Archivo de la etiqueta: méxico

Solo para Villamelones: Vientos de esperanza

José María Hermosillo.

Por Manuel Naredo.

Pareciera que vientos nuevos y esperanzadores se sienten en el mundo taurino nacional en materia de novilleros. Vientos que, hay que reconocer, suelen presentarse, en mayor o menor medida, por estas fechas del año, pero que muchas veces se van diluyendo con el paso del tiempo, la llegada de la alternativa y la realidad de la demanda profesional.

Por estas fechas podemos siempre hacer un recuento de los novilleros mexicanos que, haciendo campaña en España, han ido destacando y mostrándonos sus posibilidades y alentadores futuros. Ejemplos de años anteriores son suficientemente claros: Luis David Adame, Leo Valadez, Sergio Flores… No todos con resultados inmediatos tras el doctorado.

Esta que está por concluir en Europa, ha sido una temporada especialmente esperanzadora para el toreo mexicano, ya que han empezado a sonar nombres que alientan las buenas expectativas y nos hacen pensar en renovados tiempos. Todo ello, como la Fiesta misma, con la incertidumbre de lo que está por venir.

Diego Sanromán, hijo y nieto de toreros, ha dado un campanazo interesante, triunfando en plazas importantes, pero sobre todo, levantando expectación e interés. André Lagravere, hermano de otro torero que empezó niño y a quien apodan “El Galo”, realizando una intensa y exitosa temporada. Miguel Aguilar, hermano del recientemente desaparecido Mario Aguilar, triunfador rotundo de certámenes novilleriles. Isaac Fonseca, aún sin debutar con caballos, saliendo por la puerta grande de casi todos los cosos donde se ha presentado, y a punto de debutar en Las Ventas madrileña. Arturo Gilio, hijo de torero, que ha ido y venido hasta España con buenos resultados en ambos lados del Atlántico. Alejandro Adame, hermano menor de Joselito y Luis David, que se ha ido preparando concienzudamente, y que se mantiene en tierras del viejo mundo desde hace varios años. Juan Pedro Llaguno, hijo y hermano de toreros y miembro de una familia taurina de abolengo, que se ha mantenido firme en su preparación profesional en Sevilla.

Por estos lares también han sonado con fuerza novilleros como Héctor Gutiérrez, que también fue a España y que acaba de cortar una oreja en La México; Francisco Martínez, que decidió quedarse aquí, consiguiendo una temporada intensa; Ricardo de Santiago, José Sáinz, José María Hermosillo, Roberto Román, Sebastián Ibelles…

Nombres que, en mayor o menor medida, nos ayudan a mirar con optimismo al futuro taurino mexicano. Ellos tendrán que ir escribiendo esa historia, y aunque, sin duda, en el camino muchas cosas pueden suceder, por el momento, nos permiten sentir vientos de esperanza.

Publicado en Diario de Querétaro

Anuncios

De toros y escuelas

Por Rafael Duarte.

El recuerdo es mala baraja para jugar. Me vino la nostalgia del olor a zotal, de Antonio Pérez, director de la Escuela y matador de toros antes que Ruiz Miguel, de Juan Alonso, de Pacheco, de aquella vieja tauromaquia de tapia y matadero.

Me fui a la novillada de septiembre con la intención de recordar entre los muros, los carretones, el desolladero, la cuadra de caballos. Era mi infancia. Contribuía también lo del ganado, procedente de Camacho, que con el nombre de Víctor Collín Ruiz de Villa, lidiaba en San Fernando. El Trueno, Platerito, Manuel Ruíz Paquiqui II, Antonio López El Talega, Jacinto Cano, el Barri, Joselito…La memoria grita contra el olvido. Me las prometía tan felices que sólo quiero recordar lo positivo. Salieron los Camachos un poco pidiendo documentos, es decir escuela, y destaco el que todos hubieran dejado estar delante a todos, si el ayuno de técnica no fuera tan evidente en algunos.

En el tendido Manolo Martínez y María, Pepe Núñez y Carmen Sainz de la Masa, Fátima Vidal, nueva novillera isleña. Rafael Romero Coto, taurino entendido, que recuerda conmigo la angustia del peligro en el que estuvo alguno. Carlos Muñoz García, Boni, fue el mejor. Ligó con ambas manos templadamente y maneja, con lo difícil que es, los toques y distancias. Y la puesta en escena. También estuvo bien, pero con altibajos en las tandas, Francisco Delgado. Y Álvaro Domínguez con el capote. Con los palos Chamaqui y Pacheco.

