Archivo de la categoría: El Pana

@Taurinisimos 95 – PREVIO Corridas Aniversario LXXI @ La México. Invitado @FiesPaz.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 3 de Febrero de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII).

Producción: Miguel Ramos
Operación: Abraham Romero

Invitado: Leonardo Páez (@FiesPaz)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017. LXXI Aniversario de la Monumental.

Análisis Previo Corridas de Aniversario:

6 Toros, 6 de Fernando de la Mora para “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce.

6 Toros, 6 de Teófilo Gómez para Morante de la Puebla, “El Juli” y Luis David Adame que confirma la alternativa.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 10 de Febrero de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinisimo

Anuncios

Plaza México Temporada Grande 2017: Carteles LXXI Aniversario – La Medianía y la Esperanza

Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

De nuevo a medias, con retraso, dejando pasar el tiempo y la emoción de la ilusión y el tan necesario misterio que debe rodear todo acontecimiento taurino, la nueva Empresa de la Monumental presenta su “otra” Temporada Grande casi desde la sombra. Conste que hay carteles que pueden valen y mucho la pena, pero igualmente la mediana de la mediocre repetición de combinaciones ya vistas hasta la saciedad hacen cuestionar la gestión desde el punto de vista artístico y de manejo taurino. Sin respuestas, sin eco mediático, con dos tuitazos y listo, La México busca salir del rezago, cambiando horarios, ajustando precios y con las figuras por delante, dejando, por otro lado fuera al recuerdo y remembranzas taurinos, a Fermín Riviera y, sobretodo, dejando suelta la principal pregunta… ¿Y el Toro? 

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sinceramente no podíamos esperar más de la Empresa.

No parece ser el brillo de las ideas o la luz de la imaginación su mayor distintivo porque con la estructura que cuentan todo parece un ejercicio de copiar y pegar. No me refiero solo a los carteles en el fondo sino en la forma de comunicarlos.

Nadie pide tampoco esas comidas de antaño, con mariachi y todo.

Esa época ya pasó.

Sino una estrategia de comunicación, con lo que se tenga, más efectiva. Dos tuitazos y una entrevista tradicional es lo único que La México trae a la mesa.

Es extraño ver como tal estrategia, si la hay, se basa en el mutismo en no explicar ni vender mayor y correctamente los esfuerzos, pocos o muchos, que trae la segunda parte de la Temporada. Esto incluye dejar el misterio que rodea a todo cartel taurino de lado, más en una Plaza de Temporada. Sinceramente, adelantar los carteles tan drásticamente no queda tan bien en una Plaza que, volvemos a lo que decíamos en Octubre, no es una Feria.

Adicionalmente, da la impresión que la Empresa y su cara visible no se siente cómoda sino  ante oficialismo tradicional mediático, muchas veces servil. No hay la intención de ir más allá o de promoverse en otros medios. Tristemente esto es perder terreno, no suena La México, no se promueve, no compra espacios…

Cae en el polvo del olvido.

Cede a la embestida externa.

Y esto se liga a una comunicación centrada únicamente en promover un mes de toros, menos apretado que la vez pasada pero que entra con retraso y a destiempo puesto que deja pasar dos domingos que pudieron haber ocupado espacio en medios y traído ruido al alicaído ambiente taurino,  empezando por el recuerdo de “El Pana”, diez años después de “Rey Mago” y “Conquistador” No hay memoria taurina. Ya sabemos, habría sido tal guiño el gesto taurino, unificador que habría hecho homenaje justo a un histórico de esta plaza.

Una Placa y su consiguiente acto era lo adecuado.

Pero lo imperdonable es no arrancar el día 15.

Porque la noticia de que los domingos vuelven en exclusiva, que la corrida es media hora más temprano habría sido mucho mejor recibida con un cartel de menos relumbrón y más sinceridad, es decir, hechos mayormente que palabreo, algo así como un aperitivo a los demás carteles este mismo domingo.

Falta sensibilidad.

Que domingo sin toros no es domingo…

Y otro elemento punto más que imperdonable. Más allá de cualquier consideración de gusto personal, la ausencia de Fermín Rivera refleja la pieza faltante que hace al conjunto de los carteles tropezar. La no inclusión de Fermín refleja que la Plaza México no representa los intereses de la Afición que, básicamente, no es otro que vivir la Fiesta con la mayor plenitud posible.

Tal como el momento que vive Rivera.

