Archivo de la etiqueta: CRONICA

Sevilla: De la espada de Manzanares y la izquierda de Talavante

Plaza de la Real Maestranza. Octava corrida. Lleno. Toros de NÚÑEZ DELCUVILLO (5), bien presentados, dos con mucha clase, 2º y 3º, bajos de casta y de pobre juego en varas. SEBASTIÁN CASTELLA (4), de azul marino y oro. Dos pinchazos y bajonazo trasero. Un aviso (silencio). Dos pinchazos y estocada trasera. Un aviso (saludos). JOSÉ MARÍA MANZANARES (7), de grana y oro. Estocada (dos orejas). Pinchazo hondo y descabello (saludos). ALEJANDRO TALAVANTE (6), de negro y oro. Estocada corta (una oreja). Dos pinchazos, media estocada, seis descabellos. Un aviso (silencio).

Por Carlos Ilián.

Después del desmadre y el triunfalismo desatado del día anterior ayer se volvió a la normalidad, aunque Manzanares anduvo coqueteando con la Puerta del Príncipe pero el quinto toro se defendió aunque José Maria, a pesar de todo cuajó algún natural suelto y una tanda de redondos indiscutibles. Si llega a meter la espada como en el segundo corta la oreja y se va en hombros.

Y es que en su primero, después de una faena medida y en la que el de Alicante nos enseñó su versión buena, sin aliviarse ni meterse en el cuello o abusar de la insoportable noria, Manzanares hizo la suerte de recibir de forma soberbia. Esa espada es de época. No le voy a dejar de elogiar la cadencia y la hondura de sus mejores muletazos al buen cuvillo, el mejor de una corrida mediocre.

A la espada de Manzanares hay que añadirle, como protagonista de la tarde, la mano izquierda de Alejandro Talavante. La echábamos de menos en esta feria que esta siendo muy pobre para el torero extremeño. Pero ayer nos dejó dos series de naturales que recitó con la hondura y la pureza del toreo más indiscutible; cada muletazo era una sinfonía. Se la jugó al entrar a matar para marrar esa oreja que nadie discutió.

Sebastián Castella alargó sin sentido una faena de trallazos al primero, un cuvillo descastadísimo y en el cuarto, que se desfondó, se jusatificó metido entre los pitones del toro moribundo.

Publicado en Marca

Anuncios

Monterrey: Sola una vuelta al ruedo con media plaza

De SOL y SOMBRA.

Sólo una vuelta al ruedo para Guillermo Hermoso de Mendoza en la corrida que puso en marcha la temporada en la norteña ciudad de Monterrey. Mientras que su padre, el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza ha tenido una actuación para el olvido y los toreros de a pie Diego Silveti y Sergio Garza se fueron en blanco.

Ante media plaza se lidiaron toros de San Isidro, primero y quinto, Jorge de Haro, segundo cuarto, sexto y octavo y dos de La Estancia, tercero y séptimo, todos muy justos de presencia y mansos en general.

Pablo Hermoso, silencio en su lote.

Diego Silveti, silencio en su lote.

Guillermo Hermoso, hizo lo de mas valía de la tarde, silencio en el tercero y la única vuelta al ruedo en el séptimo.

Sergio Garza, muy verde todavía y muy poco toreado escucho silencio con aviso en el cuarto y silencio con dos avisos en el octavo.

****

“Tarde sin gloria”

Plaza México. Séptima novillada de “Soñadores de Gloria” y última de la primera fase. Mala entrada. Cuatro novillos de La Muralla, uno de San Constantino y uno de Monte Caldera, de juego variado.

El rejoneador Joaquín Gallo: Vuelta tras petición.

Ángel Espinoza “Platerito“: Herido.

Carlos Casanueva: Palmas en el que mató por Platerito, y silencio tras aviso.

Rafael Reynoso: Palmas tras dos avisos.

Javier Segovia: Palmas tras aviso.

Alejandro Fernández: Palmas tras dos avisos.

****

San Pedro Tlaquepaque, Jal.- Segunda novillada. Plaza “El Centenario”. Media entrada. Novillos de Campo Hermoso, de buen juego en su conjunto.

José Arellano: Ovación.

Arturo de Alba: Oreja.

Diego San Román: Dos orejas.

