Archivo de la etiqueta: EL JULI

Opinión: Aportación a la teoría de la lidia

El Juli nos volvió a ver la cara de mensos y se llevo a cambio una carretada de Euros.

Por José Antonio Luna.

Oigan, pretender que los toreros hagan algo por nosotros, es como si los ratones quisieran que los gatos los ayudaran a escapar de sus garras. Somos los aficionados, los que debemos ya -¡urgente!- cambiar la estrategia y ponernos rigurosos, sin embargo, primero debemos avispar y percatarnos de la realidad. Las aficiones tienen el espectáculo que se merecen.

La corrida de los “teofilitos” marca los derroteros de cómo las figuras quieren dárnosla con queso. ¡Por piedad!, reflexionen, vean la torpeza, cantar oles a El Juli por la lidia de ese merenguito bobo hasta la desesperación, que embestía como si fuera de cuerda, sin el menor asomo de emoción, con la cabeza a media altura y saliendo de cada pase desparramando la vista, pero sin ganas de irse, para volver a embarcarse con la obediencia de un perro faldero, eso, es el apocalipsis de la tauromaquia. Así mismo, el mansurrón que se quedó mirando a Joselito Adame cuando el diestro cayó frente a él y no movió la leña un milímetro para obsequiarle un derrote, significa, en pocas y sencillas palabras, que ya nos cargó el carajo.

El Juli vino a la México a vernos la cara una vez más con una estafa monumental del tamaño de esa plaza, la más grande del mundo. A la bribonada, se sumaron su cómplice, el diestro comparsa que se llama José Guadalupe Adame, y los ganaderos de Teófilo Gómez, todos ellos capitanes generales, del movimiento antitaurino mexicano. La corrida fue un soberano despropósito y una vergüenza.

Dicen que entre sastres no se cobra la puntada, pero al cachondeo se suman algunos críticos con sus comentarios aduladores al pasmo de Velilla de San Antonio. Para empezar, es una afrenta a la ética que los cronistas escriban acerca de las virtudes de la faena de El Juli a los bobos animalitos jugados el domingo pasado. Despaciosidad y arte son palabras que en este caso sobran. Estoy de acuerdo, Julián López, es uno de los grandes protagonistas de la historia del toreo contemporáneo, diestro prodigioso, pero, eso, es en España, aquí, en México, desde aquel maravilloso berrendo con estampa de eralito llamado “Trojano”, de la ganadería de Montecristo, no ha dejado de pitorrearse de nosotros.

Lo grave está en querer defender lo indefendible, como la perla contenida en una entrevista que Rafael Cué hace a El Juli. Entre los dos aportan un descubrimiento genial a la teoría de la lidia, el de que, por ejemplo, los toros de la ganadería de Teófilo Gómez no son sosos, sino que tienen “la bravura muy detenida”. Cuando con el sobresalto adecuado vi y escuché el video que los amigos me mandaron –ignoro si el diálogo es reciente o no, pero da igual- me tiré al suelo de la risa. ¡Qué alguien me lo explique!, ¿cómo se puede mantener detenida la bravura de un toro encastado? Luego, masticando bien esta afirmación lapidaria contra el arte de bregar y matar a estoque toros con estampa de erales–capten el doble filo-, calculé las consecuencias y lloré amargamente. ¡Alarma, alarma, focos rojos, Houston, tenemos un problema!. Ese eufemismo, el de la “bravura muy detenida”, si se pone de moda, será el golpe de descabello que nos faltaba para que la tauromaquia mexicana le vea las patas a las mulitas.

Sé que con artículos como éste, nunca voy a destacar en sociedad, pero no me importa, elijo ser leal al toro y fiel a la verdad. También, sé que mi remate es vulgar y que algunos lectores escribirán criticando mi lenguaje y otros, los cercanos, me lo dirán cuando me vean, pero no me puedo contener, ustedes perdonen: “¿bravura detenida?”, ¡oigan, por favor, no mamen!

Publicado en Intolerancia

Anuncios

El “toro artista” y los  “cobardes” del tendido 

Toro de lidia. Foto 📸 Santiago Molina.

