para cortarle las orejas, anduvo sin importancia y estuvo mucho peor que mal: estuvo vulgar. Un espada de su nivel, que presume de figura del toreo, y que posiblemente tiene condiciones innatas para serlo, no puede andar por la plaza como alma en pena.

Desconcertado y sin mando en su muleta, fue incapaz de templar las boyantes embestidas del encastastado colorado de Jaral de Peñas. Algunos de sus muletazos y el planteamiento inicial de la faena fue técnicamente bueno. Sin embargo, otros los ejecutaba dejando atrás la pierna contraria y adelantando el pico. No es algo nuevo en este torero, que ha convertido tal amalgama de virtudes y defectos en estilo personal.

Adame y Ciervo Rojo.

El público, después de volcar su entusiasmo con Hermoso de Mendoza, al quinto de la corrida no le dio ninguna importancia. Ni siquiera a José Adame, que pegó incontables pases a un toro muy deslucido, pero sin escuchar ni un solo olé, y ni un solo aplauso. El hidrocálido, que evidentemente no está acostumbrado a estos reveses, perdió los nervios, corto de súbito el trasteo y entró a matar sin más miramientos. 

Al final del festejo José Adame debió de sentirse destronado, y tal situación debe ser de lo más amarga para un torero que lucho tanto por llegar a la cúspide.

Sergio Flores, en cambio, fue un torero hambriento de triunfo. Se encontró con el sexto que tomaba la muleta sin fijeza, rajado en tablas, que a fuerza de consentir, obligar y encelar consiguió dominarlo. De Manolo Martínez, se suele decir -como dogma- que al toro malo lo convertía en bueno. Pues ese es Segio Flores en esta temporada y lo fue ayer con el segundo de su lote. 

Hay que decir que cuando el toro, ya dominado, tomaba humillado y embebido el engaño, no todo lo que salía de la muleta de Flores se convertía en creaciónes artísticas. Flores no es un exquisito del toreo todavía. Pero poco importaba: el mérito de Sergio Flores consistió en resolver con mucha verdad y firmeza el problema fundamental de la lidia; que la inspiración, en estos casos es don accesorio. Mató de una estocada entera y la plaza entregada pidió las dos orejas que el juez tuvo que conceder.

Ya antes con el capote enseño que la lidia de un toro no empieza y termina en las faenas de muleta. También hay lances de capa, quites y hay brega. La brega de este toro la llevó personalmente Flores y quizás durante la misma pudo decifrar mejor el planteamiento de su faena.

Al final Sergio Flores que con su primero no habia tenido suerte, abandonó la plaza en hombros entre el clamor popular y gritos de ¡torero, torero! que todavía le deben de retumbar en el alma.

Para el próximo domingo se dará el cerrojazo de la segunda parte de la Temporada Grande con Ignacio Garibay, Arturo Macías y Fermín Rivera con toros de La Estancia.

Plaza México 16ª corrida de la Temporada Grande. Dos toros de Los Encinos, para rejones, bien presentados, bravo y encastado el primero y soso de juego regular el segundo; y cuatro de Jaral de Peñas, bien presentados y de juego regular, destacando el corrido en primer lugar que fue noble y tuvo calidad. 

Hermoso de Mendoza, división en su lote.

Joselito Adame, leve división de opiniones y pitos. 

Sergio Flores, ovación y dos orejas.

Entrada: Más de 30.000 espectadores.

Twitter @LuisCuesta_

15ª Plaza México: ‘No que No’ un toro para el recuerdo 

La tarde en el papel nos prometía cosas interesantes con la ganadería de Barralva y una tercia compuesta por toreros curtidos y triunfadores.

Atrás en el calendario y en el tiempo habían quedado los festejos de aniversario, mientras que todavía con su recuerdo fresco en las retinas y en el alma, regresaba la temporada a su curso regular.

Esperábamos una mejor asistencia, pero finalmente no hubo la reconciliación anhelada, ya que la plaza no registro ni un tercio de entrada.