Pero salí con mal sabor. Con la espada casi nadie mataba. Con Rafael Romero Caro estuve de acuerdo en que si supieran utilizar el carretón, el tirarse a volapié, hubieran matado con más acierto.

Apoyo a estos jóvenes que eligen profesiones arriesgadas y artísticas. Me consta que hay más alumnos que aún no se han visto, como Antonio Serván. José Antonio Campuzano enseñó a Roca Rey a matar con ayuda de una silla de las que hay en los comedores. Tirarse a volapié y meter el brazo sin que te tropezara el respaldo.

El miedo es eso que te dice internamente que no te pongas donde sabes que te tienes que poner. Fue Ortega, el pensador, no el torero, el que dijo que lo terrorífico del toro es su capacidad de pensar en estado de ira. Lo contrario que el hombre. El miedo se gana a golpes, puntazos, cornadas, cuando uno no entiende el carácter del toro. El maestro Antonio Fernández, quien también dirigió la escuela, intuye la res desde que desembarca. Y va diciendo, terrenos, distancias, alturas, profundidades, querencias…Si el que torea sabe escuchar hará una faena completa y maciza. Y encima sabrá tirarse a matar.

Yo les deseo a todos los integrantes del cartel la mayor suerte del mundo. Disfrutar de su arte como disfruto del cante de Julia Medina Martín, en Operación Triunfo. Rafael Ortega, el as de espadas, decía, que si el toro lleva la cara alta en el cruce te tapa la muerte. Porque con la Izquierda hay que torear, no dar un mantazo. Y al cruzar salir por el costillar, el ángulo inmortal que dijera Sánchez Ferlosio. Y llevar el toreo en el corazón.

Publicado en El Diario de Cadiz

Bregando: La ventura de Ventura

Por Jaime OAXACA.

México ya está en los planes de tres rejoneadores españoles, vendrán este fin de año y parte del inicio del próximo. Ellos son: Pablo Hermoso de Mendoza (52 años de edad y 29 de alternativa), Andy Cartagena (37 y 21) y Diego Ventura (36 y 20). Hermoso trae a su hijo, que representa un puesto menos para un torero mexicano.

Los tres conocidos por la afición mexicana. Pablo en su vigésima campaña, Cartagena digamos que la tercera y Ventura por segunda vez.

Benéfico es para la tauromaquia mexicana que tres jinetes relevantes vengan a torear con mexicanos; los hispanos no actuarán juntos porque, entre otras cosas, la papeleta sería de muchos dólares o euros.

Pablo Hermoso de Mendoza Cantón es el amo del toreo en México. Si bien es cierto que su luz empieza a menguar, el navarro hace y deshace en este país. Para los empresarios representa dinero, eso es lo único sustancial, si se pisotea la fiesta mexicana, ni modo, son normales los daños adyacentes.

Cuando Pablo debutó en México hace 19 años dio muestras de su toreo vanguardista, de la evolución que él le dio al rejoneo. Con el paso del tiempo cambió. Si el público se conformaba con verlo montar, para qué exponer de más en el ruedo, por qué lidiar toros bien presentados. Al grueso de la gente no le importa que los animalitos a los que se enfrenta casi no tengan cornamenta, tampoco que los deje medio muertos con el rejón de castigo y se concrete a girar en derredor de los toritos.

Nadie, absolutamente nadie puede -ni quiere- detener sus fechorías; ni empresarios, ni autoridades, ni mucho menos otros rejoneadores.

Por eso será benéfico para la fiesta que Hermoso sienta un poco de presión de otro colega. Quizá Andy Cartagena no sea el rival que le apriete.

Pero con Diego Ventura las cosas cambian, tienen una rivalidad fortísima que Hermoso de Mendoza trata de ignorar. Diego, de varios años a la fecha, no deja de realizar gestas, este año cortó un rabo en Madrid. En aquella plaza que funciona desde hace 87 años sólo se han cortado dos rabos. Uno a cargo de Palomo Linares en mayo de 1972 y el 9 de junio del presente año el de Ventura.

Para rematar la presente temporada, Diego Antonio Espíritu Santo Ventura, quiso torear una encerrona en Madrid, será el sábado próximo, la primera de un torero de a caballo en el coso venteño. Además le tira el guante a Hermoso: “Una figura, a pie o a caballo, tiene que lidiar todos los encastes”; lo demuestra con hechos: matará dos toros de Miura, dos portugueses de María Guiomar Cortés de Moura y otro par de Ángel Sánchez.

Pablo no quiere torear con Diego en España. Desde hace un par de años Ventura declaró: “ojalá algún día tanto la empresa (de Madrid) como Pablo tengan la vergüenza torera de hacer un mano a mano”.

Antonio Lorca, cronista y columnista de El País, escribió en junio de este año: “El caso del rejoneador Diego Ventura no tiene explicación racional alguna. El hecho de que una de las grandes figuras del rejoneo de todos los tiempos esté vetada en algunas de las ferias más importantes de España y Francia no es más que el síntoma de la enfermedad incurable que padece la fiesta de los toros”.

Taurinamente Ventura está arriba de Hermoso de Mendoza. Si Diego se asesora inteligentemente para su campaña mexicana, a lo mejor no lo tumba del pedestal, pero al menos lo zangolotea. Por principio Diego debe cumplir. Es conocido que hace seis años un empresario lo amenazó con meterle un balazo a uno de jamelgos por no cumplirle. Otro de plano lo metió a la cárcel. Agregue usted las que no se conocen, por eso ya nadie lo contrató, tuvo que regresarse.

Ojalá Diego no decida a venir a México a cometer pabladas. Si decide rejonear ganado serio, sin mutilar cornamenta y sin trampas en el ruedo, la tauromaquia ganará. Verá al mejor rejoneador del mundo en plenitud de facultades y le dará una despertada a su rival. Puede que México sea el lugar de la ventura de Ventura.

Publicado en El Popular

Chicuelo y la importancia de México en la arquitectura del toreo moderno

Por Antonio Casanueva Fernández.

¡Salve Chicuelo! ¡Salve tu arte soberano! Cuando todo se borre y pierda en la historia del toreo, quedará esa faena como una cumbre memorable, que elevará solitaria su cima al infinito.

Federico Alcazar, sobre la faena al toro Corchaíto (citado en Alameda, 1989, p.235)

Algunos de los historiadores taurinos más importantes (v.g. Alameda, Aguado o Morente) coinciden en que el toreo ligado en redondo se forjó en el continuo de Guerrita-Gallito-Chicuelo-Manolete. También concuerdan que, con la faena de Chicuelo al toro Corchaíto de Graciliano Pérez-Tabernero (Madrid, 24 de mayo 1928), se alcanzó la cúspide y empezó una nueva época que podemos denominar “el toreo moderno”. Pero para que Chicuelo pudiera alcanzar esa dimensión y hacer su faena histórica, antes tuvo que venir a México y descubrir el temple y la ligazón con los toros de San Mateo.

Manuel Jiménez Moreno “Chicuelo” fue un torero sevillano que desde pequeño sorprendió por la gracia con la que ejecutaba las suertes. Tomó el apodo de su padre, el también torero Manuel Jiménez Vera “Chicuelo” quien murió de tuberculosis cuando su hijo tenía menos de cinco años. Fue educado taurinamente por su tío, el banderillero Eduardo Borrego “Zocato”. Fue un clásico torero sevillano de adorno y pinturería. Desde novillero destacó por sus formas, gestos, desplantes y garbo.

Era un torero de arte, con ángel y con el pellizco de los grandes artistas sevillanos. Dueño de unas muñecas prodigiosas y capaz, con un sólo quite, de corregir el balance de una mala tarde (Morente, 2017).

Pero antes de venir a México, su toreo carecía de profundidad y se limitaba al de adorno. El afamado cronista de la época Maximiliano Clavo “Corinto y Oro” se refería a Chicuelo como “el cuentagotas” y a principio de los años veinte lo describía de la siguiente forma:

En Madrid ya no nos pilla de susto; estamos muy acostumbrados a que Manolito Jiménez, Chicuelo, salga al redondel, dé su leccioncita de toreo –que suele durar tres o cuatro minutos–, se retire al estribo con sus ganancias (fabulosas) y en paz. Hace el hombrecito lo que los estudiantes que tienen excelente disposición intelectual, pero que son vagos: se ponen de pie, dan mecánica de su lección, se sientan y en paz. Ni cariño a su ciencia, ni estímulo por lo que ven en otros compañeros.

En el toreo, vago es sinónimo de medroso, y Chicuelo lo es […] Di a tu tío de mi parte tú toreas muy bien, pero muy poco, y que con ese poco no se puede vivir, profesionalmente. Que en vez de cuentagotas te ponga un corcho en el frasco para que cuando vayas a la plaza no eches el perfume belmontino sino a chorros (Clavo, 1924, pp.19-20).

Para que pudiera prodigarse y ligar en redondo cinco, seis, siete naturales y convertirse en el arquitecto del toreo moderno (Alameda, 1961) necesitaba descubrir al toro moderno.

Caricatura de Chicuelo y su apoderado. Zocato reflejando la temporada triunfal en México (tomado de https://www.chicuelodinastia.com/carteles)

Como lo explica Pepe Alameda (1961), Guerrita fue el primer torero que influyó decididamente para que los ganaderos procurasen afinar tanto el estilo de los toros como su tipo, a fin de hacerlos más aptos para la lidia, facilitar el lucimiento de los toreros y, con ello, el brillo del espectáculo. Posteriormente, Joselito “el Gallo” hizo amistad con los ganaderos andaluces para intervenir en la selección de un toro que permitiese reducir las distancias y ligar en redondo (Aguado, 1999). Pero hubo un tercer figurón que influyó definitivamente en la arquitectura del toreo: Ricardo Torres “Bombita”.

Es curioso porque, como torero, Bombita no continuó con el hilo de Guerrita del que se derivó el toreo moderno. Alameda (1989) dice que siguió al Guerra en la cronología, pero no en la técnica ni en el arte. Con dureza afirma de Bombita y de otros toreros de su época: “Lo vieron, pero no se enteraron” (Alameda, 1989, p.135). Parece que el maestro Pepe Alameda se equivocó en esta aseveración, pues si bien Bombita no pudo seguir el hilo como torero, sí se enteró y por eso ayudó a la selección de un encaste que le permitió a Chicuelo realizar una nueva arquitectura en la faena de muleta, es decir, “girar sobre sus plantas, dejando al toro por el terreno de adentro, para engranar el otro muletazo” (Alameda, 1961, p.24).

Bombita hizo amistad con el ganadero zacatecano don Antonio Llaguno. Primero le regaló un toro de Palha que se había quedado en los corrales de la antigua plaza México en 1907 y que fue el primer semental de sangre extranjera en San Mateo (Niño de Rivera, 2004). Ese mismo año don Antonio encomendó a Bombita la tarea de conseguir un pie de simiente completo que tuviera como punto de partida sangre de la ganadería del Marqués de Saltillo. Bombita no sólo convenció a don Rafael Rueda Osborne, VIII Marqués de Saltillo, que vendiera, sino que le permitiera hacer la selección en tienta.

Luis Niño de Rivera (2004) transcribe un párrafo de una misiva que Bombita le envió a don Antonio Llaguno en octubre de 1908 donde se puede apreciar el cuidado que el torero puso en la selección y en la compra del ganado: “…fue la mejor [refiriéndose a una vaca] de la tienta y me encapriché con ella, y para poderlo convencer a que me la diera le di 500 pesetas más” (Niño de Rivera, 2004, p.233). Esa primera compra consistió en seis vacas y dos toros que sirvieron de fundamento genético para construir una nueva ganadería.

Después, Antonio Llaguno viajó a España y permaneció tiempo en Sevilla para adentrarse en los secretos de la ganadería de Saltillo a través de sus vaqueros. El objetivo era comprar más vacas con profundo conocimiento de causa (Niño de Rivera, 2004). Lo que Bombita y don Antonio tenían claro es que el encaste del toro bravo mexicano tenía que proceder del Marqués de Saltillo. Los toros de esta estirpe “van dando mucho más de sí en acometividad y bravura, a paso y medida que les continúa estimulando” (Niño de Rivera, 2004, p.188).

El primer gran triunfo de San Mateo en el Toreo de la Ciudad de México fue el 23 de marzo de 1924. Rodolfo Gaona le bordó seis naturales de escándalo a Quitasol, un berrendo en cárdeno que había salido como primero de la tarde. A su segundo enemigo, Cocinero, bravo negro zaino, el Califa de León lo toreó superior. Gaona hizo un gesto que, según explica Niño de Rivera (2004), era algo inusitado en Rodolfo: sacar al ganadero –en este caso don Antonio Llaguno– a compartir la vuelta al ruedo. A raíz de ese triunfo, la ganadería de San Mateo comenzó su ascenso a la cúspide. En la siguiente temporada (1924-25) lidió por primera vez un total de 23 toros, entre ellos Lapicero con el que Chicuelo descubrió el temple y la posibilidad de ligar en redondo.

Chicuelo hizo cuatro campañas en México. Se presentó en 1924-25 (10 actuaciones). Fue esa la temporada en la que Rodolfo Gaona dijo adiós y Chicuelo se convirtió en un ídolo. Regresó en las temporadas 1925-26 (16 actuaciones), 1926-27 (12 actuaciones) y 1930-31 (7 corridas) (Univ_Deportes, 2007).

La corrida consagratoria de Chicuelo fue un mano a mano con Rodolfo Gaona y toros de San Mateo, el primero de febrero de 1925. Gaona recibió una cornada y Chicuelo se quedó con los 5 siguientes toros. El diario el Sol de México encabezó la crónica: “¡Eureka! ¡Eureka, señores! ¡A Chicuelo le ha salido su toro anteayer tarde, en su beneficio! Y no uno, sino dos, tres, ¡quién sabe cuántos! Una tarde seria, grandiosa, inconmensurable” (citado en Rodaballito, 1925, p.5).

El frenesí llegó con Lapicero, segundo de la tarde. El sevillano lo recibió con seis artísticas verónicas en los medios. En los quites vinieron gaoneras, seguidas de mandiles. Con la muleta, un natural estupendo y siguió otro colocadísimo, sin enmendarse, otro más y hasta cinco girando el toro alrededor del espada, sin despegar el hocico de la mágica franela, y luego el forzado de pecho. Enrique Guarner describe lo que sucedió después:

Chicuelo dejó que el toro se repusiera y siguieron otros cinco naturales, finalizados dignamente con el obligado de pecho. A continuación, con la derecha, todo tipo de pinturerías, afarolados, cambios de muleta, etcétera. El público ya no aplaudía, rugía, ebrio de entusiasmo. Manolo se dispuso a poner término a la escena, pero el concurso no lo dejaba. Se escuchó un grito: “Sigue toreando, por tu madre”, y el sevillano complació al público empleando los ayudados y de la firma. Finalizó con media estocada y dos descabellos. La ovación fue clamorosa, increíble y tres vueltas al anillo (Guarner, 1979, p.196).

Al día siguiente, el periodista Verduguillo encabezó su crónica con la afirmación: “Como toreó ayer ‘Chicuelo’ no habíamos visto torear nunca” (citado en Guarner, 1979, p.196). El escritor Renato Leduc decía que esa faena en donde había ligado pases por abajo y en redondo, retiró a Gaona de los ruedos:

Una tarde toreaba Gaona estupendamente a un toro de San Diego de los Padres por la cara a base de medios pases y cuando, a modo de desplante, se sentó en el estribo frente al toro, le gritó un espectador de sombra:

–¡Torea por abajo!…

Y un porrista cabrón de los que nunca falta, a aquel tipo amaricoinando la voz:

–Maeeeestro, dice el señor que sea usted tan amable de torear por abajo…

–Más como el clamor de la gente pidiéndole a Rodolfo Gaona que toreara por abajo y en redondo fue aumentando tarde a tarde, llegó el momento en que el Califa comprendió que había llegado la hora de la retirada (Leduc y Garambella, 1982).

Chicuelo se convirtió, entonces, en el primer español que fue un gran ídolo del toreo en México. Regresó a la temporada siguiente y realizó la gran faena a Dentista, también de San Mateo. Alternaba con Juan Silveti y el valenciano Manolo Martínez. El periodista Verduguillo relató así la faena de muleta:

El muletazo inicial fue un natural, siguió otro imponente por el temple y el valor derrochado y luego otro más, enredándose el toro a la cintura: ya estamos todos de pie. Imposible resulta seguir paso a paso la faena, porque el cronista se olvida de la obligación que tiene de anotar en su carnet los detalles y arrojando papel y lápiz, se dedica a gozar del espectáculo en toda su grandiosidad.

Chicuelo dando la vuelta al ruedo con Don Antonio Llaguno (Foto tomada de https://www.chicuelodinastia.com/copia-de-estocadas-mjm).

Confórmese el lector que tuvo la desgracia de no presenciar la faena con una ligera impresión de ella, condensada en cuatro adjetivos: valiente, elegante, sobria y clásica.

No hubo en el maravilloso muleteo un solo detalle de chabacanería, ni un desplante relumbrón, ni siquiera un tocamiento de testuz, ni tampoco vueltecitas de espaldas y sonrisas al público. No, lo que hubo fue mucho arte, mucho valor y mucha esencia torera. Lo que hubo fueron 25 pases naturales. Todos ellos clásicamente engendrados y rematados provocando con la pierna contraria, dejando llegar la cabeza del toro hasta casi tocar al lidiador y en ese momento, ¿me entienden, señores?, en ese momento desviar la cabezada mientras el resto del cuerpo del toro seguía su viaje natural y pasaba rozando los alamares de la chaquetilla. Y para qué decir más; imagínese el lector la faena más meritoria, la más completa en todos los sentidos, la más valiente en lo que respecta a la distancia entre el cuerdo del diestro y los pitones de la res, y se quedara corto. Yo juro que en los veinte años que tengo de ver toros, jamás me había entusiasmado como ahora. La frialdad con que ordinariamente contemplo la labor de los toreros se convirtió en una fiebre terrible. Aplaudí, grité, arrojé mi bastón, mi sombrero, mis guantes, mi pipa y como loco exclamaba: ‘¡Ese es el número uno!’ (citado en Guarner, 1979, pp.196-197).

A pesar de tres pinchazos le otorgaron las orejas y el rabo ante el clamor de los aficionados de la capital mexicana. Ese día nació el toreo en redondo, algo que, antes de Chicuelo, como lo afirma Alameda (1961, p.24), “no se había producido más que ocasionalmente, por excepción y sin conciencia clara de su alcance y significado, pero nunca como sistema, un sistema que habría de hacer época”.

El romance de Chicuelo continuó gracias a otras faenas con toros de San Mateo a las que también les cortó las orejas y el rabo: Pintor (26 de diciembre 1926), Duende (16 de enero 1927), Zacatecano (15 de febrero 1931). Los toros de San Mateo permitieron que Chicuelo toreara a la distancia de Belmonte, pero ligando naturales en redondo. Faena con una nueva arquitectura, que logró Chicuelo gracias al temple del toro mexicano. Años después, otras dos figuras españolas afirmaron que por el ritmo de los toros encaste San Mateo descubrieron el temple y alcanzaron la máxima dimensión de su toreo: Paco Camino y Pedro Gutiérrez Moya “el Niño de la Capea”.

Pase natural a Dentista de San Mateo (Foto tomada de https://www.chicuelodinastia.com/muleta-mjm)
Pase natural a Dentista de San Mateo (Foto tomada de https://www.chicuelodinastia.com/muleta-mjm)

La combinación de técnica y temple le permitieron a Chicuelo volver a España y, en Madrid, torear a Corchaíto. De esta faena hablaremos en nuestro próxima entrega. Por lo pronto esperemos que el recuerdo de las faenas de Chicuelo a toros de San Mateo, haga reflexionar a los actuales ganaderos mexicanos y los inspire a la crianza de un toro bravo, con movilidad y emoción como el que otrora coadyuvó a la creación de la faena moderna. De esta manera se podría romper la inercia que ha llevado a algunas de las llamadas ganaderías comerciales a la cría de un toro muy distinto al de San Mateo del siglo XX, un toro raquítico y desbravado al que algunos intelectuales han denominado el post toro de lidia mexicano (Reiba, 2017).

Publicado en Megalopolismx

Es lo que digo yo: Roca Rey ¿La próxima revolución?

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Andrés Roca Rey es punto y aparte. Uno de los últimos genios que está revolucionando nuevamente el toreo. Porque no solo hay qué fijarse en su quietud, en sus lances sin enmendar, sino también en el majestuoso esfuerzo del ánimo que tiene este torero, acompañado siempre de un valor inmenso.

En su segunda actuación en Las Ventas ha roto las leyes del espacio y del tiempo, dibujando espirales para llevar al toro donde el quería con su muleta y su cuerpo como escudo.

Que Roca Rey es un torero diferente no me cabe la menor duda. Que actualmente es el que más entusiasma a las masas está fuera de toda cuestión. No reconocerlo sería estar ciego.

La pregunta es: ¿Estamos ante un nuevo revolucionario del toreo?

Hay que recordar que los últimos revolucionarios basaron su legado en tres fundamentos: El riesgo, el dominio del toro, y la estética.

De los tres factores, en el del riesgo, Roca Rey cumple cabalmente con los fundamentos inpuestos por toreros como Belmonte y Ojeda, este quizás el último revolucionario, aunque algunos críticos dicen que en realidad el último fue Manuel Benítez “El Cordobés”.

En el aspecto estético, el toreo de Roca Rey esta transformándose en un concepto de arte superior, por momentos muy lento, y en ocasiones, muy en redondo, pero basado en el toreo más fundamental, rematado con pases de pecho instrumentados con mucha hondura.

Y en cuanto al dominio de los toros, es preciso señalar que en su novísimo toreo, es algo que tarde a tarde ha ido mejorando, prueba de ello es que los toros ahora lo respetan más que en otras temporadas. Será interesante en un futuro verlo con otros encastes y toros mas exigentes, pero creo que todo llegará en su momento.

Hoy su faena al sexto toro tuvo dos partes: Una, de acuerdo con los cánones clásicos y la otra, de esa emocionante nueva tauromaquia que está anunciado una nueva revolución en el toreo.

Una revolución que, todavía algunos no quieren ver y que quizás cuando menos lo esperen, tocará muy pronto a las puertas de sus plazas.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

Foto: NTR Twitter

@Taurinisimos 157 – Semana Mayor @ Sevilla, Madrid y Tlaxcala. Recuerdo de Paco Ojeda, 1988.

Ojeda en la línea de fuego, quieto y al frente, cita para el de pecho a “Dédalo” de Juan Pedro Domecq. La faena en su 30 Aniversario en este episodio de @Taurinisimos. FOTO: Arjona.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 6 de Abril de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Feria de Abril, Domingo de Resurrección en Sevilla y Madrid. Triunfos de Roca Rey y Puerta Grande de Álvaro Lorenzo en Las Ventas.

Retrospectiva: Faena de Paco Ojeda a “Dédalo” de Juan Pedro Domecq 30 años después, 15 de Abril de 1988.

Toros en Tlaxcala, Sábado de Gloria: 6 Felipe González, 6 para Miguel Villanueva, Raul Ponce de León y Rafaeillo, a hombros.

Indulto de Héctor Gutiérrez a “Izquierda de Oro” de D’Guadiana en la Plaza México.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 13 de Abril de 2018 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

@Taurinisimos 145 – José @Garridojm Triunfa en la Plaza México. Análisis Carteles Aniversario 2018.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 15 de Enero de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018. LXXII Aniversario de la Monumental, Análisis previo a los Carteles de Aniversario.

Análisis Novena corrida de derecho de apartado, 6 Toros, 6 de Arroyo Zarco para Ignacio Garibay, José Garrido y Diego Sánchez, que confirma la alternativa.

Faena de José Garrido a “Barba Roja” de Arroyo Zarco en La México.

Faenas de Manzanares y Sergio Flores en La México.

Roca Rey en Guadalajara, faena al ensabanado de Jaral de Peñas.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 19 de Enero de 2018 a las 9 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx con Rafael Loret de Mola y Leonardo Páez, en mano a mano.

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Lunes @Taurinisimos 136 – El Juli y Adame, Temporada Grande 2017-2018. César Rincón en La México.

“El Juli” prepara el “julipié” esto y más en el lunes de @Taurinisimos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 20 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018. Corrida Inaugural del Derecho de Apartado.

Análisis Toros de Teófilo Gómez para Julián López “El Juli” y Joselito Adame en Mano a Mano.

Clip: “Antes de Salirle al Toro” de @DivisaFilms.

Roca Rey Triunfa en Querétaro con Payo y cornada a Luis David Adame encierro de Montecristo.

Recuerdo de César Rincón en la Plaza México en la Regia Inauguración de la Temporada de Oro 1995-1996. Faena al toro “Ventanito” de Garfias en Noviembre de 1995, dos orejas.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo lunes 27 de Noviembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo