Archivo de la categoría: LUIS CUESTA

Es lo que digo yo: Roca Rey ¿La próxima revolución?

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Andrés Roca Rey es punto y aparte. Uno de los últimos genios que está revolucionando nuevamente el toreo. Porque no solo hay qué fijarse en su quietud, en sus lances sin enmendar, sino también en el majestuoso esfuerzo del ánimo que tiene este torero, acompañado siempre de un valor inmenso.

En su segunda actuación en Las Ventas ha roto las leyes del espacio y del tiempo, dibujando espirales para llevar al toro donde el quería con su muleta y su cuerpo como escudo.

Que Roca Rey es un torero diferente no me cabe la menor duda. Que actualmente es el que más entusiasma a las masas está fuera de toda cuestión. No reconocerlo sería estar ciego.

La pregunta es: ¿Estamos ante un nuevo revolucionario del toreo?

Hay que recordar que los últimos revolucionarios basaron su legado en tres fundamentos: El riesgo, el dominio del toro, y la estética.

De los tres factores, en el del riesgo, Roca Rey cumple cabalmente con los fundamentos inpuestos por toreros como Belmonte y Ojeda, este quizás el último revolucionario, aunque algunos críticos dicen que en realidad el último fue Manuel Benítez “El Cordobés”.

En el aspecto estético, el toreo de Roca Rey esta transformándose en un concepto de arte superior, por momentos muy lento, y en ocasiones, muy en redondo, pero basado en el toreo más fundamental, rematado con pases de pecho instrumentados con mucha hondura.

Y en cuanto al dominio de los toros, es preciso señalar que en su novísimo toreo, es algo que tarde a tarde ha ido mejorando, prueba de ello es que los toros ahora lo respetan más que en otras temporadas. Será interesante en un futuro verlo con otros encastes y toros mas exigentes, pero creo que todo llegará en su momento.

Hoy su faena al sexto toro tuvo dos partes: Una, de acuerdo con los cánones clásicos y la otra, de esa emocionante nueva tauromaquia que está anunciado una nueva revolución en el toreo.

Una revolución que, todavía algunos no quieren ver y que quizás cuando menos lo esperen, tocará muy pronto a las puertas de sus plazas.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Foto: NTR Twitter

Anuncios

San Marcos 2018 – Corridas de Toros: Entre el monopolio y la ilusión de torear en Aguascalientes

Una proporción significativa de la demanda potencial del espectáculo taurino se encuentra en muy pocas manos en México, prueba de ésto son los carteles de la Feria de San Marcos 2018, que reflejan un serial muy largo, con un par de carteles rescatables, pero sin una gesta, ni un atisbo de innovación, en pocas palabras una cartelera vacía de sorpresas, salvo el regresó de Enrique Ponce a la Monumental y la inclusión de algunos hierros que este año regresan o debutan en el serial San Marqueño.

Por Luis Cuesta – De SOL y SOMBRA.

Los tiempos han cambiado considerablemente en México para la fiesta brava, algo natural, porque los tiempos nuevos traen cosas nuevas, si bien, la fiesta de los toros sigue teniendo los mismos protagonistas principales: el toro y el torero, todo se ha ‘modernizado’, bueno, hasta la bravura del toro.

El toreo es cierto que ha ganado en plasticidad, pero lo que ha ganado en estética se ha perdido en emoción.

Uno de los grandes problemas que enfrenta actualmente la fiesta brava en México, es el monopolio que se ha formado a raíz de que la Plaza México ha pasado a formar parte de la empresa ETMSA que maneja el destino de las principales plazas de toros.

Todos los taurinos lo comentan en los mentideros y no dudan en decir que el monopolio es el nido del problema, la piedra angular.

Con monopolio nos referimos al dominio que ostenta actualmente la empresa ETMSA, mismo que le ha permitido dar un mayor numero de festejos en los cosos que regentan, favoreciendo a los toreros que administran en régimen de exclusiva y eludiéndoles de todo tipo de competencia.

Al controlar esta empresa el mayor número de las plazas de primera categoría, con excepción de la Santa María de Querétaro, San Luis Potosí -aunque en estas dos plazas recientemente se han asociado para algunos festejos-  Puebla, Mérida y alguna otra que se me escapé, les ha permitido llevar toreros en exclusiva, además de tener ganaderías y ejercer un férreo control sobre todo el negocio taurino.

