Archivo de la etiqueta: entrevista

Antonio Ferrera: “Volveré a Valencia, Sevilla y Madrid con todas las de la ley”

Por Luis Nieto.

El matador de toros Antonio Ferrera, tras cuajar la mejor faena de la Feria de Abril 2015 a Mecanizado de Victorino Martín, sufrió una gravísima lesión en el brazo derecho el 21 de junio de ese año por un percance en la plaza balear de Muro, que le ha dejado en el dique seco hasta esta campaña, que comenzará en Olivenza, donde se doctoró hace casi dos décadas (2 de marzo de 1997). Ferrera, un torero con solera y auténtico, de esos que se han enfrentado a los toros más duros y fieros de la cabaña brava, no quiere hablar de esas horas de dolor y silencio, de rehabilitación y sufrimiento. 

Renovado, reforzado moralmente y tras profundizar en su tauromaquia este invierno, sueña ya con los compromisos en las primeras ferias, entre ellas la de Abril de Sevilla, en cuyas ediciones de 2014 y 2015 fue premiado por la mejor faena.

“HAY QUE TENER UNA GRAN PACIENCIA PARA SUPERAR LA LESIÓN Y HACERTE FUERTE PARA VOLVER EN CONDICIONES”

¿EL CARTEL ANTE TOROS DE VICTORINO EN LA FERIA DE ABRIL, JUNTO A ESCRIBANO Y UREÑA? 

“NO LO SÉ. YO LO VEO BIEN, no hay nada concreto en cuanto al cartel, aunque todo apunta a que sí. Es una plaza a la que estoy muy ligado sentimental y profesionalmente desde becerrista, luego como novillero y en la que tomé la alternativa con una corrida de Victorino Martín”.

-¿Cuántas veces ha toreado este invierno?

-No me he saturado. Llevo un tentadero o dos por semana. Lo que más me alimenta es el trabajo interno, en silencio, en el campo, toreando de salón y también trabajando la mente, que juega un papel fundamental a la hora de torear.

-¿Cómo se ha visto?

-Muy bien. He vivido momentos muy bonitos reencontrándome con el campo, con la gente del campo, con los compañeros y con las sensaciones a flor de piel.

-¿Por dónde respira ahora su tauromaquia?

-Por mi corazón. Con el corazón intento transmitir la mayor pureza y libertad posible y que los sentimientos me lleven.

-¿Qué ha sido lo más duro en este proceso interminable de rehabilitación?

-Hay que tener una gran paciencia para superar la lesión y hacerte fuerte para volver en condiciones.

¿Qué cambios le han llamado más la atención en su período de ausencia de los ruedos?

-Los toreros consagrados y los emergentes se han entregado en cuerpo y alma. Todos han estado a un gran nivel y el beneficiado es el aficionado.

‘Mejor faena’ en las ferias de Abril 2014 y 2015

En 2014 y 2015 fue premiado por las mejores faenas de esas ferias de Abril. 

¿Sueña ya con volver a hacer el paseíllo en la Maestranza?

-Por supuesto. Tengo fe en las principales ferias y volver a Valencia, a Sevilla y a Madrid con todas las de la ley.

Se comenta que la corrida de Victorino la lidiará usted junto a Escribano y Ureña.

-No lo sé. Yo lo veo bien. Sevilla me ha marcado mucho en mi carrera y en mi afición y mi corazón está dispuesto a darlo todo en la Maestranza.

-¿Qué planteamiento tiene para la temporada 2017?

-Continuaré con Manolo Tornay y Santi Ellauri, que han ejercido como apoderados y como amigos en este tiempo y con los que me he sentido muy arropado. Yo me vestiré de torero y, a partir de ahí, a andar el camino. No me fijo un número determinado de corridas.

-¿Qué objetivos se ha propuesto en su carrera?

-Sólo pienso en el día a día porque el toreo es imprevisible y, por supuesto, ir a torear a todos los sitios con más ilusión.

Publicado en el Diario de Sevilla.

ENTREVISTA – Fermín Rivera: “Hay que asimilarlo, nada está escrito.”

Fermín Rivera. Foto Briones.

Después de una tempestad siempre llega la calma y en calma se encuentra en estos momentos Fermín Rivera, una vez que ya pasó la tormenta al no verse anunciado en los carteles de la segunda parte de la temporada grande en la Plaza México.

El balance de sus actuaciones en la Plaza México en los ultimos años es bueno en general y la afición capitalina ha comprobado la rotundidad de su toreo, como él mismo reconoce. Sin embargo su realidad es otra, a pesar de la oreja que cortó en la presente temporada en una tarde donde dejó patente que su toreo evoluciona y crece, Fermín será el gran ausente de la baraja nacional de los próximos festejos de la temporada. 

Seguro y maduro, el diestro potosino mira con optimismo al futuro en una entrevista exclusiva para De SOL y SOMBRA.

Por Luis Cuesta.

Fermín, ¿Cómo has asimilado la noticia de no estar anunciado en La Plaza México para la segunda mitad de la temporada? 

