Archivo de la etiqueta: Barralva

RECAPITULANDO: Amargo Dulzor de Enrique Ponce – Tobogán Teófilo Gómez.

Doblón de Enrique Ponce a “Vivaracho” para quitar el freno de mano inicial.

Francamente poco podíamos esperar de Teófilo Gómez. Peor aun luego de la danza de corrales semanal. Enrique Ponce no necesita de estas maniobras sino alejarse de sospechas y de un gesto mayor: enfrentar a un toro mexicano de más cartel que las birrias queretanas con la que ya lo hemos visto hasta saciar. No importa el desastre de Teófilo para que un nuevo milagro se teja a partir de los mínimos exigidos en el toro para que Ponce trace una nueva lección, esta ocasión, de precisión de altura y donosura, de clase y arte para hacer embestir a un torito sardo al que, matando fatal, corta dos orejas en plena entrega de La México, severa con Adame y “El Payo” con dos actuaciones que nacen parecidas pero que al final la clase del último marca diferencia.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Se le abre plaza a Enrique Ponce con un rejoneador. ¿Necesita de ello? No.

Se le trae con Teófilo Gómez, sí, otra vez. Y con Barralva. ¿Necesita de ello? No.

Por ello la tarde, que comienza con ovación de auténtico lujo para el valenciano, pasa al aburrimiento con Jorge Hernández Gárate, acartonado al grado de entablerarse y fallar con el rejón de muerte. A la doble frustración de ver al primero saltar despavoridamente y atorarse en la tronera de picadores.

El Juez, Braun, destemplado como siempre, lejos de la acción, toma la pésima decisión de no devolver y el marfileño terno en oro bordado, deslumbrante de Ponce, tan recordado porque con tal combinación desde 1995 ha bordado diversas tardes para la historia en esta plaza, desde el toro de Mimiahuapam en dicha Temporada, la corrida de Los Encinos en Diciembre de 2000 o el faenón a “Llanero” (sí) de Bernaldo en el Aniversario de 2005.

Blanco y Oro, hoy marfil, que se convierte en filipina de enfermero.

O de terapeuta.

Solo así entendemos que, con todo y lo lastimado, lleguen chicuelinas, derechazos de mano alta y templada, despaciosas pero carentes de mayor emoción. Mata mal y solo hay ovación.

Pero la cosa no para ahí. Tenemos que el sospechoso de cuerna segundo se encuentra con la peor versión posible de torero alguno. Atacado de atacar, de zapatillear, de echar afuera y sin temple, de verse desarmado y, claro, exigido, José Adame se achica con el único toro de lidia ordinaria que toma la muleta largo y repetido. Tan poco tiene de toreo que se acerca a donde Manolo Rodríguez, que no ha echado el famoso sombrero, para mendingarle el tan mexicano tocado y hacer de la lidia un simple numerito.

Tras arrimón con un toro que pide espacio hace la gracia de tirarse con sombrero en mano en gesto artificial y forzado.

Como su actitud y pésima manera de estar en la Plaza.

Pincha claro, porque para matar bien, salvo casualidades, hay que haber toreado a tal nivel, más a un toro que le ha exigido someter. No pasa. Como tampoco pasa nada con el barralva quinto, otro torete soso que le levanta los pies al hidrocálido que ya se olvidó que para banderillear, como para todo en el torear, hay que estar bien colocado. Como gusta de pasarse de la cara, al segundo par, desentrenado, se pasa tanto que queda a contraquerencia y claro, el jarabe que le baila el barralveño apenas es la medida del terrible nivel de Adame.

Peor quedaría al matar mal y llegar ya no al enojo sino a la indiferencia de la gente.

Como uno más.

Así pudo quedar el “Payo” insípido y notablemente frustrado ante el tercero con el que, además de verse sin tino, se nota sin actitud. Afortunadamente, luego de intentar Ponce con el manso y débil cuarto, segundo teófilo, en una faena demasiado insistente, sobre piernas para tratar de que el manso avanzar y con dos cambios de mano por bajo de cartel, “El Payo”, por fin, para despertar de todos, se da a torear a la verónica.

Y de qué manera, el toreo como nunca debería de variar.