Sin duda es un grado de concentración muy alto que dificulta la competencia, ya que que llega hasta el 81% en las plazas de 1ª.

El grado de concentración de una industria determina los resultados de las empresas y es una variable esencial en la política de defensa de la competencia, ETMSA como propietarios o gestores, ha conseguido un proceso de concentración horizontal, que sin duda les favorecerá en la reducción de costos en estos momentos de grave crisis para el espectaculo taurino, pero también les permitirá incrementar -aun más si cabe- la presión sobre los proveedores de los dos recursos imprescindibles en esta actividad: ganaderos y matadores.

Una prueba del poder que ejerce actualmente este monopolio taurino, son los carteles de la Feria de San Marcos 2018, en donde aparecen bien acartelados algunos de los toreros que administran, pero el verdadero problema lo están viviendo aquellos toreros que transitan por la vía libre y han tenido que bajar sus pretensiones económicas, así como el número de actuaciones y en algunos casos han tenido que replantearse su futuro por la vía independiente al tener que sumarse a las filas de ETMSA para no quedarse en su casa sin torear.

Estos monopolios siempre han existido en el toreo en México, tampoco es algo nuevo, sin embargo la Plaza México a través de su historia había mantenido un cierto equilibrio.

Pero al tomar ETMSA nuevamente el control de la Plaza México, el equilibrio se ha roto y lejos de producir figuras del toreo y de sumar logros en beneficio del espectáculo, los actuales operadores de esta empresa solo han conseguido mantener activa la parte del número de espectáculos, pero sin las repercusiones artísticas que ya deberían de haberles generado sus poderdantes y su gestión empresarial, la cual esta respaldada siempre por una buena cantidad de dinero.

Una de las grandes asignaturas pendientes de la empresa de Don Alberto Baillères, debe ser el producir una figura del toreo, ya que en más de 40 años como empresarios no lo han podido conseguir.

Regresando al serial feriante, este año la gran novedad en los carteles de Aguascalientes es la reaparición de Enrique Ponce trece años después de la última vez qué apareció acartelado un 1 de Mayo de 2005 en la despedida de Armillita Chico, tarde en donde Ponce, de blanco y plata, alcanzó la cumbre del toreo con sus tres toros.

También destaca la doble inclusión de Roca Rey en los carteles y la aparición de algunas novedades como Antonio Ferrera, Román y la despedida de Juan José Padilla en un original cartel de matadores banderilleros. Sorprende -por injustificada- la inclusión de los españoles López Chavez y Pedro Gutiérrez “El Capea” en una tarde donde una joven promesa del toreo como es José María Pastor, tomará la alternativa.

El resto son carteles que parecen copia de la copia de otros que ya se han montando en otras de sus plazas, como el mano a mano entre El Juli y José Adame.

Los más castigados este año son algunos toreros mexicanos como Arturo Macías, Fabian Barba, El Payo, Arturo Saldívar, Juan Pablo Sanchez, Diego Silveti, Fermín Espinosa o Diego Sánchez entre otros, ya que únicamente comparecerán una sola tarde en un serial de trece corridas.

El caso del Payo y de Diego Silveti resulta muy especial, porqué ambos han tenido grandes actuaciones en este serial, como en el caso del querétano que tras cuatro años seguidos triunfando y una doble salida en hombros el año pasado, para esta edición solo esta anunciado una tarde. Diego Silveti por su parte indulto a “Tio Julio” de la ganadería de Jaral de Peñas el año pasado, un triunfo que pagó con sangre, pero que tan sólo le ha valido para aparecer una solitaria tarde en la presente edición. También en la feria del 2015 indulto otro toro de nombre “Aroma de Toro” del hierro de Fernando de la Mora tras una buena faenaCosas de los monopolios.

La inclusión de Fermín Espinosa IV es un guiño a una dinastía dentro de un serial con un toque especial para los Armilla, ya que la feria será un homenaje póstumo y muy merecido para Miguel Espinosa “Armillita”.

El renglón ganadero ha mejorado para esta edición, ya que se ha montado una feria que en parte satisface los gustos toristas de la afición, pues en su mayoría figuran divisas que pasan por un buen momento y que son de la preferencia de los más exigentes, aunque las máximas figuras del toreo de España como Enrique Ponce, apuestan nuevamente por los hierros más comerciales.

También esperemos que se mejore en el trapío de los encierros, donde flaquean siempre las autoridades y empresa, para que este año salgan los toros mejor presentados.