Es obvio que yo quería estar en esta segunda parte sabiendo que son carteles muy rematados por estar en el marco del aniversario, estar en estos carteles siempre es muy importante y tenía mucha ilusión. En un principio se hablo de que estaríamos en estas corridas despues de mi primera actuación en donde corte una oreja y de la segunda en la sustituí a Andrés Roca Rey, que aunque no corte orejas, creo que también estuve a punto de hacerlo y hubo una faena interesante a un toro de La Joya que consolidaba aun más la posibilidad de poder estar en la segunda parte de la temporada.

¿Cual fue el acercamiento que hubo con la empresa y en que consistió, se hablo de algo en concreto?

Despues de la primera corrida hubo un gran interés para que estuvieramos en la segunda parte de la temporada, después me tomaron en cuenta para la sustitución de Andrés Roca Rey y siempre accedimos de muy buena manera, quizás en la segunda tarde me falto tocar pelo ya que esa hubiera sido la llave para estar en estas corridas de aniversario. Se que es muy importante cortar orejas, pero también es muy importante lo que se deja en la memoria de los aficionados. Sin embargo unas semanas después se nos notifica que por diferentes circunstancias no íbamos a estar anunciados.

Ahora también se nos ha mencionado por parte de la empresa que estamos contemplados para estar en la tercera parte de la temporada, ya que después de estos próximos festejos todavía quedarían algunas otras corridas. Yo estoy para torear y estoy deseando poder regresar en cuanto antes.

¿Toreara Fermín Rivera en Guadalajara y Aguascalientes, como se replantea tu temporada?

Esta la posibilidad de estar en Guadalajara en las corridas de febrero, así como también está latente la posibilidad de ir a la feria de San Marcos. El año pasado no estuve en Aguascalientes y fue una ausencia importante para mi carrera, pero si algo he aprendido en esta profesión es no asegurar nada hasta verme anunciado en los carteles. Porque como esta actualmente el toreo, las cosas pueden dar un giro de un día para otro. 

Pero yo todavía  tengo la  ilusión de regresar a la Plaza México y dar ese campanazo que me hace mucha falta para asegurar mi participación en todas las ferias y en los carteles importantes. Además de que existe la posibilidad de confirmar mi alternativa este año en Madrid. 

Fermín ¿Que tan difícil es ser un torero independiente actualmente en México?

La verdad es complicado pero en cualquier parte, no solo en México, lo que pasa es que ahora en México hay una mayor presencia de Casas de Apoderamiento que además dan muchas corridas y eso hace más dificil el camino para los toreros independientes que la unica llave que tenemos es el toro, así como también las condiciones que uno pueda tener y varios factores como el tener suerte los días claves en las plazas importantes. La Plaza México siempre ha sido mi talismán y la plaza que yo siempre he buscado, porque es la plaza que me ha ido abriendo todas las puertas. Por eso ahora estoy un poco con la incertidumbre, porque es una plaza necesaria para mi carrera. Pero tengo la ilusión y la meta de que si regreso intentare dar ese campanazo que tanta falta me hace para que el camino del 2017 sea más llevadero.

Quiero aclarar también que estoy contento por la manera en que llevo mi carrera, ya que tengo dos profesionales a mi lado que me han demostrado su lealtad y les estoy muy agradecido.

¿Te has sentido menospreciado por la empresa de la Plaza México en esta ocasión?

No la verdad no me siento menospreciado, obviamente uno sale a torear con las ganas de triunfar para ir creciendo y entrar en carteles de categoría, pero el toreo no tiene palabra a veces y es muy difícil, ademas en ocasiones los despachos se complican por una y otra cosa. Pero lo que me deja muy contento es la respuesta de la gente, que no creo que esta sea solo porque les caigo bien, sino porque les intereso como torero. Por eso le tengo tanto cariño al público de la Plaza México, ya que siempre me ha arropado y me ha dado ese aliento para nunca claudicar y seguir adelante en mi sueño de llegar a ser figura del toreo.

Lo de mi ausencia son circunstancias, hay que asimilarlo pero te sirve para saber que nada esta escrito y que nadie te regala nada. Por eso hay que triunfar con más fuerza  para lograr los objetivos, ya que quizás alguno de estos no se hizo bien y por esa razón no estoy colgado en estos carteles.

Pero regresando a tu pregunta la verdad es que no me siento menospreciado, porque la empresa me dijo de la mejor manera que cuentan con nosotros para la tercera parte, aunque ahorita por una y otra cosa no se pudo estar. Yo sinceramente estoy tranquilo y preparándome como siempre con la misma ilusión, consiente de que tendre que esperar más días para regresar. 

Fermín muchas gracias por tu tiempo y por tus sinceras palabras, que estoy seguro que seran muy bien recibidas por toda la afición.

Muchas gracias a ti Luis y un fuerte saludo para todos los lectores de esta página.

Twitter @LuisCuesta_

Manuel Benítez ‘El Cordobés’: “El boxeo se parece al toreo”

Por M.J.Luengo.