Roberto Román: Oreja.

Twitter @Twittaurino

Infumable corrida de Matilla maquillada por Talavante

Las llamadas figuras sin personalidad para rechazar tan apestoso saldo.

Por Carlos Ilián.

Señores Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey: se supone que ustedes, situados en la zona alta del escalafón y base, por lo tanto de los carteles más importantes, tienen la fuerza suficiente para exigir las corridas de mayor garantía. Otra cosa, ya se sabe, es que ustedes pidan las más serias, que eso es mucho pedir. Sin embargo por lo visto ayer en Sevilla ustedes tres no tienen la fuerza ni la categoría suficientes para negarse a tragar una infame corrida de Matilla (García Jiménez) y pasar el bochorno de presentarse en la feria de Sevilla con tan apestoso, impresentable, blando y descastado saldo.

A usted, Perera, le correspondió, es verdad, el más infumable lote de la tarde, como ese primero, casi inválido y con el que se vio obligado a coartar por lo sano. Para rematar, al margen del mal trago de su gran subalterno Curro Javier en un enorme par que casi le cuesta un percance, no pudo pasar del un trasteo vulgar y rutinario con el morucho que tuvo enfrente. Y era su única tarde en esta feria.

Claro que usted, señor Talavante estará encantado con la orejita que cortó a la borrega lidiada en quinto lugar. Es verdad que gracias a la indiscutible hondura de su toreo, en tandas exquisitas por ambos pitones, se maquilló parte del infumable espectáculo de ayer. También templó de lo lindo al moruchón lidiado en segundo lugar. Pero al margen del espejismo de esa faena al quinto no es para sentirse orgulloso de la oreja a la sevillana…

Y por último señor Roca Rey, como usted es apoderado por la empresa de Sevilla me imagino que acepta estas corridas que le imponen desde arriba, pero van contra estilo de a su demostrado arrojo y demostrada variedad. Se estrelló con el buey que salió como sobrero en tercer lugar y no pudo pegar un pase limpio al otro sobrero, el de Torrestrella, que no podía con el rabo. Y esto es lo que hay. Esto es que lo tragan ustedes, llamadas figuras de esta época.

Plaza de la Real Maestranza. Cuarta corrida. Casi lleno.

MIGUEL ÁNGEL PERERA (4), de verde botella y oro. Dos pinchazos y estocada desprendida (silencio). Pinchazo y estocada (silencio).

ALEJANDRO TALAVANTE (6), de blanco y oro. Dos pinchazos, medio bajonazo y estocada. Un aviso (silencio). Estocada trasera y tendida (una oreja).

ROCA REY (5), de lila y oro. Media estocada tendida y tres descabellos. Un aviso (saludos). Estocada (silencio)

El cartel de este sábado

Toros de Victorino Martín para Antonio Ferrera, Manuel Escribano y Daniel Luque

Publicado en Marca

Foto: Cultoro.

FERIA DE ABRIL: ¡Qué bien se torea un carretón!

La Maestranza en pie, y a los sones de la música, homenajea a Curro Javier tras un par de banderillas arriesgadísimo.

Por Antonio Lorca.

El momento más emocionante de la tarde lo protagonizó un gran torero de plata, Curro Javier, que colocó dos excelentes pares de banderillas al cuarto de la tarde. Tras el segundo, arriesgadísimo y asomándose literalmente al balcón en un palmo de terreno, salió trastabillado y enganchado, después, por el toro que le rajó la taleguilla y le propinó un varetazo en la región lumbar izquierda. La plaza, puesta en pie, estalló en una atronadora ovación al tiempo que sonó la música para homenajear al valiente torero. Fue un instante, pero solo por vivir momentos así merece la pena ser aficionado.

Las dos horas y tres cuartos
restantes fueron otro cantar.

¡Qué bien, con qué gusto y tranquilidad se torea un carretón! ¡Qué bonitos, qué fáciles y qué sosos resultan los muletazos! Pero la gente los aplaude, señal de que les satisface. Pero eso no es el toreo. El toreo exige, en primer lugar, un toro, y lo que se ha lidiado este viernes en La Maestranza han sido novilletes sin presencia, sin fortaleza, sin bravura y con exceso de sosa nobleza. Una burla, vamos..