Porque no ha sido por no cortar orejas, de ser así ni Roca Rey, que en La México no ha demostrado ser la figura que promete, ni Arturo Saldívar, que pinchó su dignísima actuación ante el encierro de José Julián Llaguno, estarían programados. La Empresa no quiso darle a Rivera la tercera tarde pues se “desigualaría” de los demás, salvo “El Payo” La México hoy, queda demostrado, no entiende que para torear en enero y febrero debe pesar la categoría, el momento de cada torero más que la numeralia.

Y Fermín pudo tener sitio, incluso en la sexta, ese tan ilusionante encierro de Jaral ganadería con la que Rivera ya triunfó en La México y en la fecha que puede traerse mayor entrada. En contraparte, Fermín debe ser, ya mismo, su propio Juez, no dejar el veredicto de su destino en manos ajenas… Y aun lo puede tener si aprieta más desde ya, si pasa por las batallas sin tomar prisioneros y si La México se concientiza que tanto el torear como hacer carteles no es algo cosa de reducir todo a un solo grupo al que se cobija.

Si se quiere abandonar la medianía.

O a la monotonía.

Porque, igualmente, dejar fuera a Talavante, ni más ni menos, por ya no estar apoderado por el grupo, no es de buenos taurinos. Al contrario, es otra tauro cobranza que termina por pagar la Afición respecto de un torero que quizá tenga mayor conexión con el público que Perera.

Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez, ahora con Montecristo.
Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez ahora con Silveti, ahora con Montecristo.

Con el respeto debido, la ociosa repetición de las fórmulas PereraSánchez y CastellaPayo no viene bien a la Temporada, un simple cambio de posición y la cosa cambia por completo. Cierto es que hay esperanzas en la corrida de Montecristo pero las luces se centran más en la de Los Encinos. Injustamente postergada, revivida para bien en esta Temporada.

La Afición podría volver y meterse a la plaza si, de fondo, la Empresa no equivoca en lo clave que es el toro. Hasta el momento de que la Empresa logre convencer, apoyándose en la Autoridad, de la necesidad de un cambio sumamente necesario en la actitud de los toreros españoles, la duda que reina en la Plaza México seguirá indefinidamente.

Cuando el taurino duda en ir a la Plaza es generalmente porque algo falta en el toro.

En La México, durante la primera parte de la Temporada, reinó la desigualdad.

Y además de ya tener que ver estas ganaderías hasta la saciedad, otra vez, pesa la sombra del anovillamiento y la ya explorada aburrición de la mansedumbre y la sosería. Es por ello que debe la Monumental garantizar, no solo quejarse, de lo difícil que es encontrar corridas ene el campo puesto que quedarán desmentidos si, como se confirma, en febrero y marzo llega el torismo a la Monumental en un posible tercer tercio de la Temporada.

Incluso se habla de una corrida de Piedras Negras

Es por ello que esperanzados estamos de que en el fin de semana de Aniversario -aquí sí debieron ser tres festejos como en diciembre- las figuras no tropiecen de nuevo con la misma piedra y con el mismo pie. La llegada de Enrique Ponce debió ser el 5, fecha  a la que él ha hecho grande y en la que, a pesar de todo, “Zotoluco” debió despedirse, a pesar de todo ocurre con uno de los encierros con los que mejor se ha entendido Ponce en nuestras plazas.

Fernando de la Mora y Enrique Ponce es una combinación altamente exitosa.

Tal como ocurrió en Aguascalientes en 2005 y ese mismo año en La México, la tarde de su primer rabo, aquella corrida grande que funcionó e inauguró una gran época de este hierro puede que traiga la suerte de ver a Ponce una vez más en el epicentro de su triunfo, La México.

Pero no queda todo aquí.

Morante luego del grandioso episodio guadalupano, con Xajay excluida, se empecina en Teófilo Gómez para el cartel grande, el domingo 5 de Febrero y en el centenario de la Constitución. Pone en juego su suerte, como en Febrero de 2007. Lo malo es que lo hace a lado de “El Juli” y todo el equipaje que lo acompaña, difícil siempre para un torero como Morante alternar con el madrileño.

Puede con ello, porque arte mata todo pero, hay que decirlo,  la Autoridad, si la Empresa no lo hace, debe de apretar a “Juli” desde los sorteos para que el piso esté parejo. En medio de eso Luis David Adame al fin llega para confirmar, como Garibay en 2001, al máximo escenario y en la máxima fecha, puede ser la fecha necesaria para proyectarse mayormente.

Ojalá todo esté en su sitio.

Pese a la ya apaciguada polémica de la Ley de Espectáculos vigente que sigue transgrediéndose.