Manuel Benítez El Cordobés (4 mayo 1936) era el número uno en los ruedos en la década de los 60 y principios de los 70 y fue el torero que más controversia creó entre los aficionados por su forma de interpretar el toreo, pero que, sin duda alguna, más benefició en aquellos momentos a la Fiesta. De una infancia de penurias y hambre en su Palma del Río natal, huérfano, de robar gallinas, de buscarse la vida pasó a convertirse en el hombre más popular de España. No fue sólo un fenómeno taurino, fue un fenómeno social, en el que mucho tuvo que ver su apoderado, Rafael Sánchez, El Pipo, el ideólogo de todas las campañas de promoción del torero cordobés. Su carrera comenzó a fraguarse cuando se tiró como espontáneo en la plaza de Las Ventas y el toro le proporcionó una paliza monumental. Tomó la alternativa en 1963 de mano del gran Antonio Bienvenida. Con El Cordobés se dispararon todos los récords de asistencias en las plazas y delante de la televisión, y, por supuesto, cobraba mucho más que el resto de sus compañeros (de aquella época son Paco Camino, El Viti, Antonio Ordóñez...).

Su biografía O llevarás luto por mí, escrita por Larry Collins y Dominique Lapierre, se convirtió en un auténtico best-seller, protagonizó dos películas, Aprendiendo a morir (1962, Pedro Lazaga) y Chantaje a un torero (1963, Rafael Gil), y hasta tiene una calle en Las Vegas (Estados Unidos).

Y entre corridas de toros (sumó hasta 121 en 1970, para las que se desplazaba en avioneta) y saltos de la rana, El Cordobés fue protagonista en el segundo número de la revista AS Color. Para un periódico deportivo también era interesante saber cómo se preparaba físicamente una figura del toreo. Y Manuel Benítez se destapó como un gran deportista. Fútbol, tiro al pichón, caza, boxeo, tenis, natación, frontón, eran los deportes que mantenían en forma al torero. Pero, sobre todos, hay un deporte que fascina a El Cordobés: el boxeo. El propio torero contaba cómo hizo guantes con Folledo. “Me tiró un viaje, que si me agarra, me arranca la cabeza”, contaba.

Su pasión por el boxeo y su privilegiada situación le permitieron ver un combate, en el Madison, entre Classius Clay y Frazier. “Clay bailaba y golpeaba como los ángeles y no necesitaba golpear para tener una personalidad impresionante. Clay lo tuvo todo y era tan extraordinario en la calle como en el ring. Era un show, un monstruo”.

Para El Cordobés, el toreo y el boxeo son similares: “Se parecen como dos gotas de agua. La emoción se produce por el riesgo, pero mientras el torero gana al toro por inteligencia, en el boxeo son dos inteligencias enfrentadas que persiguen el triunfo. Ambos necesitan una preparación física, una técnica, un arte y una inteligencia para defenderse”.

Sobre una de sus tierras, El Cordobés mandó construir un polideportivo para que “los chicos hicieran deporte”. Jugaba de delantero en su equipo de fútbol sala. “En todos los puestos de la delantera, porque lo que me gustaba era atacar. Y lo hacía con tanto brío que a veces marcaba en propia puerta”. Socio del Córdoba y del Madrid, admiraba a Di Stéfano, Gento y Kopa. “Una vez jugué con Kubala en Córdoba. Recuerdo que me agarraba del brazo para impedirme correr y yo le decía: ‘suéltame, chico’. Pero no me soltaba”.

Manuel Benítez tiene el honor de ser el Quinto Califa, máximo reconocimiento para un torero cordobés. Los otros cuatros Califas fueron Rafael Molina, Lagartijo, Rafael Guerra, Guerrita, Manuel Rodríguez, Manolete, y Ricardo Torres, Bombita. Abrió ocho veces la Puerta Grande de Las Ventas. Su toreo tuvo partidarios y detractores, invadió el terreno del toro, pero no dejó indiferente a nadie.

Se retiró por primera vez en 1971 para reaparecer en 1979, pero en 1981 lo dejó definitivamente tras una corrida en Albacete, en la que murió un espontáneo.

Publicado en AS

Simon Casas: “No soy el nuevo empresario de Las Ventas, sino el productor”

 

Por Anna Grau. 

Simon Casas (Nimes, 1947), que en realidad no nació llamándose así pero se llama así porque así tiene que ser, porque tiene razón, corazón y derecho, ha llegado a la arena de Las Ventas para revolucionar culturalmente la tauromaquia y también para dar fin a su personal, larga e intensa búsqueda de la tierra prometida. Nunca nadie mereció tanto ser de donde no ha nacido, mayormente por un error de Isabel la Católica que parecen tentados de repetir hoy algunos políticos estrechos de miras.

¿Yo, el nuevo empresario de la plaza de toros de Las Ventas? Perdone, empresario, no. Productor. Hay un matiz: el concepto de empresario es un concepto comercial. La tauromaquia es un arte. Mi actividad consiste en organizar eventos artísticos. 