Por Luis E. Carvajal De SOL y SOMBRA.

La fatídica inauguración de la temporada 2017 – 2018 de La Plaza México suscitó una enardecida lucha en redes sociales y medios de comunicación entre taurinos y aficionados que debatían sobre la dureza de las críticas hacia la empresa y protagonistas del Domingo pasado.

Esta lucha sin sentido tiene dos vertientes. Por un lado existe el taurino “optimista” el que piensa que cualquier crítica a la fiesta de los toros le hace mal porque “¿Qué va a pensar el nuevo público?…Ya no va a querer volver con tanta negatividad”. Ese mismo taurino “optimista” que piensa que para rescatar a nuestra fiesta basta con vanagloriar los triunfos sin trascendencia y encumbrar a ganaderías y toreros que no han logrado unificar criterios sino dividir al tendido.

Por otro lado está el aficionado “pesimista” el que para los taurinos de la otra vertiente es un “reventador” por exigir un espectáculo digno con toreros que engradezcan su profesión y vuelvan a anunciarse con verdaderos toros de LIDIA con casta y bravura. Nada más alejado de dicho deseo son las aspiraciones de José Manuel Gómez ganadero de Teofilo Gómez que aboga como otros hierros por un “toro artista” el mismo que buscó sin descanso Don Juan Pedro Domecq que se ha transformado en reses sin casta y sin codicia ideales para el disfrute del matador en turno que termina en la mayoría de la osaciones por convertiste en “enfermero”. No hay que olvidar jamás que de la nobleza (necesaria para el toreo) a la sosería hay una línea muy delgada que lamentablemente parece no importarles.

Para colmo de males los principales portales y medios taurinos están encabezados por “comunicadores” hundidos en el servilismo y la alabanza buscando justificar lo injustificable con positivismo y en el peor de los casos atacando al aficionado que protesta la decadencia del espectáculo al grado de llamarles “cobardes” como hizo el Sr. Rafael Cué en su reciente columna del periódico “El Financiero”. No señor Cué cobarde es el que calla cuando le arrebatan lo que ama.

Me pregunto yo ¿Cómo se pretende volver a darle vida a la fiesta brava y vender al nuevo público un espectáculo en donde los animales que salen por toriles en los carteles de mayor expectación no imponen RESPETO sino pena, desaliento y disgusto? (OJO: en dichas corridas asiste la mayor cantidad de neófitos y posibles prospectos a aficionados)

En el toreo no todo es subjetividad. Me hice aficionado a los toros porque a la temprana edad de 8 años no había visto jamás un acontecimiento más épico, heroico y cercano a la muerte que un hombre plantado frente a un animal de 500 kilos desviando sus duras embestidas exponiéndose con una simple franela y reduciendo su acometividad con una estética indescriptible. Eso nos une a ambas vertientes y es el motivo de nuestra afición. Que no les engañen.

La fiesta no necesita luchas ni defensa. La fiesta necesita GRANDEZA. Un acontecimiento épico como es la fiesta de los toros debe venderse como tal, con toda su crudeza, esencia y su autenticidad. Solo de ésta manera los espectadores estaremos conscientes de su importancia y recuperarán el respeto que se merecen los protagonistas desde que suenan parches y metales hasta que las mulillas arrastren al último bravo animal que entregó su vida en el ruedo.

El aficionado a los toros debería vivir orgulloso por contribuir cada que pasa por la taquilla a la recreación y preservación de un rito milenario que no tiene comparación en el mundo, y contribuir con la supervivencia de una especie única tan seductora como mística, tan noble y tan fiera, y colaborar en la perpetuación de una de las manifestaciones culturales de mayor calado emocional en toda la historia de la humanidad.

No nos maten las ilusiones. No le quiten su esencia BRAVA a nuestra fiesta.

Twitter@luiscarvajal0

¿La Fiesta en Paz? Orígenes de una desviación

El Juli frente al tercer astado de su lote de la ganadería de Teófilo Gómez.

