Archivo de la etiqueta: crónica

Lunes @Taurinisimos 136 – El Juli y Adame, Temporada Grande 2017-2018. César Rincón en La México.

“El Juli” prepara el “julipié” esto y más en el lunes de @Taurinisimos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 20 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018. Corrida Inaugural del Derecho de Apartado.

Análisis Toros de Teófilo Gómez para Julián López “El Juli” y Joselito Adame en Mano a Mano.

Clip: “Antes de Salirle al Toro” de @DivisaFilms.

Roca Rey Triunfa en Querétaro con Payo y cornada a Luis David Adame encierro de Montecristo.

Recuerdo de César Rincón en la Plaza México en la Regia Inauguración de la Temporada de Oro 1995-1996. Faena al toro “Ventanito” de Garfias en Noviembre de 1995, dos orejas.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo lunes 27 de Noviembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

HOY Lunes de @Taurinisimos EN VIVO 7 pm @RadioTVMx – Inaugural Plaza México, Temporada Grande 2017-2018.

Hoy en @Taurinisimos, polémica en el mano a mano de Juli y Adame.

El análisis de la apertura de la Temporada Grande llega @Taurinisimos luego del polémico encierro de Teófilo Gómez y la oreja de “Juli” en su mano a mano con Joselito Adame y el futuro de la Temporada en La México. Recordaremos a César Rincón 22 años después de su triunfo en la Monumental.

Por: De SOL Y SOMBRA. Redacción.

Hoy, en lunes revolucionario, en punto de las siete de la noche hora de la Ciudad de México  @Taurinisimos analizará el resultado del cartel de ayer domingo con el que abrió la Temporada Grande en la Plaza México.

Seguiremos con las faenas importantes de las corridas de Querétaro e Irapuato con la cornada de Luis David Adame y el triunfo de Andrés Roca Rey en la Santa María.

Desde Aguascalientes Sergio Martín del Campo y su opinión sobre festejos de Calaveras y el paso de los toreros hidrocálidos.

También recordaremos a César Rincón 22 años después en la inauguración de la Temporada de Oro.

Estos y otros temas de actualidad, hoy en punto de las 8 de la noche a través de http://www.radiotv.mx en vivo y, posteriormente, en el canal de YouTube: TaurinisimosTV.

Aquí la liga: https://youtu.be/uONpx44sk1U

Conducen Miriam Cardona y Luis Eduardo Maya.

Esperamos contar con la participación de la Afición taurina.

Twitter: @Taurinisimos.

La Cruz de Teófilo – Martirio Ganadero en Gris Apertura de La México.

En verticalidad, “El Juli” gana, en mansedumbre gana Teófilo y pierde la Afición. Foto: TADEO ALCINA RIVERA. Aplausos.

Teófilo cumple lo que promete. A la Empresa parcialmente le funciona lo que oculta. Y los toreros salen con la misma intención de siempre, hacer hasta donde se pueda, con el esfuerzo natural que impone de lidiar cualquier corrida pero sin el sobre esfuerzo que requiere la trascendencia taurina. Con una mansada tamaño Plaza México, “Juli” cumple el expediente al completar, en un mismo año, el quinteto de teófilos, no nos extrañe que, de premio, mate uno más el día 12 y complete “dignamente” su año en ña Monumental. Por su lado, Adame, efectista y corriente, refleja su estado real que solo el oficialismo podrá maquillar. Triste caída de la bravura, la casta y el trapío del toro de lidia.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Solemos pasar por el Barrio de la Santa Cruz en la mayoría de nuestras visitas a Querétaro capital, con su histórico templo, lo mismo convento que prisión, mausoleo y cuartel, vigía que ha visto pasar la historia de este país, casi en un pestañeo.

Ahí está el árbol de espina más misterioso del mundo, el que no da flor ni da fruto que solo puede crecer y reproducirse ahí, ese cuya figura, en forma de cruz, es solo espina por los cuatro costados. Algo así es la mansedumbre, esa espina que también igualmente es el báculo olvidado de un fraile que caminó dewde las Hibueras hasta la Santa Cruz sobre un camino igualmente espinoso.

Como la herida que esta noche deja Teófilo Gómez en la Plaza México.

Que nada justifica lo disparejo de la primera parte de la corrida y lo variopinto de la segunda, la falta de casta de los tres primeros y lo inválido del resto aunado a los sospechosos pitones. Si esto no ha llegado a mayores es dado la taurinamente juvenil mayoría, asistencia que cuya ilusión taurina, ávida de Plaza México y de Temporada Grande, ha frenado perder los papeles pero a la que hay que decir que esto ni es el toro bravo ni menos la Fiesta.