Como históricamente los que lo hacían se autodenominaban empresarios, yo he querido marcar una pequeña diferencia conceptual. Llamar a lo que hago de una manera que evoque más a los productores de cine, de teatro, porque sinceramente creo que está más cerca de eso. El arte se produce, sí. Hay una producción económica, pero sobre todo se busca producir emociones. Estética. Sueños. Yo me considero productor de emociones, de estética y de sueños.

Esta diferencia conceptual significa mucho para mí y para el mundo del toro.

El mundo del toro, en lo que se refiere a su producción, se ha quedado un poco anclado en el pasado. El toro, el animal, es el alter ego del torero. El uno no puede crear belleza sin el otro.

Históricamente el empresario taurino venía del mundo rural, de la fiesta del pueblo, en el siglo XIX y a lo largo de todo el XX. Yo creo que en el siglo XXI la tauromaquia mantendrá su arte y su ritual, pero la producción no puede ser la misma. Porque la sociedad ha evolucionado de tal manera que el empresario de corridas de toros debe evolucionar de modo acorde. No ha sido el caso. Los empresarios se han quedado en su visión, en su concepto decimonónico.

Se trata de contestar a Isabel la Católica y a unos cuantos Rufianes… España para mí es el pecho de mi madre.

Yo he querido cambiar eso. Lo estoy cambiando, seguramente porque yo soy distinto, no soy un taurino como los demás. Mi esencia y mi historia son otras. Soy francés, para empezar. Vengo de un mundo lejano históricamente a la esencia de la tauromaquia…

Me interrumpe usted, señorita, para recordarme y recordar al lector que yo de donde vengo es de Nimes, y que difícilmente se puede ubicar a Nimes en las antípodas de la tauromaquia, cuando es uno de sus templos. 

¿No era en Nimes donde decían que era más importante controlar la plaza de toros que ser el alcalde?, me pregunta usted.

Pues sí, soy de Nimes, y en Nimes hay mucha tradición taurina, y el evento mayúsculo de la ciudad son las dos ferias. Pero hay una diferencia. Ser de Toledo, de Sevilla, de Valencia o de Cuenca y tener una actividad taurina es lo normal históricamente. En Francia el evento podía tener su importancia, como las fiestas de Nimes, pero que un francés quisiera ser torero él mismo era algo implanteable… Inimaginable. Y ser empresario también. Y ser subalterno, banderillero o picador también. Cuando yo llegué al mundo del toro, la tauromaquia era un espectáculo al 100 por 100 de importación en Francia.

Apunta usted que le llama atención que la gente asocie tan intensa y casi exclusivamente los toros con España, cuando la raíz profunda de la tauromaquia es mucho más amplia, abarca todo el Mediterráneo, Oriente Medio, etc.

Totalmente cierto. ¿Que por qué se concreta entonces más en España que en otros sitios? Vamos a ver. El ritual del enfrentamiento del hombre y del toro es ancestral y está presente en todas las grandes culturas y civilizaciones, más, efectivamente, en las del entorno del Mediterráneo, desde antes de Cristo. Basta leer novelas como Sinuhé el egipcio. Y la primera letra hebrea, aleph, significa toro.

En resumen, el toro es culturalmente omnipresente. El juego sagrado de la dualidad torero-toro es transversal a casi todas las culturas. Pero los juegos con el toro varían según la historia de cada país. La tauromaquia francesa existe. Era de recortadores. En Portugal, de rejoneadores. La tauromaquia española ha tomado en cambio su forma escenográfica con la lidia y muerte de un toro. Todo es tauromaquia. Lo que era de importación en Francia era la usanza española, la tauromaquia que incluía dar muerte al toro. Es un espectáculo que se empezó a importar en el siglo XIX con Napoleón III, pero no había profesionales de la tauromaquia en Francia. No había ganaderos, no había toreros. Ni empresarios. Lo cual en mi vida personal me ha obligado desde la adolescencia a interrogarme a fondo sobre el sentido de mi tenaz y extraña vocación. El sentido de mi diferencia con mi entorno cultural, histórico y social.

Desde los 7-8 años de edad me estoy preguntando quién soy y por qué hago esto, por qué soy una especie de taurino errante… ¿Como el judío errante, dice usted? ¿Que si en realidad yo lo que quiero es coger Sepharad por los cuernos? Ya llegamos a mi origen sefardita, sí. Yo era francés y, por parte de madre, de procedencia sefardí. El idioma materno mío es el ladino, el español del siglo XV. Yo de niño no entendía de estas cosas. Yo no vivía con mi padre, vivía con mi madre, mi tía y mi abuela (mis padres estaban separados) y el idioma materno no era el francés, era el ladino. Venían de Turquía y no hablaban turco. Estaban en Francia y no hablaban francés. Entonces mi idioma materno fue un idioma de incomprensión, que nadie entendía. Poco a poco, a lo largo de muchos años, he entendido que ese era el verdadero idioma de mi identidad. Mi identidad tiene por tanto cinco siglos de historia y es al mil por cien española. Castellana. Yo soy castellano. Tardé en entenderlo. La primera vez que vi salir a un torero a hombros en la plaza de Nimes yo tenía siete años. Aquello era maravilloso. Salía como un verdadero héroe. Le llevaban al mejor hotel de la ciudad, donde le esperaba el coche más bonito, un Rolls Royce o un Hispano Suiza. Yo intuitivamente me sentía atraído por eso, por esa raíz de mi identidad. La más gloriosa que yo pudiera imaginar. Un camino que llevo recorriendo toda mi vida.

Me pregunta usted si es verdad que mi sueño es recibir mi pasaporte español, y que me lo entregue en mano el rey de España. Pues simbólicamente, sí. Yo quiero mi pasaporte español, que va a ser el último paso para reencontrar definitivamente mi identidad española, a la que doy una importancia trascendental, porque es el sentido de mi vida, ni más ni menos. Sé que yo lo puedo tener mañana, mi pasaporte español. Desde el año 64 soy residente en Madrid. Lo tengo mañana si quiero. Pero lo quiero por ser sefardita. En las Cortes, hace tres o cuatro años, se votó precisamente una ley que permite a los sefarditas pedir la nacionalidad española.

¿Que si lo que yo quiero es entrar por la puerta grande? Pues sí, quiero eso. Y voy a ir más allá. Ya que toda mi vida, toda mi existencia, ha estado guiada por esta búsqueda simbólica, alcanzar ese símbolo es mi mayor sueño. Obtener mi pasaporte español como sefardita y que me lo entregue el rey de España. Una manera fantástica de contestar históricamente a Isabel la Católica.

Me sorprende usted con una repregunta explosiva: ¿y si en vez del rey me lo entregara la reina de España? Con esto consigue descolocarme unos segundos, muy pocos, pero los suficientes para darle tiempo a usted a colar que no debe ser la primera que me dice a la cara que soy un hombre muy guapo, muy atractivo. Y encima va y añade: “Cuando pienso en la cantidad de hombres españoles de su generación que si hubieran podido ser altos, rubios, guapos y franceses y no tener nada que ver con los toros habrían preguntado, dónde hay que firmar…”. Y se ríe usted, señorita. Hay que ver cómo se ríe.

Me pregunta usted a quemarropa si escribo mi nombre a la española y con acento, Simón, o a la francesa sin él. Bueno, por ahora, sin acento (baja la cabeza contrito). La magia de los nombres muchas veces funciona así. La primera vez que mi apoderado español me preguntó mi nombre pasó lo siguiente. Él tenía claro que Domb, mi apellido paterno, que es polaco, no servía. Pero como yo, mintiendo un poco, le había dicho que mi madre era española, él me preguntó cuál era el apellido de ella, a ver si nos valía más. Cazes, dije yo muy bajito. Y él entendió Casas y dijo, muy bien, Casas es perfecto. Y Casas se quedó. Los prodigios numinosos suceden así. Yo articulé mal el nombre de mi madre porque la culpabilidad del judío errante me trababa la garganta. Y así salió lo que salió. Todo es justo, todo está en su sitio. Sólo me falta el pasaporte.
Pero usted no se resigna a irse de aquí sin que hablemos un poco de lo que usted llama mi vida de película: mis inicios como torero espontáneo, mi matrimonio con una rejoneadora a la que casi tuve que raptar, una mujer bellísima, como bellísimas son las hijas que he tenido con ella. Yo no sé si eso es una vida de película, ya ve. Yo me he limitado y me limito a interpretar mi papel existencial, a seguir el guión escrito por la Historia. Sólo dedicarte a los toros ya te mantiene en una tensión constante en relación con la vida y con la muerte, una búsqueda poética sin fin.
Insiste usted en querer exprimir el detalle de que yo me casé con una mujer que toreaba en un momento en que los hombres de este país tenían miedo de las mujeres que fumaban. ¿Que cómo es el amor con una mujer que torea? Bueno, es verdad que yo no sólo me casé con una sino que luego he sido apoderado de casi todas las toreras que han destacado. Fui apoderado de la mejor torera a pie que ha habido, Cristina Sánchez. Esto me llevó a pensar que un bonito epitafio para mí sería: “Aquí descansa el hombre que hacía torear a las mujeres”.
Pero, ¿cómo es en el plano íntimo estar con una torera?, se empeña en no cejar usted. Mire, la condición femenina en el mundo del toro está muy marginada históricamente. No porque la mujer tenga menos valor que el hombre, yo considero que en cierto modo tiene más. Pero no hay que olvidar que la tauromaquia procede de un país muy machista. España es como es. La mujer torero, a caballo, es como una amazona. No tiene nada que envidiar al hombre. A pie, imita al hombre. Y todo lo que sea imitar, no es bueno. Por eso hay poco margen para la mujer en la historia del toreo. No por falta de valor, no por falta de entrega, sino porque la limita imitar al hombre.
En cambio, hay visiones de la tauromaquia, arguye usted, en que al torero hombre, al torero macho, se le atribuye un rol profundamente femenino frente al toro. Totalmente de acuerdo. El torero está feminizado, por el traje de luces, por sus gestos, pero hay una diferencia fundamental con la mujer. El vientre. El vientre es básico en el despliegue gestual de la tauromaquia. El torero ofrece su vientre cuando entra a matar.
Hay una diferencia brutal entre el vientre de la mujer y el vientre del hombre. Del vientre de la mujer nace la vida. La mujer que entrega su vientre, que lo expone a los pitones del toro, está ofreciendo, está arriesgando mucho más que su propio vientre. Simbólicamente arriesga todo el centro del nacimiento de la vida. En el momento de entrar a matar es en el único momento en que el torero pierde el control de su vientre, que queda a merced de los pitones. Y ahí la diferencia entre ser hombre y mujer, ya le digo, es fundamental.


Ahora va usted y me pide perdón, señorita, por si a mí se me ocurre pensar que es una ordinariez la pregunta que viene ahora. Y la pregunta que viene ahora es: ¿y qué pasa si el pitón da un poco más abajo del vientre? Argumenta usted que en el momento de entrar a matar y desprotegerse del vientre para abajo, el hombre también se juega una parte bastante sensible de su anatomía y no menos importante para la reproducción de la especie. Ya, pero portar la vida durante nueve meses no es igual que echar un polvo. Veo que se ha quedado usted un tanto pálida al oír esto. ¿Le pasa algo? ¿Quiere un vaso de agua?

Simon Casas es el empresarios de Las Ventas.
Me dice que no y opta por cambiar de tercio y por preguntarme por mis planes para Las Ventas. Bueno, pues el plan es intentar -lo digo sin modestia pero con humildad- volver a coser la fractura que se observa desde hace alguna década entre la tauromaquia y nuestra época. Esta fractura, este anacronismo. Históricamente muchos artistas, escritores, filósofos, pensadores, etc., supieron encontrar en la tauromaquia valores universales. Últimamente se ha abierto una fractura. No es una fractura definitiva, se puede reducir. Se trata de readaptar la sintonía y de disipar malentendidos.
Por ejemplo, cuando la izquierda radical se opone a la tauromaquia, eso es una postura ideológica estrecha, por no decir estúpida. La tauromaquia no es de derechas ni de izquierdas. Es un arte transversal a todas las ideologías. Sus valores son universales. La vida. La muerte. La belleza. El respeto absoluto al animal aunque se le dé muerte. Si yo tuviera que ser un animal, quisiera ser un toro de lidia. Vivir y morir con esa sublime dignidad y libertad de matar al hombre que me mata, preservando todas mis pulsiones salvajes. Y además, si soy bravo y noble, puedo ser objeto de un indulto. Prefiero mil veces ser esto a ser un animal de compañía o una mascota que ni siquiera sabe que existe la muerte. ¿Cómo se puede vivir bien sin comprender la muerte? Por eso la tauromaquia es sagrada. Entiendo que eso no se entienda o hasta que se rechace. Pero, por favor, no en nombre de la estupidez o de la falta de cultura. 
Yo no soy un hombre cruel, ni anacrónico. A lo mejor los anacrónicos son ellos por su incapacidad de reflexionar más allá de la evidencia…


Publicado en http://www.elespanol.com/reportajes/entrevistas/20161223/180482495_0.html

@Taurinisimos 89 – Entrevista @ElPayo_ PREVIO La México Feria Guadalupana.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 8 de Diciembre de 2016. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Miguel Ramos.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016- 2017. Feria Guadalupana.

Análisis Previo Festejos Diciembre 2016.

Entrevista con Octavio García@ElPayo_“.

Faenas de Juan Pablo Sánchez, Miguel Angel Perera, Sebastián Castella y Octavio García “El Payo” en la Plaza México.

Faenas de José María Manzanares en 2006 y Diego Silveti en 2011

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 16 de Diciembre de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

Via: @RadioTVMx.

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

@Taurinisimos 87 – PREVIO José Julián Llaguno vuelve a La México – Entrevista @JoseMaPastor12.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 25 de Noviembre de 2016. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Miguel Ramos.

Segunda Temporada, Tercer Programa.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016- 2017. Análisis novilladas y tercera y cuarta corridas.

Análisis Corridas, 6 José Julián Llaguno, 6 para Arturo Saldívar, Juan Pablo Llaguno y Ginés Marín que confirma; 6 El Vergel, 6 para Fermín Rivera, Sergio Flores y José Garrido que confirma.

Entrevista con José Miguel Llaguno, ganadero de reses bravas.

Faenas de Fermín Rivera y Arturo Saldívar en FENAPO 2016.

Novilladas Finales, entrevista con José María Pastor desde Aguascalientes triunfador del Certamen “Soñadores de Gloria”

Recuerdo de José Julián Llaguno Indulto del toro “Abarrotero” de Mariano Ramos en 1974, Plaza México.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 26 de Noviembre de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Paco Camino: “El toro de antes era menos uniforme que el de ahora”

De S y S.

El matador de toros Paco Camino y el escritor Carlos Abella protagonizaron una noche histórica en los Mano a mano de la Fundación Cajasol. El encuentro se desarrolló en la Sala Antonio Machado, que colgó el cartel de «no hay billetes», y consistió en un recorrido apasionante por la vida y la obra taurina de Paco Camino, uno de los toreros más importantes que ha dado Sevilla. Fue un interesante paseo por una época del toreo, la de los años 60 y 70, en la que Paco Camino hizo historia.

Con el de esta noche, estos encuentros llegaron a su edición número 40, celebrándose desde marzo de 2007. El periodista José Enrique Moreno fue el encargado de conducir el acto, en el que desde el primer momento se apreció la buena sintonía entre Camino y su biógrafo Carlos Abella, clave para ir desvelando aspectos relevantes de la trayectoria del maestro.

Para empezar, Camino habló de su vínculo con su tierra, Sevilla: «Es mi pueblo, mi tierra. Yo nací en Camas y como andaluz quiero a toda la gente de Andalucía. Me tocó ser torero y es una satisfacción personal desde que tenía uso de razón. He tenido una afición desmedida aunque la gente decía que no la tenía. Quería ser el mejor para que nadie me pasara por encima, que cuando me retirara dijera que fui un gran torero»

Abella, por su parte, centró históricamente la figura de Camino: «Es uno de los diez toreros más importantes de la historia del toreo. Ha aunado valores definitorios de un torero. Ha sido extraordinario con la derecha y con la izquierda, con el estoque, ha llenado una época en la historia de España».

Camino no tuvo inconveniente en hablar de otros compañeros de su época, destacando su admiración por Antonio Ordóñez. «En los toros –dijo el maestro- hay que fijarse en todos y yo me fijé en Ordóñez, le admiraba desde chico». A esto, Carlos Abella respondió: «Tengo entendido que él también se fijo mucho en ti».

También habló de otros toreros contemporáneos, como fueron su amigo Diego Puerta, de quien dijo que«se te subía encima y te pegaba un bocado en la oreja»; de El Viti que «era una persona muy seria y con mucha clase». A El Cordobés se refirió del siguiente modo: «Era un tío fuera de lo normal, no había quien pudiera con él. Te gustaría más o menos, pero el tío estaba ahí todos los días».

En aquella época, las figuras del toreo como Camino toreaban asiduamente y aun así hubo quien criticaba que no entrenaba lo suficiente, «cómo iba a entrenar si tenía una corrida cada tres días. Era otra época, ahora se entrena demasiado, incluso se preparan como si fueran a ser boxeadores». En eso, Abella le echó un capote, «él tiene el concepto artístico», y se refirió a una frase del maestro Juan Belmonte «con un capote y una muleta no hace falta ser un atleta», sentenció.

Madrid para Camino «fue especial, era donde se hacía y se ganaba mucho dinero. Era la reconfirmación de un torero». Y estableció una comparación: «En Madrid sentía más relajado, pero cuando venía a Sevilla me ponía muy tenso, era mi pueblo y venía forzado». De forma distendida, bromeó sobre este tema contando que «solía cambiar a los toros con un solo puyazo para que no me hicieran el quite, por eso no quería venir, porque en Sevilla había que darle tres puyazos al toro».

José Enrique Moreno preguntó al Niño Sabio de Camas, como le apodó Gonzalo Carvajal, si ahora se torea mejor que antes, a lo que el maestro respondió: «Torear bien se hace ahora, hace 20 años y siempre. La figura del toreo de antes podría serlo también ahora y el de ahora podría serlo en otro tiempo también, pero el toro de antes era menos uniforme que el de ahora».

Abella, como buen conocedor de la vida del maestro de Camas, afirmó que «Camino fue también un referente en México, es y sigue siendo el primer ídolo español, después de Manolete». A ello Camino apostilló: «Me gusta mucho el toro mexicano, no tiene la bravura que el de aquí, pero me gusta mucho. Además allí era muy querido, una vez a un toro le di ocho pinchazos y me dieron una oreja y nueve vueltas al ruedo, tuve que decir que ya está», explicó con gracia.

Echando la vista atrás, Camino comentó: «Recuerdo más de cuando era chiquitillo que de cuando era matador de toros. Mi vida iba muy rápida y ahora que estoy más tranquilo me doy cuenta de lo que he sufrido y de donde he llegado». Contó una anécdota de su infancia: «Me iba desde Camas andando hasta el hotel Colón, allí veía salir a los toreros, me iba corriendo a la calle Iris para verlos entrar y cuando terminaba la corrida y salían, me volvía de nuevo andando hasta Camas».

También se analizó el toreo de Paco Camino, en especial su chicuelina y el temple, «no acostumbraba a hacer la chicuelina, me daba mucho miedo en perderle la cara al toro. Pero en Madrid en una corrida de Galache alternando con El Viti y Ostos, el toro fue tan bueno y me salió tan bien que ahí aprendí a hacer la chicuelina. Se me quedaba muy corto el toro, porque siempre lo llevaba muy toreado y tenía que perderle tres pasos para darle la siguiente. Gustó tanto que la gente la pedía y había que hacerlo», sentenció. En cuanto al temple, el maestro refirió que «es muy difícil templar la embestida de un animal, se trata de ‘avenirte’ a la velocidad de su embestida, de acoplarte a ella. Dependiendo de la velocidad del toro se puede torear más o menos despacio».

Muchos recuerdos y emociones en una noche que levantó gran expectación y congregó a numerosos aficionados de postín y representantes del mundo del toro, entre ellos dos toreros de Sevilla que fueron a escuchar a CaminoPepe Luis Vázquez y Morante de la Puebla.

Fuente: ABC

Mario Zulaica: “Promovemos la fiesta de los toros en base a nuestra creencia”

Mario Zulaica: Ante la incognita de ver si sus creencias del negocio taurino dan resultados*

Mario Zulaica, el reto de devolver la grandeza a la México Por Borja Ilián.

Este sábado empieza la Temporada Grande en la Ciudad de México. No va a ser una más. Tras más de veinticinco años bajo la gestión de Rafael Herrerías hay una nueva cabeza al frente de La México. La ilusión entre los aficionados defeños se palpa en el ambiente. Las conversaciones en los mercados, oficinas, bares y demás lugares de la Ciudad de México donde se junten un par taurinos no giran alrededor de si volverá José Tomás, o si será el año de Adame, o si el hermano de éste es mejor… gira alrededor de la nueva administración de la plaza más grande del mundo.

Un consorcio formado por el empresario Baillères, y el ganadero y también empresario, Sordo Madaleno, ha tomado el mando de la plaza más grande del mundo. Al llegar a las oficinas de La México ya se nota el cambio, frente al recargado y anticuado mobiliario que había, ahora todo es diáfano y recién pintado. También el equipo que atiende a la gente ha cambiado drásticamente; gente dispuesta y joven recibe con amabilidad a los visitantes, periodistas o trabajadores que andan cambiando la cara al coso de Insurgentes. Al frente de este equipo está Mario Zulaica, un torero que pronto sintió el atractivo vértigo de promover la fiesta, tanto como empresario como apoderado.

Joven pero con un verbo ya experimentado, se le nota conocedor de los riesgos de su cargo en su prudente manera de hablar que, eso sí, no puede evitar dejar ver su pasión el arte taurino y su ilusión por esta etapa al frente de La México.

¿Qué sitio le corresponde a La México?

El más importante de América y una referencia internacional como sucede con Nimes, por supuesto Sevilla, Bilbao, Madrid…para esto ayudan los tiempos donde se dan las ferias, las fechas que nos permiten tener el foco de la fiesta en México. La México debería estar sumada en ese grupo.

¿Cuál es el sistema para lograr ese objetivo?

Hacer las cosas con profesionalidad entrega y pasión, el amor a la fiesta es el ingrediente secreto.

¿Os habéis juntado, un empresario, un ganadero, un matador, va a ser una plaza torista o torerista?

Un ensamble perfecto de todas las partes, eso es lo que hace que haya magia, somos el medio que le da forma a la envoltura del regalo pero el regalo se da entre toro y torero. El conjunto de una buena experiencia al estar en la plaza es lo que marca la diferencia entre los aficionados. Queremos que los que venían y ya no vienen regresen y los que nunca han venido se atrevan y tengan una experiencia única al disfrutar de una tauromaquia integral.

Pero, ¿qué va pasar para que no se repitan los escándalos con los toros que han salido al ruedo en el pasado? Toros que no saltarían jamás a los ruedos de las plazas importantes con las que se quiere igualar La México…

Poco a poco vamos integrando ganaderías que no se han visto como ya ha pasado en las novilladas, con encastes Parladé, Saltillo, San Mateo, Murube, como es la ganadería de Zacatapec que hace veinte años no está en La México. Una diversidad que el aficionado pueda apreciar.

¿Pero se van a ver a las figuras españolas con ganado bravo?

Independientemente del nombre y de las autoridades queremos hacer un filtro para mantener el margen que ya hemos visto en las novilladas, la fiesta necesita un empuje para que resurja la fiesta brava y no seamos blanco fácil para los anti taurinos.

¿Por qué crees que se ha llegado a ser blanco fácil?

Porque nos hemos desunido, en este proyecto la colaboración de ganaderos apoderados autoridades ha creado una fuerza para demostrar que promovemos la fiesta de los toros en base a nuestra creencia.

¿Cómo llega un matador a gerente de La México?

Empecé de novillero en San Luis Potosí, luego me hice matador de toros, en ese momento se crea la escuela taurina Tauro Magia Mexicana, me llaman para ser un colaborador, para ayudar a los chavos, poco a poco fueron creciendo los toreros y necesitado atención personalizada , me quede con Saldívar, se sumaron Flores, Aguilar, y empecé a hacer empresa, me contrató Tauro Arte y luego vino el reto de La México en el que estoy embarcado.

¿Duermes bien con tanta responsabilidad?

Me quita el sueño, todo lo que lleva ser gerente de La México para que todo salga bien. No solo carteles, todo el compromiso, que son una serie de cosa que hay que ver, servicios, seguridad, permisos…

* La temporada grande inicia este sábado con un cartel compuesto por El Zotoluco, Manzanares y Alejandro Talavante.

Publicado en Marca