Por Luis Cuesta –  De SOL y SOMBRA.

Cuando la corrida comenzaba salió un toro del encaste Saltillo, de nombre No que No con 528 kilos de peso, bravo de verdad, que embistió con codicia a todo lo que se le puso por delante y nos hizo ilusionarnos con la esperanza de la añorada bravura, ya que No que No nos regalo un emotivo espectáculo.

De salida acudió con poder al capote de Ureña, que lo veroniqueó con gusto dada la acometividad del animal. El de Barralva peleó con bravura en el caballo en el único puyazo que recibio; y llegó tras un quite atropellado por gaoneras al tercio de banderillas con brío y persiguiendo a las cuadrillas con mucho celo a la salida de cada par, en carreras de poder a poder.

Tampoco desentonó el toro bravo en la muleta de Paco Ureña que confirmaba su alternativa. Desde el primer cite dejo ver su encastada nobleza que iba acompañada de un largo recorrido, con la cara siempre humillada y comiéndose la muleta en cada embestida.

Y así, fue una y otra vez mientras Paco Ureña no atinaba en cogerle el aire, solo lo consiguio en dos tandas, porque el resto de los muletazos y las series no llegaron a alcanzar la belleza que la calidad del toro merecía. Entregado el torero pero sin ideas, la faena fue decayendo hacia el final, al tiempo que la plaza se ponía del lado del protagonista de aquel mágico encuentro y que era un excepcional toro bravo, con codicia y nobleza, que merecía honores más altos que una ovación en el arrastre lento.

Completamente diferente fue el segundo de su lote, un toro con mucha plaza pero también con mucho genio y sin clase, con el que Ureña solo pudo mostrar sus deseos de agradar. Se esperaba mucho más del torero español, pero ya será para otra tarde.

Quien si dejo una muy buena impresión fue Sergio Flores con su segundo, un toro que no ofrecía muchas garantías de triunfo a medida que avanzaba la lidia. Pero afloró la inteligencia con todos sus conocimientos y con ellos extrajo por el mejor lado que era el pitón izquierdo, algunos naturales con el toro imantado en la muleta y alargando el viaje hasta donde le alcanzaba el brazo. Asentado y serio, Flores hizo mejor a un toro que en otras manos quizás hubiera tenido una vida más breve y menos exitosa. Fue una pena que anduviera tan mal con la espada, porque dejo ir una oreja que ya tenía ganada.

También se esforzó mucho ante el tercero, que poco valía después de una espectacular vuelta de campana que lo dejaría muy disminuido para su lidia.

Y con mucho ánimo pero sin ideas claras regreso Arturo Saldívar. Que la verdad tuvo escasas opciones y tal como vino se fue. Poca clase tuvo su primero y muy complicado fue el quinto.

Resumen del Festejo:

Plaza México. Decimoquinta corrida de la Temporada Grande. Menos de un cuarto de entrada. Seis toros de Barralva, tres del encaste de Atanasio Fernández y 3 de Saltillo bien presentados pero de muy poco juego en líneas generales, salvo el excepcional primero que recibio el arrastre lento por su nobleza y bravura.

Paco Ureña, que confirmaba su alternativa: división de opiniones y leves pitos.

Arturo Saldívar:  Pitos tras aviso y leves pitos.

Sergio Flores: Silencio y ovación.

Incidencias: Destacó en varas con el sexto Luis Miguel González.

Twitter @LuisCuesta_

Fred Renk continúa organizando corridas de toros en Texas

Fred Renk con la matadora Lupita Lopez en su casa antes de un festejo.

De SOL y SOMBRA.

SANTA ELENA – El verano pasado, un hombre celebró su 80 cumpleaños al enfrentarse a un novillo en una plaza de toros. El toreo ha sido su pasión y él continúa compartiéndolo aunque sea en su país: Estados Unidos.