Así tenemos que Teófilo manda un flaco y serio cárdeno para abrir Temporada que muestra a “Juli” simple, sin mayor otro trámite capoteril, viene un horrible refilón trasero y la tendencia del astado, el más serio del encierro, a recortar por el lado derecho es expresa. Por ello López entiende que el lado bueno es el izquierdo por donde muletea con el tranquillo que tanto le caracteriza, muleta a modo de pantalla, la cintura hacia fuera, un embarque atrasado y la ligazón siempre en la periferia.

Como hay momentos de largueza y lentitud, La México embelesa.

No podemos negarlo, está en nuestra programación neuronal y en el palpitar.

Pero lo cierto es que el mérito de una faena y del toreo está en proporción directa al rival que se enfrente, este, descastado y soso, permite con su cara alta pase a pase que “Juli” se coloque a placer sin ser su planta exigida a la distancia que se pone, más cerca el cárdeno protesta, de ahí que el toreo, ya sin el feo retorcimiento, abra el compás pero se de a hacer embestir al veleto con mayor temple, alargando el recorrido y logrando llevar la embestida, incluso en redondo.

Único momento mayor de la faena.

Porque con la derecha Julián López no encuentra la forma, ni en lo vertical ni con su tranquillo, solo en los circulares ligados que borran cualquier observación hacia el toro. La México ayer solo ve al torero que excede en la faena y, a su por demás ventajoso modo, deja un volapié, contrario y perpendicular, defectuoso, que… sí, aunque ustedes no lo crean… se premia.

Y se protesta, que aun el porrismo no es unanimidad.

A la postre, esta sería la única oreja, menos mal.

Porque “Juli”, habría cortado otra más con el espantoso manso tercero, rajado desde salida, un burel cárdeno de feos pitones jadeante en todo momento sin celo por la muleta ni casta, que husmea los muslos y que, no obstante López lancea con temple, trata de aplicarle la fórmula por el lado derecho hasta que tanta periferia, tanto apuntar la salida por anticipado y tanto retorcimiento en los naturales, provoca que el cárdeno se salga del cuadro y se le cuele por dos veces.

Dos topetazos que no causan mayor emoción.

Entonces, “Juli”, en gesto dramatizado, se engalla pero el descastado le pone en el sitio obligándolo a dejar amaneramientos para quedarse vertical y quieto para ahí buscar su toreo la mejor versión que pueda ofrecer ante estos toros que ni para el consomé sirven.

Juli” vuelve a regodearse, a acomodarse con temple.

Pero ese temple, que tiene fundamento técnico, carece del alma dramática de la Fiesta.

La México le corea fuerte pasando por alto lo anterior, se embelesa en la circular dosantina y los cambios de mano, los molinetazos que llevan a pasar de faena y a dejar todo en pinchazo cuando el “julipié” canto a la ventaja, se estrella en hueso. La vuelta al ruedo, mecánica como casi toda su actuación sabe a muy poco.

Porque, es cierto, nos lo corrobora el gran Salvador García Bolio, ha toreado en redondo, varias veces y bien, pero cierto es que al natural, ha acompañado la embestida más que haberla toreado.

Así las cosas.

El inválido quinto, castaño retacado, sumado al cuarto y al cierra plaza, hacen ver que Teófilo Gómez coloca la cruz sobre la naciente Temporada, la mansedumbre, la flojedad y la invalidez que dan al traste cualquier esfuerzo.

De ahí que José Adame, arrastrando la cobija, recurra al estribo con el decadente cárdeno cuarto e, incluso, banderillee a la moderna pero con temple al salinero y debilísimo sexto. Tratando de rescatar su muy cuestionable prestigio y, sobre todo, su incapacidad de poder con el segundo.

Un cárdeno girón, fino y en la raya del trapío, a la postre único toro de triunfo.

Nombrado “Misionero” a lo Fray Márgil de Jesús, queretanamente.

Pero claro, al no lancear templado, al no mandar con sutileza a Adame le queda la vulgaridad, lo más corriente y al uso que se tiene, la cara dura, el retorcimiento y la ausencia de la mínima sutileza en los derechazos a un toro que pide mando de seda y temple de hierro. Con él solo atina a despatarrarse y ligar derechazos con el pitón derecho del astado que crece y así como en Diciembre dejó la mitad de embestidas al bravo teófilo de aquella ocasión, con este desatina al intentar cerrar por bajo, al grado del enganchón.

Y de la voltereta.

Y de marrar con el descabello.

Y así pasar al abucheo, con toda razón.

Que cuando se habla demás, el toro mexicano, a veces mustio, sin decir tanto pone en su lugar a los que no son capaces de poner el toreo donde ponen las palabras.