La mayoría espera que Barralva, tras varios escándalos, esté a la altura de Paco Ureña y el murciano, como el ausente tristemente Diego Urdiales el año pasado, a la altura del hecho. Puede que así lo sea, este cartel puede ser de muy alto vuelo y emoción con el renovado Arturo Saldívar la siempre disposición férrea de Sergio Flores.

Diez corridas después, al fin regresa.

Y chocante  vuelta de Joselito Adame tan cuestionable como el sitio que muchos creen que tiene.

O les conviene que tenga.

Su encerrona algo deja claro: el trono está vacío y quizá en tal día pueda marcarse la diferencia si es la cualidad la que se impone para cerrar al final el cartel con el contraste entre el oficio y el arte bajo la buena o gran entrada que esperamos pueda traer Hermoso de Mendoza. Importante la corrida de Jaral de Peñas que será seria y sabemos que podría ser brava, ojalá el cerrojazo remate una segunda mitad que esté a la altura.

Pero alguien me decía en la Navidad de Uriangato que realmente nadie sabe las causas por las cuales la gente “ya no va a los toros” Una bien puede ser la monotonía. Siguen la variedad y la imaginación muy perdidas, casi todos los años torean los mismos toreros a los mismos toros, en las mismas fechas.

Dice un titular aquí en De SOL Y SOMBRA: “La ‘Selfie’ de Todos los Años”

Y es acertado.

Otro tema son los precios, hay un ajuste, casi una vuelta al pasado, solo en mes y medio sabremos si esto ha tenido o no un efecto sobre la Afición y en qué sentido.

Por ello, una corrida de toros, siendo eso, en la presencia, con toreros de esta calidad no puede quedarse en la paradójica simpleza de repetir lo ya visto, enfrentar el juego en una situación distinta con los mismos argumentos, esperando un resultado diferente.

Recuerdo que mucha gente decía que la única virtud del cine de Roberto Gavaldón se basaba en repetir hasta la saciedad las escenas. Hasta que el corte quedara listo.

No se puede esto en el toreo.

Es un arte que no deja lugar para la duda.

Los toros son un arte, su conformación otra.

Y en ella queda la Afición, derrochando su pasión, por increíble que parezca, por el arte taurino, esperemos, tarde con tarde, que el ajuste de formas sea suficiente. Nosotros notamos falta de presencia y de nuevo omisión de formas para con la Afición y el interés propio del espectáculo taurino.

Pero lo que digamos nosotros queda a un lado.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta anteriormente (https://desolysombra.com/2016/11/04/plaza-mexico-temporada-grande-2016-2017-carteles-entre-prisas-y-carreras/ ) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergel para el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.
  7. DOMINGO 26: 6 de La Estancia 6 para Ignacio Garibay, Arturo Macias y Fermín Rivera. 

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?
Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?

Triste final, El Pana no podrá volver a torear

De S y S.

El torero Rodolfo Rodríguez “El Pana” quedó cuadrapléjico, confirmó el doctor Jorge Galván, por lo que no podrá volver torear, esto después de que el pasado domingo fue corneado y arrojado de cabeza en una plaza de toros en Durango.

Apenas esta noche el ícono del toreo en México fue sometido a una operación para fijarle las cervicales y colocarle un sonda gástrica para que se pueda alimentar, se detalló.

“Confirman que no hay movilidad del cuello para abajo, es un daño irreversible el que sufrió, la intervención no ayuda en mejorar nada prácticamente, solamente con la finalidad que el paciente pueda ser movido con más confianza”, agregó.
Y el día miércoles al torero le fue retirada la sedación y permaneció entubado en el área de terapia intensiva del Hospital Español.

Marina, Esthela, Martha y Francisco son los cuatro hermanos de El Pana que se encuentran en Torreón, Coahuila, desde el pasado lunes, y decidirán a qué ciudad será trasladado, estando las opciones de Tlaxcala o Guadalajara, donde continuaría en un Hospital.

Twitter @Twittaurino

La Maldición del Pana

image

El matador quiso morir en la plaza, pero arriesga a quedarse paralítico.

POR Rubén Amón.

Pudo haber sido un mediocre entre los cuerdos o un genio entre los locos. Y Rodolfo Rodríguez enloqueció quijotescamente para convertirse en un retrato póstumo de Gutiérrez Solana. Y en un pelele de Goya, como desprende la escena de su voltereta en Ciudad Lerdo. Que vivo está El Pana y muerto también porquela fractura de las cervicales amenaza con dejarlo inmóvil, sepultarlo en un hospital.