Estamos en febrero y es en este mes cuando las corridas de toros se organizan en la única plaza de toros que hay en el Estado de Texas y que está ubicada en el norte del condado de Starr, justo al oeste de San Isidro.

Su organizador Fred Renk es aficionado y empresario de toros. Le preguntamos ¿Podriamos verlo otra vez aunque fuera con una vaquilla?

“No jajaja. Lo hice en mi cumpleaños y eso es todo “, nos dice con buen humor Renk de 80 años.

Renk ha sido un amante de la fiesta brava de toda su vida: “Yo quise ser torero pero no lo logre, fui únicamente novillero. Mi hijo David Renk si lo consiguió y se convirtió en el único matador americano en la historia”, nos dijo.

Renk organiza festejos incruentos, es decir corridas sin sangre donde no se les da muerte a los astados en el ruedo. 

Contrata casi siempre en sus festejos a toreros próximos a su familia o aspirantes.

Por ejemplo Pablo Campero, un novillero mexicano que lleva años recorriendo la legua y que por esos caminos de la vida se encuentra en estos momentos radicando en Texas junto a los Renk.

Resulta extraño pero a la vez emocionante, ver como las multitudes locales aprecian las corridas de toros en un país en donde lo último que uno se imaginaría es ver una corrida. 

“Es apasionante. He estado aquí antes. Es muy divertido venir. Me encanta decir ‘ole’ ” nos dice una rubia y robusta asistente texana.

“La emoción es disfrutar con la bravura que corre por la venas de un toro de lidia. Esperemos que hoy podamos ver esa bravura en esta tarde soleada”, nos dice Renk cuando a la distancia comienzan a sonar parches y metales.

Después todo es emocion y expectación en la plaza cuando sale al ruedo un novillo que recorre el ruedo como un torpedo y el novillero Pablo Campero se abre de capa para intentar pegar una verónica, mientras en el tendido un animador le pide a los asistentes: “Everybody say Ole!”

Traducción: @LuisCuesta_

Twitter @Twittaurino 

ENTREVISTA – Fermín Rivera: “Hay que asimilarlo, nada está escrito.”

Fermín Rivera. Foto Briones.

Después de una tempestad siempre llega la calma y en calma se encuentra en estos momentos Fermín Rivera, una vez que ya pasó la tormenta al no verse anunciado en los carteles de la segunda parte de la temporada grande en la Plaza México.

El balance de sus actuaciones en la Plaza México en los ultimos años es bueno en general y la afición capitalina ha comprobado la rotundidad de su toreo, como él mismo reconoce. Sin embargo su realidad es otra, a pesar de la oreja que cortó en la presente temporada en una tarde donde dejó patente que su toreo evoluciona y crece, Fermín será el gran ausente de la baraja nacional de los próximos festejos de la temporada. 

Seguro y maduro, el diestro potosino mira con optimismo al futuro en una entrevista exclusiva para De SOL y SOMBRA.

Por Luis Cuesta.

Fermín, ¿Cómo has asimilado la noticia de no estar anunciado en La Plaza México para la segunda mitad de la temporada? 

Es obvio que yo quería estar en esta segunda parte sabiendo que son carteles muy rematados por estar en el marco del aniversario, estar en estos carteles siempre es muy importante y tenía mucha ilusión. En un principio se hablo de que estaríamos en estas corridas despues de mi primera actuación en donde corte una oreja y de la segunda en la sustituí a Andrés Roca Rey, que aunque no corte orejas, creo que también estuve a punto de hacerlo y hubo una faena interesante a un toro de La Joya que consolidaba aun más la posibilidad de poder estar en la segunda parte de la temporada.

¿Cual fue el acercamiento que hubo con la empresa y en que consistió, se hablo de algo en concreto?

Despues de la primera corrida hubo un gran interés para que estuvieramos en la segunda parte de la temporada, después me tomaron en cuenta para la sustitución de Andrés Roca Rey y siempre accedimos de muy buena manera, quizás en la segunda tarde me falto tocar pelo ya que esa hubiera sido la llave para estar en estas corridas de aniversario. Se que es muy importante cortar orejas, pero también es muy importante lo que se deja en la memoria de los aficionados. Sin embargo unas semanas después se nos notifica que por diferentes circunstancias no íbamos a estar anunciados.

Ahora también se nos ha mencionado por parte de la empresa que estamos contemplados para estar en la tercera parte de la temporada, ya que después de estos próximos festejos todavía quedarían algunas otras corridas. Yo estoy para torear y estoy deseando poder regresar en cuanto antes.

¿Toreara Fermín Rivera en Guadalajara y Aguascalientes, como se replantea tu temporada?

Esta la posibilidad de estar en Guadalajara en las corridas de febrero, así como también está latente la posibilidad de ir a la feria de San Marcos. El año pasado no estuve en Aguascalientes y fue una ausencia importante para mi carrera, pero si algo he aprendido en esta profesión es no asegurar nada hasta verme anunciado en los carteles. Porque como esta actualmente el toreo, las cosas pueden dar un giro de un día para otro. 

Pero yo todavía  tengo la  ilusión de regresar a la Plaza México y dar ese campanazo que me hace mucha falta para asegurar mi participación en todas las ferias y en los carteles importantes. Además de que existe la posibilidad de confirmar mi alternativa este año en Madrid. 

Fermín ¿Que tan difícil es ser un torero independiente actualmente en México?

La verdad es complicado pero en cualquier parte, no solo en México, lo que pasa es que ahora en México hay una mayor presencia de Casas de Apoderamiento que además dan muchas corridas y eso hace más dificil el camino para los toreros independientes que la unica llave que tenemos es el toro, así como también las condiciones que uno pueda tener y varios factores como el tener suerte los días claves en las plazas importantes. La Plaza México siempre ha sido mi talismán y la plaza que yo siempre he buscado, porque es la plaza que me ha ido abriendo todas las puertas. Por eso ahora estoy un poco con la incertidumbre, porque es una plaza necesaria para mi carrera. Pero tengo la ilusión y la meta de que si regreso intentare dar ese campanazo que tanta falta me hace para que el camino del 2017 sea más llevadero.

Quiero aclarar también que estoy contento por la manera en que llevo mi carrera, ya que tengo dos profesionales a mi lado que me han demostrado su lealtad y les estoy muy agradecido.

¿Te has sentido menospreciado por la empresa de la Plaza México en esta ocasión?

No la verdad no me siento menospreciado, obviamente uno sale a torear con las ganas de triunfar para ir creciendo y entrar en carteles de categoría, pero el toreo no tiene palabra a veces y es muy difícil, ademas en ocasiones los despachos se complican por una y otra cosa. Pero lo que me deja muy contento es la respuesta de la gente, que no creo que esta sea solo porque les caigo bien, sino porque les intereso como torero. Por eso le tengo tanto cariño al público de la Plaza México, ya que siempre me ha arropado y me ha dado ese aliento para nunca claudicar y seguir adelante en mi sueño de llegar a ser figura del toreo.

Lo de mi ausencia son circunstancias, hay que asimilarlo pero te sirve para saber que nada esta escrito y que nadie te regala nada. Por eso hay que triunfar con más fuerza  para lograr los objetivos, ya que quizás alguno de estos no se hizo bien y por esa razón no estoy colgado en estos carteles.

Pero regresando a tu pregunta la verdad es que no me siento menospreciado, porque la empresa me dijo de la mejor manera que cuentan con nosotros para la tercera parte, aunque ahorita por una y otra cosa no se pudo estar. Yo sinceramente estoy tranquilo y preparándome como siempre con la misma ilusión, consiente de que tendre que esperar más días para regresar. 

Fermín muchas gracias por tu tiempo y por tus sinceras palabras, que estoy seguro que seran muy bien recibidas por toda la afición.

Muchas gracias a ti Luis y un fuerte saludo para todos los lectores de esta página.

Twitter @LuisCuesta_