Otra grave situación que tiene que resolver la empresa del coso Monumental y que no han podido frenar, es el gravísimo problema de la reventa de los boletos que salen de sus propias taquillas, y que adquiere caracteres de escándalo; además de que pone siempre en predicamento a la multitud de aficionados de todo el país y del extranjero que desean asistir a las corridas de San Marcos.

En resumen:

Afortunadamente para la empresa en gustos se rompen géneros y existe mucha expectación, como es habitual, dada la gran afición a los toros que hay en Aguascalientes, aunque la fidelidad de esta nutrida clientela no tiene a veces la adecuada correspondencia en el trato que recibe de quienes manejan el coso, ni tampoco de sus autoridades.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

****

Las carteles:

Sábado 14 de abril. Plaza “San Marcos”. Novillada de triunfadores. Novillos de La Estancia para una terna por definir.

Domingo 15 de abril. Toros de San Isidro para Jerónimo, Fabián Barba y José Garrido.

Viernes 20 de abril. Toros de Xajay para Paco Ureña, Arturo Saldívar y Leo Valadez.

Sábado 21 de abril. Dos toros de La Estancia para rejones y cuatro de Jaral de Peñas para Pablo Hermoso de Mendoza, Sebastián Castella y Joselito Adame.

Domingo 22. Toros de Begoña para Antonio Ferrera, Sergio Flores y Andrés Roca Rey.

Martes 24 de abril. Plaza “San Marcos”. Concurso de recortadores.

Miércoles 25 de abril. Toros de Teófilo Gómez para Enrique Ponce, Ginés Marín y Luis David Adame.

Jueves 26. Concurso de ganaderías “Orgullo San Marcos”. Toros de Rosas Viejas, Medina Ibarra, Puerta Grande, Cortina Pizarro, Felipe Castorena y Santa Inés para Israel Téllez, Mario Aguilar, Diego Sánchez, Nicolás Gutiérrez, Diego Emilio y Javier Castro, que tomará la alternativa.

Viernes 27 de abril. Toros de La Joya para Arturo Macías, Sergio Flores y Andrés Roca Rey.

Sábado 28 de abril. Siete toros de San Miguel de Mimiahuápam para el rejoneador Luis Pimentel, Julián López “El Juli”, Juan Pablo Sánchez y Fermín Espinosa “Armillita”.

Domingo 29 de abril. Toros de Bernaldo de Quirós para Enrique Ponce, Octavio García “El Payo” y Diego Silveti.

Lunes 30 de abril. Plaza “San Marcos”. 20:00 horas. Festival. Novillos de distintas ganaderías para José Ortega Cano, Fermín Espinosa “Armillita”, Guillermo Capetillo, Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, Pepe Luis Vázquez y Eulalio López “Zotoluco”.

Martes 1 de mayo. Toros de diversas ganaderías para Julián López “El Juli” y Joselito Adame, mano a mano.

Jueves 3 de mayo. Toros de José María Arturo Huerta para Fermín Rivera, Román y Michelito Lagravere.

Sábado 5 de mayo. Toros de Santa María de Xalpa para Juan José Padilla, Alfredo Ríos “El Conde” y Uriel Moreno “El Zapata”.

Domingo 6 de mayo. Cuatro toros de La Punta y cuatro de Los Cues para López Chavez, Pedro Gutiérrez “El Capea”, Gerardo Adame y José María Pastor, que tomará la alternativa.

Twitter @Twittaurino

Es lo que digo yo: Un cartelazo en San Luis Potosí

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Existe mucha expectación en San Luis Potosí por el festejo de hoy en la noche y se espera un entradón la Monumental El Paseo.

El cartel como ya es bien conocido esta encabezado por el rejoneador Jorge Hernández Gárate, la primera figura del toreo mundial Julián López “El Juli” , Octavio García “El Payo” y Arturo Saldívar quienes lidiarán un encierro de la ganadería de Xajay.

Abrirá el festejo el rejoneador Jorge Hernández Gárate que debutó un 25 de agosto de 1996 en San Luís de la Paz, siendo sumamente joven y algo inexperto. Recuerdo haberlo visto en su presentación en Guadalajara, aunque no recuerdo el año. Aquella no fue una buena tarde, pero aquel joven rejoneador me había emocionado por su carácter y por su destreza como jinete, algunas personas con las que asistí a ese festejo pensaban que su carrera sería algo pasajero. Afortunadamente no lo fue. Y desde ese momento su carrera ha ido en ascenso.