Sólo le hubiera faltado a la leyenda de El Pana morir en la plaza, responder a la propuesta que Valle Inclán hizo a Juan Belmonte a bordo de un tren, camino de Sevilla.

-Juan, a ti lo que te falta es morir en la plaza.

-Se hará lo que se pueda, don Ramón, se hará lo que se pueda.

Y ha hecho lo que ha podido El Pana. Nunca le salieron bien las cosas, ni siquiera cuando la embestida del torillo colorao, colora mala persona, le provocó los daños prosaicos de un accidente de coche.

El Pana quería morir como Manolete, derramando la sangre, haciéndose eucaristía. No quería morir en una plaza sin leyenda, menos aún cuando los antitaurinos hacen juegos de palabras con Ciudad Lerdo y la desgracia del matador.

No tiene grandeza un topónimo así. Ni grandeza tuvo nunca la carrera de El Pana, reconozcamos las cosas. Que ha cumplido muchos más años, 64 aún tiene, de cuantos le hubieran concedido los caporales y el tequila. El Pana sobrevivió a los balazos de los capataces en las noches de luna y al alcohol que envenenaba su hígado.

Pero no envenenaba su corazón. Que lo tuvo repartido entre burdeles y lupanares. Por eso dedicó el toro de su despedida -2007- al amor bien pagado de las visitadoras.

Traduzcamos, para que conste: “Brindo por las damitas, damiselas, princesas, vagas, salinas, zurrapas, suripantas, vulpejas, las de tacón dorado y pico colorado, las putas, las buñis, pues mitigaron mi sed y saciaron mi hambre y me dieron protección y abrigo en sus pechos y en sus muslos, y acompañaron mi soledad. Que Dios las bendiga por haber amado tanto”.

Aquella despedida, reclamada durante meses encadenándose a la plaza, fue curiosamente el pretexto de la reaparición. Ya que me voy me quedo, dijo El Pana, confortado con el triunfo en DF y acaso enardecido por una llamada del presidente de la República. Calderón lo felicitó, excusó la ausencia en el festejo y le perdonó la obscenidad de la dedicatoria, como lo hicieron todos sus compatriotas.

Hay toreros que pasan a la historia por una puerta del príncipe, por un libro o por una cornada en la femoral. El Pana lo hizo con un brindis, revistiendo de bohemia una vida de mal vivir y de peor morir, si es que el revolcón de Ciudad Lerdo, como apuntan las crónicas, lo ha dejado paralítico.

El Pana es un diminutivo de Panadero. Que fue un antiguo oficio de Rodolfo Rodríguez, he aquí el nombre, como lo había sido el de sepulturero, paracaidista y vendedor de golosinas. Y torero. Torero para morir en la plaza. Haciendo todo lo posible para conseguirlo. Pero, como siempre, no lo suficiente.

Fuente: El País

image

El Pana frente a sus demonios por Heriberto Murrieta

Por Heriberto Murrieta.

Esta tarde en el inicio de la Feria de Texcoco, el veterano Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’ se encerrará con seis toros de la ganadería de Manolo Espinosa. Originalmente se había anunciado un mano a mano con Miguel Cepeda ‘El Breco’, pero al encontrarse lesionado de un pie, la empresa del coso texcocano decidió que ‘El Pana’ actuara en solitario. Será la primera vez en su larga ejecutoria que el torero tlaxcalteca tenga una encerrona, acaso la del torero de mayor edad en la historia del toreo, pues Rodolfo cuenta con 64 años cumplidos.

Se trata de un lidiador pasado de tueste, acabado, sin facultades, que en sus delirios afirma que este año confirmará su alternativa en la plaza de Las Ventas de Madrid, opción impensable en un diestro con su edad, limitaciones y achaques. Más que un sueño quijotesco, un auténtico disparate que solo cabe en la loca imaginación de ‘El Pana’. Dicha confirmación tendría que haber sucedido hace nada menos que 40 años, pero con falso orgullo dijo entonces que si el empresario Manuel Martínez ‘Chopera’ quería contratarlo, debía ir a buscarlo a su casa de Apizaco, lo que por supuesto jamás ocurrió.