Cuando piramidalmente el compás que sostiene la suerte hace que el tronco gire y los brazos desahoguen la embestida hacia las muñecas, la plaza rompe y el toro, manso y desesperantemente soso, incluso mejora. Y esto ocurre en doble aspecto, “Payo” no

“El Payo” a la verónica, a pie firme, compás de pirámide y mano templada. FOTO: Edmundo Toca.

afloja, se templa en el nuevo quite y al cerrar la media verónica, vertical y torera, el ambiente se va para arriba y se dispara cuando la gente abruma como nunca a Ponce y este regala un toro.

A partir de entonces, con el efecto que genera esto, la faena del queretano, crece, desde el péndulo inicial hasta los derechazos redondos, los naturales de pleno empaque y los cambios de mano que no hicieron sino acentuar la mansedumbre y la necesidad, como hizo, de que “El Payo” se impusiera de nuevo y con la derecha abrochara la faena que…

Echa a perder con la espada… otra vez. ¿Por qué? Solo Dios…

Y como hubo protestas, con razón, “El Payo” estaba por taparse, menos mal Enrique Ponce no le deja y así se desahoga y purga la mala suerte de la tarde para dar paso a la capa roja, negra y blanca de “Vivaracho” el sardo y precioso astado, aunque destragado y chico, regalo de Teófilo Gómez que mete el freno de mano de la sosería, esa palabreja donde comienza la nobleza a mostrar los síntomas de su verdadera condición.

Ponce la siente en el capote, como en el lance por pitón derecho, hay salidas que muestran al sardo pajarear. Pero tras breve puyazo, lo realmente “Vivaracho” cobra vida gracias a la magistral y torera, de ritmo teñida, de temple creada y aunque de plata bordada, brega de Mariano de la Viña que dio a Enrique Ponce el milagro en oro centenario de lograr que el de Teófilo por lo menos no detuviera su embestida.

La México casi ni lo nota, de otro modo, lo habría sacado al tercio.

Ponce lo sabe. Brinda a todos y los doblones, constantes y sonantes, rematados algunos a la media altura, brindan el alivio y el amparo pero también son los cimientos a partir de los cuales los derechazos de las dos primeras tandas hacen que el toro tome el engaño al natural pero frene en el remate contrario, más si ve las tablas. Entonces la mano izquierda se rompe, previo aleteo en el cite, que traza un natural de estaquillados en horizontal perfecta en un ejercicio de colocación de encelamiento y de sometimiento de ese opaco deseo de no embestir hacia el pleno e iluminado camino del convencimiento de tomar el engaño.

Y al natural, el cite insiste  a la tardanza que convence y prepara los pases genuflexos y pese a no ser, primeramente lo rotundos como después, ajusta cuando el toro protesta al sentir los adentros, regresa con derechazo cumbre y nuevo cambio de mano de gloria revestido.

Previo al cierre y al remate por bajo.

Que mientras otros juegan al poste y al arrimón, Ponce echa mano de la personalísima dosantina genuflexa, luego de haber repasado todo el toreo natural al extremo, en triple poncina que termina, con La México rota y Ponce en torero desplante marcando en la arena, con el ayudado su pisada en la plaza de su máximo cartel.

Solo que la espada cae en pésimo sitio: baja y perpendicular.

Se esfuma cualquier trofeo, La México dio dos y, algunos pidieron el rabo. Mal otorgadas las primeras, bien negado el segundo. Ese fue el acíbar entre tanto almíbar, entre tanto, impensable dulzor que parecía no llegar ante lo manso y descastado del encierro.

Que solo las virtudes más finas de Enrique Ponce podían obtener.

¿Qué será el día que escape de el “Síndrome de Teófilo”?

Que nuestros ojos, igualmente triunfal, lo vean.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2017-2018. Domingo, Diciembre 3 de 2017. Tercera de Derecho de Apartado. Menos de Media Plaza en tarde fría con viento intermitente. Palco equivoca, para variar, el Arrastre Lento al sobrero de regalo dada su falta de fuerza, tardanza y sosería, así como la premiación de la segunda oreja al primer espada. De igual manera, terrible error no devolver, tras lastimarse luego de brinco al callejón y quedar atorado en la tronera de picadores, al primero. Público consentidor con el toro y severo con el toreo (remitirse a la crónica)

8 Toros, 1 para rejones de El Vergel (Amarillo, Obispo y Verde) Anovillado con cierta casta entre el tercio y las tablas funcionó en el último tercio. Y 7, el séptimo como sobrero, 3 de Barralva (Divisa Azul Pastel, Amarillo y Rosa) los lidiados en primero, segundo y quinto turnos; sospechosos de pitones, acochinado el primero que salta la barrera y luego de quedarse atorado con una cuerda en el pitón derecho, se astilla y aun así no es devuelto. Mansos el resto y descastados; 4 de Teófilo Gómez (Divisa Azul Celeste, Blanco y Plomo) Chicos, mansos y sospechosos de pitones. Bonito de hechuras aunque chico el sardo lidiado como primero, con fijeza y nobleza en las telas pero tardanza en decidir la arrancada y sosería tras el remate de las suertes, homenajeado exageradamente con el Arrastre Lento.

El Rejoneador Jorge Hernández Gárate, Silencio. Enrique Ponce (Marfil y Oro) Ovación con Saludos y Vuelta tras Aviso y Dos Orejas en el de Regalo tras petición de rabo. Salió a Hombros. Joselito Adame (Azul Rey y Oro) División y Silencio. Octavio García “El Payo” (Obispo y Oro) División tras Dos Avisos y Oreja con Protestas.

Simplemente genial, templado, largo y con donosura la brega de Mariano de la Viña al sobrero, ya había lidiado a una mano al cuarto. Al de regalo en el segundo tercio le empapa de tela, sin enganchar, le descubre el temple y le hace tomar el engaño largo, situación fundamental para el resultado de dicho turno. El resto como siempre, a media o mala agua.

Fotograma de la faena de Ponce a “Vivaracho” de un lado a otro encela al sardo astado.
Anuncios

Lunes de @Taurinisimos 139 – Enrique Ponce a Hombros en la Plaza México. Análisis Completo.

Rebolera de Enrique Ponce ante el Barralva que abrió Plaza. Hoy en @Taurinisimos. FOTO: Toca,

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 4 de Diciembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018. Tercera Corrida del Derecho de Apartado.

Análisis Corrida, Toros de El Vergel para rejones y 3 de Teófilo Gómez y 3 de Barralva para Enrique Ponce, Joselito Adame y “El Payo”.

Triunfo de Enrique Ponce con “Vivaracho” de Teófilo Gómez.

Faenas de “El Payo” y Joselito Adame.

Recuerdo de la Confirmación de Alternativa de Enrique Ponce, XXV Aniversario.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 5 de Diciembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

La Verdad Ajena: Durísima corrida de Barralva 

Saldivar y uno de Barralva. Foto La México Twitter.

Por J. C. Valadez –  De SOL y SOMBRA.

Una tarde interesante se vivió el día de ayer en La Plaza México por la presencia que da siempre el toro con edad y trapío.

Bien presentados estuvieron los de Barralva, pero lamentablemente conforme desfilaban por el ruedo algunos fueron acabando con nuestras esperanzas, mientras en el palco de ganaderos las caras serias sustituyeron a las sonrisas de otras tardes. 

Los culpables de tanta seriedad fueron los toros de Barralva; mansos, ásperos, broncos y la mayoría del peor estilo imaginable. Toros imposibles -con excepción del primero de Ureña– para el toreo moderno.

Barralva se está convirtiendo en una ganadería de toros sueltos, como el primero de la tarde de nombre No que No que dio un buen juego. Pero sigue sin conseguir lidiar un encierro completo con resultados favorables, lo vimos ayer en La México y hace unas semanas en la Santa María de Querétaro.

No pasa por un buen momento esta divisa queretana, que lamentablemente tuvo que esperar hasta el mes de febrero del presente año para lidiar sus toros, gracias al rechazo -incomprensible- del juez Enrique Braun y de sus alternantes que los sustituyeron por otro hierro.

 ¿Premonición o taurovenganza? 

***

El diestro español Paco Ureña llegó presidido por la ilusión que despiertan estos toreros emergentes –como se les cataloga en la actualidad- pero contrario a lo sucedido la temporada pasada en la confirmación exitosa de Diego UrdialesUreña no estuvo a la altura, ya que anduvo por debajo de su primer astado y cuando quizo remontar la tarde con el cuarto, la cuesta ya estaba muy arriba para el murciano. 

Fue una pena pero la verdad es que no paso mucho en la capital mexicana con Paco Ureña, que en un par de semanas más regresará a su país, con la difícil encomienda de secundar la buena temporada que realizó el año pasado.

***

¡Que verde era mi valle! pensará Arturo Saldívar cuando en su soledad recuerde sus prometedores inicios como matador de toros en esta plaza.

Triunfos, fama y dinero llegaron con mucha rapidez y facilidad a las manos del torero de Teocaltiche, que erróneamente se dejó influenciar en su momento por cantos de sirenas y sus quince minutos de fama pasaron a mejor vida.

Ayer Arturo Saldívar fue un torero desconocido para algunos aficionados, pero para aquellos que hemos seguido su carrera desde hace unos años no lo fue tanto, ya que no es un secreto que no vive un buen momento profesional. 

Saldívar es todavía muy joven y si es inteligente podrá salir del bache en el que se encuentra, pero para eso tendrá primero que madurar y hacer a un lado esa soberbia que tanto le ha estado estorbando en las últimas temporadas.

El que si vive un gran momento profesional es Sergio Flores, un torero de raza y de mucho valor que poco a poco ha ido mejorando su concepto y sus conocimientos técnicos.

Ayer demostró que merece una tercera oportunidad en la presente temporada y si la empresa es sensible e inteligente, esta se debería de producir el próximo domingo junto a Pablo Hermoso de Mendoza y Joselito Adame.

***

Si ser figura ya es más difícil que alcanzar el papado de Roma, el asunto se complica si el sistema obstaculiza y cercena los sueños de toreros como Sergio Flores, por eso es importante darles más oportunidades a estos toreros que pueden y quieren llegar a niveles más altos.

Por lo pronto para el próximo 26 de febrero hará su tardía presentación en este temporada Ignacio Garibay, junto al eperado regreso de Fermín Rivera Arturo Macias con un encierro de La Estancia. 

Nos vemos pronto, pero en los toros.

Twitter @Twittaurino 

Se le puso color de hormiga panzona a la empresa Por Bardo de la Taurina

Arturo Saldívar paso apuros ante un lote complicado.

En tardes como la del domingo pasado, en un México que marcha por su principal avenida la  del Paseo de la Reforma, que era por la que un emperador marchaba, más bien era transportado en lujosa carroza hace siglos llevando en su muleta la encomienda de meter en la canasta a un pueblo que por una o por otra causa no iba franco, para el devenir de una historia que seguía un curso natural o no, pero que ahí estaba, ahora desde el tendido de enfrente que tiene barras y estrellas, el toro grande no dobla contrario, lo que hace es hacer surcos en favor de su cosecha y como eso no gusta y hasta afecta a los de acá abajo geográficamente, pues el albero parece descomponerse y se agita socialmente, sin que haya alguna seguridad de que los pañuelos blancos de la marcha contra el presidente ‘Trumpeta’ se hayan visto en la torre neoyorquina o en esa casa que también lo es blanca y que esa sí, es casota, no la distractora que tenemos aquí. ¡Con que poco nos inquietamos!

El caso es que alguien que no marchó, como millones de personas, que tampoco lo hicieron me dijo, que iba a ser un cero a la izquierda en el tendido, no bien tendido de la Plaza México, las horas o más bien los horarios no coincidían en nada de nadita, como que no entendí ni una, ni otra causa pa’ no asistir a ambos eventos o cuando menos a uno, pues quise averiguar si realmente estaríamos ante sendos desaires y que mejor que pa’ estar seguro de lo que sucedería, que recurrir al tianguis dominguero, y cual no va siendo mi sorpresa primero que en la tienda del ‘Chino’ no había jamón pata negra o jabugo, con el que me hago mis tacos a los que acompaño con queso de oveja y aguacate.

¡Ah! pero en el tianguis en cambio había de todo, incluyendo fayuca pirata como esa que venden en la Plaza del Sol,  a los pies del monumento del Oso y el Madroño, o a la entrada del Corte Ingles, lo primero que se antojaba era lo que más gusta, según el gusto de cada quien, vi a la gente animadona y pregunte; – ¿Qué tal los chapulines pa’ botanear? ¿O que usted señora mía no botanea frente a la tele mientras su marido se va a la plaza? ¿O acaso le pone los cuernos, en lugar de poner salsita borracha a los chamorros?, los de cerdo claro, no los de usted, que a decir verdad se ven más sabrosos que los de la señora esa que sale en la tele, que ya es mucho decir- ¿Cuál?- pues la Matilde Obregón que estoy seguro a esa si le hace la faena el lorquiano murciano Paco Ureña, quien tiene todo pa’ torear en alberos de seda y satín, nada más que a la mera hora como que le pasa lo que a mi compadre,  al que le dicen ‘el ya merito’ por aquello que a la mera hora a un teniendo a la maja jariosa transpirando cachondería, luciente de trapío, entregada sin bragas, digo sin trampas, noble y ardiente en deseos, sin quererse brincar las trancas, por el contrario, buscando la entrega y el éxtasis  total, desde esa untada de cuerpo al estilo de Gaona, luego fue a buscar la puya, una comodita no la ‘leona’ que así le llaman por el tamaño y que aquí creo que oficialmente esta censurada y que ni falta que hace, pues casi todos los de los cuernos con un piquetito como jeringazo mágico, de esos de vitamina B 12, que en realidad es un complejo, quedan listos pa’ la faena.

Luego otro torero bien majo que se llama Arturo Saldívar ante un testigo aromático como Sergio Flores, convidaron al buen torero español, que ya dije se llama Paco Ureña a que le bordara un faenón corriéndole la mano por el lado bueno, que creo que era el derecho pa’ que después de acariciarlo fuese reconocido con estruendosos oles, ya que lo que hiciera tenía mérito, pues además los pitones los traía aunque no bien acomodaditos como es propio en esos ejemplares que tienen edad, pero eso sí en puntas pezoneras retrecheras…

¡Ándele Paco! que si ya vino de tan lejos cruzando el océano entre aires y esperamos no nubarrones, pues ‘atásquese que hay jamón’, bríndese, toree sobre los riñones, que con el capote ya demostró en lanza que sabe cómo hacerlo, además tiene figura perfecta pa’ ser torero, su seriedad no es ficticia y si elegante, se ve que tiene academia como esa que por acá se adquiría en la calle del Órgano, donde estaban las mejores buñis que eran unas maestras como las de la calle de la Montera en mi Madrid del alma, ¿Qué no quiere que le den una peluda? o hasta dos, ¿Qué no se ha dado cuenta que el de Barralva está aquí pa’ complacerlo?, ¡carajo! Ya ve por andar con indecisiones el fogón no termino de prender y usted se fue con las manos vacías, ¡Qué pena! pues su menda es un torero pa’ plaza grande.

Lo del título o cabeza de esta columna viene porque pa’ el próximo domingo la empresa tiene anunciados a un figurón navarro, a un toreador aguascalentense y pa’ rematar la marquesina, a dos triunfadores que solo lo serían algunos de los españoles, pues paisanos, ni maíz palomas con ese grado, es decir, deberemos de ver un cartel con tres ibéricos, pero no creo que sea así, por eso la empresa la tiene color hormiga para cumplir con lo anunciado.

Moraleja; El prometer no empobrece, sino dar es lo que aniquila.

Otra pobre entrada en La México.

15ª Plaza México: ‘No que No’ un toro para el recuerdo 

La tarde en el papel nos prometía cosas interesantes con la ganadería de Barralva y una tercia compuesta por toreros curtidos y triunfadores.

Atrás en el calendario y en el tiempo habían quedado los festejos de aniversario, mientras que todavía con su recuerdo fresco en las retinas y en el alma, regresaba la temporada a su curso regular.

Esperábamos una mejor asistencia, pero finalmente no hubo la reconciliación anhelada, ya que la plaza no registro ni un tercio de entrada.

Por Luis Cuesta –  De SOL y SOMBRA.

Cuando la corrida comenzaba salió un toro del encaste Saltillo, de nombre No que No con 528 kilos de peso, bravo de verdad, que embistió con codicia a todo lo que se le puso por delante y nos hizo ilusionarnos con la esperanza de la añorada bravura, ya que No que No nos regalo un emotivo espectáculo.

De salida acudió con poder al capote de Ureña, que lo veroniqueó con gusto dada la acometividad del animal. El de Barralva peleó con bravura en el caballo en el único puyazo que recibio; y llegó tras un quite atropellado por gaoneras al tercio de banderillas con brío y persiguiendo a las cuadrillas con mucho celo a la salida de cada par, en carreras de poder a poder.

Tampoco desentonó el toro bravo en la muleta de Paco Ureña que confirmaba su alternativa. Desde el primer cite dejo ver su encastada nobleza que iba acompañada de un largo recorrido, con la cara siempre humillada y comiéndose la muleta en cada embestida.

Y así, fue una y otra vez mientras Paco Ureña no atinaba en cogerle el aire, solo lo consiguio en dos tandas, porque el resto de los muletazos y las series no llegaron a alcanzar la belleza que la calidad del toro merecía. Entregado el torero pero sin ideas, la faena fue decayendo hacia el final, al tiempo que la plaza se ponía del lado del protagonista de aquel mágico encuentro y que era un excepcional toro bravo, con codicia y nobleza, que merecía honores más altos que una ovación en el arrastre lento.

Completamente diferente fue el segundo de su lote, un toro con mucha plaza pero también con mucho genio y sin clase, con el que Ureña solo pudo mostrar sus deseos de agradar. Se esperaba mucho más del torero español, pero ya será para otra tarde.

Quien si dejo una muy buena impresión fue Sergio Flores con su segundo, un toro que no ofrecía muchas garantías de triunfo a medida que avanzaba la lidia. Pero afloró la inteligencia con todos sus conocimientos y con ellos extrajo por el mejor lado que era el pitón izquierdo, algunos naturales con el toro imantado en la muleta y alargando el viaje hasta donde le alcanzaba el brazo. Asentado y serio, Flores hizo mejor a un toro que en otras manos quizás hubiera tenido una vida más breve y menos exitosa. Fue una pena que anduviera tan mal con la espada, porque dejo ir una oreja que ya tenía ganada.

También se esforzó mucho ante el tercero, que poco valía después de una espectacular vuelta de campana que lo dejaría muy disminuido para su lidia.

Y con mucho ánimo pero sin ideas claras regreso Arturo Saldívar. Que la verdad tuvo escasas opciones y tal como vino se fue. Poca clase tuvo su primero y muy complicado fue el quinto.

Resumen del Festejo:

Plaza México. Decimoquinta corrida de la Temporada Grande. Menos de un cuarto de entrada. Seis toros de Barralva, tres del encaste de Atanasio Fernández y 3 de Saltillo bien presentados pero de muy poco juego en líneas generales, salvo el excepcional primero que recibio el arrastre lento por su nobleza y bravura.

Paco Ureña, que confirmaba su alternativa: división de opiniones y leves pitos.

Arturo Saldívar:  Pitos tras aviso y leves pitos.

Sergio Flores: Silencio y ovación.

Incidencias: Destacó en varas con el sexto Luis Miguel González.

Twitter @LuisCuesta_

Ocho con Ocho: Interesante Por Luis Ramón Carazo

Sergio Flores y la seriedad del astado de Barralva. Foto La Mexico Twitter.

Con relación a la corrida de Los Encinos,  lidiada el 29 de enero de 2017 en La México, recibí un mail de un estimado amigo ganadero quién me puso como al perico y todo por mi análisis del festejo del cual resultó triunfador arrollador el torero francés Sebastián Castella y sin matizar, les doy a conocer parte medular de lo que me escribió al día siguiente de mi escrito, en el siguiente párrafo:

“De verdad me decepciona la percepción de la corrida de Los Encinos. La catalogas de BRAVA en los varios matices de la bravura. Soy amigo de Eduardo y no por eso dejo de ver la realidad. Como yo me supongo que él tampoco. Fue un compendio abrumador de mansedumbre en sus múltiples matices y expresiones. Confundes a la gente con tus comentarios” Si acaso le agrego unos acentos que mi amigo no utiliza,  pero como es claro no estuvimos de acuerdo,  no pasa nada, esa es la pasión del toreo.

Voy a saber muy pronto cuando escribo que la corrida de Barralva que se lidió el 12 de febrero de 2017 en La México, me pareció a pesar de sus claros defectos una corrida interesante, cual es la opinión de mi amigo.

Los seis toros; tres de procedencia San Mateo y también de San Martín; tres de procedencia Atanasio Fernández; fueron musculados y ofensivos, muy igualada a pesar de tener ascendencias distintas, a tal catadura le correspondió un juego desigual y sólo rescataría por su nobleza y recorrido al primero del festejo,  que le correspondió al buen torero murciano Paco Ureña, que por sus fallas con la suerte suprema no pudo saborear las mieles del triunfo.

El arrastre lento concedido por usía como también se le dice al juez de plaza,  Chucho Morales,  fue merecido para No que no, por cierto mismo nombre de un toro de José Julián Llaguno que se lidió la tarde del 4 de febrero de 1967 y que sirvió para inaugurar el Nuevo Progreso de Guadalajara, que recién cumplió medio centenario de inaugurado, el primer matador de toros lo fue el inolvidable León de Tetela de Ocampo, Puebla, Joselito Huerta.

Regresando al presente, vimos la gran categoría  con la que lidió Sergio Flores, pero perdió un trofeo arrancado literalmente al sexto, un toro manso y huidizo,  al que supo lidiar para extraer lo bueno, sólo la suerte suprema evitó que la oreja premiara su gran técnica y arrojo, pero no el reconocimiento público de un público que lo aplaudió en su salida de la plaza y antes al finiquitar al astado.

Arturo Saldívar quiso,  pero no hubo de piña, le tocó un lote muy complicado,  tal vez le falto el intentar hacer faenas de aliño para tratar de obtener el lucimiento que era imposible, él trato de torear con temple a toros con embestidas cortas y descompuestas y el público ni lo entendió y le reprochó sus actuaciones, a mi manera de entender con bastante injusticia.

Finalizando, a mí me pareció una corrida interesante, para toreros decididos como principalmente lo fueron Ureña y Flores, que no se arredraron ante las condiciones de los astados y que supieron extraer momentos de lucimiento en el vendaval de embestidas descompuestas aunque reitero que el primero del lote de Ureña, fue diferente, noble y con claridad en la embestida.

Ya veremos qué opina mi amigo que como se puede deducir no tiene pelos en la lengua a la hora de externar sus opiniones y así lo aprecio, que caramba.

Sergio Flores quiere dejar huella este domingo en La México 

Por Francisco H. Reyes.

El matador de toros Sergio Flores se encuentra a tan solo cuatro días para su esperado regreso a la Plaza México, escenario en el que ya ha conseguido tres puertas grandes consecutivas.

Tras los triunfos conseguidos el 28 y 29 de enero en Juriquilla, y Mérida, respectivamente, el torero tlaxcalteca se encuentra en plena preparación para sus compromisos venideros, por lo que está concentrado y con vida en torero en la ganadería de Caparica.

Huamantla forma parte del serial de novilladas 2017. Flores, además estará en diversas ganaderías y matará tres toros a puerta cerrada, para así poner punto a lo que será una gran semana.

Intensa agenda se avecina también para Flores, quien sigue en pie de lucha, lo que demuestra que su carrera va en ascenso y que cada día sale a justificarse y entregarse en el ruedo.

La madurez del torero tlaxcalteca se refleja dentro y fuera de los ruedos; cada tarde muestra el oficio, la calidad y, sobre todo, las ganas de querer ser alguien en esta profesión.

Sus temporadas se forjan con paso firme, en busca de dejar huella y sin salirse del concepto que gusta, ese toreo con clase y aires antiguos, a la mexicana, que evocan a muchos de los toreros que han surgido de esa tierra taurina que es Tlaxcala.

Sus próximos compromisos

12 de febrero  Plaza México

18 de febrero Lerdo, Durango.<

26 de febrero  Jalostotitlán, Jalisco.

27 de febrero  Tecolotlán, Jalisco.

5 de marzo Río Grande, Zacatecas.

19 de marzo Mérida, Yucatán.
22 de abril  Pomuch, Campeche.

Publicado en El Sol de Tlaxcala


Hecatombe en la Santa María de Querétaro  

José Adame llegó a la plaza con media hora de retraso, motivo que molestó a Roca Rey, y especialmente al público. 

Por J.C. Valadez – De SOL y SOMBRA.

El mito de primera figura que la han querido tatuar a José Adame en la frente con hierro se derrumba semana a semana por las plazas de todo México.

Ayer en Querétaro nuevamente quedo demostrado que José esta metido en un hoyo negro del que parece no saldrá con facilidad.

En lo empresarial el festejo de anoche fue otro error administrativo, al querer inventarse mano a manos       -este con Roca Rey – antinaturales  y como broche de oro con algunas reses anovilladas de la ganadería de los empresarios (Barralva).

El Mito

Me resulta difícil encontrar un torero en la historia del toreo de México con más oportunidades desaprovechadas para convertirse en figura del toreo que José Adame. 

José ha tenido en los últimos años campañas completas respaldadas de un solido y agresivo marketing por todo España, Francia, Sudamérica y México, alternando en las principales plazas y con las máximas figuras.

Oportunidades que ningun torero mexicano en la historia había tenido y que José Adame las ha desaprovechado en los últimos cuatro años especialmente.

Prueba de que no es más que una figura virtual del toreo, es el poco tirón que tiene en las taquillas. ¿La razón? porque es un torero que simplemente ya no interesa, además de que no tiene la personalidad ni el carisma o el sello para ser figura del toreo. La realidad es que es un torero inflado por la mercadotecnia y el apoyo de un monopolio empresarial.

Otro ejemplo: En menos de cuatro meses ha toreado dos manos a manos en esta plaza, en los cuales no han conseguido llenar la plaza y yo me pregunto ¿que figura del toreo en México ha tenido dos manos a manos seguidos y no ha conseguido llenar una plaza con un aforo mediano como el de la Santa María? La respuesta es: Ninguna.

Pero José Adame a pesar de no llevar gente a las plazas y de no convencer a nadie con sus actuaciones, se comporta administrativamente como un “mandón región 4” al querer imponer siempre reses impresentables de trapío y sospechosas de manipulación de sus astas en cada plaza en donde torea, convirtiendo cada una de sus actuaciones en un espectáculo embustero, en donde se le estafa al espectador al que se le ha vendido una ilusión; la triste y mentirosa ilusión de que en México tenemos una nueva figura del toreo, cuando lo único que tenemos es un torero cuña -en crisis- que en las tardes importantes no termina por romper, como sucedió anoche en Querétaro.

La hecatombe y las taurovenganzas

La hecatombe empezo con 35 minutos de retraso ante poco más de un tercio de entrada y la taurovenganza cuando salto al ruedo el primero de un encierro de Barralva que simplemente no estuvo bien presentado como en otras ocasiones, al grado de que dos de sus toros fueron fuertemente protestados por su falta de trapío (4to y 5to) y devueltos ante el descontento popular que reclamaba el siniestro fraude que orquestaron las administraciones de los toreros con el apoyo de las serviles autoridades queretanas.

El Mito y el festejo 

José Adame ante su primero realizo un quite por chicuelinas e intento acomodarse a las embestidas inciertas de un toro desclasado de Barralva sin mucho éxito. Mal con la espada escuchó división de opiniones al finalizar su labor.

Con “Chevere” (sic) de 475 kgs, Adame salio más decidido y hasta nos regaló unas populacheras  “zapopinas” que medio calentaron la Santa María.  Brindó inexplicablemente a Roca Rey  ¿y la rivalidad apa? quizás para justificar su retraso y tambien para acallar algunos rumores. Posteriormente con la muleta José naufrago ante el único toro potable del encierro, al que le realizó una faena eléctrica a 160km por hora, mientras la banda entonaba la “pelea de gallos” para un gallo con las espuelas ya muy gastadas. Falló nuevamente con la espada.

Con el quinto (bis) nos recetó una faena derechista insufrible ante el descontento popular, que se produjo por la apatía del torero, pero también por el escándalo que previamente se había sucitado por el anovillado astado que había saltado al ruedo y que correctamente había sido devuelto, ante las protestas de la defraudada afición.

Andrés Roca Rey desgraciadamente fue socio en la pachanga adamista y más allá de algunos detalles y de poner mucha voluntad no se le pudo ver en plenitud al diestro peruano.

El segundo de su lote de nombre Buegañoso de 460 kgs fue protestado y devuelto a los corrales por su poco trapío.

En resumen fue una vergüenza lo sucedido anoche en la Santa María Querétaro. Esperemos que el próximo viernes en Juriquilla no se cometa otro fraude, porque por este camino van a acabar con la afición en esta ciudad en un tiempo record.

Plaza de Toros Santa María de Querétaro. Viernes 20 de enero de 2017. Toros de Barralva, desiguales de presencia y juego. Joselito Adame, división de opiniones, ovación divida y silencio; Andrés Roca Rey, silencio, silencio y palmas de despedida. 

Entrada: Más de un tercio de entrada.

Cartel para el próximo 3 de febrero sin ganaderías para los figurones.