Y así se va el mano a mano, cargando la Afición con la ausencia de rivalidad, falta de contraste, sin oposición con bravura pero con la cruz del aburrimiento y, claro, con la torería al mínimo en una de las entradas inaugurales de menor asistencia después del año pasado.

En preocupante monotonía.

Solo queda pensar que después de la cruz, de la espina e, incluso, de las caídas y la expiración, tan solo quede, la esperanza de que llegue, taurinamente, la resurrección.

Al tiempo.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2017-2018. Domingo, Noviembre 19 de 2017. “Corrida de Inauguración”. Primera de Derecho de Apartado. Más de Media Plaza en tarde fría con cierto viento que molesta la lidia a partir del tercero. Corrida en Homenaje a Miguel Espinosa “Armillita” tras su sensible fallecimiento con minuto de aplausos. Mal la Autoridad Delegacional al permitir que la Temporada comience una semana posterior a lo exigido por la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos del Distrito Federal. La Autoridad que preside equivoca al juzgar mal la petición al finalizar la lidia del primero. Afición en cortedad y villamelonaje en mayoría.

6 Toros, 6 de Teófilo Gómez (Divisa Celeste, Blanco y Plomo) variopinta y dispareja de presencia, sospechosa gravemente de pitones y, salvo primero y tercero, retacada en kilos. Ausente de fuerza y bravura, apenas el estrecho segundo tiene recorrido en la muleta aunque es débil. Protestón y descastado el cariavacado primero, manso y soso el tercero y el resto simplemente inválidos y sin fuerza.

Inexplicablemente el tercero es aplaudido en el arrastre, el resto, salvo el segundo, es fuertemente pitado.

Julián López “El Juli” (Azul Añil y Azabache) Oreja con Protestas, Vuelta y Silencio. Joselito Adame (Grana y Oro) Silencio, Pitos tras Aviso y Silencio.

Cuadrillas en discreción y con solvencia. Pésimo puyazo en el primer tercio de la lida, refilón a medio toro.

Así embistió el noble “Misionero” al que no cuajo Adame. FOTO: Tadeo Alcina Rivera. Aplausos.

Crónica de Querétaro: ¡Que Envidia!

Roca Rey. Foto Casa Toreros Twitter.
Roca Rey. Foto Casa Toreros Twitter.

Por Francisco Jara @paco1rafigura – De SOL y SOMBRA.

Dicen que no hay envidia de la buena, sin embargo yo creo que sí la hay.

Que envidia es no tener desde hace unas décadas un torero en México como el peruano Andrés Roca Rey, el cual podrá gustar o no, podrá transmitir o no, podrá tener mil defectos pero tiene la mayor de las virtudes en el toreo; tener hambre y sed de triunfo. Sale a arrasar donde pisa, no le importa la plaza ni sus alternantes, solo piensa en ser figura y créame que si los toros lo respetan ¡¡lo será!!

Una mala entrada registró la Santa María de Queretaro, si acaso llegó a media plaza.

El cartel fue conformado por el veterano Giovanni Aloi, los forcados queretanos y a pié, El Payo, Roca Rey y Luis David Adame con astados de Montecristo de aceptable presencia, 2 inválidos, 2 con movilidad y 3 mansos.

Abrió plaza un inválido de nombre “Cumplido” y un Giovanni Aloi del cuál comentar algo sería una perdida de tiempo. Aplaudidos los forcados quienes al segundo intento realizaron una aceptable pega.

Con su primero de nombre “Giraldo“, El Payo ha dejado dos buenas verónicas y una sentida media. Con la muleta intentó por el derecho ante un manso que terminó por pararse. Entera en buen sitio. Silencio.

Su segundo de nombre “Serenato” tuvo de salida un inicio incierto y así lo demostró en el capote de Octavio. Con la muleta fue algo similar, lo mejor una tanda mandona por el derecho, larga y templada. Un enorme natural. Se puso pesado El Payo con la espada para después de 2 pinchazos y 6 golpes de descabello, escuchar un aviso. División en el tendido.

El primero de Roca Rey, “Queretano” fue un toro con movilidad que fue aprovechado para ejecutar verónicas un tanto apresuradas al igual que la media, la chicuelina y la revolera. Llevó por chicuelinas al de Montecristo al caballo. Una vergüenza la suerte de varas, ya no es ni siquiera una simulación. Un piquete de zancudo haría más daño. Con la muleta todo fue por el derecho, destacan 2 de ellos en la tercera tanda y un soberbio pase de pecho. Termina por ajustadas manoletinas y un desdén mirando al tendido. Una entera para recibir dos orejas que a lo más, era una. Un insulto el arrastre lento a un toro que no fue picado.