Confirmar ahora en Madrid sería un despropósito. Si a duras penas puede con el toro mexicano, imagínense con esas ‘catedrales’ que salen por la puerta de toriles en Las Ventas. Sin embargo, no hay que descartarlo del todo. Uno supone que la empresa venteña no querría correr el grave riesgo de programarlo, pero todo puede suceder. Hombre listo, pero poco inteligente, cometió numerosos errores como el arriba mencionado desde los inicios de su carrera, cuando despotricó de las figuras de aquella época y les impuso apodos burlescos, cerrándose las puertas absurdamente y provocando vetos que duraron décadas enteras. Boquiflojo y ladino, Rodolfo fue víctima de sí mismo. Es demasiado tarde para corregir el rumbo, cuando el retiro está a la vuelta de la esquina.  6/3/2016 ‘El Pana’ frente a sus demonios | El Universal http://www.eluniversal.com.mx/entrada­de­opinion/articulo/heriberto­murrieta/deportes/mas­deportes/2016/03/6/el­pana­frente­sus 2/5

Hasta tres previsores sobresalientes lo acompañarán esta tarde en Texcoco, atentos a cualquier contratiempo que pueda sufrir el pintoresco matador. Las dudas de los escépticos están bien fundadas, pues si bien ‘El Pana’ siempre se ha caracterizado por tener un variado repertorio de suertes, una encerrona implica un esfuerzo físico muy importante y el de Apizaco ha afectado seriamente su organismo a lo largo de los años. Esta tarde, ‘El Pana’ enfrentará seis toros, pero también a sus demonios. Acompaña esta columna un cartón del maestro Luis Carreño con la imagen de su padrino de bautizo, el gran Silverio Pérez, el personaje más representativo de Texcoco y gran impulsor de la Feria del Caballo.

heribertomurrieta65@gmail.com

Via: El Universal

Rodolfo Rodríguez “El Pana”: Los pitones de las gachís les han hecho más daño a los toreros, que los pitones de los toros.

responsive lightbox

“El Pana” está feliz de volver a la plaza de toros La Luz, donde actuará este sábado. FOTO: Omar Ramírez.

De bohemio me volví muy vago, y de vago me volví muy golfo, y de golfo me volví alcohólico. Ya tengo seis años seco (sin tomar)”.

Rodolfo Rodríguez “El Pana”, quien torea este sábado en la plaza de toros La Luz, alternando con José Antonio Morante de la Puebla y con Joselito Adame, dice que ese día podría acabar su cuento, “porque mi mayor gloria sería morir en un ruedo. Sería como el colofón de mi vida”.

El diestro nacido en Apizaco, Tlaxcala, hace 64 años (22 de febrero de 1952), se considera el último “ídolo” y el “mesías” del toreo; alguien digno de la época romántica de la tauromaquia,  cuando los “maletillas” (los que querían ser toreros) recorrían la “legua” (caminos) por diversas ganaderías en busca de una oportunidad.

Un torero en el que parece que se inspiró Luis Spota en su novela “Más Cornadas da el hambre” o surgido de la película “Aprendiendo a morir”, donde “El Cordobés” relata su vida y dice a su hermana “o te visto de diamantes o llevarás luto por mí”.

A sus 64 años, ¿cómo será la confrontación en el ruedo junto a dos figuras como Morante y Joselito?

 “Bueno, “El Pana” no es Rodolfo Rodríguez. “El Pana” es un ser espiritual, es algo impredecible. Un torero que tiene transfiguración en el ruedo. Es un torero de misterio, de magia, fuera de lo común, que puede rayar a grandes alturas. Un torero, que si le sale un toro, y surgen los duendes, surge la gran faena”.

 ¿Cómo se siente físicamente?

 “Con mucha ilusión. Vengo de España, donde echan toros grandes, que son los papás de los que echan aquí, así que estoy acostumbrado al toro grande”.

¿Cómo se califica?

 “Como un torero sui géneris, un torero genial. Porque a lo que más miedo le tengo desde siempre es al trabajo. Soy un torero que he toreado con tres generaciones de toreros. Toreé con Juan Silveti, con David y ahora con Diego”.

 ¿Cuántos años de torero?

“Ya 47 años, casi un tostón, 37 de matador de toros. He tenido la dicha de ver desfilar a muchos toreros. Muchos se han pirao (retirado), otros han palmao (muerto) y otros han surgido y ahí va la fiesta”.

 ¿El Pana, mito o realidad?

“El Pana es el último torerillo romántico de la fiesta brava. Si acaba el mito, es como cerrar un libro del romanticismo, como de la novela de Currito de la Cruz, La Vida de un torero, de Luis Procuna. Ya no hay torerillos como en mis tiempos”.

 Dicen que las mujeres acaban con el valor de los toreros, ¿es cierto?

“Las Gachis (mujeres) sí acaban con un torero. Los pitones de las gachís les han hecho más daño a los toreros, que los pitones de los toros. Así ha habido muchos toreros que se acabaron”.

 ¿Se considera consentido de las mujeres?

“En un tiempo tuve mucha afición a las vaquillas de dos patas (las mujeres), pero una cosa me llevó a la otra. De bohemio me volví muy vago, y de vago me volví muy golfo, y de golfo me volví alcohólico. Ya tengo seis años seco (sin tomar)”.

 ¿Qué opina de los detractores de la fiesta?

“La fiestas de toros es tan maravillosa que estos cabrones (ambientalistas), en su ignorancia la tienen que atacar para sobrevivir. ¿Por qué no atacan las peleas de perros, peleas de gallos, o por qué no exterminan las ratas en los mercados?

Algunos números de El Pana

  • 30 años han pasado desde su primera actuación en León, alternando con Rafael Gil y Jorge de Jesús “El Glisón”.
  • 1979 El año en el que tomó la alternativa en la Ciudad de México.

 Para ser torero hay que tener hambre, porque hoy los toreros lo tienen todo. Antes tenías que recorrer el mundo sufriendo el desprecio de ganaderos y empresas.

Fuente: http://www.am.com.mx/2016/01/21/leon/deportes/genial-impredecible-describe-el-pana-257409

Fue un Siete de Enero… Se llamó “Rey Mago” – Un Poema sobre “El Pana”.

La foto de Palomo, en el trincherazo que retrata la irrenunciable torería de “El Pana”.

El devenir de la fiesta de toros discurre -la mayor parte del tiempo- de una forma, digamos, normal e inclusive previsible. Pero de vez en cuando existen “paréntesis” milagrosos, como el que ocurrió el siete de enero del año 2007, cuando la supuesta despedida de Rodolfo Rodríguez “El Pana” en La México se convirtió en una vuelta contundente a los ruedos. Casi todos los taurinos conocen la historia

Por: Fabiola Flores De SOL Y SOMBRA.

Durante el invierno existe cierto descanso en Europa, se dan muchos festejos en los cosos de América, las figuras cruzan el océano varias veces mientras en la dehesa peninsular hay gran actividad campera y los toreros que se quedan preparan a conciencia la llegada de la Primavera española.

Uno de esos festejos americanos de invierno ocurrió en la Capital de México hoy hace ocho años. El resultado de aquella tarde, 7 de enero de 2007, llevó al diestro tlaxcalteca Rodolfo Rodríguez “El Pana” a alternar al año siguiente junto a Morante de la Puebla primero en la Plaza México y luego en la madrileña de Vistalegre.

Hasta allí se trasladaron grupos de aficionados de toda la geografía española, ya un poco hartos de la sequía taurina –que por marzo provoca hasta malestar físico.

Según las crónicas no fue la de Carabanchel la mejor tarde del oriundo de Apizaco, no obstante, algún ojo atento recordó el video de la faena hecha a “Rey Mago” de Garfias un año antes. Así, captó algunos detalles en esa tarde madrileña y, tras volver a ver el video, salió con el ánimo de escribirle unos versos al “Brujo” del toreo mexicano.

Por eso hoy, ocho años después, porque sólo haciendo memoria de toros y faenas es como se hila el tapiz de la tauromaquia, publicamos estos versos escritos por el aficionado andaluz Francisco J. Sánchez, dedicados a Rodolfo Rodríguez.

A RODOLFO RODRÍGUEZ “EL PANA”

Burlón de encalesada rebeldía,

chamaco de limón agitanado,

maestro infiel y siempre perfumado

de “el santo olor de la panadería”.

Rey Mago que en las musas reinaría

sobre un azteca ruedo desbordado

que besa un corazón enamorado

del dulce sollozar de la alegría.

Al negro amanecer de las cantinas

le visten de “Don Juan” las mesalinas

junto a la “Porra Libre” que le reza:

Que la tarde de un séptimo de enero

un arcángel vestido de torero

soñó la eternidad de la belleza.

                                   Fernando J. Sánchez.

Twitter: @cassiel_28.

Siguenos en Twitter https://twitter.com/Twittaurino

Truco o Trato – Noche de Brujo y cornada a Juan Pablo Sánchez en Juriquilla.

“El Pana” corre la mano a “Maestro” de Campo Hermoso.

El fin de semana taurino de todos los santos comienza con un festejo en que los espíritus andan sueltos, donde, aun sin mayor estridencia en tamaño, el juego de los toros pone a prueba la malicia de la veteranía de “El Pana”, la cualidad del entendimiento de Adame y la raza de la clase, cornada incluida, de Juan Pablo Sánchez, terna que consigue momentos de emoción en el cierre de un año taurino destacable y destacado para Provincia Juriquilla.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Juriquilla.