Hoy Hernandez Gárate es un rejoneador más maduro, más seguro y con un toreo que cala hondo en los tendidos y que está listo para competir con cualquier rejoneador nacional e internacional. Esta noche ante sus paisanos seguramente saldrá en busca de la puerta grande.

Del Juli que más se puede decir a estas alturas, es una figura histórica que vive un gran momento y que se encuentra festejando sus 20 años de alternativa en completa plenitud de sus facultades y que además está toreando con mucho gusto y reposo. Su campaña por nuestro país ha estado plagada por muchas polémicas, pero aún así ha conseguido algunas faenas importantes como sucedio el pasado cuatro de febrero en la Plaza México, en una tarde en donde realizo una importante faena ante un astado noble y encastado de la ganadería de Bernaldo de Quirós al que le cortó las dos orejas.

Por su parte Octavio García “El Payo” reaparece después de recibir una cornada en la pasada feria de León Guanajuato, en una tarde donde bordo el toreo de arte que es el que verdaderamente deja huella en la mente de los aficionados, especialmente cuando se hace bien y con mucha verdad como lo viene haciendo este torero.

El Payo” es un prototipo de la estética moderna del toreo y del toreo clásico, pero a ratos, algunas tardes depende del toro y de la inspiración. De toreros como “El Payo“, los aficionados siempre esperan la nota distintiva, la tabla de salvación a la frialdad técnica, el soplo de “otra cosa”, eso que se llama arte, y que alguien lo definió como “lo que el torero siente y añade, después de ejecutar la suerte como mandan los cánones”.

Esperamos que los toros ayuden un poco y el diestro queretano pueda expresar en el ruedo sus sentimientos y sus emociones.

Arturo Saldívar por su parte es un torero de raza, alegre y bullidor que siempre intenta triunfar en base a un toreo temerario y vertical que en esta plaza le ha dado buenos resultados en el pasado, ya que le ha permitido conseguir algunos triunfos importantes ante la afición potosina.

Los toros serán de la ganadería de Xajay, astados que en el hierro llevan marcada la categoría de esta casa ganadera, que es sinónimo siempre de calidad en la crianza de sus animales y de mucha seriedad.

Ante las críticas y polémicas vertidas estos últimos días en las redes sociales, los aficionados tienen que entender que cada plaza tiene su toro y no podemos exigir el mismo trapío en algunas plazas de provincia que el mismo que se pide en la Plaza México o en Guadalajara. Esto tampoco quiere decir que se deban lidiar toros que no cumplan con las exigencias mínimas de los reglamentos que marca cada Plaza de Toros.

Pero la intolerancia tampoco es el camino para salvar a un espectáculo que pasa por momentos muy difíciles.

En cuanto al comportamiento de los toros y las prediciones del festejo, creo que hay que entender esto de una vez por todas; los toros son un arte y el arte es impredecible. Se pueden prevenir, organizar y planear muchas cosas pero el toreo alcanza su categoría de arte a partir de que es algo nuevo, algo que no se puede planificar y que brota de manera especial en cada evento, ya qué está marcado por el comportamiento de los animales y en cada estilo de los toreros. No existe una predeterminación en el toreo.

Por eso las corridas de toros son tan mágicas, tan dramáticas y tan reales.

Así que como dice el refrán taurino: ¡Avíate, que esta noche vas a los toros!

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Es lo que digo yo: Roca Rey, un ave de tempestades

Roca Rey, un arquitecto del toreo moderno del siglo XXI. Foto Plaza México.

Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

La perseverancia es uno de los dones que más ennoblece al ser humano, una persona perseverante es aquella que si en algún momento cae, tiene la firmeza suficiente para levantarse, no se achica y no se mira la ropa para continuar.

Pablo Neruda decía: “Despiértate, lucha, camina. Decídete y triunfarás en la vida. Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados”.

Andrés Roca Rey es un torero perseverante, una joven figura del toreo que sale cada tarde dispuesto a triunfar y a entregarse. Así ha conquistado Sevilla, Madrid, Bilbao y Pamplona por citar algunas de las plazas más importantes de España.

Pero aún cuando ya ha conquistado Europa, Sudamérica y gran parte de México, la Plaza México no se le ha rendido y aunque el pasado domingo arañó el triunfó, este se le escapó por la espada en una tarde en donde estuvo a punto de alcanzar la gloria, pero el destino le tenía preparado otro final.

