Archivo de la etiqueta: Arturo Macias

La Enésima Tropelía – Cierra Temporada “Mayor” con sabor a Menor.

Cambio de mano de Arturo Macías a “Petirrojo” de Las Huertas. Foto: Miriam Cardona.

Ahora es el Juez Braun, en mala hora nombrado, porque no se puede hacer ridículo mayor, al no saber ver la lidia, ya sea a pie o a caballo, así como las reacciones de cada toro y así valorar y guiar a la asistencia, cada día más confundida. Salta un toro bravo, esto sumado la lastimera y chabacana actuación de Andy Cartagena consigue conmover y promover el camino fácil e inventar un indulto con muy poco de fondo propio y que subraya que de aquel torero a caballo ilusionante de 2000-2001 solo queda un tramposa y vulgar puesta en escena. Arturo Macías aporta la parte menos alborotadora de un espectáculo lamentable y, pese a la exageración que ha tenido su novena puerta grande en La México, se contrasta con la débil y decepcionante aparición de Leo Valadez, sin sitio y superficial, sin mayor recurso para quitarse un lote infame, reflejo del estado de la Fiesta.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Seriedad y solemnidad revisten las formas taurinas.

No negamos, decía Don Neto, la gran algarabía del público mexicano, que goza más del jolgorio de la corrida que de la entendedera del fenómeno taurino. Lo cierto es que la Plaza México está completamente perdida entre la desorientación a la que se le ha sometido de varios años para acá, la falta de autoridad y la auto complacencia de la actual administración. El mejor ejemplo de ello es el rejoneador Cartagena.

La aparición de un anovillado astado que abre plaza hace ver al torero a caballo preciso clavando un solo rejón en lo alto de salida pero acelerado y vacilante en los cites, al quiebro o a la tira en banderillas y sin mayor temple, a la misma velocidad siempre al galopar, sin torear, solo dando vueltas por el ruedo.

Así los toros, nunca mejoran.

Y veamos la lidia a caballo, precursora fundamental del toreo a pie, como un ejercicio también de sometimiento, de poderío y de temple. Esto Cartagena lo muestra a medias ante este cárdeno oscuro primero, fiel a su tipo ganadero pero infiel a su encaste pues este ejemplar sale flojo y se le esfuma la casta, acaba parado. A esto se homenajea con impensable Arrastre Lento. Claro, el rejoneador está tan pendiente de la galera y de dar coba a la gente que, ésta, predispuesta, aplaude incluso lo realizado fuera de la cara del toro.

Olvidando que, salvo el cite psicodélico, todo lo que se haga fuera de la línea de ataque del toro, del lugar donde puede herir, es ensayo o simulación.

Más, si esto se pretende que tenga mérito.

Pincha Cartagena varias veces y es silenciado.

Entonces la corrida encuentra, sorprendentemente, dos partes serias, una en la presencia aun cariavacada del castaño primero de lidia ordinaria, un burel largo y alto, demasiado zancudo acaso pero con cabeza bien armada. Y otra con la aparición tardía de Arturo Macías con buen proceder capotero, concentrado en el toro y firme ante un burel que se escurre a la querencia, dos veces, además de repucharse del caballo de recibir.

Macías ve como Valadez, en su único momento de lucimiento, interviene correctamente por chicuelinas y el veterano contesta con tafalleras cargando la suerte donde hace notar la tardanza y flojedad del castaño pero cierto son en la embestida, mismo que no alcanza a ser mejorado por las cuadrillas que no atinan y no ahondan la condición del astado.

Pena grande porque los de plata han abandonado el temple y el bien hacer.

Macías por el contrario.

En ambos turnos ha planteado y colocado correctamente el andamiaje. Ha caminado por una estructura adecuada, alternado y genuflexo, vaciando hacia arriba en el primero, sereno y templado, de pie, con el segundo. Este procedimiento le viene perfecto al castaño que agarra son y contagia a Macías de temple en un inicio donde después de iniciar bien se descuadra al girar en el martinete pero que encuentra soberbio desdén. Aquí el toro le responde y le indica que solo embestirá en cierto terreno –sobre las rayas- y a cierta altura y distancia –media altura, de preferencia.

De malva y oro, contra el viento, hace que el toro acuda en dos tandas breves de derechazos, rematadas bien, abajo y con la zurda. Pero trata de enroscarse al toro por el pitón izquierdo sin notar que la flojedad le pide respetar la línea para encelar. La informalidad del toro, su mansedumbre, impide que siga el engaño y descuadra a Macías que responde con la mejor tanda de su actuación, largos derechazos que encienden la esperanza.

Solo por una tanda.

Luego no terminaría por adecuarse ni rematar: plantea correcto, ejecuta desigual. Y en eso se parecen las dos faenas, la primera rematada por alto y con espadazo entero caído. Habría sido bueno tapar el pañuelo. La México, su Juez, tal como en el que abre plaza, aflojan.

Lo malo en los toros es caer una sola vez en la tentación.

Cuando es así, se cae para siempre.

Pese a ello Macías se mantiene ajeno al jolgorio, no hace mella en él, el numerito del cuarto turno y a un precioso toro lidiado en tercer turno ordinario le construye una faena que, de haber respetado la altura y tirado del toro sin descuadrarse o engancharse, el astado habría roto a mejor. No obstante la innecesaria voltereta propia en el intento de gaonera donde pierde tiempos preciosos, se nota de nuevo con estructura y, pese a no rematar, con poca ligazón, termina acertando con la espada, tras alternadamente rematar con cambios de mano por bajo en los terrenos cambiados bajo la Porra.

Estocada entera, en lo alto y en la suerte contraria, incluso la curva del estoque acentua su pronunciado trazo al clavar y, pese a tener algo de tendencia contraria el estoque, Macías hace uso paciente y magnífico del verduguillo, fulmina al precioso “Muñeco”, nombre célebre, y corta la segunda oreja para su novena puerta grande.

Justo cuando más lo necesitaba.

Ya veremos el tiempo qué sitio da a este su triunfo.

Pues así como Valadez no sabe qué hacer con un manso espantoso que hace de segundo ordinario al que no es capaz de sujetar y parar primero para castigar después, el novel torero se ve imposibilitado para apenas mostrarse con tanta pata para atrás, muchas zapopinas en el quite y, claro, demasiadas precauciones al empecinarse a lidiar en redondo a un toro tan manso como chico. Cómo se extraña ese toreo que domeña y remata a pitón contrario para alternar rodilla en tierra el castigo y el latiguillo que merecen los mansos. Su insustancial actuación se acentúa a peor con el inválido sexto al que intenta quite de oro sin mayor lucimiento ante un inválido que debió ser devuelto. Tarde para su olvido.

Y esas mismas tenemos para lo acaecido a la mitad de la tarde.

Cuando salta un dije como el cuarto, “Copo de Nieve” ya histórico, las esperanzas se avivan nomas de verlo. Recordemos, a mejor trapío, mejor bravura.

Aprieta al caballero en plaza, tanto, que pese a clavarle contrario y hacerle dudar sobre el segundo rejón, el toro muestra una condición de atacar con plena alegría en el tranco durante el segundo tercio.

Eso si, si no se le tapa, si se le pasa apenas por encima, sale suelto.

Pero basta sentir el engaño para que embista. Cartagena galopa y galopa, vueltas al ruedo más con las ancas y dando la espalda al cárdeno que encelándole con la grupa y con mejor temple que derive en despaciosidad y, sobre todo, verle torear en plenos medios, más allá del simple ejercicio, hoy ya rebasado, de solo clavar. Porque si Cartagena emociona no es por la manera enfrentar al toro mientras embiste, sino del modo en que él mismo “embiste” al tendido, más pendiente de la puesta en escena que del fundamento de la escena misma.

Y para muestra, un botón.

En uno de los múltiples cambios de jaca, el sobresaliente Jorge López traza caleserinas y el toro acude con tal clase y casta al engaño que termina entablerando y pidiendo más pelea al desorientado y sempiterno sobresaliente. Ahí Cartagena ya no sabe que hacer mas que recurrir baratamente a la chambonería del parado de manos del caballo para jamás citar con compromiso al hermoso cárdeno sino llamarle desde la periferia sin no provocar debdiamente en el cite sino aburriendo al toro y brindar el tramposo espectáculo que su peón de brega tocara los lados del noble toro en abusivo Capote.

A grado tal que “Copo de Nieve” acabara soso y doblando contrario.

Pero todo es posible en La México.

Y el indulto se promueve gracias al ridículo y lastimero ruego de Cartagena, echado en la arena sobre el caballo, todo con tal de no consumar la suerte suprema. Indulto tramposo y tolerado por una Autoridad aun peor y una empresa que festeja el hecho como todo un triunfo cuando quizá ha sido el retroceso donde no gana la bravura pues no hemos podido ver en total dimensión la condición de un toro inicialmente bravo sino la puerta falsa de la pachanga a la que hoy La México está reducida.

La que evita a propósito la suerte suprema.

Esa que impide una mejor y mayor Afición, pues hoy se interesa más la patronal el público y su relajo que en el futuro más duradero, el que nace en el amor de la asistencia por los valores más auténticos la Fiesta. Eso por lo que nadie apuesta…

Eso que es la Afición.

Y quedamos en el último episodio de esta infausta Temporada como el microrelato de @Narratorio, ayer aparecido: “Todo comenzó cuando cayó la última hoja. Se miraron a los ojos con fiereza y sus espadas chocaron. Tras varios minutos de combate cayó un copo de nieve y para alivio de ambos, la lucha a muerte quedó aplazada hasta la primavera.”

Así llega este “Copo de Nieve” y su indulto, a partir del cual, un lidiador se alivia.

Aplaza la realidad, da la falsa salida a lo inevitable de la Fiesta, la verdad del encuentro último, como decía Alfred Tennynson: “Permanece a mi lado cuando vaya apagándome//Y puedas señalarme el final de mi lucha.” Ese final que el cárdeno se ha ganado, luchando, al que la trampa cartaginera le ha cambiado por la muerte en la vejez y la soledad del campirano olvido.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2017-2018. Domingo, Febrero 11 de 2018. Décima Cuarta de Derecho de Apartado. Un Cuarto de Plaza en tarde fresca con viento molesto en diversos pasajes de la lidia. Palco desatinado y distraído que incide, lamentablemente, en la lidia y el resultado del festejo, para variar, la Autoridad no supo ni como indultar al cuarto de la tarde, ocupó todo menos el pañuelo verde.

6 Toros, 2 para rejones de Reyes Huerta (Divisa Rojo, Blanco y Rosa, saltan al ruedo con otra divisa) chico el primero, sin fondo y con flojedad, increíblemente homenajeado con el Arrastre Lento a cargo de Usía. Precioso de hechura perfecta el lidiado en segundo lugar de la lidia para rejones, cárdeno claro número 250 de 514 kgs., con bravura y alegría en el tranco, responde bien en los capotazos de la cuadrilla y en el quite del sobresaliente así como a los cites de su lidiador, no obstante acaba soso y desentendiéndose de las jacas, indebidamente indultado por la pésima y lastimera actitud del rejoneador y la banalidad de Usía. Y 4 de Las Huertas (Divisa Negro, Oro y Amarillo) Desigual y variopinta, destaca el lote del primer espada, con flojedad pero nobleza. Manso y descastado, saltando al callejón dos veces el segundo e inutilizado el cuarto que debió ser devuelto.

Al finalizar la lida del segundo para rejones el ganadero José María Arturo Huerta y su hijo dieron la vuelta el ruedo.

El Rejoneador Andy Cartagena, Silencio y División en la vuelta al ruedo. Salió a Hombros. Arturo Macías (Malva y Oro) Oreja con Protestas y Oreja tras Aviso. Salió a Hombros. Leo Valadez (Azul Rey y Oro) Silencio en Ambos.

Padecen las cuadrillas nuevamente, al bregar y parear. Imprecisos toda la tarde.

Anuncios

CARTELES: Plaza México, Temporada Grande 2017 – 2018, Segunda Parte – La Práctica Reincidente.

La oferta taurina en la Plaza México, ya instalada en la comodísima y reiterada programación, muestra la gestión como falta, ya no solo de taurinismo, sino de imaginación y, sobre todo, de categoría pues la actual administración está cerca de una gestión de Feria pero no de la altura de la historia e importancia de la Monumental México. Como dicen los americanos todo está hecho “in house” y cuidado de estar lejos del manto protector porque, como dijo el político aquel, es vivir en el error. Y en tal error, de no levantar este vuelo tan peligrosamente manejado, puede quedar la Afición por enésima vez.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sin Enrique Ponce. Sin José Tomás. Sin Manzanares.

Sí, con Juli y todo su andamiaje incluyendo a Su (lesa) Majestad, el Julipié.

El fierro viejo que tarde a tarde en La México consigue vender gracias a una Empresa que deja hacer y deja pasar, ya no digamos la combinación sino la confabulación del madrileño con Teófilo Gómez esa que de dos encierros a los que el madrileño enfrenta solo ha traído un toro bravo, “Abuelo” lidiado el 5 de febrero pasado al que no terminó de entender ni de cuajar.

Teniendo a Juli como base, arrastrando a Sergio Flores, quitando todo el sitio al toro, la segunda parte de la Temporada tiene como principio no mantener a la gente en la Plaza sino apostar a un muy relativo interés que no da seguimiento al mérito sino a la recomendación, al padrinazgo y, tristemente, al cacicazgo.

Por ello, los carteles son “in house”, anticipando disculpas por el chocante anglicismo.

Es decir, se vive dentro de la empresa o sus aliados, o se está en el error.

Por eso, tanta monotonía por eso tanta falta de imaginación, no puede haber inventiva donde de hay plantilla, troquel y plano. Si no, cuál es la razón de traer a Llaguno después del petardo del año pasado, lo mismo que a Garrido, Marín y Valadez. Tres nombres que dicen mucho menos que, por ejemplo, Urdiales, Ferrera, o Talavante.

Para ya no repetir los mencionados al principio.

Claro, al no encontrarse estos nombres, dijera Bardo de la Taurina, bajo el manto protector empresarial es impensable que la empresa logre innovar y, su conflicto de interés, dicta solo utilizar los recursos de casa, pagar sueldos de empleados en lugar de honorarios de profesionales taurinos. Es triste como hoy ver que la empresa no es creadora de ilusiones y concreciones taurinas, sino maquiladora de una muy simple puesta en escena.

Por ello sorprende como la omisión de no traer a Roca Rey ahora se intenta subsanar con dos corridas que son las dos más importantes, La Joya y Jaral de Peñas forzando la máquina por tercera ocasión en un mismo año. Qué habría sido de esta Temporada de haber tenido a Roca Rey en la parte anterior. Y qué será de Arturo Saldívar quien puede traer la respuesta y la válida oposición de un toreo de mayor imposición en todo aspecto.

No, se trajo a Valadez con Jaral. Ahora se le repite con Las Huertas.

Y una pena que la triunfadora de este año, Piedras Negras, sufra de nuevo la corta visión empresarial, claro, a cuenta de la Afición que esperaba la vuelta de la ganadería triunfadora.

Imposible.

Vivimos la época de una empresa baratera, de una empresa a la que no le alcanza, ya no solo lo presupuestario sino la cualidad de todo empresario taurino en la Plaza México: la creatividad, no mal entendida como la Corrida Guadalupana sino en el fundamento taurino.

Que de Algara a Herrerías (aunque Usted no lo crea) de Gaona a Curro Leal siempre ha marcado los mejores momentos de su administración. Vaya, ni el mínimo anuncio de algún homenaje a Juan Silveti Reynoso luego de su partida. No, no cabe el mínimo gesto de torería.

Y esto es lo que más nos preocupa

Esta administración no hace ningún esfuerzo por ofrecer lo que siempre ha sido la Temporada Grande, el muestrario mayor de lo más granado del toreo, eso que no es ni Garibay, ni José Adame (otra vez) ni Andy Cartagena y, mucho menos, Teófilo Gómez.

No obstante la aparición de Jerónimo de, mucha atención, Diego Sánchez no puede dejarse de lado que los dos triunfadores de la Temporada primaveral del año pasado, Barba y Silis no tienen cabida en carteles donde un torero como Luis David, en pleno tropezón, sin ya no digamos oreja, sin un paso firme y contundente en todo el año anterior en La México. O de Diego Silveti en la enésima oportunidad y de Macías de forma forzada, a cambio de no ver ya a “El Payo” sumido en una contrariedad alarmante.

Pesa la recomendación, no el mérito. De nuevo.

Y lo más grave. La omisión de las formas en la nueva empresa llega al extremo, tristemente reiterado, de borrar el cartel taurino, sepultar su tradición pictórica, su tradición artística y colocar en cambio la villamelona y simplona impresión de la foto, cuando la ilusión que encadena el arte pictórico respecto del espectáculo que se anuncia. Eliminar esto es mutilar una tradición.

Así las cosas.

El toro será el único que pueda poner el orden en un ambiente entreguista y poco reflexivo, un ambiente que no caminará si los encierros no se encuentran en la proporción de la categoría Plaza esa misma que ha sido mutilada por la agachona actitud de gente como Jesús Morales, el nombrado Juez, al que ya le preparemos el expediente administrativo correspondiente.

Las empresas taurinas en México bien pueden presumir de controlar autoridades a fin de no cumplir la mínima forma de tradición y de dominar voluntades que terminan en comparsa de la medianía.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta en años pasados y anteriormente esta misma Temporada (https://desolysombra.com/2017/12/26/comunicado-plaza-mexico-carteles-temporada-grande-2017-2018-segunda-parte/) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 7de Enero: 6 Caparica, 6 para Jerónimo, Juan Pablo Llaguno y Antonio Lomelín hijo, que confirma alternativa;
  2. DOMINGO 14 de Enero: 6 Arroyo Zarco, 6 para Ignacio Garibay, José Garrido y Diego Sánchez, que confirma alternativa;
  3. DOMINGO 21 de Enero: 6 La Joya, 6 para Diego Silveti, Andrés Roca Rey y Luis David Adame;
  4. DOMINGO 28 de enero.- Toros de Fernando de la Mora para Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldívar y Ginés Marín.
  5. DOMINGO 4 de Febrero, Primera Corrida del LXXII Aniversario: 6 Teófilo Gómez, 6 para Julián López “El Juli” y Sergio Flores, en Mano a Mano;
  6. LUNES 5 de Febrero: Corrida del LXXII Aniversario. 8 Jaral de Peñas, 8 para Sebastián Castella, Joselito Adame, Andrés Roca Rey y un triunfador (sic) y
  7. DOMINGO 11 de Febrero: Dos toros para rejones por designar para Andy Cartagena y 4 Jaral de Peñas, 4 para Arturo Macías y Leo Valadez.

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la

Como lo dijimos hace un año, justamente, solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Arturo Macías corta tres orejas y sale a hombros en Pachuca

De SOL y SOMBRA.

El diestro Arturo Macías, que reaparecía tras una grave cornada en el cuello, cortó hoy tres orejas y salió a hombros en la plaza Vicente Seguro de Pachuca, capital del estado de Hidalgo, en el centro-este de México.

Sus paisanos el rejoneador Emiliano Gamero y el matador Uriel Moreno “El Zapata” obtuvieron una oreja cada uno.

Con un tercio de entrada se lidiaron tres toros de Real de Saltillo y otros tres de Pastejé, manejables en líneas generales.

Gamero en el primero tuvo destellos y fue ovacionado. Mejor en el cuarto, para llevarse una oreja.

“El Zapata”, realizó un trasteo variado para ganarse un apéndice en el segundo, y escucho palmas en el quinto.

Macías, el gran triunfador, estuvo torero toda la tarde, le cortó las dos orejas al tercero tras una faena bien estructurada y otra al sexto para redondear su éxito y salir a hombros.

Twitter @Twittaurino

Arturo Macías: “El toro bravo sólo sabe dar cornadas”


De SOL y SOMBRA.

El matador de toros Arturo Macías “El Cejas” manifestó desde su natal Aguascalientes, que se encuentra muy recuperado de la grave cornada que recibiera apenas hace 10 días en el ruedo de su plaza natal, que le produjo una herida grave en el cuello y que a pesar de que los médicos cumpliendo con su deber intentaron intervenirlo, el pundonoroso espada no lo permitió y regreso a la arena para finiquitar al astado y aún más toreó y mató al segundo astado de su lote, ante el sorprendido público de ver una hazaña poco común.

“El toro bravo, solo sabe dar cornadas, el torero debe usar su talento para lidiarlo y matarlo, pero cuando comete algún error puede venir el percance” afirmo Macías.

“La corrida era muy importante por tratarse de un beneficio para las víctimas del terremoto del pasado septiembre allá en el centro del país, la plaza estaba llena con mi público querido y mis alternantes fueron 3 aguascalentenses, fue el puro amor propio lo que me impulsó a cumplir con dignidad el compromiso como hombre y como torero sin importarme la herida”,

“Ya estoy preparándome para volver a vestirme de luces próximamente y seguir en esta lucha del toro hasta que mi Dios diga”.

Nos ponemos de pie ante este Torero. 

Fuente: El Heraldo

Twitter @Twittaurino

Arturo Macías continúa delicado de la grave cornada en el cuello

El diestro mexicano despachó al toro que le hirió y luego fue operado. El tiempo extra que paso en el ruedo después de caer herido le podría dejar algunas secuelas negativas a Arturo Macías.

De SOL y SOMBRA.

Arturo Macías continúa delicado pero se recupera de forma favorable de la grave y espectacular cornada que sufrió el sábado pasado en la Monumental de Aguascalientes.

Macías, que se encuentra con fuertes dolores, continúa bajo un severo control médico debido a la importancia y la situación de la herida. 

En este momento, Macías aún no puede hablar y permanecerá ingresado al menos tres días pendiente de la evolución de la cornada. 

En el parte médico se describe una lesión de 7 cm. en el cuello al lado derecho de la tráquea, sin hemorragia activa y sin salida de aire a través de la misma, con una cornada de una sola trayectoria hacia atrás, arriba y adentro”.

Twitter @Twittaurino 

17ª Plaza México: ¡Qué poco dura la alegría en la casa del aficionado a los toros! 

Arturo Macías sufrió una cogida sin consecuencias al intentar matar a su primero. Foto Arturo Macías Prensa.

En una Fiesta que suele ser alegre, ¿puede ser un triste espectáculo una corrida de toros? Desde luego, sobretodo si la entrada es tan mala como la registrada el día de ayer y los toros son como los de La Estancia que resultaron flojos, mansos, rajados, descastados e huidizos. Dándonos como resultado final; un festejo que resulto aburrido, cansino y monótono.

Por Juan Carlos ValadezDe SOL y SOMBRA.

Plaza México, CDMX.- Caía la noche oscura sobre la ciudad y los matadores de toros cruzaban el ruedo con rostros afligidos entre los pocos aplausos de quienes se esperaron a tributarles el último de los reconocimientos. Sus rostros reflejaron la contrariedad de una tarde que vino marcada por el mal comportamiento del ganado.

Sabor agridulce el que le quedó también al aficionado porque el comportamiento y el juego de los de La Estancia le restó importancia al último festejo de la segunda parte de la Temporada Grande 2016/17.

Pero toda la culpa no sólo es para el ganadero, aunque se lleva la mayor parte, pero si la corrida está saliendo descastada y con escasas posibilidades, es lógico pensar que los toreros tienen en la mente alguna iniciativa para calentar el ambiente. Pues nada. Como si con ellos no fuera el asunto. Se limitaron a matar sus dos toros por cabeza y a su casa.

Ignacio Garibay no tuvo suerte. A él fue a parar el único toro potable del encierro, pero no pudo coronar su labor con un triunfo por sus fallas con la espada.

Lo mejor del primero de su lote fue un trasteo muy técnico, aprovechando la querencia a tablas del animal en una faena valiente y engallada. Pero todo quedó ahí.

Con el cuarto de la tarde, el mejor toro del encierro, no termino por redondear su faena aunque se mostró muy voluntarioso y valiente. En resumen lo de Garibay fue un trasteo intermitente con algunos muletazos meritorios ante un toro noble y encastado, sobretodo cuando en ocasiones le aguantó las embestidas y consiguió caerle a la distancia adecuada. Falló con el acero y salió al tercio.

Arturo Macías solo encontró piedra. Las promesas del segundo en el capote no se cumplieron en la muleta. Por el contrario, apenas permitió el unipase, en la medida en que no iba más allá de sus propias limitaciones para embestir y de su mansedumbre. Todo terminó en pitos para el animal y división de opiniones para el torero.

El quinto paseó su mansedumbre. Macías buscó lo que no había. Y como no lo halló, lo finalizó después de varios intentos al grado que escucho dos avisos.

A Fermín Rivera le retribuyeron muy poco la voluntad que puso en el tercero. El sexto desde sus embestidas en el capote acabo con la esperanza de una faena con emoción en la muleta. Lo deslucido y manso de su comportamiento hicieron su labor imposible, y por eso Rivera corto por lo sano.

De verdad ¡Qué poco dura la alegría en la casa del aficionado a los toros!  Tras el final feliz del domingo pasado con Sergio Flores, regresó la monotonía al ruedo y la desesperación al tendido.

Lo mejor del festejo fue que la corrida termino.

Resumen

Plaza México. Decimoséptima corrida de la Temporada Grande. Menos de 5 mil aficionados. Seis toros de La Estancia bien presentados, retacados de kilos, pero mansos y deslucidos, con excepción del lidiando en cuarto lugar que resulto noble y encastado.

Ignacio Garibay: Silencio y ovación con saludos.

Arturo Macías: Silencio y leve división de opiniones tras dos avisos.

Fermín Rivera: Silencio en su lote.

Incidencias: El banderillero retirado Juan Vázquez entregó un reconocimiento al subalterno y apoderado Alberto Preciado. 

Twitter @Twittaurino 

En familia.
En familia.

La Verdad Ajena: Una tercia ¿que mata poker?

Por J.C. Valadez – De SOL y SOMBRA.

Finaliza hoy la segunda parte de la Temporada Grande, que este año en su parte final ha despertado aún mayor expectación que en años anteriores. 

Para cerrar se ha programado un cartel para buenos aficionados, de esos que ya quedan muy pocos. 

La combinación de Ignacio Garibay, Arturo Macías y Fermín Rivera anunciada para hoy, es quizás uno de los carteles más esperados por aquellos feligreses que domingo a domingo acuden puntualmente a la Plaza México en pequeñas cantidades, claro está, que de lo bueno ya queda muy poco y suele darse en pequeñas dosis.

El público conocedor, seguramente cansado de la reiteración de algunas «figuras», está deseando ver el toreo bueno como sucedió el pasado fin de semana con Sergio Flores y espera con gran interés la mínima posibilidad de que éste se produzca en tardes como la de hoy. 

Por tal motivo hay expectación incluso en la reaparición de Arturo Macías, un torero consentido de esta afición, que llego a la cúspide de su carrera en esta misma plaza hace algunos años.

Después el despiadado tiempo se encargó dé poner las cosas en su lugar, por lo menos hasta el día de hoy.

Ignacio Garibay, es otro torero que en algún momento de su carrera estuvo también muy cerca de la gloria. 

Tardía ha sido la presentación de Garibay en La México está temporada,  después de que nos dejará buenas sensaciones durante el año pasado con un par de actuaciones importantes. 

La tarde de hoy es clave para el futuro del torero capitalino, que tendrá dos toros para demostrar que puede mantenerse vigente, ya que de su actuación del día de hoy depende prácticamente todo el resto de su temporada.

¿Será verdad aquello de que unos nacen con estrella, y otros, estrellados?

Fermín Rivera parece ser de los primeros, y debe de ser una bendición regresar a su plaza con la suerte de que la afición siempre le espera con ilusión. 

Por razones diversas, por ser nieto y sobrino de quien es, por su buena fachada, por su innata elegancia, Rivera ha caído de pie en esta plaza tan veleidosa con unos y tan dura con otros. 

Fermín Rivera es un torero consentido en La México; tanto que haga lo que haga, se analiza con buenos ojos que parecen estar asistiendo a una obra de arte.

Los toros para esta tarde serán de la ganadería de La Estancia, que esperemos no desentonen con la tendencia del toro bien presentado que hemos visto durante casi toda la temporada en otras tardes.

La mesa ya esta puesta, ya solo nos falta su opinión.

Mucha suerte.

Twitter @Twittaurino 

​A los niños no los trae la cigüeña, ni vienen de Paris Por Bardo de la Taurina

Macías en Madrid.

A últimas fechas que propiamente deberían de ser las nuevas por acá, como que la gente anda como expectante y hasta ansiosa por lo que va suceder, que no todo ha terminado de suceder dentro de un marco de indignación e incomprensión, que desataron opiniones y  deseos satánicos, que vomitaron los irracionales en contra de la figura del infante Adrián y el festival benéfico a favor de la Fundación de Oncohematología Infantil, ya todo lo que se debía de repudiar se expresó, mas aquí hay que estar prevenidos a esperar por parte de los anti taurinos mexicanos que son liderados por un argentino brotes o arremetidas con mayor saña en cuando surja una oportunidad, porque en México generalmente no se toman iniciativas dañinas sino que se adoptan de extranjería.


Algo que ha venido causando curiosidad, es saber sobre el elenco y el derecho de apartado para la Temporada de Invierno de la Plaza México, la cosa es tranquila, pues en unas horas todo se sabrá y hasta existe la posibilidad de que no se den a conocer carteles prefabricados, lo cual sería un acierto, sin otra razón que porque así lo marca el librito.

Todo indica que el serial arrancara el 13 de Noviembre y a la par en fecha aunque totalmente deslindado de empresa, ganaderos, toreros y apoderados  los domingos a las 12 del mediodía y hasta la una de la tarde por Radio Fórmula a nivel nacional ‘Charlas de Temporada Grande’ con German Figaredo & Bardo de la Taurina, la temática ya la adivina usted nada de miel, sin hacer creer que a los niños los trae la cigüeña de Paris y solo blandiendo las charrascas esas que no conocen de contemplaciones, ni de componendas.

Otro tema de esta semana lo fue la comparecencia del aguascalentense Arturo Macías en la tierra del Oso y el Madroño   de la que por razones de respeto pues no vertiremos opinión alguna pues hablar de ella sería tanto como darle validez a eso de que allá arriba andan volando angelitos repartiendo merengues a quienes se han portado bien o que debajo  en lo que llaman ‘infierno’ anda un cuate con un trinche y una cola de diablo aventando lengüetazos de lumbre ¿usted conoce  alguien que  haya visto eso? 

¡Claro que no! igual con la comparecencia de Arturo Macías ante los enemigos de Palha solo podrán hablar de ello quienes lo vieron que fueron lo que ahí estuvieron  y si mencionar que aquí se escuchó una espléndida trasmisión  a cargo del trotamundos de la tauromaquia Emilio Méndez con Marco A. Hierro, David Jaramillo, también anunciado el matador Eduardo Gallo. Agregar que además por otro lado llegaron imágenes por medio de una de las  cámaras nuevas que esta temporada ha estrenado el ‘Marco Polo de las Ferias’ Carlos Millet. ¡Ahí hay voces frescas! 

Macías fue a Madrid porque necesitaba un abrigo de mink con el cual presentarse con bombín y polainas en la ya próxima Temporada de Invierno y use la palabra necesitaba porque de muy distinta manera la afición capitalina vera al propio Arturo Macías, a Octavio García ‘El Payo’ y a los hermanos Adame Joselito y Luis David, que a los demás.

Pues una cosa muy distinta es exhibir un visado español  y otra presentarse con una comparecencia en la feria del santo patrono de San Irineo de las Nopaleras y no se puede dejar de soslayar que  el mérito también hay que extenderlo a quien la haya conseguido, que no sé si fue el propio toreador, o el apoderado majo Fernando Ochoa  y ahí quedo el hecho.


Por otra parte los taurinos preguntan ¿Qué si esa moda de los payasos malévolos que ya apareció en México puede infiltrarse en la Fiesta Brava? La respuesta es que desde hace muchos años ya está dentro  lo que sucede es que aquí a los payasos no se les había ocurrido pintarse la cara y entonces todo el mundo ya sabe quiénes son los que se disfrazan de acuerdo a las características del personaje que quieren imitar, que tratan de caracterizarse o como lo que quieren parecer, más pensándolo bien no se puede descartar que un día  los payasos   nos den la sorpresa y  aparezcan por las plazas  todos pintarrajeados, en ese caso yo solo recomendaría que si  usted los tiene como amigos lo cual ya es muy grave pues absténgase de saludarlos de beso porque luego esas pintarrajeadas se vuelven un problema, no nada más pa’ despintarlas sino que su señora vaya a pensar que lo beso ‘La Tucana del verde ecologista’, ‘La Suripanta Tenebrosa’ o hasta ‘La Corcholata’ de la Carmen Salinas,  además se corre  el peligro de que le trasmitan alguna infección cutánea que no es lo mismo que culánea.

La Plaza México continuó presentando novillos y novilleros y este domingo le toco pasar lista a bureles de la dehesa de Zacatepec, una ganadería que muchos no conocían en un festejo sándwich, donde la percha de Jesús Enrique Colombo al que apodera Ruiz Palomares, uno de los mentores de Enrique Ponce y José María Hermosillo, que dicen las señoras del tendido está bien hermosillo, fueron lo sabroso, lo bien cortado, lo bien sazonado, lo picoso mientras que Nicolás Gutiérrez se quedó en medio como rebanadita de jamón en emparedado de hospicio, sin sabor.