Se nota emocionada, bajo el techo negro celestial, la Afición que tributa a José María Manzanares padre el sentido minuto de homenaje tras su partida el pasado martes.

La media luna en Juriquilla se nota, pese a su brillo, misteriosa y el pequeño hermoso coso, el sitio exacto de las grandes ocasiones, por unos minutos es sombrío y frágil, nostálgico con uno de los toreros que, luego de haber toreado aquí, hace tanto tiempo es igualmente recordado.

Como tiene que ser.

Menos mal la Fiesta es la armonía del antagonismo. Hoy torean tres ausentes de La México. La conjunción del contraste y por ello, salido el primero la ilusión se renueva. Sin embargo, parece que la estela inicial del paseíllo se trasmite a “El Pana”, “nuevo” en esta Plaza, en plena noche de brujas y en modo escoba con el primero con el que solo recoge dudas y poco más. Mata de mala forma y retira cabizbajo a la barrera.

Con la juventud en los tendidos, con el tendido de Sol retacadísimo, comienza el paso de la nueva ola torera con su destacado representante, Joselito Adame. Que, para variar, hace ver al toro de Marrón, mansurrón en consonancia, mejor de lo que aparenta y esto es desde los lances, con ese quejido del toro y la amplitud del torero que da el paso a la brega bien rematada tras puyazo exacto.

En plenos medios Adame se muestra mandón y torero. Embarca toda la embestida desde el cite hasta la ligazón, no permite que el toro pierda un centímetro de embestida sin ver la muleta y los derechazos son completos. El toro, chico pero tan bien cortado que se tapa su aparente brevedad, reacciona favorablemente y Joselito le desdeña en muletazo del desprecio perfecto en los medios.

La faena derechista esencialmente, está hecha y al adorno destacan redondos ligados a capetillina donde desengaña al manso y le prepara a la muerte, sucedida con espadazo algo caído. El Juez, reducido a eso, tras revuelo en el tendido “afloja” la primera oreja.

Y en cascada llegan las demás.

En los toros debería la premiación ser tal como la mecánica de los impuestos indirectos, si lo causa uno, lo paga el que consume, el público, pero hasta ahí: no puede seguirse acumulando incrementando toda la cadena la venta final.

Algo así pasa ayer.

Como Joselito se va con una oreja tras espadazo que no está a la altura de su faena, el arrimón con el muy feo, horrible, tercero de Juan Pablo Sánchez, meritorio e inteligente pese a su evidente dolencia de la pierna izquierda, al cerrarse con bajonazo, incluye oreja. Malamente porque a ser francos, bajo ninguna circunstancia se premia.

Entonces “El Pana” hace las veces de esos políticos que Arthur Schnitzler decía, “entran al río y lo revuelven, salen del río y entonces pescan en él” El tlaxcalteca, desde antes de salir el berrendo cuarto de Campo Hermoso, “Maestro” de nombre, sabe perfectamente lo que puede hacer en la lidia y ordena circule el ruedo en sentido de las manecillas del reloj para tirar perfecto su arabesco con el capote.

Incluso hay un lance en los medios que recuerda aquellos de “Chocolatero” de El Sauz.

Los toreros con sello y sabor guardan, esconden, misterio. Para cuando lo dicen la gente lo siente y lo capta. Prodigiosa su colocación y la ordenanza en varas y banderillas de las infanterías, claramente, diciendo lo que de ellos espera. Por ello Edmundo Navarro y Rafael Romero sacan lo mejor de este alto y largo berrendo que hace un tercio de varas excepcional con el puyazo, algo trasero, de Ricardo Morales.

Que hasta los medios va a dar.

La personalidad de Rodolfo Rodríguez impregna al gentío y, tras el brindis a su “Güera”, su gachí que diría el tlaxcalteca, llegan los pases por alto y dos tandas de derechazos donde el berrendo le dice claro, aquí hay que torear. Por ello no traga el trincherazo tras el toque a pitón contrario y sí algo de cuento con el pase por arriba.

Pero entre la verdad y la mentira, entre los ayudados y la sanjuanera “El Pana”, en su noche más embrujada, crece en cuatro naturales y otros derechazos largos de cintura muy rota, de mucho olor a barro ya tierra bañada, aun el de pecho con la izquierda disfraza escondido tras la muleta atrás y lo muestra y remata paso adelante para arriba.

De haber sido mejor sujetado el berrendo habría escalado mayores alturas, como Rodolfo Rodríguez solo está para correrle la mano sin forzarlo se aburre el berrendo y llega la tanda, frente a toriles, más rota y conjuntada de naturales. Como siempre carga la espada y sabe que la nobleza está en el berrendo, cita a recibir en la suerte natural, afuera, increíblemente de la puerta de toriles.

La estocada es entera, sí, desprendida, también.

Pero el río está revuelto, el efecto cascada en el impuesto cargado y salen las dos orejas de salida para extrañeza del aficionado recalcitrante pero a deleite de la mayoría que aun aguantan la doble vuelta al ruedo, hogaza mordida, del antiguo tahonero.

Diría la “Suave Patria”, claro, de López Velarde: “en calles como espejos, se vacía/ el santo olor de la panadería” y la noche de Brujas, acaba siendo del Brujo.

El que no aguanta mucho es Joselito Adame que fulmina a “El Pana” con mirada de fuego cuando Rodríguez previo al quite del hidrocálido el toro hace por el viejo director de lidia que tiene que echarse detrás de la barrera cuando el chico quinto aprieta, para exagerar en el saludo a la Afición que de chunga le tributa la ovación.

La zapopina también es ovacionada.

Como Adame que vuelve hacer ver al manso mejor de lo que es. Tras espadazo alto en la cruz, nueva oreja y puerta grande, teóricamente, a compartir con el de Apizaco.

La cuestión es saber si Juan Pablo acompañará la salida. Con esa pierna izquierda molida pero el temple intacto, nota al muy serio, astifino y hermoso sexto, irrenunciable origen Fernando de la Mora, pelear y ponerlo muy caro.

Pero la capacidad de Juan Pablo Sánchez es demasiada.

Por eso convence a diestras y a siniestras, tira largo, utilizando sus brazos, pese a citar afuera y a veces expuesto a dejar el hueco que en Pachuca le cobró su pierna izquierda. Aquí es clara su intención de correr la mano y conseguirlo en tres tandas de gran sabor. Pero el toro no es sencillo, prueba y calamochea.

Sánchez tira de él. Pero el toro levanta al torero que no puede irse.

El gesto del torero y su cuadrilla lo dicen todo, Alejandro Prado se frustra y con toda razón: la trae y fuerte, tapa el peligro del manso con su muleta pero no suprime su mala intención. “El Pana”, ya entonces malamente relajado, sufre con la espada y menos mal el manso se echa.

Y de ahí, la noche que parece de trato, de dulces y aparentes disfraces acaba en truco y espanto, mala jugada del destino taurino que nos recuerda aquello que aun en el arrastre el peligro existe.

Pena por Juan Pablo, sale a torear en difícil situación física, con el riesgo ahí.

Como también, en noche de brujas, la inquietante y siempre coqueta, gloria taurina.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Juriquilla, Querétaro. Festejo de Cierre Temporada 2014. Plaza de Toros Provincia Juriquilla. Más de dos tercios de plaza en noche fresca con frío a partir del tercero y sin viento. Ambiente fuera de la Plaza.

3 Toros, 3 de Marrón (Divisa Verde, Marrón y Naranja) lidiados en los tres primeros turnos; Justos de presencia levemente mejor presentado el segundo. Mansos los tres, con cierto recorrido en la muleta, aunque protestando, el lidiado en segundo lugar. Y 3 de Campo Hermoso (Divisa Azul Rey, Blanco y Morado) Variopintos, chico el negro quinto descastado al final de su lidia, destaca el lidiado en cuarto lugar con bravura, fijeza y recorrido por ambos pitones, debió ser homenajeado en el arrastre; con emoción, no obstante las miradas y probaturas el sexto, el más serio y astifino de la corrida.

Rodolfo Rodríguez “El Pana” (Burdeos y oro) Pitos, Dos Orejas y División en el que mató por el tercer espada. No salió a hombros. Joselito Adame (Tabaco y Oro) Oreja y Oreja. Salió a hombros. Juan Pablo Sánchez (Granate y Azabache) Oreja y Fuerte Ovación al retirarse a la Enfermería.

El primer espada se presenta en esta Plaza.

Mal la Autoridad que preside al premiar las defectuosas estocadas todo el festejo y omitir el homenaje merecido al quinto.

Al finalizar el Paseíllo se guardó respetuosa y emocionadamente un minuto de aplausos por la memoria del Matador de Toros José María Manzanares padre fallecido el pasado martes.

Destacan Alejandro Prado y Gustavo Campos en banderillas y a la brega toda la noche, lo mismo que Edmundo Navarro y Rafael Romero. A caballo, sensacional, con el cuarto Ricardo Morales, “El Güero de la Capilla”.