Después de lo acontecido el domingo pasado con el encierro de Teófilo Gómez, conviene recordar estas reflexiónes del Maestro Leonardo Páez en donde nos explica el desplazamiento de las bases éticas del toreo hacia la pretensión estética frente a un toro carente de nervio, justo como fueron los toros de la divisa queretana que saltaron al ruedo durante el festejo inaugural de la Temporada Grande 2017-2018.

Por Leonardo Paéz.

Quedó muy claro. La tradición taurina de México, con 490 años y exponentes internacionales de primer nivel a lo largo del siglo XX,  fue reducida a las expresiones de los diestros frente a un toro artista mexicano, ese que más que pelear sabe pasar dócil, suave y repetidor ante el torero, volviendo absolutamente prescindible la suerte de varas y convirtiéndose en dúctil cómplice del toreo bonito, no en el otro protagonista de un encuentro sacrificial menos disparejo.

Resulta gravísimo este desplazamiento de las bases éticas del toreo a la pretensión estética frente a un toro carente de nervio, de temperamento y de elocuente transmisión de peligro, el otro aspecto preocupante, ignorado por el coro de extasiados –empresas, ganaderos, toreros, crítica, autoridades y público– es la suerte que correrá la oferta del espectáculo taurino en México una vez que regresen a nuevamente a su país los diestros-marcas referenciales del nuevo chou tauromáquico.

Un espectáculo sin más emoción que el posturismo ante la toreabilidad comodona, la exaltación de la forma y disminución del fondo, con una acometividad predecible y colaboradora, no amenazante.

Las decadencias tampoco se improvisan.

Hace 24 años, en Guadalajara, Jalisco, a feliz iniciativa de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, presidida entonces por el ganadero Jorge de Haro, se llevó a cabo del 21 al 24 de octubre de 1993 el Primer Congreso Mundial de Ganaderos de Lidia, con la participación de todos los países taurinos, excepto Venezuela y Francia.

Entre las ponencias llamó la atención la del ganadero español Juan Pedro Domecq Solís (1942-2011), a la sazón presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, titulada El toro de lidia en su evolución, del toro de ayer al toro de hoy, por lo insólito de sus consideraciones y lo forzado de sus disyuntivas, desarrolladas desde la década de los 80.

Estableció conceptos como toro fiero y toro artista, afirmando que “el primero representa el concepto torista de la fiesta o la derivación de concepto de lucha. Con él se pretende que sea difícil el dominar al toro y que éste aporte de manera fundamental emoción en la lucha… toreo que podrán hacer los distintos toreros. pero que siempre tendrá una menor composición artística de la que puede hacerse con el toro artista… el toro fiero se defiende más y es más difícil de someter, porque le faltan algunos de los componentes necesarios para hacer que el toreo se transforme casi en una danza, en una verdadera expresión artística y estética”.

Juan Pedro Domecq definía al toro artista por tres cualidades fundamentales: fijeza, ritmo y entrega, y añadía: Necesita estar fijo ante su enemigo (sic) porque el torero tiene que abandonarse en su arte (sic) para poder dominarlo (sic); necesita tener ritmo porque el toreo se ha transformado en danza (sic); necesita tener entrega porque sin la arrancada entregada es imposible (sic) la quietud y la propia entrega del torero.

Ignacio García Villaseñor, ganadero del hierro mexicano de San Marcos, en esa ocasión tuvo el valor civil de advertir: Ahora se ha vuelto una fiesta de toreros, pero habrá que pugnar porque vuelva a ser de toros. Trabajamos muchos años para poder llevar a las plazas una corrida de toros digna para que malos taurinos y malos toreros la echen por la borda. No nos refugiemos en el toro artista para disfrazar la mansedumbre y diluir la casta. 

Los más ya se refugiaron.

Publicado en La Jornada.

Lunes @Taurinisimos 136 – El Juli y Adame, Temporada Grande 2017-2018. César Rincón en La México.

“El Juli” prepara el “julipié” esto y más en el lunes de @Taurinisimos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 20 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018. Corrida Inaugural del Derecho de Apartado.