Y por allí andaban tres figuras de hoy, de las que exigen estos animales con alma de borregos, haciendo de tripas corazón para salvar los muebles de un desastre anunciado para todos menos para ellos, por lo visto.

Talavante cortó una oreja al quinto de la tarde, un torete dulzón al que muleteó como si estuviera en el salón de su casa. Algunos compases por ambas manos fueron estéticamente vistosos, pero vacíos de emoción. Y la plaza aplaudía como si estuviera presenciando la faena del año.

Y se acabó. Otro toro tonto le tocó en segundo lugar, otro carretón, una perita en dulce, y lo muleteó sin gracia ni convencimiento en la búsqueda constante del pase bonito en vez de torear.

Perera no tuvo su tarde. Un muerto en vida, chiquitín, sin clase, amorfo y tullido, lidió en primer lugar, y otro novillete blandurrón en cuarto, y con ninguno dijo nada.

Roca Rey venía con ganas, pero ninguna tenía el rajado sobrero que hizo tercero, el mejor presentado de la tarde, pero el más cobarde. Y otro del mismo tenor el sexto.

En fin, que no se quejen ni Perera, ni Talavante ni Roca. Estos son los toros que eligen ellos, con los que se engañan a sí mismos y a los demás. Claro, que si el público aplaude los pases a un carretón…

Y cuatro notas finales:

1.- Si a Javier Ambel, Guillermo Barbero, Juan José Domínguez y Paco Algaba los hacen saludar tras correctos pares de banderillas, a Curro Javier habría que sacarlo por la Puerta del Príncipe.

2.- ¿Por qué el torilero espera la señal del jefe de los areneros y del matador de turno para abrir la puerta? ¿El que manda no es el presidente?

3.- Perera brindó al público el inválido primero. ¿Qué le vio?

4.- Tres figuras y no se colgó el ‘no hay billetes’. ¡Peligro!

Publicado en El País

Foto: Miguel Ángel Perera Twitter.

Feria de Sevilla: Una oreja mayoritaria para Pablo Aguado con un buen Torrestrella

Detalles de Lama de Góngora y esfuerzo sin resultado de Javier Jiménez.

Plaza de la Real Maestranza. Segunda corrida. Media entrada. Toros de TORRESTRELLA (5), muy desiguales sobresaliendo el 6º. JAVIER JIMÉNEZ (5), de azul y oro. Pinchazo y estocada. Un aviso (silencio). Pinchazo y media estocada. Un aviso (silencio). LAMA DE GÓNGORA (5), de azul noche y oro. Pinchazo y estocada desprendida (saludos). Estocada (silencio). PABLO AGUADO (6), de verde botella y oro. Dos pinchazos y estocada desprendida (saludos). Pinchazo y estocada (una oreja).

Por Carlos Ilián.

Con frío siberiano y un aire que cortaba como un cuchillo afilado se aguantó como se pudo la segunda corrida de la feria sevillana. El frío inmisericorde fue determinante para maltratar lo que se cocía en el ruedo, se cocía bajó mínimos de temperatura, claro está.

Y no fueron los toros de Torrestrella los que esta vez, como el año pasado, encendieran algo de calor con su casta. La corrida, seria sin exageraciones, tuvo poquita casta aunque al final el sexto toro, un buen torrestrella, muy codicioso y que embistió con largura y gran fijeza permitió la faena de la tarde.

Su autor Pablo Aguado que ya en el tercero, toro noblote, se empeñó en torear despacito y eso se agradece enb estos tiempos de tanto trallazo. Una faena con detalles y buen gusto. Claro que lo del sexto subió de tono porque el toro transmitía mucho más. Aguado se ajustó a las normas clásicas y en el toreo por derechazos y especialmente por naturales brilló por el temple, la buena y ortodoxa colocación, alejado del ventajismo. La faena se tejió sobre el reposo y la ligazón. Muy cruzado en los de pecho de pitón a rabo y con torería como en los muletazos con los que inició su labor. Después de un pinchazo arriba dejó la estocada que le permitió cortar una oreja y dar un buen paso en su carrera.

Javier Jiménez se esmeró sin resultado ante un lote descastado y Lama de Góngora dejó algún pellizco de buen gusto en el segundo y dejó la estocada de la tarde en el quinto. Estocada de premio.