Con “Guantero” un toro de bonita lámina, cinchado, Andrés lo ha entendido y le ha realizado una faena pasándose al toro por la faja, obligándole para evitar que se rajara. Terminó el toro con la cara arriba. Al final una trincherilla con mucho sabor. Se tiró a matar sin ventajas, donde los toros pesan, en el centro del ruedo. Entera para sumar una oreja más.

Cerró plaza “Velador” y nuevamente Roca Rey anduvo variado con el capote. Picotazo en lugar de puyazo al toro en el caballo. Inició con pases por alto tomado de las tablas. Del resto de la faena nada que destacar por las condiciones del toro, no por él diestro peruano. Pinchazo, media y 3 golpes de descabello. Silencio.

La terna la completaba Luis David Adame que lamentablemente fue prendido por su primer toro, el cual ya le había avisado desde el inicio con la muleta con el cambiado por la espalda donde estuvo a nada de ser arrollado. Cuando parecía que estaba metiendo al toro en la muleta, se quedó corto, se venció y se volvió en un palmo de terreno para prenderlo de fea manera y pegarle la cornada. Hasta el momento de hacer la crónica no hay parte oficial. Esperemos que todo salga bien.

El Payo fue el encargado de dar muerte al toro.

Twitter @Twittaurino

Luis David ilusiona en Guadalajara, ¿Indulto? El toro bravo es otra cosa


Por Luis E. Carvajal – De SOL y SOMBRA.

Cuarta y última corrida de la primera parte de la temporada 2017 – 2018 en la Plaza de Toros Nuevo Progreso se lidiaron toros de Villacarmela para los toreros a pie con desigual presencia y juego, 2 de Marrón para rejones de justa presencia y destacando el 1ero. Se indultó con protestas al 3ero de Villa Carmela un toro noble que correspondió a Luis David Adame llevándose el triunfo de esta tarde.

Comenzó la corrida con un sentido homenaje a Miguel Espinosa “Armillita” en el cual se dedicó un minuto de silencio acompañado de calurosos aplausos a demás de nombrar a los toros lidiados esta tarde en alusión al reciente fallecimiento del torero hidrocálido quién tuvo importantes triunfos en el coso de la Calzada Independencia.

Abrió cartel el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza un constante atractivo entre el público tapatío que ocasionalmente visita nuestra plaza atraído por el jinete español. Por toriles inauguró la tarde un encastadito castaño que se topó con un Pablo Hermoso con sobradas precauciones y sin entregar a sus caballos a la embestida codiciosa del Villa Carmela. Aunque estuvo templado el ajuste fue mínimo y no tuvo conexión con el público. El 4to fue un toro parado y manso que de colaborador no tuvo nada y a lo lejos se escuchó un atinado grito “Y eso que tú los escoges Pablo” pues eso…no hubo piruetas, ni espectacularidad, mucho menos exposición. Mal anduvo el navarro con el rejón de muerte con el que se llevó abucheos. Que pena que todavía las mejores entradas en plazas de toros en México sean para ver al que alguna vez fue el mejor rejoneador del mundo ante animales sosos, mansos y con actuaciones medianas.

Sobrada expectación había en la afición por volver a ver en esta plaza a Ginés Marín el triunfador de Madrid que tuvo una tarde irregular. Con su 1ero lució por gaoneras y lances a pies juntos. Comenzó la faena de muleta por estatuarios, para conseguir posteriormente muletazos de buena factura por derecha pero sin ajustarse para lograr mayor transmisión en su faena. Circular y dosantinas ante el manso rajado, media estocada y todo terminó con una vuelta al ruedo después de que una minoría lo vitoreara. Con el 5to de la tarde un toro que empeoró conforme transcurría la lidia y se llevó pitos de parte del público.

Luis David ilusiona y no es para menos. La tarde de este Domingo se mostró ante la afición tapatía como un torero maduro para su corto bagaje y dejó claro que más que una promesa es una realidad. Recibió con verónicas con son y desmayo al cárdeno primero que le correspondió. Llevó al caballo a “Maestro” con suaves chicuelinas andantes. El toro realizó un tumbo por la mala colocación del piquero y únicamente recibió un breve y trasero puyazo. Se despidió del capote con un quite por tafalleras y cerró con una revolera vistoza. Ya se anunciaba algo importante. Sí, el toro por un pitón y por el otro ya mostraba fijeza, prontitud y nobleza en sus embestidas.

Comenzó Adame la faena por alto con los pies juntos para posteriormente castigar por abajo a “Maestro”, por derechazos con regular condición logrando muletazos de gran factura y profundos pases de pecho. Lo mejor llegó con la mano izquierda trazando dos tandas de naturales templados dando el pecho una y otra vez al toro de Villa Carmela rematando la mejor serie con un molinete y pase de pecho largísimo que pusieron a la gente en pie. Dosantinas para preparar la muerte y unos cuantos pañuelos comenzaron a hacer presencia pidiendo el perdón de “Maestro”. Un cambio de manos para enmarcar firmó una actuación seria y firme de Luis David. Si algo hay que reprocharle al joven torero hidrocálido es la constante insistencia en cuestionar al juez de plaza Arnulfo Martínez si debía o no tirarse a matar. Había un triunfo importante en la espada que no llegó por vender un indulto polémico que servirá solo para vanagloriar a un toro regular y un triunfo intrascendente. Poco se aprendió de la tarde del Domingo pasado. Con el 6to estuvo muy torero con un negro bragado muy rajado que no consiguió lucimiento alguno.

El toro merecedor del indulto lleva colgado en el cuello la placa de bravo y pone a todos de acuerdo. Que no quepa duda; el arte del toreo es posible gracias a la nobleza que atesora el toro de lidia, pero lo que da grandeza a este espectáculo es el TORO bravo con trapío, integridad, poderío, casta, fiereza, codicia y transmisión. El constante invitado que amamos y le daba el toque de señorío, seriedad y respeto a esta plaza. Que no se pierda.

Aunque la respuesta del público ha sido buena en las últimas corridas, la categoría y seriedad de Guadalajara no se puede ver mermada por una estrategia de promoción de la empresa carente de un soporte de cultura taurina y una notable incompetencia de la autoridad del palco de esta plaza.

Se anuncia para el 26 de Noviembre la semifinal de novilladas con de seis toreros, novillos de “La Playa”. José Maria Pastor, Arturo de Alba, Francisco Martínez, Iván Hernández, Ricardo de Santiago y Rafael Soriano se jugarán un puesto en la final buscando el trofeo “Manuel Capetillo”.

FICHA – Guadalajara, Jal. Plaza de Toros Nuevo Progreso con poco más de media entrada. Toros de Villa Carmela de desigual presentación y juego destacando el 3ro indultado por su nobleza y Marrón de justa presentación y regular juego.

Pablo Hermoso de Mendoza – Silenciado y pitos.

Ginés Marín – Vuelta inmerecida y silencio.

Luis David Adame – Vuelta por el indulto y silencio.

“Tlaxcala No Os Debe Vasallaje” – Fiasco de Xajay en La Ranchero.

img_0913
Sergio Flores manda al natural al muy discutible toro de Xajay lidiado en Tlaxcala. Foto: SuerteMatador.com

La Afición de la Plaza “Jorge Aguilar” alza la voz para decir abiertamente lo que todo el tendido piensa, lo que todo el mundo quiere hablar… pero que nadie se atreve a preguntar, “Cuarenta y dos ganaderías en Tlaxcala, ¿Qué no hay algo mejor?” No. Parece que al taurinísimo militante se le acaban las ideas con el fracaso absoluto, regalo incluido de Xajay en tarde cara de boletaje, de casi lleno en el tendido pero de decepción total. Flores se impone y Castella padece la trampa de la mansedumbre a la que se auto somete matando esta clase de birrias. Ni pa’l caldo.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Tlaxcala.

Sí, nos hemos quejado de la falta de bravura en los tendidos.

Esa que, pese a todo, parece no irse de Guadalajara. La misma que está muriendo en La México, que formó a muchos aficionados en su tendido pero que se pierde entre el porrismo y la cargada. La reflexión en el aficionado durante el festejo, principalmente del lado de Sol, es llama y pulso de la Fiesta, si se muere, la corrida estará perdida.

Para siempre.

No obstante, desde el centro del Imperio parece revivirse el antiguo reto Mexica a Tlaxcala: “Que el gran Señor de México era Señor Universal de todo el Mundo, que todos los nacidos eran sus vasallos, que á todos los había de reducir para que le reconociesen por Señor, y que á los que no lo hiciesen por bien y dalle la obediencia, los había de destruir, asolar sus ciudades hasta los cimientos y poblarlas de nuevas gentes.”

Así lo dicta la Historia de Tlaxcala de Diego Muñoz Camargo.

Y la propia Tlaxcala, su afición, callada otras veces, despierta con bravura en cuanto siente el puyazo trasero que implica, no tanto el precio tan caro de los boletos, sino la decepción de ver que en la mismísima capital del antiguo Señorío, aquella que por nadie fue enseñoreada, se cuela la más lastimera y falta de trapío escalera del encierro de Xajay.

No basta con el flaco y feo castaño aldinegro que abre plaza y decepciona a Castella tanto como el francés, enfundado en un vestidazo de áureas crucetas y seda turquesa, a la multitud que tristemente ve como ordena nulo puyazo y cambio de tercio con dos pares, dos que muestran la inutilidad de la Autoridad y del propio astado con el que Sebastián se dobla y hace pasar componiendo su tranco, en momentos ligando.

Pero que toda su insistencia se rompe al manifestar su impotencia luego de pinchar.

Estrella la emoción en la trampa de la debilidad.

Entonces la mesa se sirve a Sergio Flores al que el paisanaje mira sereno con un xajay anovillado. Este segundo de mejor hechura tiene lastimera y fea cabeza. Inyección por puyazo, quite combinado con remate muy lucido, solo dos pares con la protesta a la Autoridad que no se hace esperar, irónica y lacónica. Luego Flores despliega, tras innecesarios péndulos, claridad y largueza con las dos mejores tandas de toda la tarde, una por cada lado.

Completas, bien trazadas, muy largas, sobre todo al natural, dos rotundos donde la tela, en plenos medios, con trazo perfecto, liga y encadena el remate, encienden la pasión y la entrega de la gente… solo apagada por la casta rota del astado.

Pincha Flores.

Mas que al toro, la ilusión de la gente.

Que reacciona en el siguiente turno del tlaxcalteca y éste, tras embarcar a la media altura con la derecha, queda sin oposición que le ataque. Se arrima e invade los terrenos del mejor presentado del encierro que, tras derechazos, aflige y con la agresividad apagada, es avasallado tras capetillina y Flores se descara al grado de desplantarse.

Mata bien y sobreviene la única oreja.

Tenemos entonces que toda la Plaza, localidad Campanario incluida, se vuelca todo el festejo contra la corrida, desde la lapidaria “¡Toro chico, Fiesta chica!” hasta preguntar por los dos pares “¿Qué ‘fregadera’ es esta?” y, principalmente, sobre el brindis al ganadero al que Sergio Flores, de modo por demás inoportuno, dedica el sexto, un anovillado burel con el que se dobla con buen trazo y orden pero el que, en el cambio de mano genuflexo, se rompe para siempre su instinto de ataque.

Y cómo será de lastimoso el hecho que el propio Flores chabacanamente empieza a invadir terrenos para equivocarse en su afán bullanguero de dar el cambiado en lo corto siendo levantado y peligrosamente volteado. Tras revisión, regresa a castigar por bajo al xajay con poder y quitárselo de encima con tres cuartos caídos.

El gentío se anima con el regalo de Castella.

Lástima que sea de Xajay, así lo refleja el tendido.

No vale la pena ver a Sebastián Castella salir a perseguir mansos, además de fea estampa como su horrible segundo. Que se defiende y con el que luce a pies juntos en mandiles pero con el que toma la decisión, además de la petición autorizada de los dos pares, de irse por alto quedándose quieto pero con el sentido del toro para arriba y el francés incomodado con las vueltas contrarias y la huida a las tablas del astado.

Luego el despropósito de la Banda. Cuando Castella se las arregla para hacer pasar al bonito quinto, entrepelado y girón, con el capote, principalmente en la chicuelina inaugura su faena con preciosos pases en el mismo sitio por alto pero con el toro, para variar, roto de tranco y de casta.

Pero la inoportuna música rompe el ambiente de seriedad y es pitada.

Lástima que coincide con el desarme que destroza la faena.

Del cual el francés no se recuperaría ya, ni la noche, ni la empresa, curiosamente tlaxcalteca y ganadera que trae una dehesa en horas bajas, tal como lo refleja el tendido que no perdona al también empresario de La México al cuestionarle el modelo actual de la Plaza capitalina.

De esperanza la vuelta de Castella luego de finiquitar al horrible astado de regalo.

Y de pronto se fue la luz.

Hasta el capote de paseo del francés desapareció…

Nunca ha sido fácil para los soberanos del Anahuac visitar Tlaxcala. Peor aun, imposible ha sido enseñorearla.

Por eso, nos dice Muñoz Camargo que Tlaxcala no consintió sino al contrario, contestó aquel reto Mexica del siguiente modo: “Señores muy poderosos: Tlaxcala no os debe vasallaje, ni desde que salieron de las siete cuevas, jamás reconocieron con tributo ni pecho a ningún Rey ni Príncipe del Mundo, porque siempre los Tlaxcaltecas han conservado su libertad; y como no acostumbrados á esto, no os querrán obedecer, porque antes morirán que tal cosa suceda como está por consentir.”

Finaliza la respuesta tlaxcalteca.

Que con Tlaxcala ni con la Fiesta se juega, menos se avasalla.

So pena de repetir, tristemente, el curso de la historia.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Tlaxcala, Tlax. Gran Feria de Todos los Santos 2017. Día de Muertos. Jueves, Noviembre 2 de 2017. Segunda de Feria. Casi lleno en tarde agradabilísima de clima, afición exigente principalmente en el tendido de sol, dura por momento. Mal el Juez de Plaza al cambiar los dos primeros turnos con solo dos pares a instancias de los propios espadas. Fatal hacer sonar un cambio de tercio para que salgan los picadores al no ser ni costumbre de la Plaza ni considerarlo así el Reglamento. Se va la luz de la Plaza al finalizar el festejo.

7 Toros, 7 de Xajay (Divisa Verde y Rojo) El séptimo de regalo. Escandalosa escalera de feas hechuras por bastas y la mayoría de feas cabezas. Mansa y descastada, débil sin fondo claro de bravura, salvo, en un momento, el segundo de la tarde que se desfondó tras dos tandas, una por cada pitón. Todos volteando contrario. Espantoso el de regalo, horrible mulo que no tuvo mas que arreones.

Sebastián Castella  (Turquesa y oro) División, Pitos, Silencio y Vuelta en el de Regalo. Sergio Flores (Obispo y oro) Ovación, Oreja y Ovación.

Mal las cuadrillas en colocación y precisión al clavar y picar en la mayoría de los turnos.

CRÓNICA MONTERREY  / ¡LÁSTIMA “DON MARGARITO”!


Por Paco Tijerina.

Cuando se trata de novilladas uno debe acudir a la plaza con dos ideas preconcebidas: esperar que ocurra el milagro de encontrar al Mesías del Toreo y, dos, recordar que se trata de novilleros, principiantes con ganas de destacar y poco o mucho rodaje, por lo que el rasero debe ser distinto al que se aplica con los matadores.

Pero bajar el listón a los actuantes no equivale a hacer lo mismo con la presencia y juego del ganado, materia prima de la Fiesta y verdadero sinodal de los toreros.

La importancia, seriedad y categoría de una plaza se cimienta justamente en eso, en la exigencia que se tiene en la presencia y edad del ganado a lidiarse y de que los trofeos que en ella se consiguen sean de ley, de verdad.

Como en la vieja serie de TV: ¡Lástima “Don Margarito”!, -que así bautizaron al sexto del festejo, herrado con el número 106-, que el biombo haya confundido la Monumental Monterrey “Lorenzo Garza” con una plaza de trancas en un pueblo olvidado concediendo un indulto que nunca debió ser, para darle gusto a los corifeos del ganadero.

La novillada en su conjunto fue buena, salvo algunos detalles del 2° que tampoco se comía a nadie pero fue descastado. El 6° destacó por su nobleza, pero no fue ni por asomo un dechado de bravura y calidad; fue bueno y párele de contar.

El indebido, innecesario, inconsistente e inmoral indulto no le viene bien a nadie, mucho menos a su lidiador Rafael Soriano que tiene cualidades innatas, pero le falta aún mucho por aprender, por lo que este “triunfo” termina perjudicándole. ¿De quién fue la gloria, del novillo o de su torero? El indulto no le ayuda a la plaza ni al serial y no lo necesita el ganadero.

El palco, además de impartir justicia y velar por los intereses del público, tiene una labor didáctica al formar a los nuevos aficionados y esta importantísima función se tira por la borda con acciones como la registrada la noche de este viernes. Fue tanto el “cachondeo” del fuertemente protestado indulto que en el de regalo cuando Sergio Garza montó la espada hubo quienes de pitorreo al palco empezaron a pedir el perdón para el burel.

Por lo demás, el regiomontano Sergio Garza dejó claro que está más que puesto para subir el peldaño y convertirse en matador de toros. Alguna deuda debe tener Garza con el dios Eolo, pues tanto en el abreplaza como en el de regalo se dejó sentir el viento complicando su labor y a pesar de ello el chaval estuvo solvente, claro de ideas y con recursos, tanto que le concedieron la única oreja del festejo.

Con clase, técnica y buen gusto se vio también a José María Pastor. El hidrocálido no niega la cruz de su parroquia y tiene un toreo de veta y sentimiento, sustentado en una gran capacidad técnica. Lamentablemente falló con la espada y se eternizó con el descabello, escuchando dos avisos.

Juan Pablo Herrera, Érick Zúñiga y Ulises Sánchez pusieron el ingrediente que todo aquel que aspira a convertirse en torero debe tener: voluntad; les hace falta rodaje, mayor preparación, más comprensión y menos asesores en el callejón a los tres.

¡Lástima “Don Margarito”! porque un buen encierro se echó a perder gracias al club de aduladores del ganadero y al desatino del juez de plaza quien, por cierto, antes de andar concediendo indultos debería explicar en dónde diantres estaba el veterinario de plaza, quien religiosamente cobra cada quincena un sueldo en el Municipio de Monterrey, porque anoche lo buscaban afanosamente para que curara a “Don Margarito” y no aparecía por ningún lado. A ver si no se les murió por no atenderlo.

Ficha del festejo:

Segunda novillada del serial. En noche de clima agradable con ráfagas de viento fuerte y ante poco más de 2 mil personas, se lidiaron siete novillos de “D’Guadiana” (uno de regalo), bien presentados y buenos en términos generales, el mejor el 6° que fue inexplicablemente indultado.

Sergio Garza
: al tercio tras aviso y oreja en el de regalo.

Juan Pablo Herrera
: palmas.

José María Pastor
: palmas tras dos avisos.

Érick Zúñiga
: palmas tras aviso.

Ulises Sánchez
: silencio tras aviso.


Rafael A. Soriano
: vuelta con protestas tras indulto.
El picador Ricardo Gaytán fue ovacionado en el 4° tras subir un tumbo y después cuajar un buen puyazo.

Publicado en Burladerodos 

Zaragoza: La Autenticidad de Ureña 

Paco Ureña, en un natural a su primer toro. / FOTOS: JAVIER CEBOLLADA / EFE.

Por LUIS NIETO.

La autenticidad de Paco Ureña ganó al público que casi llenó la plaza de La Misericordia en el sexto festejo de la Feria del Pilar de Zaragoza.

Paco Ureña cuajó una actuación importante, bajo las coordenadas del valor, el temple y la firmeza; tirándose de verdad en la suerte suprema, lo que fue decisivo para cortar una oreja a cada uno de sus toros y ser paseado a hombros entre el clamor del público. El murciano se empleó como buen lidiador y consiguió los pasajes más relevantes de un festejo de escaso contenido artístico marcado por el deslucido juego de un encierro compuesto por cinco toros de Bañuelos y un sobrero, como primero bis, de La Palmosilla.

SE LIDIARON CINCO TOROS DE BAÑUELOS Y UNO DE LA PALMOSILLA, QUE DIERON MAL JUEGOEL MURCIANO CORTA DOS OREJAS Y CURRO DÍAZ Y DAVID FANDILA ‘EL FANDI’ SE MARCHAN DE VACÍO

Ureña perdió pie peligrosamente al enganchar su primer toro el capote. Ante este astado hondo y que se rajó pronto, mostró firmeza en una labor seria en la que logró algunos muletazos de calidad, como unos ayudados en el cierre. Cerró con un arrimón. Y se tiró a matar de verdad, cobrando una buena estocada; decisiva para el premio de una oreja.

Con el sexto, un toro de ¡610 kilos!, manejable, pero sin entrega, no hubo fisuras por parte de Ureña en una faena importante marcada por la buena colocación, la quietud y el taparle la cara en cada viaje. Con la diestra, logró una serie con pases sumamente ceñidos, aclamados por el público, bajo los sones del pasadoble Gallito. Epílogo con enjundia con ayudados por alto, acompañados por oles. En la suerte suprema enterró la espada a cambio de un pitonazo en el abdomen, que le arrancó el fajín. Fue premiado con otra oreja.

El espectáculo había comenzado de manera accidentada. Tras partirse el pitón izquierdo el primer toro, saltó un sobrero de La Palmosilla, altote, noblón, pronto, pero que acudía con la cara muy alta tras la muleta. Curro Díaz, dando distancia y aprovechando la inercia, robó algunos muletazos con temple, pero el trasteo careció de lucimiento con un toro sin entrega. Mató de estocada para ser ovacionado.

Con el corniabierto cuarto, con movilidad, pero incierto y mirón, no pasó nada reseñable. Curro Díaz falló en este caso con la espada y su labor fue silenciada.

David Fandila El Fandi, voluntarioso y en su línea, desplegó variedad capotera y buenas facultades en banderillas, aunque no cuadró en la cara. Al segundo, bien hecho y que salió con muchos pies, lo llegó a recibir hasta con tres largas cambiadas de rodillas en los tercios. El Fandi toreó muy bien a la verónica. Luego, tras un comienzo de rodillas, la faena de muleta se desinfló con un astado que se apagó como una vela. Mató de estocada y fue silenciado.

El serio y veleto quinto midió con peligro una y otra vez a El Fandi, que no pudo lograr lucimiento en una labor que había brindado al matador de toros Salvador Vega. Falló con los aceros y fue silenciado.

Paco Ureña, con sentido lidiador, valor, firmeza y temple cerró ayer su temporada en Zaragoza a lo grande y con esa autenticidad que ha paseado por todos los ruedos que ha pisado este año. Un cierre de festejo con banderas de España poblando los tendidos, el público coreando el himno nacional y el murciano paseado a hombros por el ruedo de la plaza de toros de La Misericordia, donde había firmado una actuación preñada de autenticidad.

Publicado en el Diario de Sevilla