Análisis Toros de Teófilo Gómez para Julián López “El Juli” y Joselito Adame en Mano a Mano.

Clip: “Antes de Salirle al Toro” de @DivisaFilms.

Roca Rey Triunfa en Querétaro con Payo y cornada a Luis David Adame encierro de Montecristo.

Recuerdo de César Rincón en la Plaza México en la Regia Inauguración de la Temporada de Oro 1995-1996. Faena al toro “Ventanito” de Garfias en Noviembre de 1995, dos orejas.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo lunes 27 de Noviembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

HOY Lunes de @Taurinisimos EN VIVO 7 pm @RadioTVMx – Inaugural Plaza México, Temporada Grande 2017-2018.

Hoy en @Taurinisimos, polémica en el mano a mano de Juli y Adame.

El análisis de la apertura de la Temporada Grande llega @Taurinisimos luego del polémico encierro de Teófilo Gómez y la oreja de “Juli” en su mano a mano con Joselito Adame y el futuro de la Temporada en La México. Recordaremos a César Rincón 22 años después de su triunfo en la Monumental.

Por: De SOL Y SOMBRA. Redacción.

Hoy, en lunes revolucionario, en punto de las siete de la noche hora de la Ciudad de México  @Taurinisimos analizará el resultado del cartel de ayer domingo con el que abrió la Temporada Grande en la Plaza México.

Seguiremos con las faenas importantes de las corridas de Querétaro e Irapuato con la cornada de Luis David Adame y el triunfo de Andrés Roca Rey en la Santa María.

Desde Aguascalientes Sergio Martín del Campo y su opinión sobre festejos de Calaveras y el paso de los toreros hidrocálidos.

También recordaremos a César Rincón 22 años después en la inauguración de la Temporada de Oro.

Estos y otros temas de actualidad, hoy en punto de las 8 de la noche a través de http://www.radiotv.mx en vivo y, posteriormente, en el canal de YouTube: TaurinisimosTV.

Aquí la liga: https://youtu.be/uONpx44sk1U

Conducen Miriam Cardona y Luis Eduardo Maya.

Esperamos contar con la participación de la Afición taurina.

Twitter: @Taurinisimos.

La Cruz de Teófilo – Martirio Ganadero en Gris Apertura de La México.

En verticalidad, “El Juli” gana, en mansedumbre gana Teófilo y pierde la Afición. Foto: TADEO ALCINA RIVERA. Aplausos.

Teófilo cumple lo que promete. A la Empresa parcialmente le funciona lo que oculta. Y los toreros salen con la misma intención de siempre, hacer hasta donde se pueda, con el esfuerzo natural que impone de lidiar cualquier corrida pero sin el sobre esfuerzo que requiere la trascendencia taurina. Con una mansada tamaño Plaza México, “Juli” cumple el expediente al completar, en un mismo año, el quinteto de teófilos, no nos extrañe que, de premio, mate uno más el día 12 y complete “dignamente” su año en ña Monumental. Por su lado, Adame, efectista y corriente, refleja su estado real que solo el oficialismo podrá maquillar. Triste caída de la bravura, la casta y el trapío del toro de lidia.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Solemos pasar por el Barrio de la Santa Cruz en la mayoría de nuestras visitas a Querétaro capital, con su histórico templo, lo mismo convento que prisión, mausoleo y cuartel, vigía que ha visto pasar la historia de este país, casi en un pestañeo.

Ahí está el árbol de espina más misterioso del mundo, el que no da flor ni da fruto que solo puede crecer y reproducirse ahí, ese cuya figura, en forma de cruz, es solo espina por los cuatro costados. Algo así es la mansedumbre, esa espina que también igualmente es el báculo olvidado de un fraile que caminó dewde las Hibueras hasta la Santa Cruz sobre un camino igualmente espinoso.

Como la herida que esta noche deja Teófilo Gómez en la Plaza México.