Andrés Roca Rey es un ave de tempestades como suelen ser casi todas las figuras del toreo, porque hacen que los tendidos vibren con sus triunfos, pero también con sus fracasos, como le sucedió al torero peruano que es en mi opinión el último y más genuino intérprete del toreo que revolucionó Paco Ojeda en los años ochenta.

Para el recuerdo quedarán algunos de sus muletazos al primero de su lote de la ganadería de La Joya, ya que salvo José Tomás esta temporada, nadie había ligado los muletazos tan quieto y sin solución de continuidad desde un terreno tan cercano al toro, incluso metido entre los pitones, hasta llevarlos muy lejos una y otra vez.

Sin duda tuvo un mérito enorme cuajar las faenas al primero de su lote y al toro de regalo del hierro titular en dos faenas con una templada redondez y un buen ritmo, pero por más valiente y poderoso que puede resultar el toreo de Roca Rey, este también necesita un tipo de toro muy especial y en la Plaza México no lo ha encontrado.

Ante reses muy justas de casta, repletas de fijeza y bondad, las embestidas de los toros que en su mayoría ha lidiado Roca Rey en la Plaza México han carecido de emoción y fiereza, lo que ha demeritado un poco sus faenas.

Previniendo esta situación su administración optó por un encierro muy bien presentando de La Joya de su encaste Parladé, pero este desgraciadamente careció de la bravura más fundamental en sus líneas generales.

Aún así hubo algunos toros nobles que Roca Rey aprovecho y otros que sus alternantes no aprovecharon mediante faenas insípidas.

Pero a pesar de no haber triunfado con apéndices, Roca Rey ha sido el auténtico triunfador, el héroe y el villano del pasado festejo y para nadie ha sido indiferente su actuación que seguramente se seguirá comentando hasta su reparación y que en estos tiempos en donde parece que los toreros se fabrican en maquiladoras, eso también es un verdadero triunfo.

Habrá que esperar el regreso de Roca Rey y ver si nuevamente se cumple con una faena redonda aquélla profecía del Maestro Pepe Alameda, quien seria el primero en plantear en “Los arquitectos del toreo moderno” la cuestión de la dicotomía entre dos modos de torear aparentemente excluyentes como los que interpreta Roca Rey.

Dos sistemas tan antagónicos (sistemas que el denominaba toreo de línea natural y toreo de línea cambiada) que suponían la evolución lógica del toreo “en redondo” y el del toreo “en ochos”.

Decía Alameda en el capítulo XI (“Ventana al futuro; una posible salida”) del citado libro:

“Tengo para mí que la posibilidad de ese progreso está en la síntesis del toreo natural y el cambiado, pues el día que un torero sintiendo en principio uno de ambos modos, llegare a completarse, adquiriendo cabalmente el otro, en una integración profesional que no es imposible, se alcanzaría un grado nuevo de dominio del toro y, consecuentemente del toreo.

Tanto el toreo natural como el cambiado son en definitiva instrumentos. Y el dominio de los instrumentos es el primer paso para lograr el fin que en este caso es el dominio sobre el astado”

Esa teoría de Pepe Alameda finalmente no se encuentra en la alternancia entre esos dos modos de torear, sino en unirlos en uno sólo. Algo que en aquellos años 60s parecía muy complicado.

Tuvieron que pasar dos décadas para que un torero hiciera posible ese concepto intuido o soñado por Pepe Alameda y aquel torero se llamó Paco Ojeda.

Y tres decadas después de Ojeda, tenemos en Roca Rey esa herencia que esperemos fluya en plenitud el próximo cinco de febrero, ante un encierro seguramente muy bien presentando de Jaral de Peñas de su encaste Domecq.

Cambio de Tercio

Con la presentación de Roca Rey mejoró la entrada en la Plaza México, pero estuvo todavía lejos de lo que hubiéramos esperado.

Se habla de que al final de la temporada podrían haber cambios en la gerencia de la Plaza México y nuevamente se menciona el nombre de Alejandro Silveti entre algunos otros para dirigirla.

Pero ¿Por qué no pensar en un binomio para su dirección? El cual podría ser completado por un taurino de ideas frescas e inteligentes como lo es Francisco Camino Gaona, que seguramente tendría mucho que aportar y que conoce perfectamente la historia y la importancia de esa plaza.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

¿La Fiesta en Paz? Como a funcionarios y políticos, a los taurinos poderosos tampoco les luce su nivel de desempeño

La Afición antes protestaba en la plaza, hoy son protestas silenciodas, es decir el público deja de asistir a la plaza. De SOL y SOMBRA.

Por Leonardo Páez.

Cuando empezamos a jugar a la democracia, luego de que el tricolor perdiera piso, embelesado en sus complicidades y sin rectificar claudicaciones, el Estado mexicano –suma de sectores que constituyen el cuerpo social de un país, cuyo gobierno debería coordinar esfuerzos y alcanzar los fines del Estado, en vez de instalarse en antojadizo rey del paternalismo–, ciudadanos e instituciones no sólo ignoraron las responsabilidades democráticas sino que, con la proliferación de partidos políticos bien remunerados y mejor aleccionados, se volvieron más mentirosos, menos afectos a la verdad y más adictos a las simulaciones, al engaño y al autoengaño, sabedores de que si bien no íbamos por el mejor camino mejor jugábamos a la alternancia, no al ejercicio maduro de la democracia al concluir las elecciones. Siguiendo esa mentalidad, si sólo ensamblamos automóviles, tampoco debemos producir figuras del toreo sino importarlas.

Luis Cuesta, titular del portal taurino De SOL y SOMBRA, cuyo resumen de opiniones exhibe a los portales alineados, escribió el pasado 15 de enero: “Toda empresa es vulnerable, por grande que sea. No importa lo que ha logrado, ni tampoco importa lo lejos que ha llegado, ni cuánto poder se ha acumulado… es siempre vulnerable al declive. Prueba de ello es la actual gestión de la empresa Tauro Plaza que gestiona la plaza México, y que ha terminado prácticamente por echar al público de la plaza en las últimas dos temporadas.

“El declive de una empresa es como una enfermedad: difícil de detectar pero fácil de curar en las primeras fases y más fácil de detectar pero más difícil de curar en las posteriores fases. Tauro Plaza puede parecer fuerte por fuera con don Alberto Baillères y Javier Sordo como sus socios, pero la realidad es que está enferma por dentro, en peligro y a punto de caer por un precipicio, como hemos podido observar domingo a domingo en la presente temporada.

Don Alberto Baillères, uno de los empresarios más reconocidos y exitosos de nuestro país, conoce sin duda los factores que arrastran a las empresas a la ruina. Incluso hay académicos que afirman que la caída de una empresa se compone de cinco fases y si sus propietarios son capaces de predecirla y detectarla con tiempo estarán en condiciones de revertirla. Estas son las cinco fases de declive de una empresa: la arrogancia nacida del éxito. La persecución indisciplinada del crecimiento. La negación del riesgo y el peligro. La búsqueda desesperada de la salvación. Y la capitulación: ser insignificante o morir.

“Todas las empresas pueden tropezar y recuperarse. No es posible volver de la fase 5, sin embargo la fase 4 todavía tiene posibilidades. Muchas empresas taurinas y no taurinas terminan cayendo por estas fases, pero la investigación de prestigiados economistas indican que el declive empresarial es, en gran parte, autoinfligido y que la recuperación está en las manos de sus directores y propietarios.

¿Serán capaz don Alberto Baillères y sus socios de revertir la grave crisis que atraviesa Tauro Plaza, con unas cifras en claro derrumbe y una afición cada vez más desinteresada de lo que ocurre en la plaza? ¿Serán capaces dos de los empresarios más exitosos de México y Latinoamérica de revertir la crisis que vive su empresa y la fiesta en la capital mexicana? O se cumplirá aquella sentencia de Domingo Dominguín, personaje bohemio, empresario taurino y apoderado de toreros, que decía: Los toros son un espectáculo brillante en manos de mediocres.

Publicado en La Jornada

Es lo que digo yo: La crisis de la Plaza México 

Foto @mataor0101

Por Luis Cuesta –  De SOL y SOMBRA.

Toda empresa es vulnerable, por grande que sea. No importa lo que ha logrado, ni tampoco importa lo lejos que ha llegado, ni cuánto poder se ha acumulado… es siempre  vulnerable al declive.

Prueba de ello es la actual gestión de la empresa Tauro Plaza que gestiona la Plaza México, y que ha terminado prácticamente por echar al público de la plaza en las últimas dos temporadas.

El declive de una empresa es como una enfermedad: difícil de detectar pero fácil de curar en las primeras fases y más fácil de detectar pero más difícil de curar en las posteriores fases.

Tauro Plaza puede parecer fuerte por fuera con Don Alberto Baillères y Javier Sordo como sus socios, pero la realidad es que está enferma por dentro, en peligro y a punto de caer por un precipicio, como hemos podido observar domingo a domingo en la presente temporada.

Don Alberto Baillères, uno de los empresarios más reconocidos y exitosos de nuestro país, conoce sin duda los factores que arrastran a las empresas a la ruina.

Incluso hay algunos académicos que afirman que la caída de una empresa se compone de cinco fases y si sus propietarios son capaces de predecirla y detectarla con tiempo estarán en condiciones de revertirla.

Estas son las cinco fases de declive de una empresa:

La arrogancia nacida del éxito.

La persecución indisciplinada del crecimiento.

La negación del riesgo y el peligro.

La búsqueda desesperada de la salvación.

Capitulación: ser insignificante o morir.

Todas las empresas pueden tropezar y recuperarse. No es posible volver de la fase 5, sin embargo la fase 4 todavía tiene posibilidades. Muchas empresas taurinas y no taurinas terminan cayendo por estas fases, pero la investigación de prestigiados economistas nos indican que el declive empresarial es, en gran parte, autoinfligido y que la recuperación está siempre, en las manos de sus directores y propietarios.

Ante estos tiempos de crisis surge la gran duda: ¿Será capaz Don Alberto Baillères y sus socios de revertir la grave crisis que atraviesa Tauro Plaza, con unas cifras en claro derrumbe y una afición cada vez más  desinteresada de lo que ocurre en la plaza?

¿Serán capaces dos de los empresarios más éxitos de México y Latinoamérica de revertir la crisis que vive su empresa y la fiesta en la capital mexicana? o se cumplirá aquélla famosa sentencia de Domingo Dominguín, personaje bohemio, empresario taurino y apoderado de toreros, que decía: “Los toros son un espectáculo brillante en manos de mediocres”

Hoy más que nunca la afición mexicana y el medio taurino están esperando un “plan B” urgente en la Plaza México, porque el “plan A” ya fracasó y el tiempo para revertir la crisis se está agotando.

Es momento de hacer una pausa y pensar en aquéllo que estaba bien y se dejó de hacer, así como en aquéllo que se está haciendo y que ya no está funcionando para eliminarlo.

La afición ya se dejó escuchar alejándose de los tendidos, la respuesta ahora la tiene la empresa.

Es lo que digo yo.

Twitter @Twittaurino 

Es lo que digo yo: El toreo no ha muerto, regresó José Tomás 

José Tomás en la Plaza México. Foto Ángel Bernal.
José Tomás en la Plaza México. Foto Ángel Bernal.

Por Luis Cuesta –  De SOL y SOMBRA.

Después de un largo año en el retiro José Tomás regresó a la Plaza México dispuesto a derrotar el recuerdo de su última aparición en este escenario y vaya si lo consiguió.

Por una extraña y novedosa situación previo al festejo Guadalupano, gran parte de la afición era anti-tomasista. Incluso una parte de la prensa “oficialista” se sumó contra el torero de Galapagar con un entusiasmo desenfrenado y en una escala que, en algún momento, habría sido verdaderamente inimaginable en otros años.

Pero lo que sucedió el pasado martes en la Plaza México, fue un triunfo de la razón que venció algunas ideologías e intereses.

Fue un grata experiencia volver a ver a José Tomás en plenitud, un torero que para muchos representa, al igual que Enrique Ponce, el espíritu de una época y de un período de tiempo muy especial de la fiesta brava.

¿Porque regresa José Tomás si ya no tiene nada qué demostrar? Yo quisiera creer que regresa porque para el vivir sin torear no es vivir, como le dijo a la escritora Almudena Grandes.

Si analizamos con detenimiento sus arriesgadas reapariciónes, estas implican siempre un «punto de no retorno».  Es decir, José Tomás es como el jugador que ha apostado todo a una tirada de dados, ganar o perder y que generalmente la suerte esta de su lado.