Publicado Marca

Feria de Abril: ¿Dónde está la pasión juvenil?

El diestro Pablo Aguado, en su primer toro de la tarde.
El diestro Pablo Aguado, en su primer toro de la tarde. RAÚL CARO EFE.

Pablo Aguado cortó una oreja al mejor toro de una decepcionante corrida de Torrestrella.

Por Antonio Lorca.

Tres jóvenes sobre el redondel, henchidos de sueños y escasa experiencia, que, con toda seguridad, dieron lo mejor de sí mismos; y el más afortunado, Pablo Aguado, que cortó una oreja al sexto de la tarde, el toro de más recorrido y codicia de una decepcionante corrida de Torrestrella.

Y lo mejor de sí mismos es posible que les sirva de poco. Incluso la oreja. La tauromaquia está necesitada de toreros con capacidad para sorprender, innovar y arrebatar. Y ninguno de los tres ofreció razones para la esperanza. Los tres torearon bien, bonito, pero les faltó la pasión que desata la emoción con la que vibran los tendidos.

¡Qué dureza…! ¿No? Dura esta profesión, extenuante la paciencia de los aficionados y muy urgente que surja un torero joven que ponga el toreo bocabajo. Y no parece que el elegido esté integrado en esta terna.

Decepcionante, también, la corrida de Torrestrella. Bonita de hechuras, eso sí, y recogida de pitones, también, pero sin fortaleza, sin bravura, sin casta, sin clase, sin duración… Carne fofa el primero, simplemente noble y tonto el segundo, soso y desabrido el tercero, deslucidos cuarto y quinto, y con recorrido y cierta dosis de casta el sexto.

A pesar de ello, un nutrido grupo de espectadores aplaudió en el arrastre a los toros lidiados en segundo y tercer lugar. Y otro más amplio ovacionó a Lama de Góngora y Paco Aguado al término de sus primeras faenas. Y no estaría de más que se pudiera identificar a los aplaudidores y preguntarles a la salida: ¿Por qué? ¿Qué ha visto usted en esos toros y toreros para cantar su bravura, en un caso, y torería, en otro?

Ciertamente, no hubo motivo para tales contentos. Lo mejor, sin duda, la faena al sexto de Pablo Aguado, muletazos limpios, algo fríos, y grandes los de pecho, pero no hubo la conmoción esperada, y quedó la impresión de que el toro estuvo por encima del torero. Tres naturales bien trazados ante el tercero, bonitos pero todo a medio gas.

No tuvo la suerte de cara JavierJiménez, entregado ante un amorfo primero, y decidido sin más ante el desabrido cuarto.

Y Lama mantiene el buen gusto de sus inicios y su aparente fragilidad también. Le tocó un bombón en primer lugar, pero toda su dulzura la esparció en las tres primeras antes de despedirse de esta vida. No hubo tiempo más que para que el torero dibujara algunos muletazos con aroma. El soso no le permitió más que una somera justificación.

¿Y la pasión juvenil? ¿Y esa actitud de comerse el mundo para demostrar a todos que se quiere ser figura? El problema es que esta corrida y sus protagonistas tardarán poco, muy poco, es ser olvidados.

Torrestrella / Jiménez, De Góngora, Aguado

Toros de Torrestrella, bien presentados, blandos, nobles y sosos. Destacó el sexto por su movilidad.

Javier Jiménez: pinchazo, estocada -aviso- (silencio); pinchazo y media atravesada (silencio).

Lama de Góngora: dos pinchazos y estocada (ovación); estocada (silencio).

Pablo Aguado: dos pinchazos y casi entera (ovación); pinchazo y estocada (oreja).

Plaza de la Maestranza. Segunda corrida de la Feria de Abril. 11 de abril. Menos de media entrada.

Publicado en El País

“La Fiesta no se ha adaptado a los tiempos modernos”: Ramón Valencia, empresario de Sevilla.

Por Carlos Crivell.

El empresario de la plaza de la Maestranza analiza las perspectivas y expectativas del ciclo abrileño que arranca este miércoles y defiende la visita de los veterinarios al campo.

Ramón Valencia mira al cielo y frunce el ceño. Las nubes han tomado la primavera sevillana y en la tarde anterior al comienzo del ciclo seguido de la Feria de Abril llueve sobre Sevilla sin descanso. Ante la extrañeza por esa preocupación, el gerente de la empresa Pagés lo explica con claridad. “Todo influye para que la gente acuda a la plaza. Los carteles, el ambiente, la economía y el clima. Si llueve los día antes de los toros algunos puede frenar sus ganas de ir a la plaza. La esperanza es que en los días de la Feria parece que el tiempo será más estable”.

A falta de 24 horas ya tiene en los corrales la corrida de Torrestrella aprobada y espera que no haya muchos problemas con las que deben seguir hasta el día 22 de abril con la de Miura. Sin embargo, en la corrida de apertura del Domingo de Resurrección hubo baile de toros en los corrales y salió por los chiqueros un lote muy desigual. Se ha cuestionado si la visita de la autoridad beneficia al festejo. “No tengo ninguna duda sobre la conveniencia de estas visitas a las ganaderías. Nos costó mucho trabajo conseguir que se hiciera un examen que no es vinculante en el campo y el cambio ha sido notable. Antes, se rechazaban en los corrales alrededor del 35 % de los toros presentados. Ahora, apenas llegan al 4 por ciento. Es todo un éxito y en muchas otras plazas nos tienen una envidia sana porque tenemos implantada esta norma. Evita problemas en los corrales”. La corrida de Resurrección tiene su lectura. “El toro puede cambiar si lo ves en el campo o en los corrales, más en este invierno tan crudo que hemos padecido. Algunos toros que vimos en noviembre estaban hace un mes muy disminuidos por culpa de la lluvia y, en algunos casos, de la nieve. Lo ocurrido en Resurrección es algo poco habitual”.

“Todo influye -sigue su discurso Valencia-, hasta el número de orejas que se cortan. En esa corrida de Resurrección se podían haber cortado una o dos más, y lo digo desde el mayor respeto por los presidentes, de forma que sería una forma de ambientar a todos para intentar acudir a las corridas que esos mismo toreros tienen en la Feria”.

Los carteles están en la calle hace tiempo. Se ha hecho una publicidad novedosa, se han organizado encuentros con algunos matadores que participan en el ciclo, se han abierto las puertas de la plaza de toros a todo el público. Ahora solo falta conocer la respuesta en las taquillas. “Para esta empresa es fundamental el abono, que es el que sustenta el resto de la temporada. Sevilla tiene que dar novilladas con picadores y sin picadores. Y se dan gracias al abono. Es algo que otras plazas con abonos fuertes, caso de Pamplona o Bilbao, no hacen. Acaba la feria y cierran las puertas”.

El abono bajó de la época dorada del año 2007 con unos seis mil vendidos a los algo más de 2.000 de la actualidad. “Siempre he dicho que la crisis nos castigó a todo el sector de forma muy dura. Es el único espectáculo que se mantiene de la taquilla, porque no hay subvenciones, la publicidad se resiente y se retira, solo nos queda la taquilla. El año pasado apenas subimos los abonados. Este año nos hemos mantenido. No son buenas noticias y el futuro se antoja complicado”.

Con pocos abonados, está seguro que la plaza se llenará hasta la bandera cinco o seis tardes. “Creo que hay carteles para vender todas las entradas”.

Se queja de la nueva estructura de la Feria, que ahora empieza un sábado y acaba otro sábado. “Me he quejado al Ayuntamiento, pero no sirve de nada. Esto de comenzar un sábado era bueno para la hostelería, sobre todo en los años en los que hay un festivo nacional como el del 1 de mayo. Para nosotros es un desastre. De modo provisional hemos mantenido la corrida de Miura en el domingo clásico, pero estamos a la espera de cómo van las cosas. Si no funcionan será preciso cambiar la corrida a otra fecha”.

De los carteles lo ha explicado casi todo. “Todo lo que se ha hecho tiene su explicación. Siento lo de Ventura, pero sabe que la corrida de Bohórquez funciona bien en Sevilla y no tenía motivos para cambiarla. Paco Ureña podía haber elegido la que le gustara de cinco corridas, pero me pidió lo que no podía darle. ¿Otros toreros? Siempre falta alguno, pero si entra alguno que no está, debe salir otro”. ¿Y Morante? ¿Hubiera ayudado el de La Puebla al abono? “Seguro que en abril habría ayudado más que en septiembre. José Antonio decidió comenzar más tarde, quizás sea porque no quiere televisión, en fin, que no pude convencerlo, pero su presencia en dos corridas en San Miguel tiene mucha fuerza”.

En los tiempos del tándem con Eduardo Canorea, Ramón Valencia era el hombre de la economía. Y ahora sigue dominando el tema. “La Feria es cara, muy cara, porque los toreros ganan su dinero, muy justo, y las corridas tienen un precio muy elevado. Es una plaza muy costosa. Solo abrir sus puertas ya tiene un precio muy alto. Tenemos que pagarlos impuestos, el canon a la propiedad, todo se dispara. Ya me gustaría bajar los precios. El abono tiene un 10 por ciento de descuento; varias corridas también tienen un descuento del 10 por ciento. Está todo muy ajustado y se pierde dinero en las corridas más rematadas”.

En su análisis final se extiende en algunas consideraciones. “Espero poder mantener el mismo esquema de la Feria. No pretendo, ni me gustaría, bajar el número de festejos”. Y habla de la renovación del escalafón. “Ponemos a los que están triunfando. Ahí está el caso de Roca Rey. Es verdad que hay cierto estancamiento en el escalafón, porque son los nombres de siempre quienes ocupan los mejores puestos, pero no es culpa del empresario que no aparezcan nombres nuevos”.

Le pregunto al final por la necesidad de algún torero revolucionario. “En otro tiempo un torero de masas era bien recibido. No sé si ahora pasaría lo mismo”. Pone un ejemplo. “Hace cuarenta años El Cordobés ganaba posiblemente más dinero que el mejor de los futbolistas; ahora, cualquier futbolista mediano gana más que muchas figuras juntas. Ahí entran en juego factores que nos han perjudicado. La Fiesta no se ha adaptado a los tiempos modernos, el futbol vive de ingresos ajenos a la taquilla, el toreo no ha captado, quizás porque no sea posible, esos mercados y así estamos. En esta tesitura actual casi es imposible que surja un torero revolucionario que cambie las cosas”.

Publicado en El Mundo

Roca Rey sigue imparable en su campaña europea…

Cieza (Murcia), 8 abr.- El diestro peruano Andrés Roca Rey continúa imparable en su paso por las Plazas de Toros de España y hoy ha cortado dos orejas y un rabo.

Por su parte Rafael Rubio ‘Rafaelillo‘, ha conseguido un total de tres orejas, mientras que Alejandro Talavante, se ha ido de vacío.

Al final del festejo Roca Rey y Rafaelillo se han ido en hombros de Cieza.

Se han lidiado seis toros de la ganadería del propio Talavante, desiguales de presentación y juego, destacando por su nobleza y los lidiados en primero y cuarto lugar.

La plaza ha registrado una buena entrada en una tarde soleada.

Se ha guardado un minuto de silencio en memoria del rejoneador Angel Peralta, fallecido ayer, y al cumplirse el primer aniversario de la muerte de Adrián ‘El niño torero’.

Rafael Rubio ‘Rafaelillo‘, oreja y dos orejas.

Alejandro Talavante, silencio y pitos tras aviso.

Andrés Roca Rey, silencio tras aviso, y dos orejas y rabo.

De SOL y SOMBRA.

El torero peruano Roca Rey se sacó la espina con el astado que cerraba plaza, un astado de mejor condición que el resto y que aunque nunca fue un buen toro, sí le ha dado la oportunidad de lucirse en series de muletazos por el pitón derechoy en algunos naturales, en los que ha parecido que paraba el tiempo.

Un público, básicamente joven, que siempre ha estado con él ha insistido en la petición de trofeos hasta conseguir que la presidencia le concediera las dos orejas y el rabo.

Roca Rey no tuvo ocasión de lucirse en el tercero, que ha sido un toro muy parado y deslucido, y con el que el diestro peruano ha estado correcto.

Rafaelillo‘ ha mostrado total entrega y predisposición ante un lote que ha sido el mejor del encierro y al que ha exprimido a fondo con su personal forma de interpretar el toreo.

Alejandro Talavante estuvo desangelado con su lote, al que le faltado clase y ha rematado muy mal con la espada.

Twitter @Twittaurino