Archivo de la etiqueta: Joselito Adame

Así vio la prensa la actuación de José Adame en Bilbao 

De SOL y SOMBRA.

Paco Aguado para El Periódico: Pero con quien la suerte se volcó a paladas fue con Joselito Adame, a quien le correspondieron dos toros para triunfar sonoramente en una plaza como la de Bilbao, pero que él, muy discretamente, desaprovechó por completo, al poner únicamente sobre el tapete la muy escasa apuesta de su sobrado oficio, envuelto de reposo y de maestría… lejos de los pitones.Su primero ya dejó ver claramente la calidad de su ralentizada y humillada embestida con el capote, pero Adame fue tapando esas virtudes, ocultándola a los ojos del público, en una faena conservadora y ventajista, “escondido” constantemente en la pala del pitón de un toro al que sólo hizo pasar en medios pases despegados sin apurar esa latente y enclasada bravura.

A este le mató el mexicano de una estocada tan defectuosa como la que le valió para acabar con el quinto, al que hizo un preciosista quite por saltilleras y abrió faena de muleta con unos estatuarios que fueron los pases ajustados en un trabajo similar al anterior, pero esta vez con un añadido de excesiva brusquedad de muñecas a la hora de citar y de desplazar.

Vicente Zabala – El Mundo: Joselito Adame dibujó a pies juntos verónicas de primor. Desprendió el mexicano naturalidad y asiento en un trío de ligadas series en redondo. Como abertura de faena y algo más. De la composición erguida y relajada pasó a una interpretación despatarrada, más enfibrada en el toque, cuando el toro se apagaba entre las rayas. De ahí en adelante decayó el tono. Un pinchazo señaló la zona donde se hundiría el feo bajonazo.

Todo el fuelle del quinto duró los estatuarios impertérritos del alegre descorche de faena de Joselito Adame. O algo más. No mucho. La seria voluntad de Adame degeneró en tozuda insistencia baldía. Y en un mal manejo de los aceros. De nuevo por los blandos. El metisaca y algo menos la estocada.

Taurologia: Joselito Adame, bullidor siempre con el capote, generó una duda con la muleta: si se hubiera salido desde las dos rayas, en las que se instaló toda la tarde, ¿la calidad que traía dentro el 5º no le habría permitido mayores alegrías? Con esa duda nos quedamos.

Es cierto que este “Muslero” era de los 20 pases y a matar; pero desarrollados con temple y con calidad, tenía algunos sones de triunfo. Su primero, en cambio, pronto hizo declaración de querer irse de los engaños; cuando además carecía de clase en sus acometidas, así resulta complicado construir una actuación sólida.

Carlos Ilián – Marca: Joselito Adame compuso con naturalidad el toreo sobre la mano izquierda en su primero, con un final exquisito a pie juntos. Fue el momento más lujoso de la tarde, afeado con un bajonazo. En el quinto bregó para arrancar algo de un toro desfondado, en el tono general de la corrida.

Sixto Naranjo – COPE: Sacó nobleza y clase el primer toro del lote de Joselito Adame. Sin embargo, esas cualidades no vinieron acompañadas de la de la casta. Estuvo fácil el mexicano, templado y siempre empujando hacia adelante las embestidas de un astado que fue consumiéndose poco a poco. Esa falta de chispa hizo que aquello que realizaba Joselito no terminase de calar en los tendidos. Un pinchazo dio paso a una estocada muy caída.

El quinto fue otro toro de Alcurrucén de escasa duración. Adame se volvió a mostrar voluntarioso pero esta vez el toro rindió armas demasiado pronto. Tras un inicio vibrante por estatuarios, después no pudo levantar faena ni los ánimos del público. Tras un metisaca, la espada se le fue de nuevo a los bajos.

P. Navarro – La Razón: A ras del suelo echó las manos Joselito Adame con el segundo. Se mece el toreo a esas alturas y ritmo sacó a relucir el alcurrucén. El que tuvo después en las telas, noble aunque justo de poder. Buscó Joselito las teclas al toro y al natural en una tanda fue por donde más fluyó el toreo, sin brusquedades, limpio. No transcurría todo en la misma dirección y de ahí que no llegara a alcanzar la comunión con el toro. De vértigo fueron los estatuarios al quinto. Duró poco la emoción. Noble el toro, pero parado y a menos. Sobraba todo pues. Tuvo Joselito que abreviar.

Jesús Guzmán Mora – Pureza y Emoción: Hubo temple en el saludo capotero de Joselito Adame a “Gaitero”, que pasó por el caballo con más alegría de la monotonía habitual. Especialmente, Óscar Bernal estuvo correcto en el segundo de los puyazos. Seamos más exigentes todavía. Tras un quite de Juan del Álamo, corto y bello, hubo réplica por parte del mexicano por delantales. Ambos matadores adivinaron ciertas cualidades en el pitón derecho del toro. En banderillas, Miguel Martín dejó patente su profesionalidad con el capote. De Tomás López con los garapullos, mejor no decir nada. La muleta de Joselito Adame es excesivamente grande. No es la mejor carta de presentación. Encadenó cuatro tandas de derechazos muy parecidas entre sí, en las que no exigió al toro y se perfiló por demás. Desde el tendido alguien le cantó que se cruzara, pero ni caso. La pierna retrasada y la tentación de la noria aparecieron. Sonó la música y tomó la izquierda cuando el burel se apagó. A pesar de no ser un gran toro, dio opciones que el hidrocálido no aprovechó. Tras unos molinetes sin sabor y dos tandas por ambas manos se fue a por la espada. Pinchazo y sartenazo. Silencio.

Muy por encima del nivel medio estuvo la cuadrilla de Joselito Adame con el quinto. Bien Manuel José Bernal en el caballo y, con los palos, fueron obligados a saludar Miguel Martín y Fernando Sánchez. El toro, aunque tuvo clase, acusó falta de casta. A Joselito Adame le han cantado con demasiada insistencia su condición de figura mexicana y el injusto trato que ha sufrido en ciertos momentos, sobre todo tras cortar orejas en Madrid y en Sevilla. Hasta ahí de acuerdo. Es el primero de los toreros mexicanos y ha respondido en España. Pero de un tiempo a esta parte ha adquirido un vicio muy clásico entre los acomodados: le encanta torear con el pico de la muleta. Así lo hizo en diferentes tandas por ambos pitones, lo que resalta más con un toro que no fue el peor de la corrida. Que merecía más ajuste. Conste que esta advertencia no es ningún tipo de animadversión hacia el torero. Más bien lo contrario. Que sirva como toque de atención para aquel a quien le ha costado un enorme esfuerzo llegar a las ferias y que ha demostrado su valía en el pasado. Mató con un metisaca y una estocada entera baja. Ovación.

Libertad Rodriguez -Aplausos: Despacioso y fácil fue el saludo capotero de Joselito Adame ante el segundo. Le voló bien el percal al mexicano lanceando por delantales. Por el mismo palo toreó Juan del Álamo en quites, replicándole el mexicano, de nuevo por mandiles. Adame basó sobre la diestra su faena de muleta, con el toro dejándose mucho por ese lado. Sin embargo, la labor no llegó a levantar el vuelo. Mató de pinchazo y bajonazo y fue silenciado.

En el quinto, a las chicuelinas de Del Álamo le siguió la pertinente réplica de Adame, éste por saltilleras. Emocionante fue el inicio de faena del mexicano por estatuarios, quieto como un poste y ajustándose mucho la embestida del toro. Tuvo calidad pero le faltó luego motor al animal, que se llevó algún natural del hidrocálido de muy buena factura dentro de un conjunto que fue de más a menos, como el toro. Mató de metisaca y estocada.

Javier Lorenzo – La Gaceta de Salamanca: Joselito Adame firmó una faena larga, de más a menos, al segundo, un toro noble y con duración pero que al que le faltó repetición. Se gustó toreando sobre todo con la mano diestra, pero con la pierna escondida y la muleta retrasada. La faena se fue diluyendo, como la del quinto, que empezó lo grande por un arriesgado inicio por estatuarios muy ceñidos y acabó en nada después de no acertar con las distancias en labor farragosa y de poco tino con el noble quinto.

Dario Juarez – Por El Piton Derecho: Cinco paseíllos en el ruedo de cenizas de la capital vizcaína para Joselito Adame y los cinco acartelado con Juan del Álamo. El de hoy sería especial dado el motivo que correspondía, pero en lo artístico fue uno más. El hidrocálido sigue dando muestras de que con el capote cada vez va a más, sin embargo, no se entrega al animal cuando éste se lo pide, actuando de oficio y con ventajas a un mal lote caído en suerte.

Del primero le tocaría tirar de él a regañadientes, sin obligación ni sometimiento enroscándolo a la cintura.

Todo a menos, le alargaba la mano sin apretarlo y el noblón no quería pelea. El 5º fue un oasis en el desierto, tras un inicio por estatuarios que hizo pensar todo lo contrario, o al menos, destellar algo de esperanza. De ninguna manera. Un toro tapado y afligido, que se vino abajo convirtiéndose en un pariente borreguil de la oveja Dolly.

Andrés Amorós –  ABC: La semana pasada, en Illumbe, Joselito Adame cuajó una gran tarde. Lanceo con reposo al segundo, pronto y noble pero justo de fuerza. Mide bien el castigo Óscar Bernal. Joselito, estuvo muy firme, ligo muletazos templados pero la estocada cayó baja. En el quinto, tras quite Álamo por chicuelinas y replicó Adame, con el capote a la espalda. Saludan, con los palos, el clásico Miguel Martín y el marchoso Fernando Sánchez. El diestro muestra su gran oficio ante un toro que se apaga. Lo veo muy seguro, dentro de su estilo, es decir más mandón que estético.

Antonio Lorca – El País: Destacó más Joselito Adame con el capote que con la franela; se lució con suavidad a la verónica en sus dos toros, y destacó asimismo en quites por chicuelinas y delantales. Pronto se afligió su primero, noble y manso toro que levantó expectativas de salida, pero no aguantó el compromiso de tercio final. Abrió la boca en los primeros compases, mostró síntomas de agotamiento y no más permitió que el diestro mexicano dibujara una templada tanda con la mano derecha. El bajonazo final emborronó las buenas intenciones del torero.

Otro que decepcionó, y de qué manera, fue el quinto, con el que se lucieron en banderillas Fernando Sánchez y Miguel Martín. Por ajustados estatuarios inició Adame la faena de muleta y se le valoró con justicia su firmeza ante la acometida codiciosa del animal; pero ahí acabó todo. El toro se quedó sin fuelle, y el resto careció de interés.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Semana Grande de San Sebastián: Luis David Adame pone el toreo y el resto las orejas de Mickey Mouse

DHIEdpNWsAEAyWm.jpg

Por J.C. ValadezDe SOL y SOMBRA.

La fiesta vive horas difíciles en todo el mundo y prueba de ello es que aficiones que antes se pensaban serias han comenzado a bajar el nivel de sus plazas al nivel de algunas plazas de tercera, como sucede actualmente con la educada afición donastiarra en San Sebastián.

La magia de la TV ha desnudado que la decadencia es mundial y pasa igual en La Plaza México que en Madrid o en San Sebastián. Ante esta decadencia voraz los buenos aficionados se alejan de las plazas y el poco público que asiste como sucedió hoy en San Sebastián, lo mismo le da otorgar orejas (una o dos qué más da) con estocadas caídas o pinchazos tras trasteos destemplados y sin importancia. Por momentos esto parece que se ha convertido en la fiesta de Mickey Mouse o de Walt Disney.

Me parece que los Choperones han tenido que tragar aceite a cambio de no perder el resto de su capital y han tenido que programar en sus ferias carteles que, espantan al público de las plazas como sucedió hoy, en donde la plaza apenas rozo la media entrada.

Pero poderoso caballero es Don Dinero y lo que digan los socios mexicanos es manda. Solo por eso se entiende que se haya programado en un cartel con TV internacional a los dos hermanos Adame y a un torero en horas bajas como López Simón.

La nota alta del festejo la dio un encierro bien presentado del Parralejo que resulto noble y pastueño, con lo que permitió el triunfó de la tercia.

Abrió la tarde José Adame con unos lances a pies juntos y unas verónicas algo rapidillas, el del Parralejo tomo dos puyazos y después en la muleta demostró buenas condiciones como fijeza y movilidad. Abusando un poco de las distancias Adame comprobó la clase del toro y se ajustó en algunas series, pero sin mucho sello. Con la izquierda su trasteo fue anodino para después rematar con unas bernaldinas y señalar una estocada delantera que la fiestera afición le premio con una oreja de esas que usan las cachuchas Mickey Mouse.

El cuarto que fue el más serio del festejo se llamó “Tapabocas” y con este José anduvo más reposado, lo dejo crudo en el caballo lo que permitió que Sergio Aguilar y Fernando Sánchez se lucieran en banderillas. Ya con la muleta nuestra máxima figura virtual anduvo reposado con un toro enclasado, ante la mirada de su nuevo mentor el matador Uceda Leal, que al parecer llego a poner orden en la casa de los Adame y se deshizo de aquellas voces que sobraban en el equipo.

No estuvo mal José pero no dijo mucho, porque cantidad no es calidad y sus muletazos siguen careciendo del sello y de la personalidad que tiene el toreo de los grandes. Mato mal hasta escuchar un aviso y se regaló una vuelta al ruedo aprovechándose de la generosidad del publico donostarriano. Ah raza.

López Simón ya de la mano de Curro Vázquez dejo ver algunas señales de luz en su toreo, pero sigue siendo extremandamente irregular. Con su primero se le vio más decisión pero poco toreo y todo quedo en una ovación. Su segundo fue el mejor de encierro y López Simón estuvo por debajo de las condiciones del astado, salvo un par de series por naturales el resto fue un concierto de destoreo. Pero como el público estaba de buenas le dio una oreja (otra de Mickey Mouse) tras un pinchazo y el juez de plaza le dio una inmerecida vuelta al ruedo al toro, que si bien fue bueno, no era para tanto.

Mucho trabajo tendrá Curro Vázquez con este torero que es la versión moderna de Dr. Jeckyl and Mr. Hyde.

El que sí ha dejado una grata impresión ha sido Luis David Adame, ya que a diferencia de su hermano tiene más sello, transmisión y temple en su toreo. En su primero hizo una faena completa en donde destacaron una serie de muletazos por el derecho muy largos, templados y ligados. Dejo una estocada algo caída y se llevó una generosa oreja.

Pero más allá de las orejas Luis David demostró que es un torero serio y completo, como lo confirmó en el sexto después de un vistoso tercio de banderillas, al que prosiguió una faena de muleta completa, que si no llego más alto fue porque el astado del Parralejo se paró.

Mato de tres cuartos de acero y le dieron una oreja de peso con fuerte petición de la segunda, que el juez de plaza después de tantas pifias hizo bien en no conceder.

Grata impresión nos deja Luis David que una vez más ha demostrado que si las empresas le dan más toros, en el podríamos tener ese torero que la afición mexicana está añorando.

Ficha:

San Sebastián, segunda corrida de feria. Toros de El Parralejo. Muy bien presentados y de buen juego en general. El 5º, Rabanito, número 41, de 515 Kg. de peso, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Joselito Adame, oreja y vuelta al ruedo por su cuenta.

López Simón, ovación con saludos y oreja tras aviso.

Luis David Adame, oreja y oreja con petición de la segunda.

Entrada: Menos de media plaza.

Twitter @Twittaurino

Saint Vincent de Tyrosse: En tarde de Adames, Luis David se impone a José 

Luis David Adame. Foto Luis David Adame Prensa.

De SOL y SOMBRA.

En lo que fue una corrida con tintes de histórica, Luis David Adame triunfo en Saint Vincent de Tyrosse.

Cortó una oreja Luis David al tercero de la tarde, después de una faena completa y riñonuda que completó con una estocada y un golpe de descabello.

Con el sexto, estuvo nuevamente firme pero no anduvo atinado con la espada y se tuvo que conformar con una vuelta al ruedo.

Quien te viera y quien te ve José.

Su hermano José no pasa por su mejor momento en su campaña Europea, hoy nuevamente se le vio sin firmeza y demasiado eléctrico con su lote, aún así escucho una ovación en su primero y fue silenciado en el quinto.

Joselito parece que ya no es el mismo o ¿se le canso el caballo al mayor de los Adame?

Juan Bautista fue ovaciónado en el cuarto y silenciado en su primero.

Plaza de Toros de Saint Vincent de Tyrosse (Francia). Se lidiaron toros de Hnos. Martínez Pedrés. De juego desigual. Devuelto el lidiado en segundo lugar.

Juan Bautista, silencio y ovación.

Joselito Adame
, ovación y silencio.

Luis David Adame
, oreja y vuelta al ruedo.

Twitter @Twittaurino 

Opinión: Los Adame, reunidos en un mismo cartel… ¡en España!


Por Alcalino.

Para el próximo 13 de agosto, la moderna plaza de Illumbe anuncia esta terna dentro de la Semana Grande de San Sebastián: Joselito Adame, Alberto López Simón y Luis David Adame con toros de El Parralejo

Como si, mágicamente, el tiempo hubiera retrocedido 70, 80, 100 años. Si la empresa armó tal combinación pensando más en aligerar gastos que en llenar la plaza, ése es su asunto. A nosotros nos toca quedarnos con lo grato del insólito suceso: dos mexicanos, y por añadidura hermanos, reunidos en el mismo cartel. En corrida de toros. Y en una plaza española de primera. Vaya vaya.

Tampoco significa que estemos a las puertas de una nueva edad de oro para nuestra tauromaquia. En realidad, Luis David todavía no se estrena como matador en España –la alternativa la tomó en Nimes a fines de la temporada anterior (18.09.16)–, y su hermano José lleva toreadas sus dos corridas de rigor en San isidro, la de Sevilla y la de Badajoz. Nada más. 

Antes de la insólita cita donostiarra, Joselito Adame tiene escriturada una tarde en Francia y otra en Santander, ciudad donde ambos –Luis David todavía novillero– triunfaron fuerte hace un año. 

El hermano chico parece que tendrá oportunidad de actuar en un pueblo de Andalucía poco antes de hacerlo en San Sebastián. Escasísimo rodaje. Como sea, les toca apretarse los machos y salir a darlo todo. La corrida puede embestir, porque El Parralejo tiene una interesante trayectoria como abastecedora de buenas novilladas. Y López Simón, tras el batacazo isidril, está pujando por regresar a los primeros planos. No es torero de clase pero sí de decisión. Seguro se arrimará y les dará pelea.

En tiempos de Gaona

San Sebastián –el viejo y desaparecido Chofre– fue la plaza predilecta del “Indio Grande”. En plena época de oro del toreo, le cortó allí el rabo a un pablorromero en la Semana Grande de 1917; siempre confesó que aquella era su plaza, donde mejor tratado y más a gusto se sentía. Dejó en prueba reiteradas victorias sobre Joselito El Gallo, nada menos, ratificadas sin discusión en su mano a mano del año 16 el día grande de la feria –15 de agosto–, cuando puso cavilar así al muy gallista crítico: “Gaona es un enérgico estimulante para Gallito”, escribió; Rodolfo se alzó esa tarde con la única oreja y, una vez más, salió de la plaza en hombros. Cosa que le ocurrió a menudo, incluso en la corrida de ocho toros anunciada como el cartel máximo de la época: El Gallo, Gaona, Joselito y Belmonte, con cuatro toros de Murube y cuatro de Santa Coloma. Y fue el mexicano quien desorejó a su lote y abrió la puerta grande (19.08.14).

Mas, para efectos de esta columnilla, lo relevante es que, en ese mismo año 14, habían alternado allí por primera vez dos toreros nuestros –Rodolfo Gaona y Luis Freg–, con Rafael El Gallo encabezando la terna y ganado de Miura, nada menos (23.08.14). De salida, el primero se llevó por delante al hermano de Joselito sin herirlo, pero el gran calvo decidió quedarse en la enfermería y dejarles la miurada a los mexicanos, que tuvieron una gran tarde. Como seguirían siendo casi todas las de Gaona en años sucesivos.

En tiempos de Armilla

Entre 1928 y 1946 –necesariamente excluidos los ocho años que duraron los efectos del “boicot del miedo”–, Fermín Espinosa Saucedo toreó 43 veces en España, 15 en Francia y siete en Lisboa con al menos otro diestro paisano en el cartel. Significativamente, estando anunciado Fermín, fueron más las ocasiones en que los franceses contemplaron una terna totalmente mexicana (cuatro) que lo que se les permitió participar de semejante exceso a públicos españoles (tres). Y los lisboetas los que más, si bien en Portugal los toros no se matan a estoque y en el ruedo.

Pequeño dato adicional: de toda la geografía española, fue en Barcelona donde más veces toreó Fermín (35), y también la donde en mayor número de ocasiones estuvo encartelado con algún diestro paisano (13). Barcelona, ciudad eminentemente taurina, abierta, cosmopolita, generosa. En otro tiempo, claro.

Dos hermanos en el mismo cartel

Pero más allá del recuento anterior, indicativo de la grandeza universal del Maestro de Saltillo, así como de la prominencia de aquel toreo mexicano en cosos del viejo continente, está el dato revelador: los Espinosa Saucedo –Juan y Fermín– han sido los únicos hermanos, antes que los Adame, en coincidir en un mismo cartel como matadores. Y no una vez, cuatro.

Para empezar, fue Juan quien le cedió muleta y espada al menor de la dinastía cuando Fermincito, con 16 años, hizo en Barcelona su presentación en España. Lo de confirmar la alternativa incluso fuera de Madrid era cosa del reglamento de la época, que no reconocía más doctorados que los recibidos en cosos de la península ibérica. El asunto es que Juan y Fermín partieron plaza en la monumental catalana al lado del valenciano Vicente Barrera, y que a Fermín le cedió Juan la muerte del abreplaza “Bailaor”, de Antonio Pérez de San Fernando (25.03.28). Esa fue su primera corrida juntos, triunfal para Armillita Chico.

Las otras tres se desglosan así: en Béziers (Fr), los acompañó el madrileño Antonio Sánchez con ganado de Alonso (03.06.28); en Logroño, Valencia II fue primer espada, y los toros de García Aleas (08.06.28); y, por último, en Tetuán de las Victorias –el suburbio madrileño donde Rodolfo Gaona había recibido la alternativa dos decenios atrás (31.05.08)–, alternaron con el Ricardo González para dar cuenta de un encierro de Llanos, grandulón y pasado de edad, y aun con las taleguillas rotas, los tres salieron en hombros (13.07.30). No eran tiempos de bonanza para la terna en cuestión, y tuvieron que arrimarse en serio a los destartalados morlacos.

Si bien Armillita Chico no tardaría en escalar hasta consagrarse como la inmensa figura que fue, Juan tuvo de abandonar muleta y espada, para constituirse, con Zenaido, el otro hermano torero de los Espinosa Saucedo, en la mejor cuadrilla de a pie que ha tenido México. Siempre a las órdenes de Fermín.

Otros antecedentes donostiarras

En lo que se refiere a San Sebastián y su agosteña Semana Grande, el cartel aquel de 1914 que reunió al leonés Rodolfo Gaona con Luis Freg no sería el único con dos mexicanos compartiendo función. Porque el 15 de agosto de 1935, el Chofre vio partir plaza a Fermín Armilla y a Lorenzo Garza para alternar con Marcial Lalanda y Manolo Bienvenida, artífices ambos del boicot antimexicano de 1936. Por algo sería. En esa ocasión los toros fueron de Escudero Calvo, los actuales victorinos.

Resuelto el pleito y firmado, en 1944, el primer convenio hispanomexicano, Armillita volvería a verse anunciado al lado de otro paisano, David Liceaga en esa ocasión (26.08.45). Despacharon una corrida de ocho toros Sánchez Fabrés con “Gitanillo de Triana II” y Manolo Escudero, el fino torero de Madrid que, el año anterior, había sufrido allí mismo una gravísima cornada al hacerle un quite al potosino Gregoria García. Pintaron bastos para David, pero Fermín, por no perder la costumbre, paseó en triunfo tres orejas.

Con Roca Rey y Colombo, América presente

No hay presente sin pasado ni futuro sin presente. Hoy por hoy, la América taurina pisa fuerte en España gracias a un peruano –Andrés Roca Rey, matador–, y un venezolano –Jesús Enrique Colombo, líder del actual escalafón novilleril.

Con Roca Rey hace tiempo cobró actualidad la frase “si lo respetan los toros…” Por lo mucho que expone, no porque no sepa torear (que torea y mucho, pero se arrima… aún más). Este año, los toros dejaron de perdonarlo. Y en Pamplona, donde reaparecía de una cornada, sufrió otra, enteramente fortuita, al quebrarse su estoque y dejarlo a merced de los pitones a medio volapié. Tiene un valor de tan buena cepa y tal sentido de la entrega que reapareció tan firme como siempre. Lo que sí flaquea con las cogidas es el sitio, y eso también se notó. Con sello y reconocimiento de figura en un tiempo récord, necesita –y merece– que la suerte vuelva a hacerle justicia.

En cuanto al joven de San Cristóbal, aúna también decisión y buena técnica. Y cabeza de torero. Y excelente corte. En Madrid, antes y después de San isidro, cartó orejas y causó sensación. El golpe de audacia más reciente lo dio en la novillada sanferminera. Mucho promete, y la galería histórica del toreo venezolano –donde César Girón fue rey– tiene en reserva, desde hace mucho tiempo, un lugar de honor en espera del guapo que sepa ocuparlo. Aquí está, en Jesús Enrique Colombo, un candidato capaz de eso y más.

Publicado en La Jornada de Oriente

Ocho con Ocho: ¿Qué onda? Por Luis Ramón Carazo


Mientras en Badajoz, Joselito Adame y Pepe Garrido, tuvieron triunfal actuación el 24 de junio de 2017, en la extremeña plaza de Badajoz y las noticias como ya lo saben, fueron halagüeñas, pues ambos se fueron por la puerta grande después de torear con lucimiento a los toros de El Torreón, propiedad de César Rincón, en la festividad de San Juan que como cantaría Serrat; “todos comparten su pan, su mujer y su gabán” Por cierto, lo segundo difícil de establecer, si es cierto.

El jaleo o arrebatinga como diríamos en México, está que arde en el coso de Las Ventas de Madrid, aun cuando el domingo 25 de junio se celebró un festejo en el que el resultado de la terna fue de una oreja para Iván Vicente ante un cuarto de entrada, según escriben las crónicas, pero ignorantes en concreto de lo que pasará los próximos días con la actualidad de la plaza más importante del mundo.

¿A qué me refiero en concreto?

A que existe una controversia entre el Ayuntamiento de Madrid, que encabeza Doña Manuela Carmena y la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, pues el primero, aduce que por razones de seguridad ha instado su cierre y la segunda, admite obras para paliarlo, pero no de inmediato y afirma que los espectáculos taurinos programados para éste año, no se cancelaran de ninguna manera.

Doña Manuela (nombre que en México es proclive a la picardía) fue una opositora al régimen franquista y posteriormente, por su lucha contra la corrupción política, recibió en 1986 el Premio Nacional de los Derechos Humanos y continúo su carrera en varias instancias y ya jubilada, fue investida alcaldesa de Madrid el 13 de junio de 2015.

Desafortunadamente, para quienes disfrutamos del toreo, la señora alcaldesa es contraria a la tauromaquia y como dicen en España eso nos cabrea al ver que pretende detener la marcha de un recinto histórico y cuya administración ganada en licitación de la Comunidad de Madrid, corresponde a Simón Casas y a la empresa Nautalia en la persona de Rafael Garrido, empresa que se denomina Plaza 1.

Rafael declaró en un medio español sobre la plaza” Tiene muchísimos problemas estructurales”; “Está mucho peor de lo que nos dijeron. Necesita reformas urgentes y una adecuación para garantizar la comodidad del espectador y su seguridad”

Como diría alguno en nuestro país; “Ay mamá, los de la luz” es cierto que la plaza es bellísima por fuera y muy incómoda en general en sus asientos, pero…

Se abre la especulación sobre cuál es la postura de la empresa, ante un posible cierre y es que aunque si se autoricen los festejos taurinos mientras se realizan las mejoras, el coso perderá ingresos, tal vez de la Comunidad de Madrid por otro tipo de eventos como el muy próximo de una presentación de motociclismo a celebrarse en los primeros días de julio.

Estamos pues ante una situación inesperada, en medio de discusiones entre políticos de izquierda y de derecha, con la empresa en medio que ha sido cauta en emitir su postura, pues cabría también saber quién es, quién pagaría las obras.

La inversión para ciertas mejoras, se estima en alrededor de 5 millones de euros, lo cual representa casi dos años y medio del pago por la asignación de la plaza, a Plaza 1 por el contrato de explotación del servicio público vigente hasta el año 2020 a la Comunidad de Madrid, hasta finalizar los festejos taurinos en octubre de ese año.

La inversión es una buena pasta o lana si lo quiere mexicanizar, aunado al hecho de que los festejos a celebrar de aquí a la Feria de Otoño que conlleva un abono, generalmente se celebran con poco público y lo más probable es que representan pérdidas para la empresa, cuyo pulmón financiero es San Isidro, como lo ha sido para todas las gestiones que han tenido a su cargo, el coso.

Por lo pronto, nos tienen en ascuas en Madrid, ya veremos cómo se resuelve el entuerto, lo cual por cierto no parece será fácil. 

Mano a mano entre Adame y Garrido sin público ni toros

Foto @MILINKO_ Twitter

 

Por Pepe Orantos.

Deslucido encierro de El Torreón del que destacaron el quinto y el sexto ante menos de un cuarto de plaza el día de San Juan en Badajoz

Cuando llegas a las inmediaciones de la plaza de toros de Badajoz tres cuartos de hora antes de que comience el festejo y no hay aparcacoches incordiándote para que les des un euro por señalarte el hueco que tú ya habías visto diez minutos antes, es de esperar que el aspecto de los tendidos deje mucho que desear. Ayer no es que no hubiera aparcacoches es que, si te arrimabas, podías dejar el coche en la puerta de la plaza sin problemas.

Sin público nada tiene sentido. El desolador aspecto que mostraba ayer el graderío del coso de Pardaleras debió ser deprimente para los dos matadores de toros que, cuando se abrió la puerta del patio de cuadrillas, debieron verlo todo del color gris de su cincuentenario hormigón. El día en el que la ‘nueva’ plaza de toros de Badajoz cumplía cincuenta años, bien hubiera merecido un cartel más rematado.

Ganado desclasado

‘Mentiroso’ se llamaba el que abrió plaza y correspondió en turno a Joselito Adame, que pronto comprobó su escasez de fuerza y blandura de manos. Se le coló en el inicio de faena de muleta por la derecha en el tercio y decidió fiarlo todo al pitón izquierdo por el que pudo arrancar algún natural sin brillantez ni transmisión. Mató de estocada caída y atravesada y fue recompensado con una ovación.

Al tercero, de nombre ‘Margatrillito‘, lo saludó y quitó por verónicas antes de que su cuadrilla cuajara un gran tercio de banderillas por el que fue conminada a desmonterarse. Inició la faena por estatuarios en el tercio y se ciñó al cuerpo una serie de derechazos que llegaron a los despoblados tendidos. Enseguida perdió el de El Torreón toda la gasolina que le restaba y comenzó a ofrecer embestidas más cortas a medida que avanzaba la faena. El tramo final de ‘Margatrillito‘ no sirvió más que para demostrar que se trataba del animal con menos raza del encierro al amenazar en un par de ocasiones con cantar la gallina de forma lamentable. Lo mató Adame de un bajonazo, que no impidió que fuera recompensado con una oreja.

El quinto, de nombre ‘Barbasucia‘ y capa jabonera fue, sin duda, el toro más bonito de la feria y el primero de los de ‘El Torreón’ en colaborar con el lucimiento de los toreros, lo que aprovechó Adame para instrumentarle un espectacular quite por navarras. En el inicio de la faena se lo llevó toreando al paso a los medios el mexicano, para meterse al público en el bolsillo, que no dejó ovacionar cada uno de los muletazos que el hidrocálido dio desde entonces por la derecha. Por la izquierda fue otra historia y pese a la voluntad de Adame, las embestidas eran más cortas y deslucidas.

Para evitar que se enfriaran los tenidos Adame acortó las distancias y acabó la faena con una tanda de bernardinas que antecedió a una estocada que le valió las dos orejas de su oponente.

Valor de Garrido

Inició su participación Garrido en este mano a mano con un soberbio saludo por verónicas al segundo de la tarde, de nombre ‘Azul‘, al que inició la faena de muleta con unos ayudados por alto en el tercio antes de que el animal comenzara a perder las manos con insistencia. Embestía a la muleta con dificultad y calamocheaba con insistencia a medida que evidenciaba su falta de clase. Se fajó Garrido con él hasta arrancarle algunos muletazos de mérito por el pitón izquierdo, hasta que se rindió por completo a su toreo. Quiso cerrar la faena por bernardinas y el de El Torreón le prendió por la taleguilla dándole un espectacular revolcón. Se levantó sin inmutarse el pacense y repitió la suerte del maestro Bernardó antes de cobrar un pinchazo y una estocada que le valieron una oreja.

El cuarto ya avisó en el capote de que iba a dar un juego escaso, perdió las manos al salir del caballo y volvió a perderlas en el quite por chicuelinas. Garrido comenzó la faena con la muleta en la izquierda para comprobar enseguida que ‘Celosino‘ no iba a ofrecer más que embestidas cortas y sin ritmo alguno, hasta el punto de llegar a desarmarle y destrozar por completo la muleta.

Insistió Garrido por la derecha y el público le agradeció su tesón antes de concederle una ovación por una estocada entera.

El sexto, de nombre ‘Margarito‘ fue el toro con más clase de la corrida y se empeñó Garrido en torearlo de rodillas, tanto en su saludo capotero como en el inicio de faena de muleta. Metió bien la cara en el caballo y tomó varias tandas por la derecha que calaron en los tendidos y auguraban un triunfo de campanillas. Sin embargo, el pitón izquierdo no dio tanto juego y obligó a Garrido a rematar al toro por bernardinas para no dejar caer la faena. Un aviso precedió a una estocada que le valió la oreja que le sacó a hombros de su plaza.

FICHA DEL FESTEJO

Toros: Seis toros de El Torreón bien presentados y escasos de clase y fuerzas. El mejor el sexto.

Toreros

Joselito Adame, ovación, oreja y dos orejas. 

José Manuel Garrido, oreja, ovación y oreja.

Plaza. Tercer festejo de la feria de San Juan de Badajoz. Menos de un cuarto de entrada en tarde de temperatura agradable.

Publicado en Hoy

San Isidro 2017: Emocionante puerta grande para Juan del Álamo

Juan del Álamo cruza la puerta grande a hombros de los aficionados. Álvaro García.

Por Antonio Lorca.

El presidente fue muy exigente con Juan del Álamo al no atender la mayoritaria petición de la segunda oreja tras la muerte de su primer toro; y, quizá, tenía razón, pero se habían concedido trofeos tan baratos en esta feria que parecía injusta la extrema dureza del palco.

Pero el torero salmantino se propuso salir por la puerta grande y lo consiguió a base de pundonor, de entrega y de arrojo ante el deslucido sexto. Pero el público estaba con Del Álamo, y cuando se volcó sobre el morrillo como lo hacen los que deciden jugarse la vida de verdad la plaza se cubrió de pañuelos, y el torero vivió la experiencia mágica de ver la calle de Alcalá por encima de los demás.

Ya era hora de que Juan del Álamo dejara de ser el torero de orejas solitarias y protagonizara una tarde vibrante que le ayude a despegar definitivamente como figura de altos vuelos.

Se encontró, primero, con un manso de libro, como toda la corrida, que huía de su sombra, pero llegó a la muleta con una dulce embestida de altísima calidad. El comienzo por bajo, ganando terreno en cada muletazo, fue espectacular; el toro corroboró su bondad en la primera tanda con la mano derecha, y se entregó en tres más por el pitón izquierdo en los que destacaron algunos naturales y, especialmente, los pases de pecho. El público cantó de forma desmedida la buena labor del torero, que acabó con unos singulares ayudados por bajo. Mató de una estocada certera y llegó la gran bronca al presidente al negarle la segunda oreja, lo que obligó al torero al dar dos vueltas al ruedo.

La faena tuvo un pero: duró una exhalación; o, al menos, esa fue la impresión que dio. Faltó templanza, faltó largura en los muletazos, faltó que se recreara en la obra. Pero en comparación con otras orejas baratas…

Y en el sexto se jugó el tipo con entrega, pundonor, arrojo… Fue una labor deslavazada de un torero arrollador que no le perdía la vista a la puerta grande. Y la abrió con la ayuda de unos tendidos dispuestos a todo con tal de disfrutar.

Los mejores muletazos -lo que son las cosas- los dio El Cid ante el cuarto, un toro encastado, codicioso y repetidor, con el que dibujó dos tandas de naturales bellísimos, largos y de enorme hondura. Fue el mejor Cid de los últimos tiempos; pero pinchó, como siempre que torea bien, y se esfumó la oreja bien ganada. No ofreció, sin embargo, su mejor versión ante el deslucido primero.

Y Joselito Adame no tuvo su día. Apagado y derrotado se mostró ante el áspero segundo de la tarde, y anodino y sin garra ante el noble quinto. Los ajustados estatuarios iniciales no fueron más que un espejismo.

ALCURRUCÉN / EL CID, ADAME, DEL ÁLAMO

Un toro de El Cortijillo —el primero— y cinco de Alcurrucén, bien presentados, distraídos y muy mansos; descastados los dos primeros, nobilísimo el tercero, encastado el cuarto, noble el quinto y deslucido el sexto.

Manuel Jesús El Cid: estocada y un descabello (silencio); pinchazo y estocada (ovación).

Joselito Adame: pinchazo, media, pinchazo —aviso— y tres descabellos (silencio);estocada que asoma —aviso— dos pinchazos y bajonazo (silencio).

Juan del Álamo: estocada (oreja, petición de la segunda y dos vueltas al ruedo); estocada (oreja). Salió a hombros por la puerta grande.

Plaza de Las Ventas. Vigesimonovena corrida de feria, 8 de junio. Tres cuartos de entrada.

FuenteEl País

Ocho con Ocho: De toros saben…Por Luis Ramón Carazo

 

Las vacas y no hablan, solía decirme mi padre y vaya que tenía razón.

El tercero de la tarde de la ganadería de Alcurrucén, iba y venía del toril sin decidirse a salir al ruedo de Las Ventas hasta que finalmente lo hizo, para que al capote de Juan del Álamo, se comportará con recelo y remiso en la embestida. El público madrileño el 8 de junio de 2017, empezó a protestar presagiando tal vez la devolución de Licenciado, pero como diría Pedro Navajas, sorpresas te da la vida.

De pronto en el capote se empleó y en el caballo fue con cierto celo.

A la muleta Licenciado llegó con una embestida pujante, clara, yéndose de largo en cada pase del torero salmantino quién claramente supo comprender el gran fondo de Licenciado y lo bordó literalmente, para junto con Ginés Marín marcar paso en los toreros con ambición a dar el gran salto a las alturas en la Feria de San Isidro.

Remató Juan la suerte suprema, con un gran estoconazo para que usía cicateramente le birlara una oreja, pues en lugar de dos solamente otorgó una, que el público compensó pidiendo la dimisión y obligando a Juan a dar dos vueltas al ruedo y al toro lo despidió con una gran ovación.

En el que cerró plaza, después de una buena faena, recibió otra más, para salir en hombros de la afición después de haber obtenido en varias tardes anteriores, un solo trofeo.

Se apunta como decía al puesto que está vacante para lo que se denomina la Corrida Cultura, en dónde están en el cartel Morante y Cayetano Rivera Ordoñez con toros de Núñez del Cuvillo, para el 17 de junio próximo y que se anuncia será para un triunfador del serial y no se me olvida Ponce que también se punteó con fuerza.

Los toros de Alcurrucén en conjunto fueron muy buenos, los hermanos Lozano son sinónimo de Puerta Grande, pues solo recordando las dos ferias anteriores de San Isidro, una de Castella, la otra de David Mora y en la que va corriendo; la de Ginés Marín junto con la de Juan del Álamo.

El Cid se quedó por debajo de las posibilidades que le ofreció el cuarto y también Joselito Adame, se quedaron con las manos vacías, el primero por no rematar como es debido la suerte suprema, el segundo nuestro paisano, pasó anodino en una tarde clave en su carrera y en la que buscaba remachar lo bien que había cerrado su primera tarde en la feria.

Joselito ha logrado ya rebasar a Zotoluco y a Curro Rivera en el número de actuaciones en Madrid en Las Ventas, pero el cache con realismo, es de otro peso el del hijo de Fermín, y por lo que se guste y se mande, el toreo como la vida es de resultados y no los hubo y queda otra vez la sensación de quedarse en la orilla para Joselito que tendrá que esperar más tiempo para codearse con las figuras españolas, allá en su gallinero.

Para Juan se abrió la Gloria del futuro, para José un compás de espera y a competir con jóvenes como José Garrido en Badajoz para abrirse paso en un cartel que se antoja presenciarlo y en el que le deseamos al de Aguascalientes enderece la ruta hacia la cima.

Regreso a dónde empecé, de toros saben las vacas y no hablan, decía Arenero y bien que tenía razón, cuando ya parece que se entiende no se sabe y por eso si nos es posible antes de emitir opinión habría que acudir al dicho musulmán que reza: “Soy dueño de mis silencios y esclavo de mis palabras” Amén. Si en algo me equivoqué, ofrezco mil disculpas.