Que nada justifica lo disparejo de la primera parte de la corrida y lo variopinto de la segunda, la falta de casta de los tres primeros y lo inválido del resto aunado a los sospechosos pitones. Si esto no ha llegado a mayores es dado la taurinamente juvenil mayoría, asistencia que cuya ilusión taurina, ávida de Plaza México y de Temporada Grande, ha frenado perder los papeles pero a la que hay que decir que esto ni es el toro bravo ni menos la Fiesta.

Así tenemos que Teófilo manda un flaco y serio cárdeno para abrir Temporada que muestra a “Juli” simple, sin mayor otro trámite capoteril, viene un horrible refilón trasero y la tendencia del astado, el más serio del encierro, a recortar por el lado derecho es expresa. Por ello López entiende que el lado bueno es el izquierdo por donde muletea con el tranquillo que tanto le caracteriza, muleta a modo de pantalla, la cintura hacia fuera, un embarque atrasado y la ligazón siempre en la periferia.

Como hay momentos de largueza y lentitud, La México embelesa.

No podemos negarlo, está en nuestra programación neuronal y en el palpitar.

Pero lo cierto es que el mérito de una faena y del toreo está en proporción directa al rival que se enfrente, este, descastado y soso, permite con su cara alta pase a pase que “Juli” se coloque a placer sin ser su planta exigida a la distancia que se pone, más cerca el cárdeno protesta, de ahí que el toreo, ya sin el feo retorcimiento, abra el compás pero se de a hacer embestir al veleto con mayor temple, alargando el recorrido y logrando llevar la embestida, incluso en redondo.

Único momento mayor de la faena.

Porque con la derecha Julián López no encuentra la forma, ni en lo vertical ni con su tranquillo, solo en los circulares ligados que borran cualquier observación hacia el toro. La México ayer solo ve al torero que excede en la faena y, a su por demás ventajoso modo, deja un volapié, contrario y perpendicular, defectuoso, que… sí, aunque ustedes no lo crean… se premia.

Y se protesta, que aun el porrismo no es unanimidad.

A la postre, esta sería la única oreja, menos mal.

Porque “Juli”, habría cortado otra más con el espantoso manso tercero, rajado desde salida, un burel cárdeno de feos pitones jadeante en todo momento sin celo por la muleta ni casta, que husmea los muslos y que, no obstante López lancea con temple, trata de aplicarle la fórmula por el lado derecho hasta que tanta periferia, tanto apuntar la salida por anticipado y tanto retorcimiento en los naturales, provoca que el cárdeno se salga del cuadro y se le cuele por dos veces.

Dos topetazos que no causan mayor emoción.

Entonces, “Juli”, en gesto dramatizado, se engalla pero el descastado le pone en el sitio obligándolo a dejar amaneramientos para quedarse vertical y quieto para ahí buscar su toreo la mejor versión que pueda ofrecer ante estos toros que ni para el consomé sirven.

Juli” vuelve a regodearse, a acomodarse con temple.

Pero ese temple, que tiene fundamento técnico, carece del alma dramática de la Fiesta.

La México le corea fuerte pasando por alto lo anterior, se embelesa en la circular dosantina y los cambios de mano, los molinetazos que llevan a pasar de faena y a dejar todo en pinchazo cuando el “julipié” canto a la ventaja, se estrella en hueso. La vuelta al ruedo, mecánica como casi toda su actuación sabe a muy poco.

Porque, es cierto, nos lo corrobora el gran Salvador García Bolio, ha toreado en redondo, varias veces y bien, pero cierto es que al natural, ha acompañado la embestida más que haberla toreado.

Así las cosas.

El inválido quinto, castaño retacado, sumado al cuarto y al cierra plaza, hacen ver que Teófilo Gómez coloca la cruz sobre la naciente Temporada, la mansedumbre, la flojedad y la invalidez que dan al traste cualquier esfuerzo.

De ahí que José Adame, arrastrando la cobija, recurra al estribo con el decadente cárdeno cuarto e, incluso, banderillee a la moderna pero con temple al salinero y debilísimo sexto. Tratando de rescatar su muy cuestionable prestigio y, sobre todo, su incapacidad de poder con el segundo.

Un cárdeno girón, fino y en la raya del trapío, a la postre único toro de triunfo.

Nombrado “Misionero” a lo Fray Márgil de Jesús, queretanamente.

Pero claro, al no lancear templado, al no mandar con sutileza a Adame le queda la vulgaridad, lo más corriente y al uso que se tiene, la cara dura, el retorcimiento y la ausencia de la mínima sutileza en los derechazos a un toro que pide mando de seda y temple de hierro. Con él solo atina a despatarrarse y ligar derechazos con el pitón derecho del astado que crece y así como en Diciembre dejó la mitad de embestidas al bravo teófilo de aquella ocasión, con este desatina al intentar cerrar por bajo, al grado del enganchón.

Y de la voltereta.

Y de marrar con el descabello.

Y así pasar al abucheo, con toda razón.

Que cuando se habla demás, el toro mexicano, a veces mustio, sin decir tanto pone en su lugar a los que no son capaces de poner el toreo donde ponen las palabras.

Y así se va el mano a mano, cargando la Afición con la ausencia de rivalidad, falta de contraste, sin oposición con bravura pero con la cruz del aburrimiento y, claro, con la torería al mínimo en una de las entradas inaugurales de menor asistencia después del año pasado.

En preocupante monotonía.

Solo queda pensar que después de la cruz, de la espina e, incluso, de las caídas y la expiración, tan solo quede, la esperanza de que llegue, taurinamente, la resurrección.

Al tiempo.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2017-2018. Domingo, Noviembre 19 de 2017. “Corrida de Inauguración”. Primera de Derecho de Apartado. Más de Media Plaza en tarde fría con cierto viento que molesta la lidia a partir del tercero. Corrida en Homenaje a Miguel Espinosa “Armillita” tras su sensible fallecimiento con minuto de aplausos. Mal la Autoridad Delegacional al permitir que la Temporada comience una semana posterior a lo exigido por la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos del Distrito Federal. La Autoridad que preside equivoca al juzgar mal la petición al finalizar la lidia del primero. Afición en cortedad y villamelonaje en mayoría.

6 Toros, 6 de Teófilo Gómez (Divisa Celeste, Blanco y Plomo) variopinta y dispareja de presencia, sospechosa gravemente de pitones y, salvo primero y tercero, retacada en kilos. Ausente de fuerza y bravura, apenas el estrecho segundo tiene recorrido en la muleta aunque es débil. Protestón y descastado el cariavacado primero, manso y soso el tercero y el resto simplemente inválidos y sin fuerza.

Inexplicablemente el tercero es aplaudido en el arrastre, el resto, salvo el segundo, es fuertemente pitado.

Julián López “El Juli” (Azul Añil y Azabache) Oreja con Protestas, Vuelta y Silencio. Joselito Adame (Grana y Oro) Silencio, Pitos tras Aviso y Silencio.

Cuadrillas en discreción y con solvencia. Pésimo puyazo en el primer tercio de la lida, refilón a medio toro.

Así embistió el noble “Misionero” al que no cuajo Adame. FOTO: Tadeo Alcina Rivera. Aplausos.

Ocho con Ocho: ¡Entendámonos! Por Luis Ramón Carazo

El Juli antes del paseíllo del festejo inaugural.

El día sábado mi querido hijo Ramón, buen aficionado, me recordó un pasaje del extraordinario libro de Manuel Chaves Nogales, autor de una de las mejores biografías taurinas y tratado para entender el toreo, a la que título: Juan Belmonte matador de toros.

Manuel era sevillano, su abuelo, José María Chávez Ortiz, fue un conocido pintor de temas taurinos que realizó el primer cartel ilustrado de la Feria de Sevilla en 1878. Manuel Chaves Rey su padre, era periodista del periódico El Liberal. Fue académico de la Real Academia de Buenas Letras de Sevilla y cronista oficial de esta ciudad. Su madre, Pilar Nogales, realizó estudios de música y era concertista de piano. Su tío, José Nogales, abogado, escritor y periodista, fue el primer director de El Liberal de Sevilla.

Es decir le venía de casta lo intelectual, en 1935 publicó su obra más famosa, una biografía sobre el mítico torero Belmonte: Juan Belmonte, matador de toros, su vida y sus hazañas.

En 1931 se convirtió en director del diario Ahora, importante periódico de aquella época e ideológicamente próximo a Manuel Azaña, de quien Chaves fue políticamente partidario. Organizó una nueva red de reporteros a escala mundial.

Él mismo viajó cubriendo acontecimientos que empezaban a convulsionar el mundo.

Entrevistó a Joseph Goebbels, ministro de Propaganda de Hitler, al que calificó en un reportaje de «ridículo e impresentable», y advirtió de los campos de trabajo del nuevo fascismo alemán.

¿Para qué tanta letanía, calmantes montes, alicantes pintos diría un dicho mexicano?

Reproduzco lo que redactó Manuel, de una deducción de Juan Belmonte: sobre el porvenir de la lidia:” A mi juicio, no hay más que dos salidas: o el público sigue siendo partidario de las corridas vistosas y la lidia afiligranada, exacta e igual a la que ha llegado, o hay que volver atrás, dar armas al enemigo, acumular dificultades en el toro en vez de quitárselas. Pongámonos a lidiar toros viejos, resabiados, broncos, ilidiables. La fiesta quizá vuelva a encender así los antiguos apasionamientos; pero entonces, ¡adiós a la torería actual!, ¡adiós a la filigrana y la maravilla del toreo!, ¡volveremos a los tiempos en que se cazaba al toro como buenamente se podía!”

Y es que o somos más claros en nuestro lenguaje o perdemos a todo mundo con nuestras afirmaciones que confunden al unísono; casta, raza y bravura. En mi opinión y para no hacernos bolas; la raza es la de Bos Taurus que le corresponde como bovino al toro de lidia; la casta es en ascendencia y descendencia los caracteres de los individuos, en este caso los toros de lidia y luego entonces la bravura es el comportamiento que va desde la absoluta mansedumbre hasta la fiereza impredecible.

Por ello la corrida del domingo 19 de noviembre de 2017 de Teófilo Gómez que se lidió en la Plaza México para inaugurar la Temporada Grande la calificó de bravura en un grado bajo de acometividad y codicia en las embestidas, a lo que me di calificar de light.

Pero ojo, bravura al fin y al cabo, que permitió con su gran nobleza, que el torero madrileño Julián López El Juli pleno de sapiencia, se relajará para interpretar el toreo, con gran plasticidad y preciosismo, con filigrana como diría Belmonte y que compensó la gran entrada que provocó en La México, en especial en el segundo de su lote, Rebujito, en el que entre otros pases, los naturales fueron de campeonato.

A Joselito Adame le fue complejo remontar la cuesta de un público duro con él desde el paseíllo y sólo por momentos, en especial cuando colocó tres grandes pares de banderillas se le entregó, lo demás fue exigirle cuando la materia prima no necesariamente era propicia.

Cada quién tiene un prisma y por lo tanto lejos estoy de querer tener razón en lo que escribo, pero agradezco a Ramón Carazo Canto, me haya abierto la brecha para tratar de explicar, sin convertirme en juez flamígero, lo que tanto disfrutamos.

Que la temporada siga viento en popa, para bien incluso de aquellos que claman por un comportamiento de un toro que hace más de un siglo ya no existe, por qué hoy en día todos los ganaderos de toros de lidia, con diferentes matices en el mundo buscan que sus toros propicien armonía, para gestar belleza y no una confrontación de guerra, que de cuando en cuando es necesaria pero no es la constante, que quede claro.

Lunes de @Taurinisimos 131 – Carteles La México, Temporada Grande 2017-2018. Con Julio Téllez y Leonardo Páez (@fiespaz)

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 23 de Octubre de 2017. Conduce Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Hoy con Julio Téllez y Leonardo Páez @FiesPaz.

Análisis Temporada Grande, 2017-2018. Presentación de Carteles y Derecho de Apartado.

Recuerdo José Rodríguez “Joselillo” LXX Aniversario luctuoso.

Alejandro Talavante y Roca Rey en Zaragoza.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 27 de Octubre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo