Archivo de la etiqueta: Arturo Macias

Cuatro festejos toristas + el regreso de Arturo Macías y de Luis David Adame en Las Ventas

Tres desafíos ganaderos -seis encastes distintos- y una novillada componen el ciclo en el que comparecerá el mexicano Arturo Macías.

Listos los nombres de los matadores de toros para la Feria de Otoño, con Luis David Adame en el sorteo.

De SOL y SOMBRA.

Tres desafíos ganaderos, en modalidad de corridas de toros, y una novillada torista componen la programación taurina del mes de septiembre en la plaza de toros de Las Ventas. Madrid apuesta por un año más por esta modalidad de enfrentar a dos ganaderías en cada tarde, hierros de encastes diversos y del gusto de la afición madrileña. Como la propia novillada que abrirá el mes, el domingo 2 de septiembre, en la que se lidiarán utreros de Saltillo.

Estos son las combinaciones de los cuatro carteles programados para el mes de septiembre en Las Ventas:

Domingo, 2. Novillada. Alberto Pozo, Manuel Ponce y Jesús Díez (novillos de Saltillo).

Domingo, 9. Primer desafío ganadero. Fernando Robleño, José Carlos Venegas y Cristian Escribano (toros de Saltillo y Valdellán).

Domingo, 16. Segundo desafío ganadero. Javier Castaño, Ricardo Torres y Arturo Macías (toros de José Escolar y San Martín).

Domingo, 23. Tercer desafío ganadero. Sánchez Vara, Javier Cortés y Thomas Dufau (toros de Palha y Pallarés).

En los tres festejos de los desafíos se dará protagonismo al tercio de varas, y para ello se marcará en el ruedo la zona del caballo, delimitada entre el tendido 7 y el tendido 8; otras tres rayas hasta el centro del ruedo señalarán la distancia a la que se arranca al toro.

Luis David Adame en la Feria de Otoño

Las doce bolas del sorteo de la Feria de Otoño ya tienen nombre. Según lo ha dado a conocer el semanario Aplausos, y a falta de confirmación oficial, Simón Casas tiene cerrados, salvo cambios de última hora, los once toreros que cubrirán los doce puestos para las cuatro corridas de toros que se celebrarán en el serial venteño.

El único doblete lo hará Alejandro Talavante, último triunfador de la Feria de San Isidro, que ha aceptado el reto de anunciarse dos tardes en el nuevo formato de sorteo con el que se elaborará la Feria de Otoño. El extremeño, rebelado por causas de fuerza mayor contra el sistema al que alguna vez perteneció, pretende reivindicar su categoría de figura que considera menoscabada.

También estarán los triunfadores de San Isidro 2017 y 2016, Ginés Marín y David Mora, aunque el caso de Mora no se entiende del todo. A ellos hay que sumar a Diego Urdiales, ausente en el ciclo isidril de este año y de todas la ferias importantes con la excepción de Bilbao; Román, que hará su cuarto paseíllo en Las Ventas esta temporada; Paco Ureña y Álvaro Lorenzo, que ya sabe lo que es abrir la puerta grande de Las Ventas esta campaña; Octavio Chacón y Emilio de Justo, dos toreros revelación de la temporada; Luis David Adame, que cortó una oreja en San Isidro y hace unos días en Bilbao; y Fortes, que tan grata impresión ha dejado en sus dos actuaciones este año en Las Ventas.

Además de una tercia de novilleros, se anunciará una encerrona de Diego Ventura dentro del ciclo de otoño.

Fuente: El Pais

Anuncios

Arturo Macías da una vuelta al ruedo en Saint Vincent de Tyrosse

De SOL y SOMBRA.

Saint Vincent de Tyrosse (Francia). Desafío de ganaderías. Toros de Fernando Palha (1º), Palha (2º y 3º) y Miura.

Fernando Robleño, silencio tras aviso y oreja.

Arturo Macías, vuelta al ruedo tras leve petición y silencio.

Alberto Lamelas, ovación con saludos tras aviso y oreja.

Twitter @Twittaurino

El toro para el arrastre y el torero para la enfermería

Por José Alberto Benítez.

Ante la vorágine informativa que genera el mundial de futbol y una vez concluido el mundial de toros en Madrid, toca ser breves; y resaltar, que bien lo vale el triunfo en Istres del segundo de los Adame: Luis David, triunfo con corte de 3 orejas 3, dos de ellas a su segundo, después de meterle estocada de entrega absoluta que le costó o dicho de mejor manera; cambió, en un toma y daca con mucho valor, saliendo del encuentro con una cornada afortunadamente limpia; es decir, sin dañar estructuras vitales, pero sí muy grande en cara externa de muslo derecho.

Esa estocada y la lidia de su segundo le valieron dos muy bien cortadas peludas, más una que había cortado al primero, salió con 3 orejas 3 en la espuerta. Pues las dos últimas ya no pudo pasearlas al ir directo a la enfermería.

También es de anotarse y resulta importante decirlo que el otro triunfador, el galo Sebastián Castella, quien también cortó 3 orejas 3, se negó a salir a hombros, como bien se lo ganó. Negativa a recibir el homenaje en volandas por respeto al compañero Luis David herido. Cosa que no sucedió así, apenas en Aguas, donde al ser herido Arturo Macías “El Cejas”, el otro Adame, José Guadalupe sí salió en volandas, pese a la realmente aparatosa y muy peligrosa cornada de Macías.

Así se dan las cosas, igualito —ya que estamos inundados de ambiente futbolero— igual, que los compatriotas nuestros, majaderos y sin kk que incendiaron una bandera alemana.

Más que una falta de respeto, esta actitud demuestra falta de ¡…Otras cosas!

La Enésima Tropelía – Cierra Temporada “Mayor” con sabor a Menor.

Cambio de mano de Arturo Macías a “Petirrojo” de Las Huertas. Foto: Miriam Cardona.

Ahora es el Juez Braun, en mala hora nombrado, porque no se puede hacer ridículo mayor, al no saber ver la lidia, ya sea a pie o a caballo, así como las reacciones de cada toro y así valorar y guiar a la asistencia, cada día más confundida. Salta un toro bravo, esto sumado la lastimera y chabacana actuación de Andy Cartagena consigue conmover y promover el camino fácil e inventar un indulto con muy poco de fondo propio y que subraya que de aquel torero a caballo ilusionante de 2000-2001 solo queda un tramposa y vulgar puesta en escena. Arturo Macías aporta la parte menos alborotadora de un espectáculo lamentable y, pese a la exageración que ha tenido su novena puerta grande en La México, se contrasta con la débil y decepcionante aparición de Leo Valadez, sin sitio y superficial, sin mayor recurso para quitarse un lote infame, reflejo del estado de la Fiesta.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Seriedad y solemnidad revisten las formas taurinas.

No negamos, decía Don Neto, la gran algarabía del público mexicano, que goza más del jolgorio de la corrida que de la entendedera del fenómeno taurino. Lo cierto es que la Plaza México está completamente perdida entre la desorientación a la que se le ha sometido de varios años para acá, la falta de autoridad y la auto complacencia de la actual administración. El mejor ejemplo de ello es el rejoneador Cartagena.

La aparición de un anovillado astado que abre plaza hace ver al torero a caballo preciso clavando un solo rejón en lo alto de salida pero acelerado y vacilante en los cites, al quiebro o a la tira en banderillas y sin mayor temple, a la misma velocidad siempre al galopar, sin torear, solo dando vueltas por el ruedo.

Así los toros, nunca mejoran.

Y veamos la lidia a caballo, precursora fundamental del toreo a pie, como un ejercicio también de sometimiento, de poderío y de temple. Esto Cartagena lo muestra a medias ante este cárdeno oscuro primero, fiel a su tipo ganadero pero infiel a su encaste pues este ejemplar sale flojo y se le esfuma la casta, acaba parado. A esto se homenajea con impensable Arrastre Lento. Claro, el rejoneador está tan pendiente de la galera y de dar coba a la gente que, ésta, predispuesta, aplaude incluso lo realizado fuera de la cara del toro.

Olvidando que, salvo el cite psicodélico, todo lo que se haga fuera de la línea de ataque del toro, del lugar donde puede herir, es ensayo o simulación.

Más, si esto se pretende que tenga mérito.

Pincha Cartagena varias veces y es silenciado.

Entonces la corrida encuentra, sorprendentemente, dos partes serias, una en la presencia aun cariavacada del castaño primero de lidia ordinaria, un burel largo y alto, demasiado zancudo acaso pero con cabeza bien armada. Y otra con la aparición tardía de Arturo Macías con buen proceder capotero, concentrado en el toro y firme ante un burel que se escurre a la querencia, dos veces, además de repucharse del caballo de recibir.

Macías ve como Valadez, en su único momento de lucimiento, interviene correctamente por chicuelinas y el veterano contesta con tafalleras cargando la suerte donde hace notar la tardanza y flojedad del castaño pero cierto son en la embestida, mismo que no alcanza a ser mejorado por las cuadrillas que no atinan y no ahondan la condición del astado.

Pena grande porque los de plata han abandonado el temple y el bien hacer.

Macías por el contrario.

En ambos turnos ha planteado y colocado correctamente el andamiaje. Ha caminado por una estructura adecuada, alternado y genuflexo, vaciando hacia arriba en el primero, sereno y templado, de pie, con el segundo. Este procedimiento le viene perfecto al castaño que agarra son y contagia a Macías de temple en un inicio donde después de iniciar bien se descuadra al girar en el martinete pero que encuentra soberbio desdén. Aquí el toro le responde y le indica que solo embestirá en cierto terreno –sobre las rayas- y a cierta altura y distancia –media altura, de preferencia.

De malva y oro, contra el viento, hace que el toro acuda en dos tandas breves de derechazos, rematadas bien, abajo y con la zurda. Pero trata de enroscarse al toro por el pitón izquierdo sin notar que la flojedad le pide respetar la línea para encelar. La informalidad del toro, su mansedumbre, impide que siga el engaño y descuadra a Macías que responde con la mejor tanda de su actuación, largos derechazos que encienden la esperanza.

Solo por una tanda.

Luego no terminaría por adecuarse ni rematar: plantea correcto, ejecuta desigual. Y en eso se parecen las dos faenas, la primera rematada por alto y con espadazo entero caído. Habría sido bueno tapar el pañuelo. La México, su Juez, tal como en el que abre plaza, aflojan.

Lo malo en los toros es caer una sola vez en la tentación.

Cuando es así, se cae para siempre.

Pese a ello Macías se mantiene ajeno al jolgorio, no hace mella en él, el numerito del cuarto turno y a un precioso toro lidiado en tercer turno ordinario le construye una faena que, de haber respetado la altura y tirado del toro sin descuadrarse o engancharse, el astado habría roto a mejor. No obstante la innecesaria voltereta propia en el intento de gaonera donde pierde tiempos preciosos, se nota de nuevo con estructura y, pese a no rematar, con poca ligazón, termina acertando con la espada, tras alternadamente rematar con cambios de mano por bajo en los terrenos cambiados bajo la Porra.

Estocada entera, en lo alto y en la suerte contraria, incluso la curva del estoque acentua su pronunciado trazo al clavar y, pese a tener algo de tendencia contraria el estoque, Macías hace uso paciente y magnífico del verduguillo, fulmina al precioso “Muñeco”, nombre célebre, y corta la segunda oreja para su novena puerta grande.

Justo cuando más lo necesitaba.

Ya veremos el tiempo qué sitio da a este su triunfo.

Pues así como Valadez no sabe qué hacer con un manso espantoso que hace de segundo ordinario al que no es capaz de sujetar y parar primero para castigar después, el novel torero se ve imposibilitado para apenas mostrarse con tanta pata para atrás, muchas zapopinas en el quite y, claro, demasiadas precauciones al empecinarse a lidiar en redondo a un toro tan manso como chico. Cómo se extraña ese toreo que domeña y remata a pitón contrario para alternar rodilla en tierra el castigo y el latiguillo que merecen los mansos. Su insustancial actuación se acentúa a peor con el inválido sexto al que intenta quite de oro sin mayor lucimiento ante un inválido que debió ser devuelto. Tarde para su olvido.

Y esas mismas tenemos para lo acaecido a la mitad de la tarde.

Cuando salta un dije como el cuarto, “Copo de Nieve” ya histórico, las esperanzas se avivan nomas de verlo. Recordemos, a mejor trapío, mejor bravura.

Aprieta al caballero en plaza, tanto, que pese a clavarle contrario y hacerle dudar sobre el segundo rejón, el toro muestra una condición de atacar con plena alegría en el tranco durante el segundo tercio.

Eso si, si no se le tapa, si se le pasa apenas por encima, sale suelto.

Pero basta sentir el engaño para que embista. Cartagena galopa y galopa, vueltas al ruedo más con las ancas y dando la espalda al cárdeno que encelándole con la grupa y con mejor temple que derive en despaciosidad y, sobre todo, verle torear en plenos medios, más allá del simple ejercicio, hoy ya rebasado, de solo clavar. Porque si Cartagena emociona no es por la manera enfrentar al toro mientras embiste, sino del modo en que él mismo “embiste” al tendido, más pendiente de la puesta en escena que del fundamento de la escena misma.

Y para muestra, un botón.

En uno de los múltiples cambios de jaca, el sobresaliente Jorge López traza caleserinas y el toro acude con tal clase y casta al engaño que termina entablerando y pidiendo más pelea al desorientado y sempiterno sobresaliente. Ahí Cartagena ya no sabe que hacer mas que recurrir baratamente a la chambonería del parado de manos del caballo para jamás citar con compromiso al hermoso cárdeno sino llamarle desde la periferia sin no provocar debdiamente en el cite sino aburriendo al toro y brindar el tramposo espectáculo que su peón de brega tocara los lados del noble toro en abusivo Capote.

A grado tal que “Copo de Nieve” acabara soso y doblando contrario.

Pero todo es posible en La México.

Y el indulto se promueve gracias al ridículo y lastimero ruego de Cartagena, echado en la arena sobre el caballo, todo con tal de no consumar la suerte suprema. Indulto tramposo y tolerado por una Autoridad aun peor y una empresa que festeja el hecho como todo un triunfo cuando quizá ha sido el retroceso donde no gana la bravura pues no hemos podido ver en total dimensión la condición de un toro inicialmente bravo sino la puerta falsa de la pachanga a la que hoy La México está reducida.

La que evita a propósito la suerte suprema.

Esa que impide una mejor y mayor Afición, pues hoy se interesa más la patronal el público y su relajo que en el futuro más duradero, el que nace en el amor de la asistencia por los valores más auténticos la Fiesta. Eso por lo que nadie apuesta…

Eso que es la Afición.

Y quedamos en el último episodio de esta infausta Temporada como el microrelato de @Narratorio, ayer aparecido: “Todo comenzó cuando cayó la última hoja. Se miraron a los ojos con fiereza y sus espadas chocaron. Tras varios minutos de combate cayó un copo de nieve y para alivio de ambos, la lucha a muerte quedó aplazada hasta la primavera.”

Así llega este “Copo de Nieve” y su indulto, a partir del cual, un lidiador se alivia.

Aplaza la realidad, da la falsa salida a lo inevitable de la Fiesta, la verdad del encuentro último, como decía Alfred Tennynson: “Permanece a mi lado cuando vaya apagándome//Y puedas señalarme el final de mi lucha.” Ese final que el cárdeno se ha ganado, luchando, al que la trampa cartaginera le ha cambiado por la muerte en la vejez y la soledad del campirano olvido.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2017-2018. Domingo, Febrero 11 de 2018. Décima Cuarta de Derecho de Apartado. Un Cuarto de Plaza en tarde fresca con viento molesto en diversos pasajes de la lidia. Palco desatinado y distraído que incide, lamentablemente, en la lidia y el resultado del festejo, para variar, la Autoridad no supo ni como indultar al cuarto de la tarde, ocupó todo menos el pañuelo verde.

6 Toros, 2 para rejones de Reyes Huerta (Divisa Rojo, Blanco y Rosa, saltan al ruedo con otra divisa) chico el primero, sin fondo y con flojedad, increíblemente homenajeado con el Arrastre Lento a cargo de Usía. Precioso de hechura perfecta el lidiado en segundo lugar de la lidia para rejones, cárdeno claro número 250 de 514 kgs., con bravura y alegría en el tranco, responde bien en los capotazos de la cuadrilla y en el quite del sobresaliente así como a los cites de su lidiador, no obstante acaba soso y desentendiéndose de las jacas, indebidamente indultado por la pésima y lastimera actitud del rejoneador y la banalidad de Usía. Y 4 de Las Huertas (Divisa Negro, Oro y Amarillo) Desigual y variopinta, destaca el lote del primer espada, con flojedad pero nobleza. Manso y descastado, saltando al callejón dos veces el segundo e inutilizado el cuarto que debió ser devuelto.

Al finalizar la lida del segundo para rejones el ganadero José María Arturo Huerta y su hijo dieron la vuelta el ruedo.

El Rejoneador Andy Cartagena, Silencio y División en la vuelta al ruedo. Salió a Hombros. Arturo Macías (Malva y Oro) Oreja con Protestas y Oreja tras Aviso. Salió a Hombros. Leo Valadez (Azul Rey y Oro) Silencio en Ambos.

Padecen las cuadrillas nuevamente, al bregar y parear. Imprecisos toda la tarde.

CARTELES: Plaza México, Temporada Grande 2017 – 2018, Segunda Parte – La Práctica Reincidente.

La oferta taurina en la Plaza México, ya instalada en la comodísima y reiterada programación, muestra la gestión como falta, ya no solo de taurinismo, sino de imaginación y, sobre todo, de categoría pues la actual administración está cerca de una gestión de Feria pero no de la altura de la historia e importancia de la Monumental México. Como dicen los americanos todo está hecho “in house” y cuidado de estar lejos del manto protector porque, como dijo el político aquel, es vivir en el error. Y en tal error, de no levantar este vuelo tan peligrosamente manejado, puede quedar la Afición por enésima vez.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sin Enrique Ponce. Sin José Tomás. Sin Manzanares.

Sí, con Juli y todo su andamiaje incluyendo a Su (lesa) Majestad, el Julipié.

El fierro viejo que tarde a tarde en La México consigue vender gracias a una Empresa que deja hacer y deja pasar, ya no digamos la combinación sino la confabulación del madrileño con Teófilo Gómez esa que de dos encierros a los que el madrileño enfrenta solo ha traído un toro bravo, “Abuelo” lidiado el 5 de febrero pasado al que no terminó de entender ni de cuajar.

Teniendo a Juli como base, arrastrando a Sergio Flores, quitando todo el sitio al toro, la segunda parte de la Temporada tiene como principio no mantener a la gente en la Plaza sino apostar a un muy relativo interés que no da seguimiento al mérito sino a la recomendación, al padrinazgo y, tristemente, al cacicazgo.

Por ello, los carteles son “in house”, anticipando disculpas por el chocante anglicismo.

Es decir, se vive dentro de la empresa o sus aliados, o se está en el error.

Por eso, tanta monotonía por eso tanta falta de imaginación, no puede haber inventiva donde de hay plantilla, troquel y plano. Si no, cuál es la razón de traer a Llaguno después del petardo del año pasado, lo mismo que a Garrido, Marín y Valadez. Tres nombres que dicen mucho menos que, por ejemplo, Urdiales, Ferrera, o Talavante.

Para ya no repetir los mencionados al principio.

Claro, al no encontrarse estos nombres, dijera Bardo de la Taurina, bajo el manto protector empresarial es impensable que la empresa logre innovar y, su conflicto de interés, dicta solo utilizar los recursos de casa, pagar sueldos de empleados en lugar de honorarios de profesionales taurinos. Es triste como hoy ver que la empresa no es creadora de ilusiones y concreciones taurinas, sino maquiladora de una muy simple puesta en escena.

Por ello sorprende como la omisión de no traer a Roca Rey ahora se intenta subsanar con dos corridas que son las dos más importantes, La Joya y Jaral de Peñas forzando la máquina por tercera ocasión en un mismo año. Qué habría sido de esta Temporada de haber tenido a Roca Rey en la parte anterior. Y qué será de Arturo Saldívar quien puede traer la respuesta y la válida oposición de un toreo de mayor imposición en todo aspecto.

No, se trajo a Valadez con Jaral. Ahora se le repite con Las Huertas.

Y una pena que la triunfadora de este año, Piedras Negras, sufra de nuevo la corta visión empresarial, claro, a cuenta de la Afición que esperaba la vuelta de la ganadería triunfadora.

Imposible.

Vivimos la época de una empresa baratera, de una empresa a la que no le alcanza, ya no solo lo presupuestario sino la cualidad de todo empresario taurino en la Plaza México: la creatividad, no mal entendida como la Corrida Guadalupana sino en el fundamento taurino.

Que de Algara a Herrerías (aunque Usted no lo crea) de Gaona a Curro Leal siempre ha marcado los mejores momentos de su administración. Vaya, ni el mínimo anuncio de algún homenaje a Juan Silveti Reynoso luego de su partida. No, no cabe el mínimo gesto de torería.

Y esto es lo que más nos preocupa

Esta administración no hace ningún esfuerzo por ofrecer lo que siempre ha sido la Temporada Grande, el muestrario mayor de lo más granado del toreo, eso que no es ni Garibay, ni José Adame (otra vez) ni Andy Cartagena y, mucho menos, Teófilo Gómez.

No obstante la aparición de Jerónimo de, mucha atención, Diego Sánchez no puede dejarse de lado que los dos triunfadores de la Temporada primaveral del año pasado, Barba y Silis no tienen cabida en carteles donde un torero como Luis David, en pleno tropezón, sin ya no digamos oreja, sin un paso firme y contundente en todo el año anterior en La México. O de Diego Silveti en la enésima oportunidad y de Macías de forma forzada, a cambio de no ver ya a “El Payo” sumido en una contrariedad alarmante.

Pesa la recomendación, no el mérito. De nuevo.

Y lo más grave. La omisión de las formas en la nueva empresa llega al extremo, tristemente reiterado, de borrar el cartel taurino, sepultar su tradición pictórica, su tradición artística y colocar en cambio la villamelona y simplona impresión de la foto, cuando la ilusión que encadena el arte pictórico respecto del espectáculo que se anuncia. Eliminar esto es mutilar una tradición.

Así las cosas.

El toro será el único que pueda poner el orden en un ambiente entreguista y poco reflexivo, un ambiente que no caminará si los encierros no se encuentran en la proporción de la categoría Plaza esa misma que ha sido mutilada por la agachona actitud de gente como Jesús Morales, el nombrado Juez, al que ya le preparemos el expediente administrativo correspondiente.

Las empresas taurinas en México bien pueden presumir de controlar autoridades a fin de no cumplir la mínima forma de tradición y de dominar voluntades que terminan en comparsa de la medianía.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta en años pasados y anteriormente esta misma Temporada (https://desolysombra.com/2017/12/26/comunicado-plaza-mexico-carteles-temporada-grande-2017-2018-segunda-parte/) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 7de Enero: 6 Caparica, 6 para Jerónimo, Juan Pablo Llaguno y Antonio Lomelín hijo, que confirma alternativa;
  2. DOMINGO 14 de Enero: 6 Arroyo Zarco, 6 para Ignacio Garibay, José Garrido y Diego Sánchez, que confirma alternativa;
  3. DOMINGO 21 de Enero: 6 La Joya, 6 para Diego Silveti, Andrés Roca Rey y Luis David Adame;
  4. DOMINGO 28 de enero.- Toros de Fernando de la Mora para Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldívar y Ginés Marín.
  5. DOMINGO 4 de Febrero, Primera Corrida del LXXII Aniversario: 6 Teófilo Gómez, 6 para Julián López “El Juli” y Sergio Flores, en Mano a Mano;
  6. LUNES 5 de Febrero: Corrida del LXXII Aniversario. 8 Jaral de Peñas, 8 para Sebastián Castella, Joselito Adame, Andrés Roca Rey y un triunfador (sic) y
  7. DOMINGO 11 de Febrero: Dos toros para rejones por designar para Andy Cartagena y 4 Jaral de Peñas, 4 para Arturo Macías y Leo Valadez.

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la

Como lo dijimos hace un año, justamente, solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Arturo Macías corta tres orejas y sale a hombros en Pachuca

De SOL y SOMBRA.

El diestro Arturo Macías, que reaparecía tras una grave cornada en el cuello, cortó hoy tres orejas y salió a hombros en la plaza Vicente Seguro de Pachuca, capital del estado de Hidalgo, en el centro-este de México.

Sus paisanos el rejoneador Emiliano Gamero y el matador Uriel Moreno “El Zapata” obtuvieron una oreja cada uno.

Con un tercio de entrada se lidiaron tres toros de Real de Saltillo y otros tres de Pastejé, manejables en líneas generales.

Gamero en el primero tuvo destellos y fue ovacionado. Mejor en el cuarto, para llevarse una oreja.

“El Zapata”, realizó un trasteo variado para ganarse un apéndice en el segundo, y escucho palmas en el quinto.

Macías, el gran triunfador, estuvo torero toda la tarde, le cortó las dos orejas al tercero tras una faena bien estructurada y otra al sexto para redondear su éxito y salir a hombros.

Twitter @Twittaurino

Arturo Macías: “El toro bravo sólo sabe dar cornadas”


De SOL y SOMBRA.

El matador de toros Arturo Macías “El Cejas” manifestó desde su natal Aguascalientes, que se encuentra muy recuperado de la grave cornada que recibiera apenas hace 10 días en el ruedo de su plaza natal, que le produjo una herida grave en el cuello y que a pesar de que los médicos cumpliendo con su deber intentaron intervenirlo, el pundonoroso espada no lo permitió y regreso a la arena para finiquitar al astado y aún más toreó y mató al segundo astado de su lote, ante el sorprendido público de ver una hazaña poco común.

“El toro bravo, solo sabe dar cornadas, el torero debe usar su talento para lidiarlo y matarlo, pero cuando comete algún error puede venir el percance” afirmo Macías.

“La corrida era muy importante por tratarse de un beneficio para las víctimas del terremoto del pasado septiembre allá en el centro del país, la plaza estaba llena con mi público querido y mis alternantes fueron 3 aguascalentenses, fue el puro amor propio lo que me impulsó a cumplir con dignidad el compromiso como hombre y como torero sin importarme la herida”,

“Ya estoy preparándome para volver a vestirme de luces próximamente y seguir en esta lucha del toro hasta que mi Dios diga”.

Nos ponemos de pie ante este Torero. 

Fuente: El Heraldo

Twitter @Twittaurino

Arturo Macías continúa delicado de la grave cornada en el cuello

El diestro mexicano despachó al toro que le hirió y luego fue operado. El tiempo extra que paso en el ruedo después de caer herido le podría dejar algunas secuelas negativas a Arturo Macías.

De SOL y SOMBRA.

Arturo Macías continúa delicado pero se recupera de forma favorable de la grave y espectacular cornada que sufrió el sábado pasado en la Monumental de Aguascalientes.

Macías, que se encuentra con fuertes dolores, continúa bajo un severo control médico debido a la importancia y la situación de la herida. 

En este momento, Macías aún no puede hablar y permanecerá ingresado al menos tres días pendiente de la evolución de la cornada. 

En el parte médico se describe una lesión de 7 cm. en el cuello al lado derecho de la tráquea, sin hemorragia activa y sin salida de aire a través de la misma, con una cornada de una sola trayectoria hacia atrás, arriba y adentro”.

Twitter @Twittaurino