A José Tomás o se le ama o se le odia, no parece existir término medio —ni él parece desearlo—en la opinión que se genera en torno a su figura. José Tomás parece ser siempre un artista en continuo equilibrio de búsqueda incesante e inquieto deambular a pesar de sus contadas apariciones en los ruedos. Es un torero errante que se deleita en jugar al despiste ante propios y extraños que intentan perseguirlo con el tranquilizador cazamariposas del encasillamiento. Esto pasa en España, México y el resto del mundo taurino donde es idolatrado sin más.

Su actual toreo evoca en el aficionado  nostalgia y sus fugaces regresos nos dejan con la duda de si volveremos a verlo alguna vez más en alguna plaza.

Ahí en la nostalgia para los viejos y en la resurrección para los jóvenes, radica el misterio y la gran mercadotecnia que envuelve a este torero, a quien me atrevo a decir es también el último genio del marketing taurino.

José Tomás sabe que hoy en día no basta con estar bien en la plaza y es ahí en donde entra ese aparato de prensa que previo a sus actuaciones, las convierte en verdaderos acontecimientos mundiales.

A José Tomás se le reprochará que no permita cámaras de televisión, ni compita con las primeras figuras en las principales ferias y para demeritar su carrera siempre se le pondrá como ejemplo la maratonica carrera de su máximo rival: Enrique Ponce.

Sin embargo en términos artísticos -aunque muchos olviden que el toreo es un arte- una obra extensa no necesariamente es sinónimo de calidad. Por ejemplo en el arte de la música Los Beatles duraron en activo tan solo 8 años y los Rolling Stones llevan más de 50 años juntos y su legado artístico, así como su repercusión es muy diferente. Lo mismo sucedió con Manolete y con Luis Miguel Dominguín en su época o con la primera etapa de matador de toros del Cordobés y sus rivales.

Las opiniones son muy subjetivas y si bien la carrera de Ponce ha sido más regular, pienso que la huella de José Tomás ha sido más profunda y honda para la historia del toreo al día de hoy.

Pero como las comparaciones suelen ser generalmente odiosas, es mejor agradecer el tener todavía en activo a estas dos grandes figuras del toreo, porque lamentable no será por mucho tiempo más, ya que ambos maestros se encaminan rápidamente hacia su quinta década.

En cuanto a la actuación de José Tomás del pasado martes en la Plaza México, quisiera finalizar diciendo que después de su presentación en esta temporada; esta, tiene un antes y un después.

Nuevamente José Tomás nos ha recordado la esencia de lo que es ser un torero puro y con un umbral de valor altísimo. Como lo escribió hace 20 años el inolvidable Joaquín Vidal en su crónica para el diario El País:

Y llegó José Tomás (…) Llegó José Tomás, se echó la muleta a la izquierda y acabó con el cuadro (…) El toreo no ha muerto.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Es lo que digo yo: El toreo introspectivo del Payo 

El Payo. Foto Plaza México Twitter.

Por Luis Cuesta para De SOL y SOMBRA.

No ha sido hasta el momento una Temporada Grande en términos triunfales para los toreros mexicanos, sin embargo el pasado domingo sobresalió la sutileza del toreo de El Payo con capa y muleta, con la pudo contruir uno de los momentos más destacados del festejo del pasado domingo.

Esa sutileza surgida de un toreo introspectivo brotó cuando El Payo engancho las embestidas con suavidad con los vuelos de la muleta, y en tirar de ellas con temple y con un trazo uniforme, sin quiebros ni desplazamientos inoportunos que frenaran la entrega de su astado en cada embestida.

También haría El Payo en mi opinión lo mejor de toda la corrida con el capote, especialmente en su segundo, que salió suelto de los primeros lances, pero al que le cuajo algunas verónicas y una media a cámara lenta de cartel.

Esta claro que en el interior del torero queretano se libra una batalla entre la persona que está dispuesta a llegar a donde quiere, pero sin traicionar su concepto y en ese camino como en el de muchos artistas seguramente hay angustias, dudas, contradicciones y los titubeos normales de alguien que está continuamente poniéndose a prueba y jugandose la vida.

Es por eso que algunos encontramos tanta verdad en el toreo del Payo, ya que esta toreando más con el espíritu que con su cuerpo. Como si lo hiciera solo con la fuerza de su voluntad.

Este toreo en tiempos difíciles para la tauromaquia mexicana, donde muchos toreros parecen copia de otra copia, hace mucha diferencia.

Esperemos que esa faena soñada, que sabemos que pronto le llegará en la Plaza México, pueda surgir el próximo martes en la Corrida Guadalupana.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_